-Einstein-
Grupo / Formado por 20 miembros
Temática: Historia y ciencia
Increible
Responder / Comentar
 
08-12-2009 / 00:18 h#1
Magf
Nivel 40
1393
0
0
0

Pedir moderación

Parece largo pero a medida de que leeis os hace corto y es muy interesante       

Arturo López Dávalos investiga la otra actividad del genio mundial: sus creaciones, que fueron patentadas en distintos países y aún siguen siendo
desconocidas. Entre otras, la máquina fotográfica automática y los sistemas de refrigeración. La influencia de su familia y del ambiente laboral

“Las teorías físicas tienen mucho de
invento, más que descubrimientos”. La
frase es de Albert Einstein y sintetiza
una faceta poco estudiada del sabio
alemán: las patentes, una actividad
que generó logros importantes tanto
para el genio de la física, como en las
generaciones futuras que hicieron uso
de su inventos.
Qué hubiera sido del arte de la
fotografía si Einstein no hubiese
imaginado la máquina automática.
Un ejemplo de lo que el físico pergeñó
en sus horas de curiosidad y que
demuestra que había otro mundo,
más allá de la famosa Teoría de la
Relatividad.''

“Tal vez la Teoría de la Relatividad opacó un poco esta faceta, pero fue importante para Einstein”

“Las patentes de Einstein son una
actividad interesante porque completan
su personalidad que es poco
conocida, hasta por lo propios físicos”,
señala a Hoy el doctor en Física
Arturo López Dávalos, investigador
del Instituto Balseiro-Centro
atómico Bariloche.
López Dávalos llegó de la ciudad
rionegrina para dar un seminario
llamado Inventos y patentes de Albert
Einstein, invitado por la Facultad
de Ciencias Exactas de la UNLP.
El coloquio se desarrolló ayer en
el Aula Chica del Departamento de
Física, frente a estudiantes, docentes
e investigadores.
“Es un mito eso de que Einstein
pensaba sólo en cosas intangibles”,
señala el investigador del Balseiro.
Los inventos fueron muy importante
para el genio de la física, “no sólo por
su rédito económico”.
El primer acercamiento de Einstein
al mundo de los inventos lo tuvo
como mediador, allá por 1915, cuando
un juez le pidió que fuera perito
de parte en un litigio por el uso indebido
de una patente.
La inventiva en cuestión era una
brújula giroscópica “que muchos se la
adjudican a Einstein porque él quedó
muy vinculado con los fabricantes de
esos aparatos”, señala López Dávalos.
Pero el físico no inventó la brújula.
Sus creaciones fueron otras. De la década
del 20 hay varias patentes sucesivas:
distintos sistemas de refrigeración
doméstica. “Las tradicionales heladeras”,
aclara el docente de la Universidad
Nacional de Cuyo, que comenzó
a indagar sobre este temática
hace varios años por “curiosidad”.
En 1937 el físico patentó, en Estados
Unidos, la máquina fotográfica
automática (regula el diafragma),
aunque su fabricación tardaría décadas
en hacerse realidad.

De familia

Otra patente que lleva el sello
Einstein es la vieja pickup eléctrica
que permitía a los disco de vinilo,
púa mediante, convertir el movimiento
electromecánico en una señal
eléctrica. Nada menos que la posibilidad
de captar el sonido mediante
el fonógrafo.
Ese litigio por la brújula giroscópica
y las horas que pasó en la oficina
de Patentes, en Bernal, Suiza -trabajó
entre 1902 y 1909-, motivaron a
Einstein a inmiscuirse en el mundo
de los inventos.
“Muchos toman el trabajo de la oficina
de Patentes como un trabajo
más, pero allí aprendió muchísimo”,
dice López Dávalos.
Sin embargo, el físico argentino
apunta a una sed inventiva “desde los
cuatro años”. Es que Einstein venía
de una familia dedicada a la industria.
El genio mundial creció entre motores
y generadores eléctricos.
En total, la cantidad de patentes que
tiene Einstein son 48, “porque muchas
fueron revalidadas en otros países”.
Mientras que en Alemania están
la mayoría de las originales, en otros
lugares como Francia, Hungría, Inglaterra
y Estados Unidos, también
quedó el registro de sus creaciones.

En la construcción de los sistemas de refrigeración, el físico iba a la fábrica y aportaba consejos

Einstein no pudo ver fabricadas
la mayoría de sus invenciones, pero
en aquellas que sí lo hizo -dicen-, “se
interesaba mucho y participaba de
la construcción”.
En el proceso de construcción
de los sistemas de refrigeración,
el físico se daba una vuelta por la
fábrica y aportaba consejos para
mejorar la tecnología.
Einstein dominaba las leyes de la
física clásica. “Hoy, uno se especializa
en alguna disciplina; antes se
conocía la física completa”, dice
López Dávalos.

Parece largo pero a medida de que leeis os hace corto y es muy interesante
Responder / Comentar
Amigos Online
No hay nadie conectado.