Universo Paranormal
Grupo / Formado por 2562 miembros
Temática: Religión y creencias
Encontrando respuestas a los enigmas del pasado
Responder / Comentar
 
12-03-2010 / 19:03 h#1
Nivel 44
1001
0
25
71

Pedir moderación

Cuenta la gente de San Pedro de las Colonias que cierto día, un señor, el típico borrachito, vagaba a altas horas de la noche por una de las calles principales de esa ciudad; esto ya hace aproximadamente treinta años. Este señor iba caminando, tambaleándose debido a los efectos del alcohol, y, como era conocido en ese poblado que era un señor solo, siempre andaba deambulando de coqueto, cuando traía unas copas encima.

Esa noche él estaba fuera de su casa cuando, de pronto, pasó una dama delgada, alta, que tenía una apariencia hermosa, de cabello hasta la cintura, negro y lacio, pero él sólo la había visto de espaldas. Él decidió seguirla hasta una de las plazuelas principales del poblado, chistándole y hablándole; ella no volteaba, permanecía fría y firme, ella seguía su paso… rumbo al panteón.

El borrachito, desesperado, la volteó por la espalda y… ¡¡la mujer tenía la cara de caballo!! El señor, del susto, salió disparado corriendo y hasta lo borracho se le quitó de la impresión.

Dicen que por los poblados vecinos esa mujer se sigue apareciendo, siempre espanta a los borrachos, trasnochadores y con malas intenciones.

Hace poco menos de 20 años, un par de hombres más la vieron debajo de un puente; su amigo los encontró temblando de la impresión, todo ocurrió en circunstancias semejantes.

Esta leyenda sirve de advertencia para aquellos hombres que salen de la tranquilidad 









La mascota del diablo
Esto sucedió en los Llanos de Guarico, en unas fincas cerca de un pueblo que se llama Valle de la Pascua; era un viernes de agosto y en esa finca (no sé cómo se llama) iban a grabar cómo cazar a un chiguires (rata gigante como del tamaño de un cerdo). Eran como las 11:00 PM , y estaban desilusionados porque no habían grabado nada y estaban gastando mucha cinta y estaban por irse cuando el campesino que iba a cazar -llamemosle Jesús- le pidió al camarógrafo (él grababa) que se quedaran una hora más, y que si no cazaba nada se irían.

Pasó una media hora y de repente por el monte se empezó a mover una sombra negra que se acerca cada vez más a los dos hombres. A Jesús le entra un ataque de pánico y se da cuenta que el cobarde del camarógrafo se había ido corriendo. Jesús no se quedó atrás y salió corriendo pero tropezó con una piedra que salió de la nada y en la caída se rompió una pierna, se quitó la carne del brazo (se lo raspó por completo) y se rompió la frente, cosa que causó que sangrara.

El camarógrafo se quedó paralizado sin darse cuenta de que estaba grabando. Jesús, que estaba tirado en el piso, sintió que en su cara le estaban pasando la lengua, una lengua áspera que le lamía la sangre, como probándola, y un aliento pestilente en su cara. Luego siente un gran dolor y el camarógrafo suelta un grito de horror, y es que el extraño ser se revela en forma de perro con cuerpo de pastor alemán gigante y cara de lobo.

Acto seguido el perro empieza a deborar al campesino (Jesús) mientras que el camarógrafo pide ayuda y como la finca estaba cerca sus gritos se escucharon hasta en la casa. Luego de la casa sale un obrero; era hermano de Jesús. Fue a su rescate pero era demasiado tarde, Jesús ya había sido descuartizado por la bestia quien después se avalanzó encima del hermano de Jesús, el cual también fue comido por la bestia.

El camarógrafo, como único sobreviviente por ahora, se fue corriendo hacia la casa, cerró la puerta y puso la cámara en una mesa que quedaba enfrente de él, y empezó a autograbarse mientras decía:

- Me van a matar… Viene por mí… No voy a sobrevivir… ¡¡¡No aguanto más!!!

De repente empieza a oir que el animal quiere tumbar la puerta. Tras unos 5 minutos de pánico dejan de golpear la puerta. El camarógrafo se tranquilizó y para tomar aire se recostó a la ventana de la sala donde, por mala suerte, por sorpresa fue atacado por el animal, quien se dio cuenta de que la cámara había grabado todo. La tomó, la mordió y luego, a la mañana siguiente encontraron la cinta y cuando la vieron se quedaron como locos…, porque después de todo, en la cinta, al final había un extraño ser que decía que sólo había mandado a su mascota a divertirse.

La cinta fue pasada a DVD y la tiene guardada la familia de los desafortunados. Esto fue todo pero ¿quieren saber cómo supe la leyenda? porque fui a esa finca y vi el video, que por cierto es horrible








La mujer de la M
Toda la familia de mi mamá y la que le sobrevive a mi papá, viven en el estado de Aguascalientes, mi mamá mi hermanos y yo vivimos en el estado de San Luis Potosí. Por motivos lógicos, nosotros recorremos esa carretera varias veces al mes con el propósito de visitar nuestra gente en el otro estado mencionado arriba.

De San Luis a Aguascalientes se hace un tiempo de 2 horas con 30 minutos, hay un pueblo a mitad del camino llamado Ojuelos, que pertenece al estado de Jalisco. Pues bien para llegar al estado de Aguascalientes tenemos que atravesar la carretera que pertenece a Jalisco y colinda con SLP y Ags.

Hay una parte de esta carretera, donde hay algunas curvas un poco cerradas, son dos curvas y las dos forman la apariencia de una letra “m” minúscula. Se dice que en este lugar se aparece una mujer pidiendo “ride” (haciendo auto-stop) a los automovilistas, si alguno de ellos se detiene, ella sube en el asiento del copiloto o en el trasero , pero esta mujer no menciona ninguna palabra, solo va ahí sentada, de pronto al voltear a ver a la mujer, resulta que ya no está y es ahí donde muchas personas han tenido accidentes terribles, al perder el control sobre los coches.

Hay quienes se detienen a socorrer a esta mujer, incluso chóferes de autobuses foráneos aseguran haberla recogido en esa parte y luego al ir a cobrarle el pasaje ya no la encuentran por ningún lado. Hay otros más que no se arriesgan al estar levantando gente en la carretera por miedo supongo a los asaltos y se siguen de largo sin darle importancia a esa mujer, pero de pronto al haber avanzado unos metros, sienten un frío que les recorre el cuerpo y al mirar por el espejo retrovisor, ven incrédulos que la mujer que habían visto a un lado de la carretera va ahí, con ellos, sentada en el asiento trasero del coche .

A pesar de que mi familia y yo hemos recorrido ese lugar muchas veces, nunca hemos visto a esa mujer en la famosa “m”, quién sabe, quizá no seamos nosotros las personas adecuadas que podamos ayudarle a llegar a su destino.
Responder / Comentar
Amigos Online
No hay nadie conectado.