TRUCOS TRUCOS
Grupo / Formado por 21 miembros
Temática: VideoJuegos
TRUCOS TRUCOS
Responder / Comentar
 
05-06-2011 / 10:10 h#1
Nivel 16
234
0
5
63

Pedir moderación

La historia más aterradora que conozco es la que le paso a una niña de 10 años de edad. Todo empezó cuando los padres de la pequeña tuvieron que salir de viaje; la recomendaron con la vecina para que la cuidara, y le compraron un perro para que no estuviera tan solitaria. Ella lo cuidaba con mucho amor y, siempre que se sentía sola por las noches, la niña sacaba la mano para que el perro la lamiera y así se sentía acompañada. En la última noche de esa semana, la pequeña escuchó un ruido extraño proveniente de atrás de la puerta de su habitación, tuvo mucho miedo, sacó su mano y sintió que su buen amigo la lamió, estuvo más tranquila, hasta que golpearon la puerta con fuerza. Encendió la luz de inmediato y la gran sorpresa que se llevó fue que su perro estaba muerto en medio de la habitación, corrió lo más rápido que pudo y se encerró en el baño llorando, pero en el espejo se encontró con algo, una leyenda escrita en sangre que decía: “No sólo los perros lamen”. A la mañana siguiente, la policía confirmó que la sangre del espejo era la del perro, la pregunta es, ¿quién lamió la mano de la niña si el perro ya estaba muerto? Dicen que esa pequeña enloqueció. 

2↔ Hace tan sólo un par años, un viejo colectivero volvía a la terminal de ómnibus luego de un largo y cansado día de trabajo. Llovía fuertemente y la visibilidad del camino era casi nula. Luego de unas horas de camino, llegó al primer semáforo (su trayecto era por un camino de tierra en zonas rurales y luego volvía a la ciudad). Como quería llegar rápido a su casa, no lo respetó y siguió de largo. Mientras seguía, ocupado con sus pensamientos, no vio a la chica que pasaba por el camino. El colectivo pasó sobre ella como si de una piedrita se tratara. El hombre entró en desesperación. Al ser de noche, la calle estaba vacía y al no divisar a nadie, el colectivero continuó como si nada hubiese sucedido. Mientras seguía su trayecto hacia la terminal, preocupado por si alguien lo había visto, escuchó un sufrido y continuo llanto."Qué extraño" pensó "todas las personas bajaron antes". Pero cuando se dispuso a mirar por el espejo retrovisor, la visión que tuvo lo aterró. La chica que había atropellado lloraba desconsoladamente en el asiento trasero.

3↔ Por las calles del barrio de Chacarita, hay quienes dicen que en los alrededores del cementerio hay un taxi muy particular: este taxi sólo recoge gente que salga del cementerio de Chacarita para convertirlas en cadáveres luego de que visitan las tumbas de sus seres queridos. En 1978 un periódico de barrio ya desaparecido, publicó una noticia donde afirmaba que un hombre encontró una señora, muerta, sobre la lápida de su madre. Los médicos afirmaban que la mujer tenía una depresión profunda causada por el fallecimiento de algún ser querido, en este caso su mamá, pero sin embargo, ciertos dichos de vecinos que hacen referencia a un mito barrial hacen dudar sobre lo que realmente le pasó a la víctima, identificada como Felipa N. Hosperttato.
La leyenda cuenta que la mujer en cuestión estaba cansada y no quería caminar las cuadras que la separaban de la parada del colectivo, decidió tomar un taxi. Enseguida divisó uno que venía, lo paró, se subió. Le indicó al chofer la dirección y se sumergió en recuerdos de cuando su madre estaba viva, esto le impidió distinguir la palidez del conductor o el lentísimo cabeceo con que respondió al escuchar la dirección. De repente comenzó a sentir un frío, un frío que nunca antes había sentido, estaba todo demasiado helado. Quiso cerrar la ventanilla y estaba cerrada. Fue entonces cuando prestó atención a ciertos rasgos físicos de quien iba al volante. Le quiso hablar pero se quedó sin palabras al ver las manos flacas, con la piel casi pegada a los huesos, prácticamente blancas del chofer. Cuando quiso verle la cara a través del espejo delantero, no pudo, pues estaba acomodado de tal manera que sólo se veía el asiento vacío al lado del taxista.
Entonces le habló: “perdón”, no obtuvo respuesta, insistió y el hombre continúo mudo. Cuando levantó su mano para tocar el hombro del conductor se asustó: la propia mano de Felipa era la de un muerto, era igual a la del taxista, pálida, flaca. Comprobó que su otra mano era igual. Pegó un grito cuando vio reflejado en el cristal lo que parecía el rostro del cadáver de una mujer y más cuando constató que ésa era su imagen. Al intentar llorar, no pudo. Luego de esto el taxi paró y Felipa vio que habían terminado en el mismo lugar donde comenzaron: el cementerio de Chacarita. No le preguntó al extraño hombre el porqué de la parada, voces desde el interior, de entre las lápidas la llamaban porque ella ya era una más de ellos, de los muertos.
Hay taxistas que hablan sobre un “rarito” que nunca se baja a juntarse con la muchachada, ni a comer algo sale del taxi. También la patente es escalofriante: RIP 666. Rip: tumba y 666 el número con que se lo identifica al diablo. También un hombre asegura haberse salvado al ver a su padre muerto en una bicicleta, hecho que lo devolvió a la realidad, prestó atención al conductor y se tiró. Este hombre afirma que el misterioso hombre lo miraba siempre después de este suceso. Una semana más tarde de brindar el testimonio, dicho señor murió. No se sabe a ciencia cierta si esto es verdad o mentira, tal vez nunca lo sepamos, pero por las dudas, cuídense si andan por la zona del cementerio de Chacarita.

4↔ Se dice que en Perquín, departamento de Morazán por la época de los años 60, hubo un joven en una fiesta que conoció a una linda muchacha que tenía por nombre Rosa, con quien bailo toda la noche, se compenetraron mucho y hasta llegaron a sentir algo el uno por el otro.
Al llegar la noche (1:00 am.) hacia frio y el joven le prestó su chaqueta a Rosa y la acompaño hacia su casa, mas adelante ella insistió en que la dejara por una esquina, el joven insistió en dejarla en su casa pero ella no le permitió acompañarla y le dio su dirección exacta diciéndole que pasara al día siguiente para devolverle su chaqueta y volverse a ver, el joven acepto y cada quien tomo su camino.
Al día siguiente el joven llego a la dirección que ella le había dado, pero justamente en ese lugar no había nada más que un cementerio, el joven extrañado entro en este pues pensó que quizás más adentro podía ser, pero nada, el número de la casa era 60 y cuál fue su sorpresa al ver que justamente sobre la lápida de una tumba (que sería la número 60) estaba su chaqueta y en esta lápida estaba grabado el nombre de la ahí enterrada “Rosa” que había muerto hacía 10 años.

5↔ Esta leyenda urbana se trata de la “Xtabay”, quiero contarles ésta porque en cierta parte la viví, resulta que a determinadas horas de la madrugada cuando uno camina por las calles solitarias de la ciudad, aparece en frente de uno una mujer, linda, alta, delgada y de cabellera larga, vestida de blanco. La mujer camina siempre dándole la espalda a uno, cuando le hablan nunca responde, sólo va caminando, pero cuando la insistencia del hombre va mas allá, entonces ella voltea y uno se da cuenta que su cara tiene facciones de cara de caballo. Esto por lo regular les pasa a los trasnochados que traen algunas copas encima y gustan de acompañar a las mujeres que caminan solas en la noche, quizás no les de mucho miedo leer esto, pero cuando alguno de ustedes vaya por la calle solo, y encuentren a una mujer que camine delante de ustedes sin que le vean la cara, y volteen a su alrededor y vean que están solos, un frío comenzara a recorrerlos acompañado de una terrible sensación de soledad, y entonces recordarán ésto que les cuento.
Yo soy estudiante de cine, y nos dejaron hacer una práctica “tema libre” Yo quise contar esta historia para mi cortometraje, pero por sucesos inexplicables que me ocurrieron tanto a mi como a mi producción, nunca pude terminarlo. Muchos dicen que está maldita esa leyenda. En cinco ocasiones tratamos de recrear la leyenda, nunca pudimos hacerla, y hace unos meses me enteré que una compañera del cuatrimestre pasado quiso realizar el mismo proyecto y jamás pudo terminarlo, incluso corrieron con la mala suerte de ser asaltados. Hay gente que no cree, hay gente que dice que sólo fue sugestión, otros dijeron que estaba maldita la historia, yo digo que entre nosotros rondaba la “Xtabay”
Fuente (s):
6↔ Se cuenta la historia de una joven universitaria que acudió de madrugada a su habitación para llevarse algunas de sus cosas antes de volver a marcharse y pasar la noche junto a su novio. Ella entró pero no encendió la luz ya que su compañera estabadurmiendo. Anduvo varios minutos por el cuarto a oscuras buscando algo de ropa y algunos libros, finalmente salió. 
Al día siguiente de regresó se encontró a la policía. Le preguntaron si ella vivía allí y contestó que sí, le dejaron pasar
y se encuentra en la pared escrita con sangre estas palabras "Suerte que no encendiste la luz". Su compañera había sido asesinada la noche anterior estando ella en la habitación.

7↔ Durante el segundo curso, Vanessa suspendió dos asignaturas y sus padres le enviaron el mes de agosto para estudiar. 
Una noche de verano en la que estaba sola, cuatro golpes secos sonaron a su puerta. Vanessa creyó que se trataba de algún amigo con el que salir a tomarse una copa, pero se trataba de una niña de alrededor de siete años. La niña, de hermosos tirabuzones rubios y grandes ojos castaños miró a Vanessa y le dijo que se había perdido. Vanessa le dejó entrar, le preparó un vaso de leche y le dijo que iban a ir a la policía. Verónica le rogó que no lo hiciera esa noche pues tenía mucho sueño y quería dormir. Vanessa accedió y le preparó la cama. Por la mañana temprano cuando Vanessa iba a llevarla a la policía, entró en el cuarto y vió que la niña, llamada Verónica, no estaba. 
Un año después en idéntica situación, la niña volvió a
aparecer. Parecía que no había crecido nada. De nuevo Vanessa le preparó la cena y le dejó dormir pero al día siguiente Verónica volvió a desaparecer sin dejar rastro. Vanessa fue a la policía y dió todos los datos de la chiquilla pero no se habían producido denuncias ni nadie había reclamado una desaparición. Tras dar muchas vueltas, Vanessa llegó al Hospital de San Prudencio. Un hospicio para niños y niñas huérfanos. Allí la madre Sonsoles le explicó que no tenían ninguna niña de esas características. Justo cuando se disponía a salir Vanessa del lugar, otra monja llegó con un calendario de dos cursos atrás. Allí estaba la foto de Verónica, tal y como Vanessa le había visto. - Sí ¡es ella! - gritó. Las dos monjas se miraron extrañadas - Verónica murió hace dos años. 
Aquella noche, cuatro golpes secos sonaron en la puerta de Vanessa. La muchacha observó por la mirilla de la puerta. Allí estaba de nuevo Verónica, con los brazos cruzados y cara de enfadada. 
- Has tardado mucho en abrirme, tengo hambre y sueño- Dijo la niña. 
Vanessa aterrada preparó todo como lo había hecho habitualmente. Cuando acostó a Verónica no pudo soportar
el terror y entró despacio a su habitación. La niña estaba totalmente arropada. Vanessa retiró la sábana y bajo ella, como un suspiró pareció desvanecerse un cuerpecito en una nube. Sobre la almohada, con letra infantil y varias faltas había una nota "Gracias por la leche y los dulces, ahora tengo que irme a llevar al infierno a las otras tres chicas que no me dejaron entrar a sus casas."
Responder / Comentar
Amigos Online
No hay nadie conectado.