BioShock

BioShock

Fecha de lanzamiento: 17 de octubre de 2008
 · Plataforma
BioShock - Análisis

BioShock - Análisis PS3

Análisis “BioShock”

9,5
Twittear

0

0

Compartir

3

Por  /  17 de octubre de 2008
4 comentarios
Recientes

Con un año de retraso el protagonista de Bioshock estrella su avión en las aguas de PlayStation 3. Comienza la pesadilla. Una versión corregida y aumentada de la joya que asombró en 2007 a los usuarios de Pc y Xbox 360, llega a la consola de Sony; y lo hace dispuesta a demostrar, de nuevo, que estamos ante uno de los mejores shooters de los últimos años.

Es complicado describir que ha hecho de Bioshock el fenómeno de expectación inusitado en el que se ha convertido, sobre todo teniendo en cuenta que no estamos precisamente ante un juego que pueda caracterizarse de “mainstream”. La indiscutible calidad de sus gráficos y lo apasionante de su diseño artístico es lo que siempre llamó la atención del aficionado en las primeras screens publicadas; lo cual, unido a la promesa de una jugabilidad alejada de los planos desarrollos de los títulos de acción en primera persona recientes, ha sido un excitante incentivo para esperar con ansia el final del verano de 2007.


Bioshock cumple con todas las promesas, deseos y atractivos que prometía desde el principio, y eso en estos tiempos de “hype” desmesurado, es uno de los mayores piropos que se pueden escribir sobre un lanzamiento. Son todas estas razones las que convierten a la última obra de Ken Levine en el juego mejor puntuado en la historia de 3DJuegos junto a tres indelebles clásicos como son Oblivion, The Legend of Zelda Twilight Princess y Gears of War. Bioshock puede hablarles de tú a tú, y es que estamos ante un título que bien vale una consola.


Cargando con el Océano sobre los Hombros

Lo mejor que se puede hacer para abordar un juego de estas características es hablar de su argumento lo menos posible. Sólo señalar que el avión de nuestro protagonista se estrella en el océano atlántico en los 60, y se ve obligado a refugiarse en un faro que esconde la entrada a la misteriosa ciudad submarina de Rapture. Esta urbe sumergida es el sueño hecho realidad de Andrew Ryan, un visionario obsesionado con la construcción de una comunidad con los pilares fundamentales del elitismo artístico y social; y con la ciencia por encima de cualquier tipo de coerción religiosa, ética o política.

Lo que encuentra nuestro (anti)héroe en su viaje son los restos de esta utopía ya fracasada. Una ciudad devastada por una sangrienta guerra entre sus habitantes, y una pesadilla que desafía los límites de la razón. El guión de Ken Levine se mueve con habilidad en todo momento a lo largo de las aproximadamente 10 horas que ronda el juego, presentándonos numerosas intrigas e historias paralelas sobre las luchas de poder, sobre el abuso de la valiosa sustancia Adam y sobre las malas prácticas científicas dentro de la ciudad de Rapture. Por lo tanto estamos ante una historia apasionante a la que sólo se le puede achacar un final un tanto abrupto como broche ligeramente decepcionante, que no desentonaría si el resto del guión no fuera tan sensacional.


BioShock

El fascinante argumento de Bioshock nos mantendrá pegados a la pantalla con la historia de Rapture, la ciudad submarina obra de Andrew Ryan, que es el lugar donde se concentran todas las mezquindades del ser humano.

Numerosos elementos conceptuales y de argumento de Bioshock y System Shock 2, resultan virtualmente idénticos, de modo que se percibe a primera vista que estamos ante los responsables de ambos proyectos. Los paralelismos van más allá de la palabra en común Shock y de las meras coincidencias jugables o argumentales, y es que en ambos títulos hay demasiados factores que se repiten como para considerarlos obras independientes.


Una vez realizada esta consideración, y sin entrar a comentar los detalles que comparten ambos juegos, (los que ya jugaron a System Shock 2 en su momento los conocen sobradamente, y los que no tuvieron la fortuna de probarlo no le encontrarán demasiada utilidad a citarlos) hay que señalar que Bioshock es netamente superior a su ascendiente espiritual, y eso que éste ya era una joya imprescindible.


¿Por Qué Llevas ese Estúpido Traje de Hombre?

Bioshock es en esencia un juego de acción en primera persona, y decimos en esencia porque subvierte suficientes características de éstos como para que encuadrarlo en esta categoría no sea del todo preciso.

Para empezar contamos con armas convencionales como pistolas, rifles, ametralladoras o lanza granadas, en lo que resulta un arsenal que se inspira para sus diseños en la época a la que pertenece. El control de apuntado con el pad de Xbox 360 es uno de los más ágiles e intuitivos que hemos tenido oportunidad de probar en esta consola. El grado de sensibilidad que se imprime a los movimientos es el adecuado, y por si fuera poco y como ya es costumbre en la mayoría de shooters, si pese a estas facilidades acertar se nos hace muy cuesta arriba, en los menús tenemos la opción de activar una opción de apuntado automático que simplifica el trabajo. De todos modos por poca experiencia que tengamos en los FPS de consola nos haremos rápidamente con el control gracias a su excelente implementación, y no será necesario emplearlo.


Por otro lado disponemos de los plásmidos, que son una suerte de alteraciones genéticas que modifican nuestras capacidades físicas otorgándonos poderes tales como la telequinesia, el lanzamiento de rayos, prender fuego a nuestros enemigos u otras habilidades tremendamente variadas, que será agradable descubrir por nosotros mismos. Su control es idéntico al del arsenal común, y mediante el gatillo izquierdo las emplearemos, quedando el botón superior para rotar entre ellas.


Por otra parte hay otro tipo de potenciadores de habilidades tales como tónicos y sustancias que nos ayudarán a mejorar diferentes facetas de nuestro personaje, como la fuerza, la velocidad o nuestra habilidad con los mecanismos. Hasta cuatro líneas de habilidades (incluyendo plásmidos) son ampliamente personalizables en nuestro (anti)héroe, de modo que la progresión de éste no sigue la clásica del rol en base a experiencia sino que se inclina por una más palpable y práctica.


BioShock (PlayStation 3)

El nuevo modo de dificultad que incorpora la versión de PlayStation 3, Superviviente, es un verdadero desafío. No sólo multiplica la efectividad y resistencia del enemigo, sino que limita hasta extremos angustiosos nuestra munición y el dinero e ítems que obtenemos de la exploración.

La variedad de plásmidos es increíble, y su presencia en la aventura está correctamente justificada en la historia. La combinación de estos poderes con las armas de fuego, y la obligación de gestionarlos, pues no podemos llevar todos a la vez, hace que ningún combate en Bioshock sea igual, lo que nos ayudará a crear nuestras propias estrategias a la hora de enfrentarnos a los enemigos.


Por si con estas dos ramas de combate fuera poco (armas y plásmidos) también existe la posibilidad de piratear los diferentes sistemas de defensa de Rapture, para que pasen de ser amenazantes a aliados. La lista es larga y todos los objetos pueden ser utilizados a nuestro favor. Entre estos dispositivos destacan las torretas de ametralladoras, los dispositivos voladores de fuego automático, las trampas eléctricas o incluso las máquinas expendedoras que convenientemente modificadas nos ahorrarán un dinero, y además provocarán daños a los splicers que las usen. El funcionamiento del hackeo es sencillo: a través de un sencillo pero divertido mini-juego del estilo del clásico Pipe Manía, deberemos llevar el agua de un punto a otro de un pequeño puzzle intercambiando piezas en forma de tuberías.


En cuanto a lo que se refiere al desarrollo de Bioshock, en líneas generales, sigue una estructura de misiones, que enlazadas con habilidad nos llevarán de un lado a otro de Rapture para ayudar a algunos personajes y obtener favores de ellos. Tenemos cierta sensación de libre albedrío por las calles de la ciudad, y es que en muchas ocasiones decidiremos el orden a la hora de acometerlas o incluso si hacerlo o no. La condición laberíntica de la urbe será a menudo un problema, y por fortuna podemos activar en las opciones una flecha que nos guiará para cumplir ciertas misiones de búsqueda de objetos excesivamente complicadas sin su ayuda. De todas maneras para potenciar el factor de exploración del título conviene no activar esta ayuda a no ser que sea imprescindible.


Todo este conglomerado de enemigos, misiones, múltiples caminos, mecanismos, armas y poderes conforman un espectacular todo que hace de moverse por Rapture una experiencia sobresaliente, que acompaña a la perfección a esa intriga de misterio y terror que se esconde tras las murallas de esta ciudad.


La Dudosa Humanidad del Gólem

Lo que convierte a Bioshock en este portento de jugabilidad e inmersión es probablemente el sentido de asfixia y pertenencia del viaje a las profundidades del mar que realizamos junto al protagonista. Pocas veces se ha logrado tamaño sentido de empatía con un héroe como en Bioshock. A pesar de tratarse de un personaje silente, a pesar de que al principio apenas conocemos nada de él y a pesar de que no sintonicemos con algunas de sus decisiones (inyectarse productos sistemáticamente no parece la decisión más inteligente en un lugar desconocido); el protagonista de Bioshock comparte algo con nosotros y es que el jugador experimenta las sensaciones por él y le dice como actuar en base a ellas.

BioShock

Bioshock emplea un sistema de tubos de resurrección que nos devuelve a un checkpoint cuando muramos, aunque no retrocediendo en el tiempo al momento de nuestra muerte sino conservando nuestros progresos y las muertes de nuestros enemigos. Una muy baja penalización por muerte que hace muy fácil determinadas secciones del juego.

La piedad, la crueldad, la exploración o las sorpresas son sólo cuatro ejemplos de las emociones de entre todo el cóctel sensitivo que experimentaremos en Bioshock, y en eso tienen mucha culpa los chicos de Irrational Games, pues han conseguido una sintonía general con este mundo y con sus moradores que es verdaderamente digna de encomio.


Las decisiones morales están presentes constantemente a lo largo de toda la aventura. El mensaje que se transmite en Bioshock es que todas las criaturas que son nuestros enemigos tienen sus historias y sus demonios detrás de su apariencia inhumana. Resulta fundamental escuchar las cintas magnetofónicas que se encuentran desperdigadas por los mapas, pues contienen sus lloros y anhelos y ayudan mucho a entender las historias de los diferentes personajes. Por si fuera poco muchos habitantes dependen de otros, y en ocasiones acabar con uno desequilibra el sistema y acarrea consecuencias fatales.


Brillantes ejemplos de esto resultan, por ejemplo, el marido que discute con su mujer y aporrea la puerta de la cocina tras la que ésta se escuda. Si no les prestamos atención y continuamos con nuestro camino seguirán gritándose el uno al otro; pero si acabamos con el hombre, la mujer se preocupará al no oír la réplica de su esposo a sus improperios, abrirá la puerta y al descubrir la muerte de éste acometerá con furia sobre nosotros. Este caso que se da al inicio del juego, basado en un script de programación (lo cual por otro lado no le resta ningún mérito), vale mucho más que cualquier historia que se nos pueda contar en un cuaderno o en una grabación. Aquí lo vivimos en tercera persona, como el ojo divino que observa las historias de estos seres y las juzga dejando vivir o matando, es decir otorgando el infierno de la vida en Rapture o descerrajando la bendición de la muerte en la ciudad perdida.


BioShock (PlayStation 3)

El uso de poderes sobrenaturales, plásmidos, complementa las carencias de las armas, y hace de la experiencia de jugar a Bioshock una auténtica maravilla. Fuego, descargas eléctricas, congelación, engaños, señuelos… El abanico de poderes es enorme, y en esta versión incluso han sido ampliados.

Otro ejemplo de la moral y del ecosistema de equilibrios de Bioshock es el manido aunque igualmente válido ecosistema Big Daddy-Little Sister. Como ya hemos comentado el primero es la siniestra figura paternal de la segunda que obtiene Adam para éste. Si osamos acercarnos a una pequeña la reacción del gólem será fatal, y se desencadenará el combate por el preciado tesoro en forma de niña. Una vez muerto el gigante, recibimos el castigo moral en forma de lloros y lamentos de la niña “¿Por qué no te levantas Señor Pompas?”, consciente de que su existencia no tiene ningún valor como tal sin la ayuda de un Big Daddy, y de que se encuentra totalmente a nuestra merced. Nueva decisión ética: ¿salvamos a la niña de la dependencia que la aflige a costa de sacrificar la mitad de la cantidad del valioso Adam que ella procesa, o por el contrario la “cosechamos”? Si la dejamos viva seremos recompensados con la marcha de la simpática criatura y con unos regalitos extra que no vamos a desvelar; si por el contrario decidimos “cosecharla” extraeremos de ella todo el Adam pero la pequeña morirá en el proceso.


La gente de Irrational Games, muy conscientes de las constantes polémicas que azotan al mundo del videojuego, trata de cubrirse las espaldas recordándonos constantemente y por medio de un personaje u otro que no estamos ante niñas corrientes, sino ante una suerte de monstruos que simplemente emplean el cuerpo de las pequeñas como huésped. Es una decisión correcta la del estudio a la hora de esquivar polémicas, aunque unida al hecho de que en realidad no matamos a las niñas directamente sino que las “cosechamos” reduce algo de peso ético, y por lo tanto madurez, a la decisión de acabar con ellas o dejarlas vivir.


La Tiranía de la Ciencia

No está Bioshock ambientado en la década de los sesenta por mera casualidad, y es que teorías como las de Ryan solo resultarían creíbles en una época en la que el ser humano estaba especialmente asqueado de si mismo. La resaca de las dos Guerras Mundiales dejó una sensación de desazón en el hombre, y facilitó que las teorías de la deshumanización camparan a sus anchas por la tierra. Poco ayudó una guerra fría en su máximo apogeo, y la persecución en determinados países de teorías como el comunismo en Estados Unidos o el capitalismo en la URSS.

Bioshock no toma rehenes a la hora de criticar, y sin ningún tipo de concesión disecciona una sociedad atenazada por el miedo al cambio y a lo desconocido, dibujando una élite que queda como una desfigurada parodia del Macarthismo (persecución sistemática del comunismo y sus colaboradores en Estados Unidos durante la década de los cincuenta), y una obsesión por la publicidad y la manipulación mental que recuerda mucho a las técnicas de Goebbels durante la Alemania Nazi.


Los habitantes, convertidos en splicers, lloran por las calles a sus seres queridos que han perdido en Rapture convertidos en auténticos yonkis del Adam; los cirujanos como Steinman son presas de sus delirios cuasi divinos, y hacen y deshacen con las caras y los cuerpos de sus pacientes a su gusto, creando auténticas fantasías infrahumanas; y a los artistas como Cohen les importa poco matar y momificar a criaturas con tal de crear una obra que a sus ojos sea única e imperecedera.


BioShock

Pese al torpe aspecto de un Big Daddy, éste tienen un movimiento sorprendentemente ágil y muy impactante en primera instancia. Además, y por si fuera poco, llevan armas automáticas así como lanzagranadas que complican muy mucho la tarea de matarlos.

Lo que Ken Levine, director y guionista, y compañía han hecho en Bioshock es una feroz crítica a los valores actuales de nuestra sociedad, presentándonos a Rapture como un lugar donde la ciencia está por encima de cualquier consideración, donde la estética es un imperativo moral y donde la humanidad de sus moradores brilla por su ausencia. Quizá la demacrada visión de la moral de la ciudad submarina no ande tan alejada de la actualidad de nuestro mundo, donde el regalo de las jóvenes por su mayoría de edad es un implante de pecho, y donde se celebra con carcajadas la última borrachera narcótica de Lindsay Lohan, pensando que eso humaniza a los famosos acercándolos al ciudadano “común”, cuando en realidad lo que consigue es deshumanizarnos a nosotros mismos.


The Show Must Go On

Ante un juego con la riqueza de matices y de subtramas de Bioshock cuesta pararse a hablar de algo tan superfluo como los gráficos, pero si lo hacemos debemos hacerlo para bien, aunque la versión de PlayStation 3 despertó abundantes dudas entre los aficionados debido a una poco agraciada demo.

Los edificios, salones, teatros, cines y calles de Rapture son de un realismo asombroso. Su hipnótica dirección artística es una de las grandes bazas de Bioshock. Todo está hecho con sumo cuidado y mimo, y se observa en todos los elementos una exquisita atención por el detalle. Rapture es por lo tanto una de las ciudades más vivas y cautivadoras que hemos visto en un videojuego pese a su condición de “ciudad fantasma”; por su parte el modelado de los personajes presenta un aspecto asombroso a caballo entre el comic y el cine de terror de serie B.


Rapture, por lo tanto, sigue siendo un año después una de las ciudades más vivas y cautivadoras que hemos visto en un videojuego pese a su condición de “ciudad fantasma”; por su parte el modelado de los personajes presenta un aspecto asombroso a caballo entre el comic y el cine de terror de serie B.


Pero el verdadero protagonista de Bioshock es el agua. Es la primera vez que estamos ante un agua que realmente se puede catalogar como “viva”. Fluye, se desplaza con realismo, inunda estancias ante nuestros ojos y ante todo es eso mismo: agua. Pese a todos los piropos que se puedan decir del líquido elemento que inunda progresivamente Rapture, lo cierto es que tiene algunos pequeños defectos como cierto tratamiento de la espuma o algunos comportamientos poco reales que si bien quedan algo desagradables, lo cierto es que para nada empañan el apartado gráfico.


BioShock (PlayStation 3)

Los gráficos de Bioshock son de lo mejor que hemos visto en mucho tiempo a pesar del año transcurrido. Los escenarios rebosan vida, luz y realismo, y los enemigos cuentan con un gran diseño y un aterrador aspecto.

A nivel tecnológico el juego es donde sólo se queda en el notable, y no se ha progresado demasiado en el año que se ha empleado para el desarrollo y port de esta nueva versión. Hay una muy buena implementación de la física, en los escenarios hay un número aceptable de objetos con los que interactuar, el polvo y el fuego están muy cuidados, y los enemigos reaccionan muy correctamente a los impactos de las armas. Desentonan seriamente algunos detalles como un ocasional cargado tardío de texturas que también sufría la versión para Xbox 360, un escaso tratamiento del antidentado, ciertos problemas de clipping, y algunos diminutos detalles referentes a la física de los cadáveres que en más ocasiones de las deseables tienen comportamientos extraños. Sin embargo donde especialmente flaquea la edición de PS3 es en la tasa de imágenes por segundo, aspecto que si era francamente rocoso en Pc y X360.


En esta ocasión el videojuego se mueve con razonable fluidez durante todo el tiempo, pero ocasionalmente, y casi siempre relacionado con alguna explosión o con la entrada de un enemigo en escena, esta fluidez se ve comprometida, y los tirones a veces son de órdago, llegando a congelarse la imagen durante unas fracciones de segundo. Se trata de un detalle especialmente chocante que debería haberse visto mitigado por la instalación de algo más de cinco minutos que lleva a cabo Bioshock en los abarrotados discos duros de nuestras PlayStation 3.


Claustrofobia Sonora

No cabe duda de que estamos ante una de las bandas sonoras de videojuego más majestuosas e inspiradas que recordamos. Furiosos violines, vertiginosas carreras por el teclado del piano y algunos temas muy experimentales que recuerdan a los trabajos más anárquicos que Mike Patton realizó en solitario a finales de los noventa, conforman el gran trabajo de Garry Schyman; que por su parte con Bioshock presenta su candidatura como uno de los artistas más a tener en cuenta en el mundillo de los videojuegos, tras una discreta carrera compositiva en el pasado que incluía los temas de Destroy All Humans o Full Spectrum Warrior.

El trabajo de Schyman destaca en la creación de una atmósfera, en la variedad y calidad de sus matices y en la riqueza de texturas de las diferentes partituras. Un trabajo musical sobrecogedor el de este Bioshock que parece beber de las bandas sonoras de John Ottman para Sospechosos Habituales, y de forma muy especial de la de Béla Bartók para El Resplandor de Kubrick. También cumplen primorosamente la selección de temas licenciados, tanto de música clásica como de la época.


El de efectos sonoros es otro de los factores que convierten la experiencia de visitar Rapture en un verdadero viaje. Todas las armas suenan furiosas y potentes, y los tiroteos son una auténtica delicia para los oídos por su nitidez y su estruendo. Pero el auténtico protagonista de lo sonoro no son los disparos a diferencia de los shooters al uso, la estrella aquí son Rapture y sus habitantes.


BioShock

Una de las principales mejoras gráficas de la versión para PlayStation 3 es el hecho de que cuente con soporte para Full HD, es decir una resolución de 1080p.

Los crujidos constantes de la presión del agua sobre las gigantes bóvedas de Rapture, ños sonidos de los psicópatas merodeando y cantando por las calles, el torpe pero atronador caminar de los Big Daddies y el entrañable aunque aterrador caminar descalzo de las Little Sisters sobre las frías superficies son tan auténticos, pavorosos e impagables como cualquier bizarra imagen que se nos pueda mostrar. La atmósfera de un videojuego se compone tanto de lo que vemos como de lo que oímos, y Bioshock es un inmejorable ejemplo de ello.


El apartado de las voces presenta, no obstante, importantes claro-oscuros. La versión original es uno de los más cuidados doblajes que hemos tenido la oportunidad de escuchar. La riqueza de los matices vocales, el anacrónico acento escocés de Atlas y el exquisito dramatismo y locura de todas las voces obligan a que el escuchar Bioshock en su idioma natal sea la opción más recomendable si dominamos el inglés con un nivel óptimo.


Si el escuchar el juego en su versión original no es viable siempre nos queda la española, que si bien cumple correctamente su función, queda a años luz del hecho de escuchar respirar a Rapture tal y como estaba concebida en las cabezas de Ken Levine y compañía. Lo cierto es que Bioshock en español acusa seriamente el reciclado de voces, y también el que algunas de ellas no alcancen el nivel necesario quedando un conjunto francamente irregular.


De un nivel muy alto es el trabajo de actrices de Bioshock en nuestro país, que cumplen sus papeles con sobriedad pero con eficiencia; lamentablemente las voces masculinas están un peldaño por debajo, destacando especialmente por su bajo nivel las de Atlas, Andrew Ryan y el protagonista. Parece mentira que tres de las voces más importantes del juego sean las que gozan de un peor acabado. Atlas, compañero de fatigas a través de la radio, es durante el programa el personaje que goza de un mayor número de líneas de diálogo; y lamentablemente su doblador, al que recordaremos de su digno trabajo con Marcus Fénix en Gears of War, no da la talla presentando una voz excesivamente monocorde y por completo carente de matices.


Abriendo las Puertas en PlayStation 3

Si algo se puede decir de Bioshock en PlayStation 3 es que es un dignísimo port de las versiones de Pc y Xbox 360, aunque haya fallado a la hora de incorporar sus novedades a tiempo. Nos explicamos.

Bioshock llegaba a PlayStation 3 con la promesa de añadir nuevos contenidos en forma de los Challenge Rooms, o Arenas de los Desafíos. Sin embargo la sorpresa ha sido mayúscula cuando no los hemos encontrado en el disco de la versión review que nos ha facilitado 2k, y se nos ha emplazado a encontrarlo como futuro contenido descargable.


BioShock (PlayStation 3)

Asfixiante, terrorífico, fascinante… la ambientación sonora de Bioshock es soberbia, destacando las voces originales de los personajes y la agobiante sensación de sentir la presión de litros y litros de agua en pugna constante sobre las maltrechas estructuras de metal de Rapture.

Como es lógico no podemos tener en cuenta esta parte para el análisis, pues no está disponible hasta un momento todavía por determinar, lo cual ha supuesto una importante decepción pues era uno de los principales reclamos para la redacción a la hora de acercarnos de nuevo a Rapture.


Por lo demás Bioshock, tanto en PlayStation 3 como en sus versiones anteriores, no es un juego rápido, no es un juego para aficionados de poca paciencia y desde luego no es lo que se dice un juego directo y sin complicaciones. Bioshock, al contrario, fundamenta su encanto en la exploración, en la inmersión en la fascinante historia de Rapture y en la veracidad y crueldad de un mundo salvaje y violento que no establece diferencias entre sus víctimas, sean hombres, mujeres e incluso niñas.


Como reflexión final de este interminable análisis cabe señalar que parece increíble que en un mismo mes, y en una misma plataforma, puedan presentarse sonrojantes atrocidades como Vampire Rain, y a la vez joyas imprescindibles para el recuerdo como este Bioshock. Es lo fascinante de la industria del videojuego, es lo fascinante del ser humano.


9,5
“Imprescindible”
Valoración 3DJuegos - BioShock
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:

Bioshock es uno de los mejores videojuegos de PlayStation 3. Así de simple. Su duración de algo menos de 10 horas y su ausencia de multijugador no pueden enturbiar la que es una de las experiencias más aterradoras y a la vez cautivadoras que se pueden experimentar en estos momentos. Un juego innovador, divertido, apasionante y tecnológicamente muy avanzado, que supone un nuevo acercamiento al techo de la cada día más alta bóveda del arte de los videojuegos.

Duración: 12-15 horasJugadores: 1

Anímate y comparte tu experiencia con el resto de jugadores realizando tu propio análisis de BioShock. Tu artículo será publicado en la revista y leído por muchos usuarios, ¡Lúcete!

Valoración y estadísticas
9,5
Valoración 3DJuegos
“Imprescindible”
9,4
Análisis lectores (133 análisis)
Popularidad:
Notable
¿Qué es?
Ranking:933 de 19715 juegos
En la comunidad:
Usuarios (2390) | Grupos y clanes (9) | Más
Expectativas / Valoración (1648 votos)
8,1
Tu voto:
Tienda
BioShock
29,95  19,95 €

¡No busques más! te ofrecemos el mejor precio.

Grupos y Clanes relacionados
Bioshock Fans

Grupo con 900 miembros

El hombre elige, el esclavo obedece
Amantes de los fps

Grupo con 579 miembros

Las guerras cambian los soldados no!
LOCOS POR EL MIEDO

Grupo con 166 miembros

¡TERROR EN ESTADO PURO!
Survival horror

Grupo con 91 miembros

Si entras ya no podrás salir... te atreves¿?
MetalerosEnlinea

Clan con 12 miembros

MeTaL
-BioShock Infinite-

Grupo con 11 miembros

Traenos a la chica y borraras tu deuda.
Todos los grupos y clanes (9)
Foro del juego
Autor: Carlocho98
Participa en el foro de este juego
Si eres un fuera de serie o todo un crack con “BioShock” de PlayStation 3, o simplemente quieres intercambiar tus trucos, guías o impresiones sobre este juego, no lo dudes, pásate por su foro.
Y recuerda, si estás atascado en este videojuego puedes crear un tema de ayuda en su foro.
Universo relacionado