Enslaved

Enslaved

Fecha de lanzamiento: 8 de octubre de 2010
 · Plataforma
Enslaved - Análisis

Enslaved - Análisis PS3

Análisis “Enslaved”

8,3
Twittear

0

0

Compartir

0

Por  /  8 de octubre de 2010
29 comentarios
Recientes

Uno de los videojuegos más llamativos del 2010 es, sin lugar a dudas, Enslaved. Caracterizado por una dirección artística maravillosa y una historia que atrapa desde el primer momento, la aventura de Monkey es un videojuego de aventuras de los que ya no abundan y a los que, por suerte, Ninja Theory parecen abonados.

Vieja escuela: Así es como podríamos definir al notable Enslaved que los creadores de Heavenly Sword han lanzado para PlayStation 3 y Xbox 360. La aventura de Monkey y Trip tiene más de epopeya de acción que del viaje espiritual que propone la novela asiática Journey to the West en la que está basada, pero eso no es óbice para que estemos hablando de un bellísimo viaje con dos protagonistas atrapados en un mundo desesperado que exigirá que saquen lo mejor/peor de sí mismos para sobrevivir.


A nivel de diseño, de concepto y de argumento el videojuego de Ninja Theory es sencillamente soberbio, conformando uno de los títulos más únicos y genuinos en lo artístico que hemos tenido oportunidad de ver en lo que llevamos de Next-Gen. Lamentablemente todo esto no ha venido acompañado de un apartado jugable igual de sobresaliente, con unos automatismos excesivamente marcados en tramos como los de plataformas, y con unas secuencias de acción algo limitadas.


Con la variedad de combate que mostró el genial Heavenly Sword resulta llamativo que Enslaved sea algo limitado, por así decirlo, en este sentido. Por suerte el videojuego tiene suficientes valores de interés y atractivo como para compensarlo sobradamente, convirtiéndolo en una aventura que no por ser algo mecánica o automatizada deja de ser uno de los grandes titulares que el género nos deja en lo que va de año y, en definitiva, un juego muy recomendable.



Enemigos Íntimos

La historia de Enslaved es la de Monkey y Trip, dos personajes perdidos en un mundo inhumano y desolador que deben aunar fuerzas para sobrevivir a pesar de haber sufrido unos inicios algo accidentados. Los dos héroes de la aventura están condenados a entenderse desde el momento en que abandonan de la forma más abrupta posible una nave de esclavistas en la que ambos estaban atrapados.

Tras una aparatosa huída de esa prisión voladora, Monkey descubre que la joven le ha colocado una diadema de esclavo en la cabeza aprovechando su momento de inconsciencia tras el accidente. ¿Cuál es la utilidad de este dispositivo? Básicamente mantiene nuestra condición de esclavos, aunque ahora en lugar de serlo de los temibles esclavistas, lo somos de esta atractiva pelirroja. No obstante rápidamente descubriremos que Trip tiene su corazoncito, y que sólo busca un escolta con el que llegar a su destino, una colonia de humanos que se mantiene irreductible ante el dominio de los mechs que pueblan este desolador mundo futuro y los traficantes de prisioneros que lo esclavizan. A nuestro protagonista, obviamente, no le gusta el trato, pero nada puede hacer puesto que todo lo que sea desobedecer las órdenes de la joven será castigado con una severa descarga capaz de dejarle inconsciente durante unos minutos y, lo que es peor, si Trip muere nosotros como portadores de la diadema caeremos con ella.


Enslaved

El futuro de Enslaved es tan cruel y lúgubre como vivo y maravilloso. Una tragedia postapocalíptica vestida de videojuego de aventuras para el que las palabras "único" y "genuino" se quedan muy cortas.

Así pues todo son malas noticias. No sólo estamos perdidos en una ciudad derruida y poblada por vegetación que aparentemente es Nueva York, sino que además estamos sujetos a los caprichos de la joven a la que deberemos proteger. No obstante no pasará mucho tiempo antes de que tanto nosotros como el bruto Monkey empecemos a cogerle cariño a Trip: Su actitud inocente y vulnerable hacia todo lo que le rodea es uno de los grandes triunfos del tratamiento de personajes a nivel estético por parte de Ninja Theory y también, y por qué no decirlo, del guión de el prestigioso Alex Garland.


A partir de ahí la historia comienza a desarrollarse con mucha habilidad, aprovechando el carisma irrefutable de sus protagonistas y lo único y genuino del entorno logrado. El guión de Enslaved tiene alma, y eso sólo se consigue con unos personajes dotados de ella y por los que se puedan establecer rápidamente unos necesarios lazos de empatía. Mientras Monkey ofrece la fuerza bruta de la pareja, Trip es la delicadeza y los conocimientos tecnológicos, y ambos forman un equipo mucho más compenetrado y equilibrado de lo que los dos podrían haber pensado en los primeros compases de la aventura.


Los dos necesitan el uno del otro, y de esta simbiosis nacen los mejores momentos de la aventura, narrados con pasmoso buen gusto en unas cinemáticas formidables. Y es que a pesar de que técnicamente somos el esclavo de Trip, cuesta mucho no sentir cariño y simpatía por ella, y todo ello se debe a la mano maestra de Ninja Theory a la hora de retratar estética y argumentalmente unos personajes memorables que logran elevar la aventura mucho más allá de lo que habría logrado por sí sola con sus facetas jugables.


Enslaved (PlayStation 3)

No hay lazo alguno entre Enslaved y Heavenly Sword, el anterior videojuego de Ninja Theory. Aunque es imposible que el peinado de Trip no nos recuerde innegablemente al de Nariko.

Nuevos Captores, Viejas Rutinas

Con toda la ambición que destila en términos artísticos y argumentales, resulta extremadamente chocante lo tópico y acomodaticio que resulta Enslaved visto únicamente desde la perspectiva jugable. Hasta tal punto es así que si nos desprendiéramos de su historia y su fantástica narrativa, la puntuación de jugabilidad del videojuego bajaría al menos un par de puntos en su calificación de 3DJuegos.

¿A qué se debe esto? No es que el título de Ninja Theory sea malo en sus dinámicas de plataformas o combates o que sea aburrido, pero da la sensación de que podrían haberse visto lastrados de alguna manera por la necesidad de prestar mucha atención a otras partes del título. El guión al fin y al cabo también supone interés y aumenta la diversión de un título, pero con unas secciones de acción y acrobacias más cuidadas y, sobre todo, que permitieran más interacción por parte del jugador, estaríamos hablando de un producto que trascendería la calificación de notable alto que tiene actualmente y que alcanzaría cotas verdaderamente sobresalientes.


Principalmente el título se divide en dos partes muy claras: Plataformas y acción, y en ninguna de las dos facetas acaba yendo más allá de lo meramente correcto; dando la sensación en todo momento de que son partes que cumplen sus labores de forma mucho menos generosa que el resto de facetas del videojuego.


Por ejemplo en cuanto a los controles hay que dejar claro que Monkey es algo más caprichoso de lo que cabría esperar a la hora de su manejo. En todo momento notaremos un extraño sentido del tiempo de respuesta en el juego, un retardo que al ser constante no nos llevará demasiado tiempo acostumbrarnos, pero que no por ello debe ser pasado por alto. Por otra parte todo el mecanismo de acrobacias está simplificado de una forma quizá algo excesiva, haciendo del procedimiento de las secciones de plataformas algo que puede resultar muy mecanizado para algunos paladares. Se trata, por establecer un paralelismo, de un sistema similar al que ofrecía Assassin's Creed, pero todavía más encorsetado y automatizado. Si en el videojuego de Ubisoft hablábamos de un Sandbox con infinidad de posibilidades al margen de las acrobacias, Enslaved se centra únicamente en este aspecto y en el combate, por lo cual habría que ser más exigentes con él en estas dos facetas.


Enslaved

Enslaved opta por la sencillez de los controles llevada a la máxima expresión. Casi podemos decir que nos brinda la posibilidad de superar la aventura con sólo tres de ellos.

Da la sensación de que en Ninja Theory han puesto el acento de las secciones de plataformas en que todo se suceda a enorme velocidad y con gran fluidez, y esto se traslada a una experiencia que puede pecar de falta de interactividad. Lamentablemente ni siquiera el juego resulta tan accesible en la parte acrobática como cabría esperar una vez dicho esto, y es que en algunas ocasiones la mecánica de escalada se vuelve sorprendentemente torpe impidiéndonos saltar de una plataforma a otra hasta que estemos exactamente donde está programado que suceda, aunque en ocasiones la diferencia entre una posición correcta y una incorrecta sea de apenas unos escasos centímetros.


Fuerza Bruta

Que Monkey es una fuerza de la naturaleza es algo que no escapa a nadie. Su mote "mono", que fue puesto por sus amigos como él mismo cuenta, se debe a su simiesca agilidad para la escalada pero al mismo tiempo también es un formidable luchador, algo que nos vendrá de perlas en nuestra aventura.

A menudo el videojuego nos emplazará a emplear mecanismos de distracción, que describiremos más adelante, para desviar la atención de nuestra figura de los enemigos y no tener que combatir; pero en la mayoría de las ocasiones las luchas serán ineludibles. Independientemente del nivel de dificultad escogido -Fácil, Normal, Difícil- los combates son relativamente sencillos, y basta con bloquear a tiempo y suceder cadenas de golpes ligeros o fuertes en función de las necesidades para abatir a los enemigos.


Enslaved (PlayStation 3)

Los combates tienen una espectacularidad innegable, aunque echamos en falta algo más de variedad en las acciones que podemos llevar a cabo con Monkey.

Casi todas las luchas del juego se suceden cuerpo a cuerpo, y pese a que no pecan de los problemas de automatismos que ya hemos resaltado en las secciones de plataformas, sí que pueden resultar algo repetitivas a medio plazo. Estos enfrentamientos de rango cercano se alternan con otros a distancia, mucho más episódicos, y que están preparados para superar desafíos concretos que será virtualmente imposible conseguir empleando únicamente los golpeos de la barra que nuestro protagonista porta a su espalda, y que es el principal elemento de arsenal que utilizaremos durante la aventura.


Nuestra "otra arma" es la propia Trip. Los puntos con los que nos ayudará de forma más concreta durante la campaña individual los dejamos al descubrimiento del usuario, pero sí podemos decir que sus aptitudes tecnológicas tienen al menos cuatro resultados directos sobre nuestro personaje. El primero de ellos es que podemos darle órdenes y esto, como todo lo que sucede en Enslaved, no es por casualidad: En un momento determinado del segundo capítulo un descuido por su parte está a punto de costarle la vida, y a partir de entonces seguirá nuestros pasos y órdenes con una docilidad que tiene enorme coherencia con su desarrollo como personaje.


Enslaved

Algo que no sentará muy bien a los fans de las plataformas es que no podemos saltar siempre que lo deseemos. Sólo podremos hacerlo cuando hay un lugar que alcanzar con nuestro brinco.

Las instrucciones que podemos darle son las de desplazarse de un punto a otro en un momento determinado, como por ejemplo cuando distraemos la atención de torretas ametralladoras para que no le impacten, o que sea ella la que cree una distracción en forma de holograma que atraerá la atención de los mechas enemigos durante un tiempo determinado. Ya sobre nuestro cuerpo podemos pedirle también que restaure nuestra salud cuando contemos con un botiquín, o que nos haga mejorar en diferentes disciplinas.


Y es que en la fórmula de Enslaved también hay cierto espacio para un ligero componente rolero, algo superficial pero muy efectivo. Gracias a Trip y a sus dotes para la tecnología podemos hacer que mejore nuestro rendimiento en cuatro facetas concretas. Dentro del Escudo podemos mejorar el número de golpes o disparos a absorber antes de empezar a recibir daños o la velocidad de su recarga; para nuestra barra de ataque cuerpo a cuerpo y al mismo tiempo cañón -el Bastón- podemos mejorar su cadencia de tiro, capacidad de munición, contraataques, movimientos evasivos, tiempo de aturdimiento o el daño que causa entre otras posibilidades. La salud, por último, también admite mejoras como el aumento de su total o su velocidad de regeneración. ¿Cómo se gestiona todo esto? Con la inversión de puntos de color rojo que estarán desperdigados por el escenario para que los vayamos recolectando, o que soltarán los enemigos cuando caigan abatidos por nuestros ataques.


Territorio Indómito -Gráficos y Tecnología-

A nivel estético poco se puede decir de Enslaved que no sea maravilloso. Su dirección artística continúa los pasos de excelencia que Ninja Theory ya expuso en la Next-Gen con su fantástico Heavenly Sword, aunque en esta ocasión lo lleva todo un paso más allá componiendo un conjunto todavía más virtuoso.

El mundo que recorremos no es el clásico universo postapocalíptico que hemos visto una y mil veces en videojuegos con anterioridad, y que podría caer en la tópica proposición de yermas praderas y áridos desiertos. En el título que nos ocupa es todo lo contrario, y es que los restos de una civilización pasada, la nuestra actual, están cubiertos por una rica y tupida capa de vegetación que cubre rascacielos, calles, autopistas...


Ya únicamente por este importante cambio el aspecto del título es único, pero a eso debemos sumar el aspecto de los personajes, tratado con un mimo como al que sólo sus responsables nos tienen acostumbrados. Ya los Nariko, Bohan o Kai de Heavenly Sword contaban con un trabajo prodigioso en el año 2007, y ahora tres años después el trabajo sobre los protagonistas de nuestra historia es incluso superior.


Enslaved (PlayStation 3)

A menudo lo más inteligente será llevar a cabo un rodeo y evita el combate directo. En este tipo de situaciones la ayuda de la atractiva Trip será fundamental.

Sus animaciones y carga poligonal son extraordinarios en la faceta in-game, pero donde verdaderamente dan el do de pecho es en las cinemáticas, donde demuestran una expresividad apabullante con el mérito adicional de estar renderizadas con el propio motor del juego, Unreal Engine. Aquí es donde descubrimos en sus rostros todavía mayor expresividad de la que denotan sus palabras, con algunos gestos verdaderamente geniales y una veracidad en su mirada como pocas veces hemos visto. La decepción, la sorpresa o el auténtico pavor son sólo algunos de los gestos que suceden en sus rostros con total naturalidad. Algunos cortes, de hecho, son dignos de admirar.


No obstante, con todo este brillo gráfico y estético, da la sensación de que el apartado tecnológico no está a su altura, siendo no obstante, ciertamente notable. En lo positivo los escenarios son de un tamaño muy respetable y se renderizan con enorme fluidez, y cuentan con efectos de enorme naturalidad como los de iluminación; algo que pesa fuertemente en la calificación general. No obstante las físicas son las adecuadas pero tienen algunos errores de bulto, y el tratamiento de la tasa de imágenes por segundo resulta adecuado en Xbox 360 y más errático en PlayStation.


Por si fuera poco hay algunas texturas que tardan algo en cargarse -problema habitual del engine que siempre achacamos al hardware de las plataformas y no a incidencias de programación-, y problemas abrumadores de clipping que enturbian algo la experiencia durante el juego pero también en los videos. Por citar únicamente un ejemplo podemos asistir absortos a una secuencia cinemática en la que Trip muestra con absoluta naturalidad sentimientos en su mirada que van mucho más allá de sus palabras, y sufrir cómo toda la inmersión de la escena se va al traste por comportamientos irreales de su cabello como que le atraviese el cuello de punta a punta.


Enslaved

En Enslaved también hay jefes finales. Serán bestias de gran tamaño para las que deberemos idear algún plan alternativo de ataque.

Por lo que respecta a la faceta de audio, aquí hay muy pocas dudas. El videojuego cuenta con una banda sonora formidable, que hace un trabajo fantástico a la hora de crear el ambiente adecuado para las situaciones y con un doblaje a nuestro idioma tremendamente bueno. No está al nivel de su versión original, donde Andy Serkis y compañía lo bordan, pero sigue gozando de un nivel de dramatismo extraordinario y al que estamos muy poco acostumbrados en las localizaciones de nuestro país. Los efectos de audio, por último, cumplen con su deber con sonoro estruendo.


Nueva Dueña, Nuevo Collar -Conclusiones-

Enslaved, como el propio universo que retrata, es un videojuego de contrastes: Increíblemente cuidado en algunos sentidos, y sorprendentemente descuidado en otros, el título de Ninja Theory es pese a ello un notable y altamente recomendable videojuego de aventuras, pero también la oportunidad perdida de lograr algo memorable.

Aquí ya no se trata únicamente de que entren en juego las expectativas que el usuario pueda tener, que lógicamente eran altísimas, sino que también se percibe que aspectos como el guión, la puesta en escena o la dirección artística han sido cuidados con una obscena atención por el detalle, y en los aspectos jugables el título queda un peldaño por debajo: Aún así dentro de lo notable... de lo meramente notable.


Enslaved (PlayStation 3)

A nivel visual, Enslaved es un videojuego impactante. Tiene una de las mejores direcciones artísticas que hemos visto en los últimos años, y el modelado y animaciones de los personajes es apabullante.

Quizá estas conclusiones infundan desánimo en el jugador, pero no debe ser así en absoluto. Las cerca de 12 horas que nos llevará superar la campaña individual -no hay opción alguna para multijugador- son una experiencia formidable en todos los sentidos, aunque con un mayor trabajo en eliminar los automatismos de las secciones de plataformas y lo repetitivo de los combates, estaríamos hablando de un videojuego que trascendería muy mucho en lo que finalmente ha quedado. Un videojuego que con esos mimbres argumentales y artísticos podría haber sido memorable.


La historia de Monkey y la entrañable Trip es, no obstante y pese a sus fallos conceptuales y de pulido, un delicioso oasis en el desierto shooter en el que se ha convertido la Next-Gen. Un videojuego que podría haber caído también en las fauces del Hack and Slash, pero que mantiene con rigor y vehemencia una postura netamente aventurera. Una postura que nos retrotrae al pasado más glorioso de la historia de los videojuegos, y que nos hace rogar porque Ninja Theory no caiga nunca en el desánimo y siga regalándonos joyas únicas y genuinas de la talla de Enslaved.


8,3
“Muy Bueno”
Valoración 3DJuegos - Enslaved
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:

Ya no abundan los videojuegos de aventuras, y es por ello que la presencia de Enslaved es tan importante en pleno año 2010. Algunos argumentarán que tenía material de base para haber sido un juego de sobresaliente, y razón no les falta, pero lo que no se puede negar es que pese a ello tiene una indiscutible calidad. El amante de las aventuras y el de las bellas historias, por igual, tiene en el juego de Ninja Theory una cita altamente recomendable.

Anímate y comparte tu experiencia con el resto de jugadores realizando tu propio análisis de Enslaved. Tu artículo será publicado en la revista y leído por muchos usuarios, ¡Lúcete!

Valoración y estadísticas
8,3
Valoración 3DJuegos
“Muy Bueno”
8,4
Análisis lectores (48 análisis)
Popularidad:
Apreciable
¿Qué es?
Ranking:2082 de 19996 juegos
En la comunidad:
Usuarios (491) | Grupos y clanes (1) | Más
Expectativas / Valoración (837 votos)
7,6
Tu voto:
Tienda
Enslaved
40,99  12,95 €

¡No busques más! te ofrecemos el mejor precio.

Foro del juego
Participa en el foro de este juego
Si eres un fuera de serie o todo un crack con “Enslaved” de PlayStation 3, o simplemente quieres intercambiar tus trucos, guías o impresiones sobre este juego, no lo dudes, pásate por su foro.
Y recuerda, si estás atascado en este videojuego puedes crear un tema de ayuda en su foro.
Universo relacionado