Tycoon City: New York

Tycoon City: New York

Fecha de lanzamiento: 24 de febrero de 2006
 · Plataforma

Tycoon City New York - Análisis PC

Análisis “Tycoon City: New York”

Twittear

0

0

Compartir

0

Por  /  28 de marzo de 2006
Comentar
Recientes

Construye tu propia Gran Manzana en una de las ciudades más importantes del mundo. ¿Conseguirás hacerte rico atendiendo las demandas de sus habitantes? Welcome to New York City.

Atari dispara su nueva apuesta en el mundo de los Tycoon, desarrollada por Deep Red Games, una compañía británica relativamente joven pero que ya está claramente especializada en el género de la construcción de ciudades. Nuestra misión principal será la de convertirnos en un magnate – tycoon en inglés – de los negocios en Nueva York, una de las ciudades más importantes del mundo por su poder económico, social, tecnológico y mediático. A veces descrita como la ciudad más europea de los Estados Unidos, no es extraño que tantas películas, series de televisión, canciones y libros – e incluso algún drama reciente – se hayan basado en esta ciudad. Ya sólo faltaba que un videojuego tuviese el suficiente calibre como para llevar su nombre en el título. ¿Han conseguido los programadores de Deep Red el calibre necesario? Vamos a verlo.


¿Quieres ser millonario?

Bienvenidos a Norte América, el país de las oportunidades, en este caso las oportunidades son muchísimas, y el éxito está asegurado. La sensación que a uno le queda después de jugar un rato a Tycoon City New York es que hacerse rico en “la capital del mundo” es de lo más fácil. Empezaremos con medio millón de dólares y por lo general, en unos pocos años virtuales ya habremos acumulado tanto poder y riqueza que podremos ir comprando toda la ciudad, edificio por edificio, sin que nada ni nadie se interponga en nuestro camino, a excepción muy probablemente, de nuestro propio aburrimiento.

Si esperas un juego donde puedas coger el rol de un personaje que de la nada levanta un imperio empresarial compitiendo con otros empresarios como él, te verás muy decepcionado. Tycoon City NY es a la práctica e independientemente de cómo se nos venda, un clásico juego de construcción de ciudades, eso sí, como nunca lo habíamos visto antes. Es cierto que al principio existe cierta competencia y que no poseemos todos los edificios de la ciudad, pero superado un corto período de puesta en marcha, el dinero y la competencia dejarán de ser un problema y nos habremos convertido en los amos absolutos de la ciudad, siendo nuestra única tarea la de asegurarnos que la ciudad va aumentando de ciudadanos y que éstos obtengan lo que necesitan, que es casi cualquier negocio que construyamos. Además, tendremos que ir resolviendo los retos que el juego nos plantea para poder acceder a nuevos distritos de la ciudad.


Si esto es simulación...

Aún asumiendo el hecho de que se trata del típico juego de construcción de ciudades, continúan los fallos de planteamiento en su jugabilidad. Basta haber jugado antes a cualquier otro juego de su género para darse cuenta de lo pobre y lo poco profundo que es en términos de simulación. Y sólo hablo de simulación, no de realismo. A grandes rasgos, en cualquier juego como este, el jugador siempre tenía que buscar un equilibrio entre las tres variables principales: población, empleo y comercios, para que no se dieran situaciones de desocupación o de fracaso en los comercios, por ejemplo. En el juego que nos ocupa, el empleo es sólo un parámetro junto a otros que nos indican las múltiples necesidades de los ciudadanos, que van desde comer o tener vida social hasta comprar lujurias; cuanto menor sea el valor para el parámetro, mayor será la necesidad.

En éste Nueva York virtual, ni el empleo ni el dinero parecen ser un problema para nadie, y nuestros negocios no tardarán en llenarse de consumidores dispuestos a vaciar ahí sus bolsillos para llenar el nuestro.


Puede que nos coste un poco habituarnos a la interfaz, ya que posee una importante cantidad de opciones. Incluso filtros que nos permiten distinguir diferentes zonas de la ciudad por diferentes criterios: propietario, actividad turística, nocturna, artística, etc. Lo cierto es que a mi entender, ni la mitad de tantas opciones son necesarias para avanzar con éxito en un juego con un desarrollo tan simple.


La principal (si no la única) estrategia comercial en Tycoon City NY consiste en decorar nuestros negocios para que resulten más atractivos y colgar unos carteles bien luminosos para que se vean de lejos. ¿Que algún desdichado se atreve a hacernos la competencia? Fácil, le compramos su negocio. La “inteligencia artificial” del juego, por llamarla de alguna forma, nunca se resistirá a vendernos sus negocios, matando así el poco componente de rivalidad que tiene éste juego al principio.


No se tienen en cuenta ni los obvios gastos de mantenimiento o de pago al personal que requeriría cualquier negocio, por lo que aún suponiendo que no tengamos clientes, no vamos a terminar en números rojos. Dadas todas esas condiciones... ¿qué puede salir mal?


Una ciudad muy variada y con múltiples personalidades

Si empezamos escogiendo el principal modo de juego: “Construir Nueva York” podremos jugar al tutorial. Consiste de un par de sencillas misiones ideales para iniciarse al juego por el buen camino. El resto lo iremos aprendiendo sobre la marcha gracias a múltiples diálogos explicativos que nos aparecerán cada vez que ocurra algo nuevo en el juego. En esta campaña principal, por suerte, encontramos la diversión que la simulación no tiene por si misma, proporcionando un nuevo aliciente para seguir jugando a pesar de lo repetitivo que puede hacerse cuando ya se lleva un rato en el juego. Se trata de un modo muy trabajado donde se nos plantearán diversos retos como, satisfacer unas necesidades concretas de un barrio construyendo un tipo determinado de edificio, o poner en marcha una cadena de negocios determinado y hacerlos prosperar. Incluso misiones sin ánimo de lucro como construir escuelas o rehabilitar parques.

Serán los propios vecinos quienes directamente nos explicarán, en clave de humor casi siempre, qué problema tienen y cómo podemos ayudarles. La superación de estas “oportunidades” – tal y como se llaman en el juego – será clave para desbloquear nuevos distritos de Nueva York, nuevos edificios, y nuevos complementos para nuestros parques y negocios.


Avanzar en la campaña también sirve para irse dando cuenta de la ingente variedad de edificios, negocios y gente con los que podemos interactuar en nuestra ciudad virtual. Cada persona que deambula por la calle tiene un nombre propio, una personalidad, una edad, un lugar de residencia y unas necesidades. Poetas, músicos, estudiantes, agentes de bolsa, jubilados, famosos, esnobs, góticos y un larguísimo etcétera, son el tipo de gente que nos podemos encontrar; también los tipos de edificios y negocios distintos pasan del centenar y todos, absolutamente todos, están o estarán disponibles para nuestra construcción o adquisición en algún momento de juego.


Los diferentes distritos tienen una personalidad muy propia, cada zona tiene su gente, sus edificios y su arquitectura diferenciada. En Little Italy, por ejemplo, los comercios habituales serán los restaurantes y pizzerías italianas, del mismo modo que China Town tendrá unas viviendas más modestas y masificadas junto con los típicos bazares de venta de todo tipo de productos de saldo: DVDs, electrónica, ropa, etc. Los hoteles, viviendas de lujo y otros edificios selectos sólo se podrán construir en los barrios más adinerados y “glamourosos” de la ciudad.


Gran despliegue audiovisual

Junto con la variedad antes comentada, los apartados visual y sonoro son el gran logro de éste título. El juego es totalmente inmersivo, podemos contemplar la ciudad desde el cielo o bien desde el mismo suelo, viendo nuestros edificios, nuestros parques y nuestra gente abarrotada en las calles con un gran nivel de detalle. Escuchando el murmullo de gente y de coches propio de una gran ciudad, el ruido que sale de una discoteca o bien la música que toca un guitarrista callejero. El nivel de diseño y texturas de los edificios y personas es sublime teniendo en cuenta la cantidad de objetos que llegan a juntarse en pantalla cuando miramos las calles como un ciudadano más. Veremos además una gran ambientación lumínica, la propia de la ciudad de acuerdo con la hora del día.

El comportamiento de la gente también es de lo más vistosa: se sientan en los bancos y en las cafeterías y restaurantes, hablan entre ellos, se distraen con los animadores públicos, se paran a mirar los escaparates o esperan en la acera a que los semáforos les dejen pasar. Se le puede perdonar los repetidos efectos de clipping – cuando los objetos tridimensionales se sobreponen en vez de colisionar – dada la enorme cantidad de personas que van y vienen por la calle.


6,8
“Decente”
Valoración 3DJuegos - Tycoon City: New York

Es una pena que el juego en cuanto a profundidad estratégica y de simulación no se encuentre al nivel de la calidad audiovisual que ofrece. Su apartado gráfico y técnico son tremendamente llamativos, pero una mecánica de juego simple y un tanto monótona, le restan interés para un título denominado Tycoon, que aún así puede resultar atractivo para iniciarse en este género.

Anímate y comparte tu experiencia con el resto de jugadores realizando tu propio análisis de Tycoon City: New York. Tu artículo será publicado en la revista y leído por muchos usuarios, ¡Lúcete!

Valoración y estadísticas
6,8
Valoración 3DJuegos
“Decente”
8,5
Análisis lectores (2 análisis)
Popularidad:
Inexistente
¿Qué es?
Ranking:4449 de 20039 juegos
En la comunidad:
Usuarios (21) | Grupos y clanes (0) | Más
Expectativas / Valoración (1049 votos)
7,2
Tu voto:
Foro del juego
Autor: DarkFuegox
Autor: Lesteryoung
Participa en el foro de este juego
Si eres un fuera de serie o todo un crack con “Tycoon City: New York” de PC, o simplemente quieres intercambiar tus trucos, guías o impresiones sobre este juego, no lo dudes, pásate por su foro.
Y recuerda, si estás atascado en este videojuego puedes crear un tema de ayuda en su foro.