Juegos
Memorias Retro: Splinter Cell

Memorias Retro: Splinter Cell

Memorias Retro: Splinter Cell

21 de junio de 2012 / Página 1 de 1

Splinter Cell. Quizá no la saga más conocida, quizá no la que más ventas ha tenido, pero sí una de las que más interés ha levantado tradicionalmente por su enorme calidad. Sam Fisher protagoniza nuestro nuevo Memorias Retro, y viajamos en el tiempo hasta el año 2002 para conocer qué ofreció su primera aventura de espionaje.

Por
79 comentarios
Seguimos abordando los clásicos de siempre que siguen estando presentes en la memoria del aficionado, aunque a veces sean difíciles de conseguir a día de hoy, y en esta ocasión nos acercamos a Splinter Cell. Se trata de uno de los grandes representantes del género del sigilo, y Ubisoft siempre ha sabido sabiamente mezclar las técnicas de su protagonista para pasar inadvertido con infinidad de gadgets y un estilo de acción y aventuras fantástico a la hora de dotar de variedad a la propuesta.

Para algunos aficionados siempre a la sombra de la marca Metal Gear Solid, lo cierto es que Sam Fisher ha ofrecido en todo momento cosas muy diferentes a las del juego de Konami. Saga de culto para unos y marca de referencia dentro del género de la acción/aventura para otros, lo cierto es que la IP no ha dejado indiferente nunca a nadie, y desde el año 2002 nos ha regalado una serie de entregas a menudo muy diferentes entre sí pero siempre francamente interesantes.


LA HISTORIA DETRÁS DEL MITO

Fecha de lanzamiento: 28 de noviembre de 2002
Plataforma: PC, Xbox, GameCube, GameBoy Advance y PlayStation 2
Ventas: cerca de 4 millones de copias
Género: Acción, Aventura, Sigilo.
Desarrollador: Ubisoft Montreal (Sagas Prince of Persia, Assassin's Creed, Far Cry, Rainbow Six...)
Personal clave en su producción: Nathan Wolf, Tom Clancy
Motor gráfico: Unreal Engine 2.0 (propiedad de Epic Games)

Ubisoft Montreal se ha hecho con un nombre verdaderamente gigantesco en la industria del videojuego gracias a un enorme número de sagas de tanta calidad como las de Ghost Recon, Rainbow Six, Prince of Persia, Assassin's Creed y, por supuesto, Splinter Cell. El enorme número de empleados del equipo (por encima de los 2.000) siempre ha garantizado que nunca se detenga el desarrollo de proyectos Triple-A en sus oficinas, y el inagotable talento creativo de sus principales responsables ha hecho posible que ninguna de sus sagas haya caído en la repetición de patrones por muchas entregas que tengan todas ellas.

Splinter Cell quizá no sea la saga más representativa del estudio, y tampoco es la que mayores ventas les ha deparado, sin embargo sí es una de las que más éxito de crítica ha deparado al equipo. Desde la premiadísima primera parte, uno de los juegos con mayor valoración de la historia de Metacritic, hasta el último capítulo hemos asistido a múltiples entregas con diferentes conceptos y propuestas jugables pero todas con un punto en común: la calidad.

Sam Fisher, con la inconfundible voz de Michael Ironside en su versión original, apuntaba maneras en el primer juego como protagonista carismático, en una personalidad que se iría desarrollando progresivamente con el avanzar de la saga hasta llegar a su cenit en el complejo y tridimensional héroe que llegaba a ser en Conviction: la última entrega. El origen de la IP con este Tom Clancy's Splinter Cell de 2002 se llevaba a cabo con una trama de intrigas política fascinante a la que por aquel entonces no estábamos tan acostumbrados como ahora, y que nos llevaba con mucha habilidad por varios países de lo más exótico con un hilo argumental trabajado e inteligente.


Desde las sombras


En Splinter Cell interpretábamos al personaje de Sam Fisher, un agente de operaciones especiales retirado de los Navy SEALS que debía volver al servicio para trabajar en una división secreta denominada Third Echelon. El motivo tenía que ver con el asesinato del presidente de Georgia, lo que nos introducía en una sofisticada trama de traiciones políticas que, como ya hemos dicho, nos movía con enorme interés por varios países y localizaciones en un guión hábil y deliciosamente tramposo.

La principal virtud del videojuego, sin embargo, estaba muy lejos de tener que ver con su guión y hacía un mayor énfasis en su propia experiencia jugable. Hubo muchos juegos de sigilo hasta entonces, pero pocos nos hicieron sentir tan dentro de una película de espionaje como Splinter Cell. La inmersión era total por montones de factores, pero entre los más destacables se contaba los increíbles movimientos del protagonista, las escenas de tensión que se vivían cuanto más nos acercábamos a nuestros enemigos (imprescindible para acabar con ellos con sigilo) y la sensación formidable de logro personal y recompensa máxima cuando lográbamos terminar un nivel sin hacer saltar una alarma.


Lo mejor de Splinter Cell

• Argumento sofisticado, maduro y de sorprendente profundidad para su momento.
• Impecable combinado de diferentes tipos de jugabilidad: aventuras, acción, sigilo, exploración, plataformas...
• Mecánicas de sigilo formidables, entre las mejores de su momento.
• Comienzo de un mito como héroe para la saga: Sam Fisher.
• Culto a los gadgets con una amplia oferta de instrumentos y métodos de visualización...
• Apartado tecnológico impactante para la época, con especial mérito para las animaciones.



DISECCIÓN E INFLUENCIAS

El juego que nos ocupa, Splinter Cell, lograba muchas cosas que el jugador podía sentir por vez primera. El hecho de protagonizar una película de espionaje era algo que ya habíamos vivido en su momento con el primer Metal Gear Solid, sin embargo aquí contábamos por primera vez con una perspectiva jugable y argumental mucho más occidentalizada.

Comenzaba en 2002 con esta primera entrega una saga potente que nos dejaría crestas de la ola formidables como este primer episodio o el también memorable Chaos Theory, una IP que iría evolucionando al mismo tiempo que los nuevos tiempos, y que en ningún momento renunciaría a apostar por la veta más sofisticada y avanzada de la acción de la época que fuera atravesando. Más táctico al principio y más orientado hacia la acción en sus dos últimos episodios (Conviction y el todavía por estrenar Blacklist), el inicio de la saga fue un monumental tour-de-force con una tensión impactante y pocas veces vista hasta entonces.

La versatilidad de los movimientos del protagonista, perfectamente capaz de llevar a cabo maniobras acrobáticas y acto seguido ejecutar a sus enemigos, era la clave del videojuego, y el principal fundamento en el que se basaba la fantástica experiencia jugable del programa. La dificultad del título era endiablada, especialmente si queríamos superar cada nivel sin levantar una alarma en lo que era la auténtica esencia del programa, sin embargo por muchas veces que tuviéramos que repetir un checkpoint nunca llegaba a ser frustrante. El ensayo-error era una táctica aceptable en su dificultoso reto, sin embargo el estudio de cada escenario y situación ofrecía recompensas mayores. Esa era una de las claves del título, saber mezclar una propuesta decididamente hardcore con una ejecución tan brillante que no sabía de perfiles de usuarios.


El legado de Tom Clancy's Splinter Cell

Puede que Splinter Cell no fuera el primer videojuego de sigilo, de hecho no lo fue ni mucho menos, pero fue uno de los que aunó más brillantemente el componente de aventuras, acción y punto estratégico en su momento. La saga Metal Gear Solid ya pegaba con fuerza cuando se puso a la venta la primera aventura de Sam Fisher, y fue una referencia obvia para ésta, sin embargo el juego de Ubisoft supo hacerse su hueco con una personalidad a prueba de bombas.

Hasta entonces las tramas complejas y enrevesadas con traiciones e intrigas políticas no abundaban, y el juego supo buscar el lado realista que la IP de Konami no tenía, aderezándolo además con el carisma de un personaje principal formidable: el propio Sam Fisher. El uso de los gadgets y las sofisticadas animaciones del héroe que, recordemos, no fueron capturadas sino recreadas desde cero para mejorar su fluidez, también marcaron a la industria de cara al futuro. Quizá su argumento maduro, su tratamiento del personaje en cuanto a movimientos y su estilo combinado de acción, aventuras y sigilo no marcaron a la industria con la fuerza de otras sagas, pero sí decididamente crearon impacto de una forma sutil aunque importante.


¿Sabías qué?

• La frase clave para el contacto del nivel de la embajada de China es la primera línea de la novela 1984, de George Orwell: "Un día frío de abril".

• El propio Tom Clancy descartó la idea de las gafas de Sam Fisher puesto que con el diseño que vemos en el juego era imposible su fabricación. Finalmente fue convencido por Ubisoft para aceptarlo.

• Los fabricantes de algunos de los accesorios del juego son Weylanda y los de otros son Yutani. Weyland-Yutani era la infausta compañía de la saga Alien.

• Metal Gear Solid 3: Snake Eater cuenta con una referencia al videojuego, en una conversación entre Snake y Monkey en la que se menciona a "Sam".

• Far Cry 2 también hace un guiño a Splinter Cell con un informante georgiano llamado Gurgenidze, igual que el nombre del informante georgiano de la CIA en la aventura de Sam Fisher.

• Una habitación del edificio de la CIA contiene abundantes objetos sobre platillos volantes y un correo electrónico encriptado de un remitente llamado F.M. del FBI. Claro homenaje a Fox Mulder, personaje protagonista de la serie televisiva Expediente X.



¿CÓMO JUGAR A TOM CLANCY'S SPLINTER CELL HOY?

Quizá por su cercanía en el tiempo, quizá por su pertenencia a una saga emblemática que aún hoy sigue ofreciendo formidables resultados, resulta fácil dar con el primer Splinter Cell en las tiendas a precios realmente competitivos. Su presencia en plataformas digitales como Steam facilita todavía más su búsqueda, y en ella el coste es incluso más irrisorio.

Por otra parte a menudo hablamos de videojuegos que cuentan con versiones para plataformas como Xbox Live Arcade, PlayStation Network o incluso para teléfonos móviles: el primer Splinter Cell todavía no ha visto la luz en ninguno de estos dispositivos con algún tipo de remake, pero dada la calidad de su propuesta y la popularidad de la IP no es en absoluto descartable a medio plazo.

 
Sigue 3DJuegos en
Otros reportajes
El póker de Wargaming
Consolas, ordenadores, móviles y tanques. El póker de Wargaming para la temporada 2014.
Memorias Retro - Resident Evil 2
Terror, suspense, sangre y zombis. Recordamos a Resident Evil 2, un maestro del survival horror.
Armas Míticas en Primera Persona
Grandes, pequeñas, extrañas, demoledoras, cómicas… Las más icónicas y míticas armas en primera persona.
Ofensiva MMO
Fantasiosos, mitológicos, post-apocalípticos o con magia oriental. Repasamos el magnífico futuro de los MMO.
Universos de Videojuego: The Elder Scrolls
Mitología, bestiario, linajes, batallas, caos, pergaminos e historias apasionantes. La riqueza de Tamriel.
Más reportajes especiales
Últimas entrevistas
Entrevista con Jonathan Morin

Entrevistamos al director creativo de Watch Dog, Jonathan Morin, para conocer nuevos detalles sobre el desarrollo y ejecución de su prometedor videojuego.

Entrevista con Jonathan Morin
Entrevista a Keiji Inafune y Yosuke Hayashi

Intenso, violento y excitante. Descubrimos más detalles de la nueva aventura de Team Ninja.

Entrevista a Keiji Inafune y Yosuke Hayashi
Entrevista: Kazunori Yamauchi

Piloto, diseñador y profundo amante del motor. Entrevista con Kazunori Yamauchi, creador de la serie Gran Turismo.

Entrevista: Kazunori Yamauchi
Anuncios Google