Soul Calibur 6 reclama su trono de los juegos de lucha 3D

Twittear

Compartir

WhatsApp
Por Sergio Martín
26 de diciembre de 2017

Uno de los juegos de lucha más esperados del año que viene tiene nombre y apellidos. Soul Calibur VI tratará de hacerse con el trono de los juegos de lucha de jugabilidad 3D. ¿Lo conseguirá?

Soul Calibur, el título original de Dreamcast (y continuación del excelso Soul Edge que dio origen a la saga, no lo olvidemos) fue una de las razones principales que me animaron a adquirir la fantástica consola de Sega. Bajo mi criterio sigue siendo uno de los mejores juegos de lucha 3D de todos los tiempos, palabras mayores para un género que alberga innumerables títulos en su haber. Pero la producción de Project Soul tenía algo especial, un encanto que, desgraciadamente y en mi opinión, la saga fue perdiendo a lo largo del tiempo.


Precisamente una de las intenciones principales de Bandai Namco para Soul Calibur VI, videojuego que verá la luz en 2018 (todavía no hay una fecha concreta para su lanzamiento) en PS4, Xbox One y PC es recuperar la esencia de la serie. Una intención que personalmente aplaudo y que, si logran combinarla con nuevas mecánicas de lucha convincentes y un apartado gráfico a la altura, puede suponer un serio candidato al trono de los juegos de lucha. Y eso que lo va a tener difícil porque ya en enero nos aguardan títulos tan esperados como Dragon Ball FighterZ y Dissidia: Final Fantasy NT… juegos muy diferentes entre sí, dicho sea de paso.


El hecho de regresar a los inicios de la serie se dejará notar desde el primer momento en Soul Calibur 6. ¿Y por qué? Pues porque, para empezar, el título nos llevará hasta el siglo XVI, es decir, al mismo inicio de la saga, por lo que el argumento narrará lo sucedido en los albores de la franquicia. Lo que no sabemos todavía es cómo lo hará y, más importante aún, si el argumento se expandirá más allá de lo consabido en Soul Calibur, algo que doy por supuesto pero que es una mera percepción muy personal. Teniendo en cuenta lo importante que ha sido siempre la carga narrativa dentro de esta serie, algo atípico dentro de su género, tengo muchas ganas de conocer más detalles al respecto.



De vuelta a las raíces

Donde no tengo ninguna duda es en lo que respecta a su jugabilidad y lo que están persiguiendo sus desarrolladores. La intención clara de Bandai Namco es ofrecer el estilo de lucha clásico de la saga, es decir, plantear peleas en escenarios 3D entre personajes equipados con algún arma blanca… y dotar a dichos enfrentamientos de ciertas innovaciones.

Nuevamente se apostará por la jugabilidad 3D tan tradicional dentro de esta franquicia.

¿En qué se traducirá esto? De entrada, el sistema de control respetará lo plasmado en la franquicia antaño y se basará en la utilización de cuatro botones de acción principales que nos permitirán efectuar cortes verticales y horizontales así como dar patadas y protegernos. Podremos movernos con libertad por escenarios no especialmente amplios y, por supuesto, será posible ganar los combates tanto reduciendo la barra de salud de nuestro adversario como expulsándole del ring (Ring out).


La movilidad de los protagonistas, sin embargo, será mayor que la denotada en las primeras entregas de la saga, tratando así de crear un título más atractivo y dinámico, algo casi fundamental en los tiempos que corren (sobre todo en el terreno de los eSports). La fluidez a la que se desplazarán los personajes será increíble y, cómo no, los desarrolladores están persiguiendo una tasa estable de 60 frames por segundo para recrear las peleas, un estándar que se está imponiendo en el terreno de los juegos de lucha por razones evidentes.


Los duelos son tan vibrantes como tácticos

Una de las novedades jugables más notorias que presentará esta nueva entrega recaerá sobre los consabidos movimientos Reversal Edge, los cuales de momento parece que no están siendo bien recibidos por la comunidad de seguidores de la saga. Dichos ataques podrán ser ejecutados al cargar un ataque o al realizar un parry sobre una ofensiva del oponente, y nos permitirán congelar el tiempo para entrar en una especie de minijuego que recordará bastante a lo establecido en Tekken 7. A partir de aquí dará comienzo una secuencia en plan Piedra, Papel o Tijera en la que la pulsación aleatoria de un botón podrá suponer la victoria o la derrota y, como consecuencia, ejecutar o recibir un ataque muy poderoso. Esta aleatoriedad y el hecho de que dependerá más del factor suerte que de otra cosa, hacen que estas maniobras están siendo objeto de cierta controversia.

El argumento nos llevará al siglo XVI y podremos sumergirnos en los comienzos de la saga.

Junto a estos movimientos nuevos se recuperarán otros ya clásicos dentro de la saga como los ataques Critical Edge y las guardias activas, lo que combinado con los repertorios de movimientos exclusivos para cada personaje, los combos y demás elementos darán como resultado unos duelos tan vibrantes como tácticos.


En cuanto a los personajes, todavía no se ha desvelado oficialmente la plantilla que conformará Soul Calibur VI, pero sí que se conoce que serán al menos 20 los luchadores que se dejarán ver… y muy probablemente será el plantel original del primer Soul Calibur y, puede, la aparición de alguna figura más ya sea inédita o perteneciente a alguna de las entregas posteriores. ¿Habrá sorpresas en plan estrellas invitadas como sucedió en ciertas ediciones? Yo apuesto por ello, aunque puede que terminen llegando a posteriori mediante contenido DLC, si bien todo esto son conjeturas.


Gráficamente el juego mostrará un buen nivel gracias al empleo del Unreal Engine 4… y a la destreza de los diseñadores gráficos de Bandai Namco.

Donde sí que no existe duda alguna es en la gran plasticidad que mostrarán los personajes, luchadores que presentarán una línea estética muy rejuvenecida y bastante llamativa. Además y por lo que se ha podido ver sus animaciones serán excelentes, muy suaves, y quedarán rematadas por unos escenarios (una docena por lo menos) que estarán recreados con bastante gusto. Todo el despliegue gráfico correrá en el cada vez más popular Unreal Engine 4, un motor que ya ha demostrado su potencial en diversos títulos, como Tekken 7 sin ir más lejos.


Soul Calibur 6 está destinado a convertirse en uno de los juegos más llamativos dentro de su estilo de cara al próximo año, una temporada que promete ser apasionante para los amantes del género de la lucha.


Outbrain