Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Tierra Media
Grupo / Formado por 162 miembros
Temática:

Literatura y cómics

Tierra Media
La tierra donde todo puede hacerse realidad

Unirme al grupo

Reportar abuso

Foro del grupo

Responder / Comentar
Foro Tierra Media
Por Asturiaswa14520
Hace 8 años / Respuestas: 4 / Lecturas: 4541

Algunos poemas de Tolkien.

..............................................Algunos poemas de Tolkien.
  • Hola amantes de la Tierra Media, he decidido hacer un post con mis poemas favoritos del genio J.R.R. Tolkien, el creador de este fantástico e inigualable mundo: La Tierra Media, espero que os gusten. .............................................. ..............................................
  • No siempre resplandece lo que es oro "No siempre resplandece lo que es oro, ni siempre van perdidos los que vagan; no muere lo que es viejo y vigoroso, ni llega a raíz profunda fresca escarcha. Habrá de las cenizas otro fuego, y luz florecerá de entre las sombras; será la espada rota hecha de nuevo, y al rey será devuelta la corona." .............................................. ..............................................
  • El Camino sigue y sigue, "El Camino sigue y sigue, de la puerta en que ha empezado. Mi deber hoy es seguirle, pues muy lejos ha marchado; fatigado he de avanzar hasta algún mayor camino, do más sendas he de hallar. ¿Y de ahí? no se decirlo." ..............................................
  • Dónde están Caballo y Jinete "¿Dónde están caballo y jinete? ¿Dónde el tronar de aquel cuerno? ¿Dónde está el yelmo y la coraza, y el suave cabello al viento? ¿Dónde está la mano en el arpa? ¿Qué fue del fulgor del fuego? ¿Dónde primavera y cosecha, dónde la espiga creciendo? Pasaron, cual lluvia en lo alto, cual viento en los prados. En las sombras tras las colinas el día cae al ocaso. ¿Quién guardará el humo oloroso del leño que se ha quemado, o verá los años fugaces del mar azul retornando?" .............................................. ..............................................
  • Canción de Caminantes "En el hogar rojo es el fuego y resguardado aguarda el lecho; mas nuestros pies no están cansados, quizá una roca, tal vez un árbol, que nadie ha visto sino nosotros, tras un recodo surjan de pronto. Árbol y flor, hoja y herbaje, ¡dejad que pasen, dejad que pasen! Colina y agua bajo los cielos, ¡corred, pasemos, corred, pasemos! Tras el recodo tal vez esperan nuevos caminos, puertas secretas, y aunque pasemos casi de largo tal vez mañana aquí volvamos tomando aquellas sendas ocultas que van al Sol o hacia la Luna. Manzana, espino, nuez y ciruela, ¡dejad se pierdan, dejad se pierdan! Arena y roca, lago y cañada, ¡que bien os vaya, que bien os vaya! El mundo al frente, la casa atrás, y muchas sendas que transitar entre las sombras hasta el ocaso, hasta que brillen todos los astros. Vamos del mundo, volved a casa, hacia el hogar, hacia la cama. Niebla y crepúsculo, sombras y nubes, ¡dejad se esfumen, dejad se esfumen! Lámpara y fuego, carne y hogaza. ¡Luego a la cama, luego a la cama! "
  • Espero que os halla gustado este post. .....................................
EDITADO EL 05-01-2013 / 16:45 (EDITADO 1 VEZ)
3 VOTOS
-Thepost1539Hace 8 años1
4 VOTOS
Paolo01367
Hace 8 años2
Bonitos poemas,a mi me gusta mucho el discurso de Theoden en la batalla de los Campos de Pelennor: 

¡De pie, de pie, Jinetes de Théoden!
Un momento cruel se avecina: ¡Fuego y matanza!
Trepidarán las lanzas, volarán en añicos los escudos,
¡Un día de la Espada, un día rojo, antes de que llegue el alba!
¡Galopad ahora, galopad a Gondor!

3 VOTOS
FlownXP19320
Expulsado
Hace 8 años3
;Me encanta el poema de Bilbo, sobretodo el que se menciona en la película.  

"Es peligroso, Frodo, cruzar tu puerta,
pones tu pie en el camino,
y si no cuidas tus pasos,
nunca sabes a donde te pueden llevar".
Javiercroner3360
Hace 8 años4
Muy bien @Asturiaswa, me encantan estos poemas de Tolkien, gran trabajo  

Mi preferido es este, de Beren y Luthien, que si recordais la comunidad del anillo, lo está recitando Aragorn de camino a Rivendel:

@
Mostrar cita
Las hojas eran largas, la hierba era verde, las umbelas de los abetos altas y hermosas y en el claro se vio una luz de estrellas en la sombra centelleante. Tinúviel bailaba allí, a la música de una flauta invisible, con una luz de estrellas en los cabellos y en las vestiduras brillantes. Allí llegó Beren desde los montes fríos y anduvo extraviado entre las hojas y donde rodaba el Río de los Elfos, iba afligido a solas. Espió entre las hojas del abeto y vio maravillado unas flores de oro sobre el manto y las mangas de la joven, y el cabello la seguía como una sombra. El encantamiento le reanimó los pies condenados a errar por las colinas y se precipitó, vigoroso y rápido, a alcanzar los rayos de la luna. Entre los bosques del país de los ellos ella huyó levemente con pies que bailaban y lo dejó a solas errando todavía escuchando en la floresta callada. Allí escuchó a menudo el sonido volante de los pies tan ligeros como hojas de tilo o la música que fluye bajo tierra y gorjea en huecos ocultos. Ahora yacen marchitas las hojas del abeto y una por una suspirando caen las hojas de las hayas oscilando en el bosque de invierno. La siguió siempre, caminando muy lejos; las hojas de los años eran una alfombra espesa, a la luz de la luna y a los rayos de las estrellas que temblaban en los cielos helados. El manto de la joven brillaba a la luz de la luna mientras allá muy lejos en la cima ella bailaba, llevando alrededor de los pies una bruma de plata estremecida. Cuando el invierno hubo pasado, ella volvió, y como una alondra que sube y una lluvia que cae y un agua que se funde en burbujas su canto liberó la repentina primavera. El vio brotar las flores de los elfos a los pies de la joven, y curado otra vez esperó que ella bailara y cantara sobre los prados de hierbas. De nuevo ella huyó, pero él vino rápidamente, ¡Tinúviel! ¡Tinúviel! La llamó por su nom bre élfico y ella se detuvo entonces, escuchando. Se quedó allí un instante y la voz de él fue como un encantamiento, y el destino cayó sobre Tinúviel y centelleando se abandonó a sus brazos. Mientras Beren la miraba a los ojos entre las sombras de los cabellos vio brillar allí en un espejo la luz temblorosa de las estrellas. Tinúviel la belleza élfica, doncella inmortal de sabiduría élfica lo envolvió con una sombría cabellera y brazos de plata resplandeciente. Larga fue la ruta que les trazó el destino sobre montañas pedregosas, grises y frías, por habitaciones de hierro y puertas de sombra y florestas nocturnas sin mañana. Los mares que separan se extendieron entre ellos y sin embargo al fin de nuevo se encontraron y en el bosque cantando sin tristeza desaparecieron hace ya muchos años.
Responder / Comentar
Subir
Grupo > Tierra Media > Algunos poemas de Tolkien.