Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis

Análisis de Final Fantasy III

Análisis por  /  8 de mayo de 2007       
2 comentarios
Recientes

Hace diecisiete años, Square-Enix lanzó la tercera parte de una saga que, ahora, posee un multitudinario número de fieles seguidores. Sin embargo, el videojuego nunca salió de Japón, con lo que muchos nos quedamos sin poder disfrutar de una gran aventura. Ahora, después de todo ese tiempo, la compañía decide enmendar su “error” relanzando su clásico para Nintendo DS junto a una completa remodelación tanto a nivel gráfico y sonoro como jugable. ¿Cuál ha sido el resultado?

Ha pasado ya mucho tiempo desde aquel año 1990. Por aquel entonces, la serie “Final Fantasy” era todavía una gran desconocida, sobre todo en nuestro continente. Los videojuegos sobre esta popular saga nacida en 1987 eran aún muy recientes y, concretamente, el tercero de ellos, ya que en ese año 1990 acababa de salir al mercado.
Una avalancha de nipones se lanzaron a por el susodicho videojuego, deseosos de comprobar los sobrecalentamientos que títulos de este estilo provocan sobre las pobres consolas.


Y fueron solamente japoneses los agraciados. Square tomó una decisión, que fue la de dejar al resto del mundo sin una obra que, a día de hoy, hemos podido comprobar que sigue siendo igual de enorme (y no nos referimos solamente a su duración, que fue todo un hito en su época). Como aquel que vuelve sobre sus pasos para ver si se le ha olvidado algo en casa, Square-Enix decidió que este “Final Fantasy III”, aparte de guardar un gran potencial como elemento de reconversión, tenía un alto valor como producto comercial a explotar.


Rescatando un videojuego perdido El capítulo perdido de la saga, de esta manera, se unía también a esta especie de campaña por recuperar aquellos juegos que a Square se le “olvidó” lanzar al resto del mundo como, por ejemplo, “Final Fantasy II”, el cual pudimos disfrutar en un “remake” realizado para las consolas PlayStation y Game Boy Advance. No obstante, hemos de decir que este no es el primer intento de relanzar “Final Fantasy III”. Wonder Swan Color, la ya desaparecida y fracasada consola portátil de Bandai también tuvo su oportunidad, anulada debido a la imposibilidad de que el juego se lanzara ya para una consola que había perdido los apoyos de Square en favor de Nintendo.


El resto ya lo conocemos todos. Square-Enix anunció hace algo más de un año el lanzamiento del título y, a día de hoy, ya podemos tenerlo entre nosotros. Un producto que se parece mucho al original pero que también se distancia de él. Mantiene la misma historia, el mismo diseño, la misma forma de jugar… pero, sin embargo, todo está tan mejorado que parece un videojuego completamente diferente. Para empezar, tenemos la historia, que es la misma, pero con la importante salvedad de que ahora los personajes tienen no sólo un nombre, sino también una historia con pasado por detrás; se ha notado en este aspecto la mano de Akihiko Yoshida, que trabajó también en los personajes del último “Final Fantasy XII”.


Una aventura como las de antaño El mundo está sumido en el caos y solamente nosotros podemos salvarlo. Un terrible y extraño terremoto ha sacudido La Tierra, provocando que el débil equilibrio entre la luz y la oscuridad se rompa. Malvadas y oscuras criaturas campan ahora a sus anchas por el mundo, y sólo cuatro caballeros de la luz elegidos por el poder de los cristales, son capaces de devolver todo a la normalidad. Luneth, Arc, Refia e Ingus son esos héroes; unos personajes cuyo único nexo común es ser huérfanos y haber sido llamados por los cristales para esta noble tarea.


Final Fantasy III análisisEl diseño de los cuatro personajes principales ha corrido a cargo de Akihiko Yoshida, el popular diseñador de personajes del galardonado Final Fantasy XII.

Juntos, y después de reunirse, proceso en el cual aprenderemos más sobre cada uno de ellos (en NES este paso no existía), caminaremos por una aventura en pos de averiguar quién anda detrás de semejante desorden. Y será una aventura como las de antes. No podemos esperar de este título un RPG adaptado a los sistemas de batalla que ha implementado la saga tras los “Final Fantasy VII” y “Final Fantasy VIII”. Esta obra que analizamos tiene todos los ingredientes de los videojuegos que antaño calificábamos con la denominación de “RPG puro y duro”, en los cuales podíamos llegar a desesperarnos por las continuas batallas aleatorias o la necesidad de pararnos para subir de nivel bastante a menudo.


Es por esto que no debemos ver este título como una nueva entrega dentro de la saga, pero tampoco como una mera adaptación de un videojuego que salió hace diecisiete años. Hay aspectos del título que se han mantenido intactos: todos los elementos del mapa siguen en su mismo sitio, así como las mazmorras, las cuales poseen los mismos laberínticos pasajes. El sistema de juego y de batallas tampoco se ha tocado: seguimos dando y recibiendo golpes por turnos, aumentando nuestra experiencia con cada batalla y obteniendo nuevos poderes con los que hacernos más fuertes de cara a futuros enfrentamientos.


Sé quien tú quieras ser Uno de los elementos por los que “Final Fantasy III” destacó en su día fue por la inclusión de un sistema de trabajos que, en pocas palabras, lo que permitía era cambiar el rol de nuestro personaje. En el título que analizamos, dicha característica no sólo se ha incluido, sino que se ha mejorado, haciendo que dichos trabajos sirvan realmente para algo. A medida que avanzamos en la aventura, nuevas opciones se van incluyendo en nuestro menú, de manera que, a partir de ese momento, podemos dejar de ser un aprendiz para convertirnos en un valiente guerrero, un mago, un ladrón, un vikingo, un caballero oscuro, un karateka, un invocador, un ninja…


Cada rol tiene sus propias características, de manera que durante las batallas, en algunos casos cambiarán las opciones de ataque para presentarnos alternativas tan suculentas como “robar” o “escapar” (en el caso del ladrón), especialmente útiles en partes del juego donde tendremos que huir de una batalla imposible de superar. Los trabajos, al igual que nuestro personaje, también poseen un sistema de puntos de experiencia, de manera que el nivel de trabajo podrá aumentarse a medida que nuestro personaje va desempeñando su rol con éxito a lo largo de la aventura.


Otra de las novedades de este “Final Fantasy III” en su día fue el proporcionarnos acompañantes de apoyo temporales que, de una manera u otra, pasaban a involucrarse en la aventura de nuestros cuatro protagonistas. Mientras que en los tiempos de NES dichos personajes secundarios eran meros acompañantes que servían simplemente para mejorar la trama, en este nuevo título para DS tienen un papel mucho más activo, interviniendo en algunas batallas con actuaciones que en ocasiones nos sacarán de más de un problema, haciendo la experiencia de juego mucho más llevadera.


Capacidades limitadas pero funcionales Con cada nuevo videojuego para la portátil de doble pantalla, debemos siempre preguntarnos por el aprovechamiento que se hace de las características del sistema. No podemos esperar, sin embargo, mucho de este “Final Fantasy III”. Square-Enix, en este caso, no ha sido realmente innovadora, aunque sí que se han implantado funcionalidades que mejoran la experiencia de juego del original. Caminar por el mundo, por sus diferentes ciudades y seleccionar opciones de batalla a golpe de lápiz es ahora mucho más rápido y fácil que en aquella época donde esto estaba solamente destinado a una cruceta y dos botones.


Hay también determinadas zonas donde el uso del lápiz será especialmente útil. Tocar elementos sospechosos como una vasija brillante o un candelabro podrá reportarnos la obtención de un objeto o la apertura de una gruta que nos lleve a una nueva zona o una sala de cofres, por ejemplo. No obstante, aquí acaban las funcionalidades, no podemos esperar mucho más, aunque tampoco era necesario. La implementación es meramente funcional, cumple su objetivo y eso es lo que cuenta.


Final Fantasy III DSClásico y moderno. Final Fantasy II en DS mantiene fielmente todo su estilo que lo hizo grande en NES, sólo que con unas renovadísimas visuales en 3D, una banda sonora y varias funcionalidades especiales para Nintendo DS.

En cuanto a la “dual screen”, tampoco hay mucho que añadir, ya que básicamente libera a la pantalla principal de menús que puedan sobrecargar la acción y muestra elementos adicionales como un mapa situacional. Mención aparte merece la conectividad Wi-Fi, claramente desaprovechada. La denominada “mogured” sólo nos permitirá establecer comunicación por correo con otros personajes o jugadores dentro del videojuego.


No apto para principiantes “Final Fantasy III” cuenta con una renovación jugable muy importante. La historia es absorbente, la jugabilidad muy adictiva y el sistema de trabajos, así como las posibilidades de armamento, son ilimitados. La duración del título también lo es: entre 30-40 horas dependiendo de lo experimentados que estemos en esto de los RPG. Se trata de una duración enorme, sobre todo en su época, donde el título de NES marcó todo un hito. También puede llegar a ser difícil, más que nada por la opción de guardado, que sólo nos permite grabar la partida una vez que estemos en el mapa. Es decir, que si estamos en una mazmorra y nos matan, deberemos volver a comenzar desde el punto del mapa en que habíamos estado antes de entrar a la misma.


No obstante, para la ocasión, Square-Enix ha pensado un poco en nosotros, pobres jugadores, y nos ha obsequiado con una opción de guardado rápido, que nos permitirá, en cualquier momento, interrumpir la partida para reanudarla cuando queramos. Eso sí, una vez recargada la partida, deberemos guardarla normalmente para no perder nuestro avance. No obstante, nos dejamos tal vez el apartado más trabajado de este videojuego: el aspecto gráfico, toda una delicia para todos aquellos que hayan podido experimentar por sus propios ojos los “sprites” del título original para NES.


Un lavado de cara en toda regla Y decimos que es toda una delicia porque, a simple vista, si hay algo que cambia radicalmente en esta adaptación es el apartado gráfico. Completamente en tres dimensiones, los personajes se muestran con unos modelados correctos, coloridos y detallados (con ojos y cabezas grandes al estilo de “Final Fantasy VII”), aunque no exentos de una lógica poligonización. En este sentido, se puede apreciar que Square-Enix se ha visto con dificultades para representar todo sin que las temidas bajadas de “frames” hicieran su aparición. De hecho, cuando recorremos el mapa, hay ocasiones en las que el videojuego se ralentiza irremediablemente.


Resulta especialmente curioso poder ver los “sprites” de la versión de 1990 convertidos ahora en una estructuras poligonales de gran detalle y colorido. Las casas en los pueblos, sus estructuras, los enemigos, los árboles, las montañas… todo lo que estaba antes hecho de pequeños “sprites” casi simbólicos, ahora han adoptado una forma tridimensional que le da mucha más personalidad a todo. La impresión es la de jugar al original de NES pero con una apariencia completamente renovada.


La posibilidad de hacer “zoom” en determinadas zonas, además de abrirnos paso hacia nuevos secretos y pasadizos, nos permite contemplar en mayor detalle el gran trabajo que se ha realizado. Aunque no es tan grande como el talento que impregna a la introducción que nos presenta este cartucho al ser insertado en nuestra consola. Estamos ante una “intro” que podría calificarse como la mejor diseñada hasta ahora para la portátil de doble pantalla. Es una lástima, sin embargo, que la experiencia de esos tres minutos no se pueda revivir en cualquier otra parte del juego (lo cual habría sido sencillamente perfecto para acompañar al guión), ya que no veremos ni una más a partir de entonces.


Nobuo Uematsu vuelve a deleitarnos Y si por algo nos ha gustado tanto esa intro y, por ende, el videojuego en sí, es por su banda sonora, la cual se rescata del videojuego de NES, pero con las lógicas adaptaciones requeridas. Las melodías originales de Nobuo Uematsu han sido remasterizadas para la ocasión, luciendo algunos efectos de instrumentalización que consiguen un apartado sonoro perfecto. Hay casi una melodía diferente para cada pueblo, para cada situación, para distinguir entre un enfrentamiento normal y otro más importante… Y, lo más importante, es que se nos consigue meter en la acción, algo que sólo se puede conseguir cuando existe mucho talento detrás del teclado.


Por su parte, los efectos de sonido son correctos. No llegan al nivel de la música, pero se integran bien en el título, sobre todo si tenemos en cuenta que se ha intentado dejar todo el aroma del RPG clásico que supuso “Final Fantasy III” en la etapa de NES.


Recomendado
“Muy Bueno”
Final Fantasy III
8,9
Lectores
(23)

Square-Enix ha realizado una renovación casi perfecta de un clásico. Manteniendo el mismo esquema de los videojuegos RPG de antaño, nos ha obsequiado con un título que no pudimos disfrutar en su día. Una completa adaptación gráfica y sonora junto a algunas mejoras en la jugabilidad, pero manteniendo el mismo diseño de juego, hacen de este título uno de los imprescindibles para los amantes de “Final Fantasy” y los RPG clásicos.

Comprar

Seguir juego
Comentarios (2)
Escribe tu análisis
El análisis de los usuarios
Comentarios
Valoración y estadísticas
Recomendado
Valoración 3DJuegos
“Muy Bueno”
Sobre el sistema de valoraciónEscribe tu análisis
8,9
Análisis lectores
(23 análisis)
Popularidad:
Inexistente
¿Qué es?
Ranking:31995 de 37505 juegos
En la comunidad:
Usuarios (878) | Grupos y clanes (3) | Más
Expectativas / Valoración (1224 votos)
7,5
Tu voto:
12345678910
Tienda
Final Fantasy III

¡No busques más! te ofrecemos el mejor precio.

Final Fantasy III
Tienda
Plataforma
Precio
DS
9,95€
Media
Videos (4)
Final Fantasy III: Trailer oficial 2
3:08
Final Fantasy III: Trailer oficial 212 de abril, 2007
Final Fantasy III: Vídeo del juego 2
2:16
Final Fantasy III: Vídeo del juego 27 de noviembre, 2006
Imágenes (131)
Final Fantasy IIIFinal Fantasy IIIFinal Fantasy III
Más videos  |  Más imágenes
Foro del juego

Participa en el foro de este juego
Si eres un fuera de serie o todo un crack con “Final Fantasy III” de Nintendo DS, o simplemente quieres intercambiar tus trucos, guías o dudas sobre este juego, no lo dudes, pásate por su foro.

Y recuerda, si estás atascado en este videojuego puedes crear un tema de ayuda en su foro.
Universo relacionado