Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
The Wonderful 101
The Wonderful 101
Fecha de lanzamiento: 23 de agosto de 2013
 · Plataforma
PCPS4SwitchWii U
Análisis de los lectores (The Wonderful 101)
9,2

The Wonderful 101

“Magnífico”
(Nota media sobre 7 análisis)
¿Y tú qué opinas?
Escribe tu propio análisis
Análisis de The Wonderful 101 / Opiniones de Usuarios
  • Recientes
  • Por fecha de publicación
  • Más votados
Fiestakaharriva / 4 de marzo de 2015
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
9,5
Imprescindible

Carisma, Innovación y Frenetismo

Un juegazo sin duda alguna: no solo la premisa es original, sino que la ejecución de la misma entretiene a más no poder -Gráficos: LA capacidad de rendimiento del juego es impresionante...tantos elementos y efectos simultáneos en pantalla, todo tan frenético y casi sin ralentizaciones además el estilo de arte es muy bueno: siempre tienes la sensación de ser un microbio en un mundo de titanes -Jugabilidad: la propuesta más original del juego: se nota que Kamiya ha intentado atraer a audiencia más joven al juego: el sistema de combos es sencillo de aprender pero difícil de dominar; no hay game over, revives justo donde te matan...el morir solo afecta a los rankings. Por el resto, el juego está lleno de momentos espectaculares que por increible que parezca se superan a cada capítulo. Es un juegazo en toda regla. Lo único -Sonido: no es muy original...está bien compuesta y da esa sensación de "show de superhéroes para niños" pero Mikami nos tiene acostumbrado a cosas más originales. Aún así pone los pelos de punta -Duración: 15 horas para la campaña principal, varios modos de dificultad, 101 logros, personajes secretos, puntuaciones, misiones secretas, coleccionables...hay juego para rato.
1 VOTO
Pedir moderación
Linkdeidadtri / 23 de febrero de 2015
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
9,5
Imprescindible

Un juego realmente "Wonderfull".

Un videojuego que sacia mi sed de videojuegos durante muchísimo tiempo. Es probablemente un disco que ha pasado desapercibido pero que gracias a un amigo pude conseguir y no puedo estar más en deuda con él. Gráficos: Son muy buenos, solamente puedo decir eso, pero muy a mi pesar no son los mejores de WiiU. Sonido: Demasiadas melodias de gran calidad. Diversión: Divertidisimo. Dutación: Enorme y muy muy rejugable. Conclusión: De los mejores de WiiU.
1 VOTO
Pedir moderación
Ceipher4 / 26 de agosto de 2014
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
8,5
Excelente

El hack´n slash mas extraño y novedoso que he jugado

En realidad he entendido bien poco de este juego ya que en mi país llego todo en Ingles, así que lo único que tengo claro es que hay una invasión alienigena y desde ahí es todo acción a full. Por suerte el planeta cuenta con montón de super heroes, los cuales nos iremos topando en nuestro avance, cada uno tiene sus habilidad característica y será crucial saber el fuerte de cada uno de ellos para abrirnos pasos. Lo bueno es que ha medida que van saliendo te enseñan, de una u otra forma pasas por cierto entrenamiento para adaptarte a sus habilidades. The Wonderful 101 es uno de los juegos que saca mucho provecho del gamepad a su vez es uno de los hack´n slash mas extraños y novedosos que he jugado. Si eres poco habilidoso no será nada fácil adaptarte, pero si la pantalla táctil no va contigo, puedes pasar de ella y hacer los movimientos con el 2° stick análogo que también es valido. Respecto su dificultad, aquí sufrirás como nunca, la dificultad fácil parece la normal, la normal parece la difícil y la difícil la extrema jejeje, el juego es de lo mas desafiante, cada lucha requiere de mucha habilidad y buenos reflejos ..... ya que al tener tantos personajes alrededor, puede que en un momento te pierdas ( mas si no estas acostumbrado ), pero es cosa de tiempo para adaptarte a la propuesta, una vez que le pillas te sientes un "verdadero super heroe" Gráficamente no es la gran cosa, pero cumple en cuanto la ambientación que propone, aún así hay ciertos juegos de cámara y situaciones interactivas que no me terminan de gustar ... pero a modo general está bastante bien, cada nivel es único y la variedad de situaciones inspira seguir adelante, fácilmente se te puede ir entre 30 a 60 minutos por misión ... y por muy hábil que seas, es todo un desafió sacar el platino ... muchas veces tendrás que volver para algún Wonder que se te fue y/o misiones secretas, etc... Su mayor pega .... considero que son los tiempos de carga .... vamos que eso ya no debería ni verse ..... Para finalizar concluyo que este juego está muy bueno, si eres de los que busca una propuesta que te haga salir del estancamiento, The Wonderfull 101 es una gran opción, personalmente lo recomiendo y ojo, la demo hace poca justicia de todo lo que se viene, pero bien te sirve para darte una idea de como se juega. Saludos
5 VOTOS
Pedir moderación
Adammaniaco / 6 de agosto de 2014
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
10
Inolvidable

In dubio pro ignotus

Created in secret by the United Nations, the Planetary Secret Service organization known as the CENTINELS is dedicated to defending the Earth from alien invasion. Amongst them, 100 souls from 100 cities around the world have donned a powerful exoskeleton known as a CENTINEL-SUIT, taking their place as secret combat agents known as WONDERFUL ONES. Once they've completed the most stringent training exercises, passed the toughest exams, been certified as physically fit, and approved as mentally sound, only the elite are chosen to enter the battle as Earth's frontline defences. From valor in battle to secret intelligence gathering, they undertake each mission with the utmost skill, while concealing their identities as most classified. Their faces are forever masked. Their tombs are forever unknown. They are proud to go down in history as simply one in a hundred. They are the 100 most wonderful defenders of our world: The Wonderful 100! Historia Los superhéroes de hoy rara vez hablan de la Justicia. Existen tramas sobre traumas pasados, sobre corrupción política y social, o sobre recorridos vitales y realidades entrelazadas entre sí, que generalmente desembocan en la clásica batalla de salvación mundial de la humanidad, pero es ya extremadamente raro oír hablar, en abstracto, de la Justicia, con esa claridad, determinación, y candidez fuera del espacio y el tiempo tan propia de los años 80 y 90. The Wonderful 101 es todo un homenaje a esos tiempos dorados y los productos de entretenimiento que entre explosiones y acción moralizaban y proveían de valores sencillos a generaciones apenas brotadas. Platinum siempre ha sido un estudio aficionado al homenaje, la parodia, y, en general, el humor. Anteriores producciones como Madworld con la violencia, Bayonetta con el erotismo y la hipersexualización, e incluso Rising con sus simples chistes de sombreros mexicanos, son prueba de esta marca de la casa, de mayor o menor calidad y profundidad, pero siempre presente. Esta vez, con TW101, se han lanzado de lleno para crear directamente una historia casi totalmente cómica, que, incluso cuando se sale del registro humorístico, es de una forma u otra una ingeniosa manera de homenajear esas series de acción de la época. Power Rangers, Digimon, Dragon Ball, Mazinger Z... básicamente toda serie que implicara poderes y dispositivos especiales, un grupo de héroes, robots, o salvaciones globales tiene su pequeña representación en el mismo. Esto se hace patente en casi cualquier faceta, tanto desde el obvio y típico recurso de crear personajes en base a tópicos conceptuales, sociales, o de imaginario colectivo, como a la hora de lanzar continuas bromas y gags más refinados dirigidos como burla hacia el tempo propio del género de la acción o la forma de concebir el desarrollo y encadenamiento de acciones a la cual estamos acostumbrados tras cientos de cómics, películas, o series. Se pondrán un par de ejemplo de cada bando sin ir más allá para no destripar. Por un lado, tenemos la presentación del héroe y principal protagonista, Wonder-Red; Tartamudo e inseguro en su identidad pública, con aspecto común tras unas gafas, que una vez transformado se convierte en el perfecto líder con el más claro sentido de la justicia, que despertó tras perder a un familiar a manos del mal, jurando proteger a los débiles. Tras escuchar una sola vez el nombre y serie de epítetos de un enemigo, los memoriza y recita al instante cada vez que el equipo vuelve a verse las caras con él, casi como si fuera un tic nervioso, perfecto aspecto cómico de su personalidad en base a las presentaciones repetitivas y constantes de los villanos que siempre volvían capítulo tras capítulo, para informar rápidamente al distraído espectador. Y por supuesto, siempre que cualquier malvado trata de seducirle para que ingrese en las fuerzas del Mal, declina la oferta con tal rapidez que deja al villano a mitad de la frase. Se podrían dar párrafos y párrafos con cada personaje que integra el grupo del juego, pero sería tedioso; nos basta con saber que el desfile de personalidades tópicas excelentemente llevadas no deja lugar para el aburrimiento. Platinum coge cada cliché y le da la vuelta al pastel, lanzándonoslo a la cara para hacer comedia. Por otro, fuera del dramatis personae, están las que podríamos llamar bromas estructurales; giros y situaciones inesperadas de continua parodia al género. Por ejemplo, tras una espectacular presentación del que parece ser el villano principal, sobre el techo de una nave de alta velocidad deslizándose desbocada entre las vías de una ciudad envuelta en una guerra masiva, nuestro antagonista, hablando con toda la parsimonia y calma del mundo, se dispone a contarnos la trágica historia de su caída en la oscuridad, solicitándonos «20 o 30 escasos minutos» para contárnosla. Obviamente, Red, que es todo educación y jamás ataca a nadie sin antes ser atacado o avisar -aunque se trate de una nave gigante con una carga de láser brillando más y más- accede cordialmente. La clave de la genialidad del guión, los diálogos, gags, etc, de la historia de TW101, con un mínimo de complejidad o profundidad incluso para el género en que se mueve (hasta hay en cierto momento evolución de personajes, numerosos giros de trama, o luchas internas serias) es la autoconciencia que tiene de sí mismo. Los creadores son auténticos entusiastas de aquello que desean homenajear, y crean, sobre todo en la interacción entre personajes, una joya de la parodia humorística y el tributo con uno de los mejores guiones que ha salido de su estudio, divertido e incluso intrigante en ocasiones hasta lo más alto, con mucho que analizar para el más aficionado/crítico, que encontrará mil detalles. Uno de los muchos posibles es, más allá del humor, lo estructural. Cada fase de las 10 disponibles, alcanzando la primera partida hasta 20 horas de duración, está pensada como si de un episodio de TV se tratara: los ángulos de cámara, música, y elementos de presentación iniciales son siempre los mismos al comienzo, y el clímax se alcanza con una transformación a máximo nivel característica de cara al jefe final del nivel. Lo más recomendable, por tanto, es jugar cada día o cada sesión una de las pantallas, para crear la sensación de estar viendo una suerte de serie de los ochenta/noventa. Vamos a terminar con la premisa en sí, que está, para ser un juego de acción y para la acción, muy ingeniosamente enhebrada con la jugabilidad, planteamiento y título mismo del juego; existen en la tierra una serie de 100 héroes, los Wonderful, anónimos de todos los países entrenados para utilizar unos medallones de tecnología punta que les permiten usar ataques característicos llamados hectofusiones, formas enormes de diverso aspecto, que se construyen con los propios miembros del equipo, y sirven también para componer todo tipo de creaciones. Esos 100 héroes, al estar dispersados por todo el globo, suelen rescatar a ciudadanos, traspasándoles parte del poder de su medallón, para que les ayuden temporalmente en la batalla uniéndose su número a la creación de las hectofusiones. Cualquier ciudadano puede entonces convertirse en héroe y salvar el mundo. Nosotros, el jugador, somos el héroe 101, y así nos da la bienvenida el juego. I knew we forgot someone... you. Jugabilidad Ocurre en casi todos los juegos, incluso en los más excelentes, que la personalidad y calidad de los mismos suele quedar lejos de la esfera de lo jugable. Es decir, por mera lógica, cada juego, desde el más humilde al más grande, se engloba dentro de un género más o menos definido, es imposible que cada uno invente su propio género. Por eso, incluso los mejores títulos aportan sólo un ligero toque propio en lo jugable, sea invención pura, sea combinación de diversos elementos existentes de forma que antes no se había visto, a un núcleo definido dentro del cual se los cataloga. El logro supremo de The Wonderful 101 es haber creado un género totalmente nuevo, el «Mass Hero Action», como ha sido bautizado, siendo realmente el título que más merece, en lo que llevamos de ella, el nombre de next-gen. Es algo complicado de explicar, y al comienzo el juego puede parecer (por falta de precedentes) la cosa más extraña del mundo, amén de que su dificultad es exigente y cuesta dominarlo. Vamos a explicar de dónde ha sacado Platinum sus raíces, puesto que en esta ocasión los roles están cambiados y ese «poco personal» que hace a cada juego dentro de un género es, en realidad, un «poco ya visto», siendo el resto de la jugabilidad algo inédito. Las invocaciones de extremidades gigantes eran ya algo con lo que Kamiya había experimentado en Bayonetta; al realizar ciertos combos, un tacón o brazo gigantes surgían momentáneamente de un portal, haciendo más daño de lo normal al enemigo. Además, en los Climax, Bayonetta invocaba criaturas gigantescas que le servían para derrotar de diversas formas todo tipo de enemigos finales. Otros tantos elementos de Bayonetta y anteriores juegos, como las pantallas de carga jugables, el registro de puntuaciones y medallas constante después de cada batalla, las presentaciones de cada enemigo congelando la imagen en una pantalla estática, o los momentos de tiempo ralentizado, vuelven a aparecer en TW101. Pero pasemos a lo propio. The Wonderful podría definirse inicialmente como un H&S, pero pronto veremos que nada tiene que ver. La cámara se sitúa en una perspectiva propia del género de la estrategia, y permite que veamos los hasta 100 personajes que podemos comandar en batalla. Nada tiene que ver con Pikmin ni con otros juegos; su estilo no es pausado, ni deja recorrer grandes extensiones de terreno, ni necesita recursos en sí mismos: la acción es constante y los niveles, pese a tener muchos secretos, ítems ocultos, e incluso breves caminos alternativos, son lineales, como en un H&S. Incluso la cámara, que es tomada de otros géneros, se usa aquí de formas únicas, para plantear, por ejemplo, batallas finales en que se tiene que proteger la estructura en que nos apoyamos. La gran diferencia está en el sistema de combate. Las hectofusiones, que son las formas (dibujadas por nosotros con el stick) que pueden crear nuestros héroes como única vía de defensa, requieren dos cosas: La primera, aliados; sin ellos no podremos crear ninguna, y nos veremos reducidos a hormigas indefensas. Cuantos más reclutemos, más grandes y poderosas serán las hectofusiones, que también nos permitirán defendernos, desplazarnos, o crear estructuras. Dependiendo de qué hectofusión realicemos, uno de los personajes se pondrá de líder, y sólo tocándole a él bajará nuestra barra de vida, mientras no le alcancen, no pasará nada, pero nuestros Wonderfuls podrán quedar inconscientes e inservibles mientras recuperan la conciencia, lo que nos impedirá hacer uso de ellos (aunque si les tocamos se recuperarán). La segunda es la energía, que veremos en una barra formada por pilas; cada hectofusión consume siempre una cantidad de energía, más o menos dependiendo de lo grande de la misma. Si nos quedamos sin ella por no saber administrarla, tendremos que esperar a que se recargue, quedando indefensos. Y esto es simplemente un esbozo, la jugabilidad de TW101 es extraña, complicada, y exigente, pero tras las pocas horas uno se hace a ella y el perfecto diseño made in Platinum de la misma hace que nuestras manos se fusionen con el Pad intuitivamente. La idea de que nuestros aliados sean los que formen las armas, vehículos, y otros objetos es originalísima y está explotada de manera magistral; si un enemigo utiliza un bloqueo en el momento justo, podremos ver cómo 30 o 40 de nuestro aliados pierden la forma y quedan inconscientes, y nosotros expuestos. La hectofusión a distancia por excelencia, la pistola, dispara igualmente balas formadas por aliados, que, tras impactar y perder la forma, forcejean con el enemigo al cual hemos disparado. En los jefes finales suceden todo tipo de locuras, y podremos por ejemplo sustituir el cerebro de una de las cabezas de un monstruo con varias de ellas, para controlarla y hacer que se vuelva en su propia contra. Un ejemplo de mil. Habrán 7 personajes principales con sus hectofusiones, que tienen distintos tipos de combos y movimientos, pero conforme avancemos en la aventura y superemos ciertas fases, habremos tenido acceso a más de 30, que además pueden combinarse entre sí usando hasta 5 hectofusiones a la vez (mientras estamos equipados con una concreta, dibujamos otra y la liberamos por su propia cuenta durante unos segundos). Cada hectofusión tendrá también sus particularidades, que serán usadas como recurso en las fases de plataformas y puzzles que salpimentan el juego entre combate y combate. Así, por ejemplo, la hectofusión de la espada sirve para repeler los rayos, y la hectofusión del puño, el fuego. Muchos enemigos tendrán que ser derrotados secuencialmente usando las propiedades únicas de cada técnica, además de los jefes finales y muchos de los rompecabezas, que sin darnos ninguna ayuda nos dejarán experimentar intuitivamente con las posibilidades. Al ritmo de juego propio de todo juego de Platinum se le une la anterior jugabilidad totalmente nueva para crear una campaña que no decae nunca en intensidad. Pero, para rematarlo, se tontea también con otros géneros como los antiguos arcades de naves espaciales e incluso el raro género del boxeo, con una espectacularidad en los bosses finales como pocas veces se ha visto, y una sensación de total imprevisibilidad, en el buen sentido. No se sabe qué puede pasar al siguiente instante, lo más extravagante y extraño puede suceder de la mano de las hectofusiones y sus posibilidades. Hay que mencionar especialmente el tramo final, que no sólo es exageradamente largo, sino que consigue no aburrir creando un crescendo que parece interminable, con una idea increíble tras otra, rompiendo siempre un nuevo límite cuando parecía que no se podía ir a más. Como recta final es lo mejor que servidor recuerda haber jugado, y dejará a todo aquel que decida superarla en una sola sesión jadeante y tremendamente satisfecho, en un experiencia de pura jugabilidad. Y es que esa es la clave que guía todo: la jugabilidad. En The Wonderful todo es videojuego, apenas se nos quita el control. Incluso en lo que parece ser la clásica escena masiva contra el boss de cámara controlada, podemos ver cómo nuestros personajes pululan aún bajo nuestro dominio. Hasta el propio epílogo del juego es jugable, y desde que se comienza cargando el inicio de la experiencia hasta que se termina la campaña tras 20 horas, apenas se nos usurpa el control, tratando a los videojuegos y sus usuarios con el merecido respeto. En este sentido Platinum está marcando el futuro adecuado de los videojuegos, queriendo eliminar los momentos prefijados: sabemos por ejemplo que en el futuro Bayonetta 2, los enormes decorados de batalla de fondo en que normalmente aparecen luchas titánicas de cartón piedra serán esta vez interactivos y variarán según cómo libremos nuestro propio combate. En esta clase de cosas radica su genialidad. El mayor y probablemente único fallo del título es la forma en que nos introduce a su manera de jugarse. Los pocos tutoriales que hay a nuestra disposición son muy escasos, y además aparecen en medio de la batalla molestando visualmente. Si existe un juego que debería traer un detalladísimo manual, ese es TW101, que nos deja casi totalmente desamparados en las primeras horas de juego, aunque a las pocas horas estemos ya como pez en el agua. Esa enorme reserva en enseñar sus secretos y la obsesión por preferir la intuición llevada al extremo nos procura también muchísimos momentos de sorpresa y ayuda a experimentar, pero puede perfectamente considerarse un fallo de cara a jugadores menos pacientes. Por último, huelga decir que es enormemente rejugable, pasarse la campaña una vez es un mero tutorial, y tras adquirir muchos objetos clave podemos por fin encontrar todo tipo de coleccionables que antes ni siquiera podíamos localizar, además de disponer de todos los Wonder que hayamos recolectado desde el inicio, y cambiándose los enemigos, su equipamiento, agresividad, comportamiento, y en general calidad de I.A. Sacar las máximas puntuaciones, desbloquear a todos los personajes, y habilidades ocultas, etc, lleva decenas y decenas de horas, y además incluso los diseños de arte, descripciones de cada uno de los personajes, y la banda sonora original, todo en el mismo disco. Como conclusión se podría decir que TW101 es un experiencia totalmente nueva y estimulante, que probablemente no se vuelva a repetir al estar esta suerte de nuevo género tan entrelazado a ideas inseparables de esta propuesta concreta. Gráficos/Apartado Artístico Es el estilo gráfico uno de los aspectos más controvertidos de este juego, que probablemente echó hacia atrás a gran parte del espectro demográfico prejuicioso amante de las bloody screens y confundió a otros tantos sobre la dificultad y seriedad del título, llegándose incluso a exclamar, visto apenas un par de tráilers, que no merecía más que el calificativo de indie (como si fuera algo malo). Tales opiniones siguen siendo desgraciadamente el pan nuestro de cada día en una industria muchas veces más adolescente que madura, especialmente cuando se comprueban los enormes valores de producción del juego y su solidez tecnológica. TW101 apostó en sus personajes por un enfoque claramente cartoon, en armonía con las animaciones y el modo de discurrir por la pantalla que tendrían los personajes en un juego con una cámara de tipo estratégico y varias y continuas transformaciones. Los rasgos faciales de los mismos no están conectados entre sí y se van cambiando por fases, alternando diferentes expresiones de tipo manga, con señas tan inconfundibles como la gota de sudor azul en la frente y otros añadidos. Los diseños en general obedecen tanto al factor de la personalidad del personaje en cuestión, como al tipo cromático que le diferencia, al estilo Power Ranger, dentro de la unidad (no es de extrañar tampoco que la única chica oficial sea rosa, o el chaval afro de color negro, como en esas series). Las animaciones y gestos de los mismos también suelen estar decorados con efectos visuales del manga, como las líneas centradas hacia dentro para expresar dinamismo. Sin duda el efecto favorito de un servidor es que TODO lo que respecta a la indumentaria de los héroes, desde un antifaz a una bota e incluso una gorra, está cubierto de una especie de capa brillante, imitando el acabado de plástico brillante que precisamente tenían los disfraces de las series en imagen real de aquella época (de nuevo, los Power Rangers son el ejemplo). Los enemigos son ya otra historia, y aunque algunos de ellos sigan un patrón también de graciosidad rechoncha estilo Metal Slug, por lo general la mayoría de unidades enemigas, especialmente naves y demás estructuras metálicas, presentan ya un aspecto más realista, y con texturas de mayor calidad sin llegar a caer nunca en el realismo y conservando el estilo cartoon de una forma u otra. En general, se puede decir que, contra la evidente posibilidad de que parte del público no tomara su trabajo como lo que es, un juego de enorme presupuesto y ambición, Platinum decidió lanzarse con un diseño artístico de estilo ochentero también, lo cual armonizaba con el espíritu y humor del juego, pero no le impedía crear escenas y momentos memorables visualmente. Estos grandes momentos también sirven para constatar la solidez tecnológica del título: siempre a 60 frames de rigor que tanto parece gustarles alcanzar en sus juegos, las batallas contra gigantescos enemigos finales con fondos dinámicos e interactivos, o las batallas masivas a pie de 100 personajes contra otros 100 personajes, usando continuamente hectofusiones, corriendo, golpeándose, etc, etc, sin perder un ápice de fluidez, dejan claro el igualmente gran trabajo hecho detrás de los aspectos técnicos; la valentía acompañada de la fuerza necesaria siempre otorga buenos resultados. Música/Banda Sonora Platinum también suele poner mucha atención en la música. Bandas sonoras como la de Madworld, totalmente hecha de música rap combinada con rock, con letras creadas para la ocasión, son extrañas piezas muy personajes, y Bayonetta es prácticamente una obra maestra musical donde un buen puñado de compositores cubrieron el J-Pop, la música clásica, o el jazz de un halo de feminidad ya legendario. En este caso, el mismo equipo que se encargó de Bayonetta lo tenía aún más difícil, pues decidió seguir el registro marcado por las películas de acción del momento, es decir, toda una banda sonora basada especialmente en trompetas y algún instrumento de cuerda en tensión. El resultado ha sido magnífico y lleno de personalidad contra viento y marea, y no será raro que tatareemos más de una vez distraídamente la banda sonora, de lo mejor compuesto en los últimos tiempos para una obra de acción pura, dejando por los suelos al mundo cinematográfico y sus cada vez más clónicas y repetitivas ideas. También hay unas pocas joyas que se desvían ligeramente de la idiosincrasia particular, y desde el comienzo tendremos en nuestros oídos el tronchante himno de los Wonderful, que se dedica a describirlos de las formas más extravagantes posibles y sin duda se convertirá en nuestro favorito para entonar al unísono del juego. Hay lugar también para la parodia musical, y el malvado de turno, de aristocráticos y altivos modales, estará por supuesto imbuido del instrumento más tópico por excelencia, el clavicordio. Respecto al doblaje, del cual dependía muchísimo gran parte del carisma de cada personaje, y del humor que atesora la experiencia, de nuevo se han alineado los astros, resultando extremadamente conseguido. Uno se pregunta si realmente el juego no se diseñó antes para el idioma inglés, como sucedió con Bayonetta y muchas de sus frases y juegos de palabras. La traducción al castellano de los textos cumple también sobradamente, e incluso cuando toma una y otra licencia frente a alguna expresión a coloquializar o adaptar, logra salir bien parada y resultar muy orgánica. Una bonita curiosidad es que cada vez que aparezca una pantalla de carga larga, se exclamará el nombre del equipo de héroes con la voz de uno de los personajes del juego, desde los clásicos compañeros hasta enemigos que sueltan una maldición a la par (incluso habrán frases en idiomas indescifrables). Conclusión The Wonderful 101 es un soplo de aire enorme a una industria cada vez más falta de ideas, y el juego que más ha innovado y aportado en lo que lleva esta generación en marcha. Es el mejor trabajo de Platinum desde su fundación, que, conservando sus señas de identidad, aporta ideas nunca antes vistas, mostrando el ideario del estudio de anteponer la jugabilidad a todas las cosas, centrándose en el reto, la diversión y la esencia que hace al videojuego, en un entretenimiento que últimamente no hace más que mirar al cine sin saber progresar por sí mismo. El reconocimiento que ha obtenido parece haber sido inversamente proporcional a su calidad, e incluso sin campañas de márketing millonarias, parece extraño e injusto que la obra culmen, totalmente rompedora, de un estudio como Platinum y un director como Kamiya, haya resonado tan poco en el panorama general. Quiero pensar que con este análisis he inclinado la balanza de la Justicia en dirección correcta; ojalá efectivamente su prevalencia sea tan clara como se pensaba hace unas décadas, y dentro de unos años se considere con equidad lo que este título aportó, obteniendo reconocimiento y estatus de culto consolidado.
15 VOTOS
Pedir moderación
Multiverso10 / 12 de octubre de 2013
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
9
Magnífico

¡¡Son 100 wonders y contigo 101!!

De la mano de platinum games y Hideki kamiya nos llega este espectacular juego para WIIU en el cual manejaremos a un equipo de superhéroes formado por 7 integrantes llamados Wonders los cuales poseen habilidades únicas Ectoplásmicas lo cual les permite crear diferentes objetos para machacar a los villanos ,guantes ,espadas, martillos ,látigos ,pistolas ,bazookas son solo algunas de las armas que tienen para luchar estos anónimos héroes , su mas grande baza es poder transformar a civiles en superhéroes por un periodo de tiempo para ayudarles en su batalla en este increíble hack and slash. Jugabilidad: tiene una jugabilidad vertiginosa pues los enemigos son variados en pantalla además de poseer un arsenal de movimientos amplio , la IA es muy buena y retadora agobiándote en todo momento ,lo cual es muy bueno pues tu también tendras un arsenal de movimientos y aliados inmenso para batallar con enemigos desde pequeños hasta colosales maquinas de batalla. Graficos : son peculiares muy al estilo de Beatyful joe es decir superdeformed muy graciosos . con un estilo cartoon muy vivo y colorido que casi deja ciego jajajaj se agradece en este tiempo de que todo intenta ser "realista" como el cine. sonido: increíbles piezas melódicas para acompañar en batalla que no podras resistirte a tararear. innovación : solo dire que si esto no es innovar entonces no se que es . un titulo alejado de los estándares de hoy en dia. Recomendado.
5 VOTOS
Pedir moderación
Joseda-ms / 5 de septiembre de 2013
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
9,3
Magnífico

La unión hace la fuerza

El gran infravalorado de WiiU en mi opinión. Después de haberlo jugado con calma y habérmelo terminado puedo decir que es una auténtica joya que ningún usuario de WiiU puede perderse. Aunque a algunos pueda echarles para atrás el aspecto visual y parecerles infantil o un juego cutre no es para nada así, sólo hay que probar la demo de la eshop para confirmar esto. Jugablemente es una delicia, la infinidad de combos que se pueden hacer con gran cantidad de hectofusiones (no penséis que sólo se usan las de los Wonderful que ya conocemos como Rojo, Azul, Verde, etc), y esta gran variedad de ataques no deja ni un momento para aburrirse: encontrar una forma de enlazar más combos, dar con la hectofusión que mejor funcione contra un enemigo en concreto, acabar cuanto antes la misión, intentar que no te golpeen ni una vez, etc. Y la dificultad es algo que se nota bastante, yo me lo he pasado en el modo normal (también cuenta con modo fácil y muy fácil, y cuando te pasas el juego se desbloquea un modo difícil) y debo decir que es bastante fácil morir si no tienes cuidado, algunas fases se hacen complicadas, y ya conseguir puntuaciones altas y mucho dinero de recompensa ya ni hablemos. Quiero hacer especial mención a las épicas y emocionantes batallas contra los jefes finales, con multitud de cinemáticas interactivas de por medio, las cuales hacen que la acción nunca se detenga, y siempre nos hacen pensar "¿con qué más podrán sorprenderme?". Y añadir que el juego no subre en ningún momento algún tipo de bajón de frames, es sólido y fluido, lo que lo hace una maravilla jugable. Gráficamente se le ha criticado mucho, y no nos engañemos, tampoco es que el juego sea un portento gráfico, pero tampoco es la basura que pintan algunos. Tiene una estética cartoon que no necesita de gráficos ultrarealistas, y aún así los escenarios se ven muy detallados y completos, con algunas zonas secretas para pararse un poco a explorar. En cuanto a la banda sonora nos encontramos temas de lo más pintorescos como es el tema cantado que tanto caracteriza al juego, que in game se hace de lo más épico, y varias soundtracks bastante destables, sin hablar de lo bien que se adapta siempe a cada situación. En cuanto innovación hay muchos que le han bajado la nota en este apartado, y no entiendo por qué, ya que yo nunca había jugado a nada que se planteara de esta forma. Muchos lo han comparado con Pikmin, pero debo decir que yo he jugado a ambos títulos (Pikmin 3 y Wonderful 101) y no se parecen en prácticamente nada, sólo en que te acompaña un gran grupo. Nada más. En Wonderful 101 vas reclutando nuevos heroes y civiles que te ayuden temporalmente, y cuantos más tengas más grandes y poderosas podrán ser tus hectofusiones, aunque también debes vigilar la barra de fusión, que si se acaba no puedes hacer más y tienes que esperar a que se llene. Y el uso del gamepad es constante, es cierto que también se pueden dibujar las hectofusiones usando el joystick derecho, pero en mi opinión es bastante más tedioso, con el gamepad sin duda se hace más natural y fluido, al final terminas dibujando sin mirar al mando. En cuanto a argumento a mí por lo menos me ha gustado la historia, y un final bastante bueno, a mí por lo menos el juego me ha dejado muy satisfecho y me consta que el Kamiya y su equipo han puesto muchos esfuerzos en este título, y es una lástima que no todos puedan darle una oportunidad. Además las risas que te echarás con el juego son bastante frecuentes, las conversaciones son de lo más variopintas y chistosas, incluso en el momento cumbre del final de una batalla le ponen alguna frase que le da ese toque desenfadado al título y que te hará echar unas risas. Y hasta aquí este pedazo de análisis que ha acabado siendo más largo de lo normal, pero viendo que sólo había 1 análisis de los lectores sobre este (nunca mejor dicho) maravilloso juego pues me apetecía hacer yo uno para mostrar lo mucho que me ha gustado y sorprendido este título, sin duda un magnífico trabajo el de Platinum.
15 VOTOS
Pedir moderación
360IVANCHU / 27 de agosto de 2013
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
8,8
Excelente

Me encanta

Compre este juego el día del lanzamiento. Al principio cuesta pero luego es una viciada. Es algo nuevo después de tanto shoter. Junto con el pikmin que es otra gozada estoy que no paro. Ante la duda solo una cosa, cómpralo. No creas que por ser colorido es infantil. El argumento es bueno, la localización también. Sólo peca algunos aspectos a la hora de hacer hectofusiones que acabas no sabiendo cual usar de lo frenético que es el juego. No te deja respirar ni un momento. Saludos.
Pedir moderación
Escribe tu análisis
El análisis de los usuarios
Tienda
The Wonderful 101

¡No busques más! te ofrecemos el mejor precio.

The Wonderful 101
Tienda
Plataforma
Precio
Wii U
44,95€
Valoración y estadísticas
8,4
Valoración 3DJuegos
“Muy Bueno”
Sobre el sistema de valoraciónEscribe tu análisis
9,2
Análisis lectores
(7 análisis)
Popularidad:
Magnífica
¿Qué es?
Ranking:81 de 33936 juegos
Top10 Wii U:56 días como número 1
En la comunidad:
Usuarios (174) | Grupos y clanes (1) | Más
Expectativas / Valoración (315 votos)
8,6
Tu voto:
12345678910
Foro del juego
Edicion director
OdizeusS
¿Cuanto durara?
Azulon3ds
De que tratara
Juale

Participa en el foro de este juego
Si eres un fuera de serie o todo un crack con “The Wonderful 101” de Nintendo Wii U, o simplemente quieres intercambiar tus trucos, guías o dudas sobre este juego, no lo dudes, pásate por su foro.

Y recuerda, si estás atascado en este videojuego puedes crear un tema de ayuda en su foro.