Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Análisis de los lectores (Wolfenstein The New Order)
8,9

Wolfenstein: The New Order

“Excelente”
(Nota media sobre 10 análisis)
¿Y tú qué opinas?
Escribe tu propio análisis
Análisis de Wolfenstein: The New Order / Opiniones de Usuarios
  • Recientes
  • Por fecha de publicación
  • Más votados
Nam-Ek / 2 de abril de 2021
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
9
Magnífico

Blazkowicz's resistance

Wolfenstein, icónica franquicia de los videojuegos, regresa al ruedo con este título que conserva absolutamente su esencia, aunque lógicamente con algunos elementos modernizadores. Volvemos, una vez más, a combatir la tiranía nazi junto al querídisimo Capitán Blazkowicz. La Historia que recorre el videojuego, es sin dudas, su mayor fortaleza. Quizás pensamos en Wolfenstein en su estructura noventera; recorrer pasillos y matar nazis a mansalva. Ese elemento aún sigue presente, aunque han cambiado un poco las cosas. Esta vez, ID nos sorprende con una excelente narrativa; historia que comprende un período de tiempo considerable (desde las últimas instancias de la Guerra hasta los años 60s) y recorre escenarios muy variados; desde trepidantes campos de batallas, grandes metrópolis asediadas bajo los nuevos proyectos urbanizadores nazis, hasta escenarios subterráneos, o incluso aéreos; no daré mas detalles para no incluir spoilers, pero lo cierto es que la variabilidad en tanto a las situaciones que la narrativa recorre, y los escenarios que frecuentamos, es muy amplia. Precisamente, esto logra que el juego sea entretenido en todo momento. Además, acompaña el carisma de los personajes; no sólo del principal, sino también de los secundarios e incluso los enemigos. Es cierto que por la brevedad del juego tampoco es que tengamos una amplísima interacción con ellos, pero cada uno aporta su toque a la Historia. La ambientación, sin lugar a dudas, está muy bien lograda. El escenario contra fáctico de la victoria Nazi no está tomada de los pelos; al contrario, el universo está construido al detalle. A medida que avanzamos, podremos leer periódicos, testimonios u archivos de diario, relatando todos los hechos que fueron aconteciendo mundialmente. Es muy curioso pensar como hubiese sido el mundo si los Nazis ganaban la Segunda Guerra Mundial; y este es el ejercicio que práctica Wolfenstein de una forma muy inteligente, aunque quizás un poco descabellada. Recordemos que aquí los alemanes se hicieron con una tecnología muy avanzada, incluso irrealista; aunque es un toque de ciencia ficción distintivo de la franquicia, que también enriquece la Historia. Además de acceder a este tipo de informaciones, también es posible recolectar distintos tipos de arte conceptual, y a su vez, un elemento que también me gustó mucho; las composiciones musicales. En un mundo que se rige bajo la tiranía nazi. afloraron muchas composiciones alemanas originales, pero también clásicos norteamericanos re interpretados en alemán. Los desarrolladores se tomaron el trabajo de contratar a una orquesta para que podamos escuchar este tipo de reversiones; como, por ejemplo, The House of the Rising Sun. En términos de jugabilidad, creo que han logrado un balance correcto; la forma del FPS es más bien clásica (la vida se suministra por botiquines, tendremos que a su vez recolectar armaduras, etc) y también la construcción de los escenarios, que recuerda al de aquellos shooters de los 90s. El juego es una combinación entre escenas de sigilo, interacción con el escenario, y otras que remiten más a lo clásico de la franquicia; pura acción y combate trepidante. Me sorprendió el nivel técnico que a veces se alcanza; recuerda incluso más a un Call of Duty que a un Wolfenstein. Esto, por supuesto, no es un punto negativo; el juego ya no es sólo recorrer pasillos, sino que tenemos escenas que dinamizan mucho la Historia. La dificultad, habiéndolo pasado en el penúltimo nivel, está muy bien. Es un desafío interesante; tenemos que hacer provecho de las coberturas, la movilidad por el escenario, y el tipo de armas que estamos utilizando (aunque no hay mucha variedad en el arsenal). La IA está bien, aunque tampoco nada deslumbrante. En tanto a los gráficos, habiéndolo jugado en 2021, puedo decir que se mantienen más que bien, siendo que ya tienen 7 años. En su momento, debió haber sido todo un portento. Por otro lado, en términos de sonido no tengo ninguna queja; la BSO es variada y tiene composiciones lindas y propias del tono que maneja la franquicia. En CONCLUSIÓN, recomiendo amplísimamente esta entrega de Wolfenstein. Vuelve una franquicia clásica, pero esta vez con una Historia mucho más elaborada e interesante. Es el juego perfecto para adentrarse de lleno en el Universo contrafáctico de la victoria nazi. Asegura una experiencia, aunque algo breve, variada y divertida. Es cierto que el juego no tiene ninguna innovación destacable, pero funciona en su conservadurismo; porque termina siendo, sin dudas, un shooter muy disfrutable.
Pedir moderación
Peddro19 / 14 de abril de 2018
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
8
Muy Bueno

Una reseña más - Wolfenstein: The New Order.

Si bien me cansaré de aclararlo durante el análisis, el desarrollo de la jugabilidad hasta cierto punto tendrá gran carga de subjetividad. Lo aclaro desde el comienzo, así como también me gustaría decir que de cualquier modo Wolfenstein: The New Order es un videojuego muy divertido y adictivo. Me gusta Bethesda, es una empresa que se dedica a hacer títulos abocados completamente a su modo campaña, respetando el prestigio de algunas de las IPes más pesadas que están bajo su firma. DOOM 2016 es mi shooter favorito, prácticamente el único para el cual tengo algo de habilidad, y el desinterés que esta compañía puso en el online para dedicar el máximo potencial del videojuego a su historia me pareció algo destacable. Lamentablemente, también está claro que es uno de los pocos estudios megalómanos cuyos AAA no necesitan ni siquiera del multijugador para triunfar en el mercado, tal es el caso de Wolfenstein 2: The New Colossus; y hoy en día el único (o casi) que se atreve a hacerlo. Sin embargo, para empezar a hablar de la obra que estoy por analizar tendremos que volver al año 2014, uno de los peores en la moderna industria de los videojuegos. Wolfenstein es el "padre" de los títulos de disparos en primera persona, no el primero, pero sí el que supo explotar muy bien las mecánicas que este género tenía por ofrecer. Su primera e icónica entrega, el Wolfenstein 3D de 1992, hoy en día es una obra de culto que en su momento revolucionó por completo nuestro querido mundillo; impulsado lógicamente por la primicia de "matar nazis", que años después de la Segunda Guerra Mundial funcionaba inclusive como estrategia comercial y de marketing. Aun así, marcó el camino a seguir dentro de los FPS y su trascendencia puede verse a lo largo del tiempo, también en la actualidad. Con Wolfenstein 3D y luego con DOOM, que mejoró por completo al anteriormente mencionado, ID Software grabó su nombre a fuego en la historia dorada de esta industria. Tras un rotundo éxito en los '90, la saga atravesó demasiados altibajos durante el siglo XXI. La totalidad de las entregas ya no estaba a cargo de ID Software, se hicieron numerosos lanzamientos en múltiples plataformas; demasiadas "remasterizaciones" del primero; y además, la histórica IP no avanzaba en prácticamente ningún aspecto a cada videojuego que se iba sumando a sus filas. El nombre de Wolfenstein estaba siendo olvidado en una renovada comunidad que hace muchísimo no veía un videojuego a la altura de la franquicia, situación que empeoraba gracias al avance inminente del multijugador. Sin embargo, en 2009 Bethesda decide comprar ID Software, permitiéndoles libertad creativa en cada una de sus marcas que ahora estaban al mando de una empresa que podía brindar un gran apoyo económico a cada proyecto que en conjunto decidieran emprender. La posibilidad de volver a ver a Wolfenstein por todo lo alto ahora encontraba una nueva esperanza, pero para ello todavía faltaban cinco años. En 2014, tras haber sido anunciado y retrasado en 2013, los debutantes de MachineGames ponían sobre la mesa uno de los platos fuertes de Bethesda: Wolfenstein: The New Order tenía la responsabilidad de volver a colocar a la mítica franquicia en el lugar que siempre ha merecido; y estoy contento de decir que, estando en 2018, el éxito de estos muchachos ha sido el éxito de todos. El nuevo Wolfenstein, anunciado para Xbox One, Xbox 360, PS4, PS3, y PC tenía como primicia ser un shooter FPS clásico, frenético, de una buena campaña, y con varias modalidades para un único jugador. El multijugador aquí no existe, y ese esfuerzo económico se nota en el single player, disciplina muy trabajada en todo el conjunto. Este análisis se llevará a cabo desarrollando en primer lugar el aspecto técnico de la obra de MachineGames; luego su trama; prosiguiendo con la jugabilidad; y terminando con aquellos datos extra que vale la pena mencionar, junto una conclusión a nivel global. En lo que a aspecto técnico se refiere encontramos apartados que destacan más que otros, aunque en líneas generales estamos ante un resultado rendidor y satisfactorio. La obra de MachineGames se mueve con un motor gráfico típico de Bethesda, que permite al jugador más o menos experimentado darse cuenta que estamos ante un título de susodicha empresa, tal es el caso del ID Tech 5. Si bien algunas animaciones muy superficiales son prácticamente calcadas de videojuegos como Dishonored, ID Tech 5 le sienta de buena manera a este Wolfenstein: The New Order. A nivel de texturas es una obra trabajada con gran gusto por el detalle, nos encontraremos con un diseño elaborado inclusive en aquellas zonas del escenario u objetos que resulten irrelevantes conforme avanzamos por la aventura. El gusto por el detalle se lo da el hecho de que la mayoría de entornos están muy bien ambientados conforme a lo que intentan transmitir, además de que otros componentes como el diseño de las armas o de los enemigos son imponenteS, variado, muy inspirado, y claramente rinde homenaje al Wolfenstein clásico. Si bien los gráficos son de temática realista, nítidos y definidos, no logran explotar del todo las prestaciones de la Xbox One. En mi opinión, un mejor juego de luces y sombras le hubiese venido de maravilla a este apartado; aunque dicha apreciación no influye en la correcta ambientación de la caótica, hostil, y cruel atmósfera que MachineGames ha querido recrear, sino que es simplemente un añadido que de haber estado más presente hubiese hecho del título un portento visual. Todo se eleva al cuadrado cuando hablamos de diseño artístico, en toda la extensión que este apartado abarca (diseño de escenarios, enemigos, armas etcétera, a nivel meramente estético). De lo correspondiente al armamento y enemigos a nivel visual ya he hablado, y cabe destacar que ambos están bien conseguidos. Ahora proseguiré con el terrible diseño de pantallas. El dibujado de cada zona en The New Order es, simplemente, colosal. Si bien es un aspecto que luego desarrollaré en profundidad, cabe destacar que nos encontramos en una realidad alternativa dominada completamente por unos maquiavélicos nazis que han ganado la Segunda Guerra Mundial. Este contexto le permite a MachineGames crear numerosos escenarios que jamás resultarán repetitivos, además de dar rienda suelta a la imaginación de sus desarrolladores que han aprovechado la maldad y poder de estos alemanes para idear, y luego representar, entornos titánicos a nivel artístico. Aquí es donde el videojuego logra una buena inmersión en el gameplay ligada a su propia trama, ya que el prácticamente ilimitado autoritarismo despótico y represivo de este régimen es representado de manera megalómana o sutil hasta en lo más recónditos sitios de los entornos. Esto es apreciable en edificios titánicos con enormes banderas con la esvástica colgando, en cuyo interior podemos ver, entre una infinidad de pequeños y geniales detalles, publicidad nazi, como gente siendo torturada por los propios soldados o en cámaras de gas; también es visible en enemigos de diferentes jerarquías cuya indumentaria no pierde ni el más mínimo ápice de identidad nazista; o en la futurista tecnología que estos tienen bajo la manga para propagar su reinado. Todo esto es un combo infranqueable de aciertos en cuanto al dibujado de niveles de Wolfenstein: The New Order, cuyo diseño artístico representa de manera apoteósica y muy bien elaborada cada una de las facetas de un poder nazi puesto en escena de la manera más cruel, y sangrienta posible. Maravilloso. A nivel sonoro, la obra de MachineGames obtiene un resultado muy bueno. Los efectos de sonido están muy bien logrados, y el hecho de percibir por dónde vienen las balas se vuelve una cuestión muy intuitiva, que hace de los tiroteos una experiencia más satisfactoria. El sonido de las balas es real, pesado, mientras que el de las explosiones muy poderoso, cosa que al igual que otros efectos contribuye excelentemente a la ambientación, que como vemos está bastante cuidada. La banda sonora es esporádica debido a que la mayor parte del recorrido, como ya he mencionado, se verá acompañado principalmente por el audio del entorno. Sin embargo, cuando esta aparece verdaderamente lo hace por todo lo alto, muchas pistas encajan de manera perfecta con las circunstancias que el protagonista está atravesando hasta el punto de ser uno de los apartados más fuertes del título, cosa que es distinguible desde el menú principal. Es meritorio también el trabajo hecho en las físicas, sobre todo de los enemigos. El moderado realismo con el que las balas impactan en sus cuerpos en contraste con la exagerada sangre que derrochan al ser aniquilados añade un plus de divertimento y estética a los combates. Los escenarios por su parte no se quedan atrás, son muy indestructibles y en múltiples ocasiones deberemos interactuar con ellos. Wolfenstein: The New Order se mueve con gran fluidez en Xbox One, bajo una tasa de 60fps, sin ralentizaciones. Tratándose de Bethesda sería normal encontrar algún que otro bug, y si bien muchos usuarios han reportado sufrir algunos irrelevantes durante su experiencia, ese percance no me corresponde. La trama de este Wolfenstein, sin ser algo fenomenal, cumple su misión de enganchar al jugador con atractivas cinemáticas y una historia interesante, donde el componente nazi juega un papel preponderante que le añade cierto "morbo". Antes de comenzar a desarrollar el argumento, teniendo en cuenta el contexto que nos rodea dentro de la experiencia, se agradece la tarea de MachineGames de llenar todos los entornos de recortes periodísticos legibles por el jugador que añadirán pequeños datos a modo de detalle alrededor del régimen nazi, siendo estos bastante entretenidos de observar; aunque no influyen de manera directa en la comprensión de la trama. Al comienzo de la aventura nos encontraremos en un prólogo algo discreto, donde la Segunda Guerra Mundial aún perdura en el año 1946. Encarnaremos al icónico capitán B.J Blazkowicz, integrante de la desesperada ofensiva Aliada por atacar el complejo del antagonista principal, "Calavera"; responsable de los grandes avances tecnológicos que llevaron al régimen fascista a dominar completamente el enfrentamiento. Aquí es donde se produce un antes y un después en la historia a base de una elección que el jugador deberá realizar entre dos opciones, que variarán ligeramente el desenlace de los hechos y las misiones que deberemos hacer para llegar hasta ellos. Tras este incidente, Blazkowicz es internado durante catorce años sin tener total comprensión de la realidad. Pasado ese tiempo, los nazis asaltan el hospital donde se encontraba el capitán y matan al personal, excepto a la enfermera de la que el estadounidense se había enamorado, quien también es salvada por él. Ahora la trama comienza a desarrollarse en 1960, donde nuestro genial protagonista se rehúsa a aceptar el triunfo alemán y está dispuesto a reunir a la mísera resistencia Aliada para dar un último golpe que incline la balanza a favor de los demócratas. La historia es un absoluto cliché tanto del nazismo más despiadado como de la épica estadounidense por salvar el mundo bajo increíbles circunstancias, cosa que se ve compensada por un personaje principal duro y áspero por fuera, pero sentimental por dentro, tal como el capitán B.J Blazkowicz cuya hambre por exterminar al enemigo es salvaje y despiadada. Otros personajes atraviesan ciertos altibajos en cuanto a su evolución dentro de la trama, la personalidad de la mayoría de los aliados de B.J no atrapa demasiado al jugador, pero en contraste hay algunos puntos muy altos que de hecho perdurarán en futuras entregas. Sin embargo, los nazis sí están muy bien recreados y antagonistas como "Calavera" desprenden maldad en cada una de sus estelares apariciones, además de los típicos gritos de guerra que estos ejecutan en las batallas; dándoles un componente mucho más agresivo y divertido, manteniendo la esencia del Wolfenstein original en un nuevo apartado. En cuanto a la narrativa, esta es llevada a cabo con cinemáticas rebosantes de espectacularidad y destrucción, todo envasado en la pura acción que ya el título desprende por sí solo. Además, los diálogos y pensamientos del propio protagonista son interesantes, están bien elaborados, además de haber una destacable naturalidad entre el fin de la CGI y el comienzo del gameplay en lo circunstancial. La trama en líneas generales tiene como puntos fuertes un giro argumental sobre el final que deja anonadado al jugador, además de posicionarlo en una gran variedad de situaciones a lo largo de la experiencia. Aun así, lo mejor que esta tiene por ofrecer es el gran regreso de B.J Blazkowicz y la crueldad infinita del, en este caso, Imperio Nazista. Además, cabe destacar que el título viene completamente traducido al español, con un buen trabajo de doblaje en líneas generales. En cuanto al aspecto jugable, Wolfenstein: The New Order cumple con lo que promete: acción y frenetismo clásicos, sin complicaciones. Sin embargo, atraviesa algunos puntos bajos principalmente en lo referente a la dificultad; donde esta suele alcanzar algunos picos gracias al simple hecho de añadir más y más enemigos, cosa que en lo personal me parece muy desagradable. Aun así, esto será desarrollado luego. Para empezar, este Wolfenstein cuenta con una campaña de dieciséis capítulos, que en total pueden durar entre doce y quince horas en modo normal. Una vez completado cualquier capítulo, podrá ser rejugado individualmente cuando gustemos. Si bien es sabido, mencionaré una vez más que estamos ante una obra completamente single player. Dicho modo historia nos pondrá en una cantidad de situaciones que colaborarán al ritmo intenso y variado de las misiones que vayamos realizando, por lo que cada tanto nos encontramos ante alguna circunstancia completamente fuera de serie. Esto verdaderamente se agradece, ya que el título bajo ningún punto de vista se encierra en un realismo invulnerable a cualquier impulso de alocada creatividad. Evidentemente, me pareció algo tan positivo como divertido. Luego, también habrá misiones secundarias una vez lleguemos a una especie de "zona segura", donde la resistencia planeará sus ataques al imperio nazi, y donde comenzarán la mayoría de los capítulos. Estas misiones no tienen absolutamente ningún atractivo, básicamente se sienten como un añadido de puro relleno simple e irrelevante que no aporta nada al conjunto. Más allá de todo esto, la campaña de Wolfenstein es simplemente fenomenal y una victoria de los videojuegos offline, que urgentemente necesitan más cantidad de obras de esta magnitud. E, independientemente de las apreciaciones personales que pueda llegar a hacer, recomiendo Wolfenstein: The New Order a absolutamente todo el mundo. Ahora, corresponde hacer hincapié en el comienzo del párrafo anterior, y es que la obra de MachineGames destaca por ser una propuesta sumamente clásica. The New Order, más allá de algún que otro puzzle insignificante y metódico, está lleno de tiroteos tan tensos como frenéticos, pero esto no es sinónimo de que, por lo menos en modo normal, base su jugabilidad en un estilo agresivo. Si no más bien, todo lo contrario. Si bien es evidente que no tengo gran habilidad para este título, puedo hacer un análisis a mi parecer objetivo de lo que pretende del jugador: Es muy... Defensivo. Este Wolfenstein cuenta con un sistema de juego que, a mi parecer, sería mucho más disfrutable si el planteamiento en los combates no estuviese ciertamente abocado a llevar al jugador a una faceta defensiva dentro de su propia esencia en esta clase de videojuegos. Me refiero a que, por ejemplo, mecánicas como las de llevar dos armas del mismo tipo en cada mano, y la cantidad de variables que estas tienen en su uso, son desaprovechadas por el hecho de tener que moverse muy cuidadosamente por el escenario; con el fin de no ir a una muerte prácticamente segura. Por ende, no pretendo que The New Order sea lo que fue DOOM dos años más tarde porque están orientados a diferentes vertientes de un mismo género, pero sí quizás permitirle mayor agresividad a quien maneje el joystick sin tener que, en algunos casos, bajar la dificultad del título sino que esto venga en su misma esencia; dado que terminaría por ser una experiencia más gratificante de la que ya es, cabe destacar. Los combates, rutina por la cual deberemos pasar en cada uno de los escenarios, encuentran una buena variedad de enemigos armados de diferentes tipos: Estos irán desde los armados con típicas metralletas, hasta otros con misiles, pasando por robots y perros robóticos gigantes que son bastante molestos y añaden dificultad al enfrentamiento. Por nuestra parte, para hacerles frente tendremos una buena cantidad de armas que iremos recogiendo del escenario al empezar un nuevo capítulo de la campaña, habiendo diez y seis de estos disponibles. Metralletas, escopetas, rifles de francotirador, armamento láser, pistolas, cuchillos y granadas son las clases que podremos portar, sin que exista un límite para hacerlo. La mayoría de estas puede cogerse cada una en una mano tras haber agarrado del entorno dos veces el mismo arma, alternando en cualquier momento con el modo tradicional de disparo pulsando la flecha hacia arriba. Disparar dos escopetas al mismo tiempo es una hermosa salvajada, nos convertiremos hasta cierto punto en una absoluta máquina de matar hasta que tengamos que recargar, momento en el que desesperadamente deberemos ponernos cubierto dado que la lluvia de balas es incesante. Además, las armas tendrán diferentes agregados que les añadirán mecánicas muy útiles que modificarán por completo su uso, las cuales nuevamente (al igual que todos los objetos habidos y por haber dentro del videojuego, incluyendo la munición, que también será adquirible de los enemigos asesinados) deberemos encontrarlas en los diversos recovecos del entorno. Por ejemplo, el típico fusil de asalto puede ser mejorado con un lanzacohetes y a la vez B.J puede disparar dos de ellos al mismo tiempo, por lo que podremos combinar perfectamente estas dos cualidades en lo que sería un festival de misiles a dos manos tan apoteósico como espectacular y gratificante. Mejoras de este estilo, siendo muy variadas las unas de las otras, corresponden a gran cantidad del armamento disponible y añaden muchas más posibilidades en forma de mecánicas de combate, cosa que se agradece en un shooter tan clásico. Así, The New Order ofrece posibilidades tales como llevar dos lanzacohetes en una mano y destrozar a, literalmente, cualquier nazi que se te ponga enfrente. Esta clase de, valga la redundancia, mecánicas son a las que me refiero: La posibilidad de combinar dos de ellas, ambas tan espectaculares, serían todavía más divertidas en caso de que el videojuego le permitiese al jugador un estilo ligeramente más ofensivo a la hora de recorrerlo. Lógicamente estamos hablando de algo meramente subjetivo, que bajo ningún punto de vista podría considerarse como un factor que entorpezca la experiencia. Por otro lado, a veces habrá otra alternativa que el tiroteo limpio: El sigilo. Siendo totalmente opcional, el sigilo puede efectuarse mediante las típicas ejecuciones por detrás ante un rival desprevenido, con cuchillos arrojadizos o con el arma, en este caso una pistola, en modo silenciador. Este resulta sobre todo efectivo cuando nos encontramos en una zona donde entre los enemigos, hay comandantes. Si este tipo de rivales se da cuenta de nuestra presencia, inmediatamente llamará a numerosos refuerzos, complicando cuantitativamente la circunstancia. Es por esto que es importante acabar con ellos en primer lugar y de manera precavida, metodología que está bien lograda dentro del conjunto jugable pero que trastabilla debido a una inteligencia artificial un poco descuidada. El sigilo es aplicable a prácticamente cualquier momento dentro de la experiencia de The New Order, aunque a veces será mucho más necesario. De igual modo, lo más atractivo termina siendo el combate limpio y directo de B.J contra grandes (a veces demasiado) hordas de enemigos. En cuanto a lo que tiene que ver con la salud, la misma se comprende en un número cuyo máximo es 100, y que se regenerará hasta un cierto valor dependiendo de los golpes que hayamos recibido. Para recuperar vida deberemos ir recogiendo botiquines del entorno, que nos restablecerán cierta cantidad de unidades y están muy bien esparcidos, sobre todo en las arenas de combate. Otro componente muy importante para la supervivencia del capitán Blazkowicz es su armadura, una suerte de blindaje que comparte exactamente las mismas características que la salud, excepto que lógicamente no es regenerable. Para enriquecer y profundizar en la experiencia jugable de la obra de MachineGames, encontramos un extenso y útil árbol de habilidades. En este caso, las cualidades que podremos desbloquear realizando diferentes recados durante la aventura (por ejemplo, acabar con cinco comandantes de manera sigilosa, entre otros más simples o más complejos) van desde la recarga rápida hasta un aumento exponencial y permanente de nuestra salud máxima, pasando por aumentar la cantidad de granadas que podremos portar. Con respecto al diseño de niveles, claro está que es uno de los puntos más fuertes de Bethesda en cada uno de las obras que están bajo su tutela o son desarrolladas por la misma empresa. A su vez y sin lugar a dudas, era uno de los principales requerimientos para volver a hacer de Wolfenstein una obra vigente; y efectivamente ha sido cumplido con creces. No solo en el diseño de los mismos escenarios (que ya de por sí son extenso) en cuanto al posicionamiento de los objetos, tanto estéticos como consumibles, como de los enemigos, sino en la profundidad que estos poseen en su amplia y diversa mayoría. El hecho de estar ante una arena de combate es evidente hasta para el jugador novato, siendo sinónimo de que la acción se elevará a la enésima potencia en pocos segundos. Aquí es donde la obra de MachineGames ofrece entornos que ayudan al jugador con muchas salas que se interconectan entre sí mediante caminos "ocultos", que descubriremos gracias a una de las interesantes mecánicas pertenecientes a una de las armas de rayos láser. Esto nos permitirá movernos con rapidez por lugares imposibles para los enemigos, cosa que nos dará una notoria ventaja. Además, la peculiaridad de tener casi en cada nivel una buena cantidad de torretas con las cuales destrozar a los nazis y ver, literalmente, cómo su sangre chorrea las paredes es un añadido que se agradece tanto desde el punto de vista jugable como estético, respectivamente. Todo lo anteriormente mencionado, más otros detalles menores pero que enaltecen este apartado, hablan de un magnífico diseño de pantallas sustentado en la profundidad que estas tienen, influyendo luego en el gameplay; siendo un destacable trabajo conceptual y práctico por parte de los desarrolladores que cobra importancia desde las primeras horas de la aventura. Wolfenstein: The New Order también tiene bosses, una cantidad muy escasa de ellos cuyos combates resultan visualmente espectaculares; pero a nivel de mecánicas bastante sencillos y simples. De todas formas, terminan por ser bastante divertidos y tienen desenlaces épicos a nivel argumental. La jugabilidad de la obra de MachineGames a mi parecer termina siendo un gran acierto, más allá de algunas imperfecciones como la tardanza en la respuesta de ciertos controles; o la torpeza en la rueda para cambiar de armas. Estamos ante un shooter clásico con mecánicas simples, pero sin embargo presenta algunas que enriquecen verdaderamente la experiencia y culminan un producto adictivo gracias a una campaña que brilla por su locura, frenetismo, y variedad de situaciones y posibilidades; además de por su rejugabilidad. The New Order posee generosas cantidades de contenido extra, que en este caso viene adjunto al conjunto en forma de coleccionables y modos de juego posibles de desbloquear. Si bien todos estos objetos estarán ligeramente escondidos a lo largo de los escenarios, cada uno tiene diversos fines. Mientras algunos nos permitirán únicamente completar el videojuego al 100%, otros nos darán acceso a la biografía de tal o cual personaje que podremos consultar en cualquier momento de la aventura; también lo harán a imágenes espectaculares de lo que hemos vivido que tendremos la oportunidad de observar en la pestaña de "extras", dentro del menú principal; mientras que a su vez estarán aquellos que nos hagan poseedores de determinadas grabaciones, etcétera. Lo que más destaca con diferencia de estos coleccionables son los denominados "Códigos enigma", que estarán dispersos en grandes cantidades por los diferentes capítulos. Al reunir cierto número de ellos y descifrarlos luego en el menú principal, adquiriremos nuevos modos de juego tales como una partida con una única vida, con munición infinita, y demás. El asunto de los coleccionables incita a la rejugabilidad de episodios, pero es con susodichos códigos que la exploración de un entorno repleto de objetos por agarrar cobra mayor interés. Además, The New Order está lleno de "easter eggs" de diversas índoles. El más curioso es la posibilidad de jugar el primer nivel de Wolfenstein 3D con sus mismos gráficos, pero con las mecánicas que el jugador posee en esta entrega moderna. Un guiño espectacular a los más veteranos dentro de la franquicia, sin lugar a dudas. A modo de conclusión, Wolfenstein: The New Order me dejó un buen sabor de boca. Un shooter clásico, frenético, que sin presentar grandes innovaciones en su propio género respeta su esencia alocada y divertida, que lo vuelve una entrega ideal para aquellos que quieran disfrutar de una gran campaña dentro de una franquicia icónica. A nivel gráfico muy rendidor pero no sobresaliente, la obra de MachineGames presenta un apartado visual que destaca por un diseño artístico imponente; recreando la apología nazi en un mundo dominado por este régimen. La banda sonora es un factor que termina por sumar mucho al conjunto, aunque sus apariciones sean puntuales. Aun así, durante toda la experiencia nos acompañarán efectos de sonido magníficamente conseguidos. La historia tiene como punto fuerte cinemáticas muy cuidadas y un protagonista emblemático, además de que engancha y nos deja buenos recuerdos acerca del desarrollo de otros personajes. Además, presenta una elección que variará ligeramente su cuerpo y desenlace, lo que incita a la rejugabilidad. El aspecto jugable está realmente bien trabajado, dado que matar nazis en semejantes carnicerías es una experiencia muy satisfactoria. A su vez, este se ve sustentado por armas y mecánicas de las mismas muy variadas y violentas, aunque este último adjetivo no pueda ser tan representativo como me gustaría del planteamiento de los combates; que toman presencia en escenarios cuyo diseño de niveles y profundidad es de gran calidad. MachineGames cumplió sobradamente su trabajo de adaptar a Wolfenstein a los tiempos que corren, respetando las bases que lo llevaron a semejante éxito en su momento. The New Order está dirigido a aquel amante de los single player, que sin lugar a dudas disfrutará de esta divertida entrega.
2 VOTOS
Pedir moderación
Nero25 / 20 de febrero de 2018
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
8,5
Excelente

Wolfenstein: tiros viejos conocidos

Espectacular actualización del shooter noventero de ID Software. Matar a unos cuantos nazis indeseables siempre es bienvenido, y si es con todas las armas posibles, sin límite, mejor. Hay momentos de sigilo, fundamental para salir airosos de niveles complicados. Los personajes son muy característicos, me gusta (Freu Engel), y la tónica de la historia está muy lograda, con ese toque violento y Tarantinesco, pero más oscuro. En definitiva, un shooters imprescindible para los que gozen con los juegos singleplayer, sin complicarse con el multi online. Lo peor, detallitos técnicos menores en los que se nota su carácter de puente entre generaciones. Por lo demás, canela fina.
Pedir moderación
Craftcon / 8 de noviembre de 2015
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
9
Magnífico

Cómpralo

Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal Brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal brutal. El juego promete buena experiencia, adictivo, y divertido. Sangriento. Buena compra.
Pedir moderación
Alrayes / 12 de junio de 2015
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
8,5
Excelente

Nazis Next-Gen

Estamos ante un juego de disparos rápido, frenético e insaciable, la historia esta bien argumentada, completamente un juego OLD SCHOOL, fuera coberturas, tu arma Vs mi arma, solo te proteges para recargar rápidamente, la posibilidad de la doble arma esta muy bien ejecutada, donde cada gatillo hace referencia a una mano, pudiendo tener el control total de ambas armas, totalmente doblado al español, que siempre gana mucho y misiones de lo mas dispares. Si algo mejoraría seria poder tener algún modo online. Compra obligada si te gustan los shooters.
Pedir moderación
Suplente1 / 8 de marzo de 2015
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
9
Magnífico

Treméndamente frenético y divertido

FPS muy dinámico, con una historia original y una jugabilidad muy bien resuelta. Junto con la saga Metro es de lo mejor que he jugado en la categoría de disparos en primera persona. Al igual que ya ocurría en la saga Metro, el pasarse a hablar y escuchar las conversaciones de los npc ya es una delicia en si mismo, siendo los diseños de escenarios y personajes fabulosos. El universo alternativo que plantea, en el que los nazis han ganado la guerra, es muy ocurrente y lleno de detalles (música, pósters, etc) de lo más original.
Pedir moderación
Juanmiuchiha / 27 de septiembre de 2014
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
10
Inolvidable

I Love It!

El mejor juego que he probado hasta la fecha. Graficos buenísimos, historia increíble...... Lo que mas me ha gustado ha sido los niveles de dificultad y los coleccionables. La historia me parece insuperable y me encanta ese toque de Old School. Lo que no me ha gustado ha sido la falta de multijugador offline u online. ------------------------------------------------------------------------------- PD: Deseando una secuela ;p
Pedir moderación
Needforspeeder / 4 de julio de 2014
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
9
Magnífico

Pura accion

Me lo compre hace dos dias, y lo he terminado, me he enganchado como nunca. Tiene una campaña increible, y un final fabuloso, no os cuento más. Al principio se hace un poco lento porque te enseñan algunas cosas, pero luego el tiempo vuela. Hay un sistema de retos, que con ellos cumplidos, te dan ventajas, y logros, y tambien tiene coleccionables, para que te vuelvas a pasar el juego, aunque no sera el unico motivo por el que volver a jugarlo, tambien hay una campaña ''alternativa'', aunque no cambia mucho, yo me la estoy pasando. Si teneis el dinero, no os lo penseis 2 veces.
Pedir moderación
Molon58 / 29 de junio de 2014
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
9
Magnífico

Excelente

Si, es verdad que en cuanto a graficos y jugabilidad no a resaltado mucho. Esos ''sustillos'', esos cameos y eso momentazos a lo largo del juego lo hacen unico y no hablar de su increible historia seria un crimen darle la vuelta a la Segunda Guerra Mundial de esta forma y habientarla tan bien es algo que se valora mucho. Es un juego muy bueno, recomendable, divertido y adictivo. Los personajes estan llenos de caracter. El romance de Anya y Blazkovic le dan un toque humano.
Pedir moderación
Vadill1n / 27 de mayo de 2014
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
9
Magnífico

Espectacular en la nueva generación

Excelente inmersión en una historia increíble. No puede presumir de ofrecer unos gráficos de nueva generación pero a 1080p y 60fps no esta nada mal. Banda sonora muy perfectamente pensada para esos momentos de desenfreno en los que tienes que ir machacando a enemigos con armas a dos manos, aunque siempre tienes la posibilidad del sigilo con tu cuchillo y/o tu pistola con silenciador. Como baza, podemos usar una cortadora láser, aunque no dejan de usarla a voluntad y solo podemos usarla en ciertos momentos que el juego no obliga a ello.
Pedir moderación
Escribe tu análisis
El análisis de los usuarios
Tienda
Wolfenstein: The New Order

¡No busques más! te ofrecemos el mejor precio.

Wolfenstein: The New Order
Tienda
Plataforma
Precio
XOne
19,99€
XOne
20,07€
Valoración y estadísticas
Valoración 3DJuegos
“Muy Bueno”
Sobre el sistema de valoraciónEscribe tu análisis
8,9
Análisis lectores
(10 análisis)
Popularidad:
Inexistente
¿Qué es?
Ranking:27825 de 37650 juegos
En la comunidad:
Usuarios (192) | Grupos y clanes (3) | Más
Expectativas / Valoración (143 votos)
9,1
Tu voto:
12345678910
Foro del juego

Participa en el foro de este juego
Si eres un fuera de serie o todo un crack con “Wolfenstein: The New Order” de Xbox One, o simplemente quieres intercambiar tus trucos, guías o dudas sobre este juego, no lo dudes, pásate por su foro.

Y recuerda, si estás atascado en este videojuego puedes crear un tema de ayuda en su foro.
Suscríbete a nuestra newsletter:

Recibe un recopilatorio diario y/o semanal de las noticias publicadas:


Diaria (Recibe todas las noticias publicadas en las últimas 24h para no perderte nada)

Semanal (Recibe cada viernes las 10 mejores noticias publicadas desde el último viernes a modo resumen)


No es spam. No compartiremos su correo electrónico. Puede darse de baja en cualquier momento.