Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Civilization: Beyond Earth
Civilization: Beyond Earth
Fecha de lanzamiento: 24 de octubre de 2014
 · Plataforma
PCMacLinux
Análisis de los lectores (Civilization Beyond Earth)
5,8

Civilization: Beyond Earth

“Mediocre”
(Nota media sobre 9 análisis)
¿Y tú qué opinas?
Escribe tu propio análisis
Análisis de Civilization: Beyond Earth / Opiniones de Usuarios
  • Recientes
  • Por fecha de publicación
  • Más votados
Sepherim / 16 de noviembre de 2016
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
7
Interesante

Innovador y conservador a la vez

Civilization Beyond Earth (con DLC, no lo he jugado sin él) es un juego que no sorprenderá demasiado a los que han jugado a Civilization V y que, sin embargo, tiene cosas interesantes para bien y para mal. Pero todo ello sobre una base enormemente continuista que no comentaré porque, si has llegado a este juego, probablemente hayas jugado al anterior. Algunas diferencias que han ido a peor son la inferior cantidad de unidades (ya no hay unidades específicas de facción, solo para cada una de las tres ramas científicas comunes), la inferior variedad de facciones en si (tienen ahora solo diferencias menores) y una menor sensación de progresión a lo largo de la partida, amén de que la diplomacia con las facciones "menores" prácticamente ha desaparecido. A cambio el sistema de diplomacia ha variado mucho introduciendo la moneda diplomática (que abre tratados y personalización de la facción, aunque el sistema nuevo de tratados a mi no me acaba de convencer), un arbol tecnológico que se explora con una mayor libertad pudiendo enfocarnos más en los distintos aspectos que nos interesan y unos bárbaros (aliens aquí) mucho más diversos e interesantes a nivel de juego. Las victorias son nuevas y para mi gusto un poco raras de percibir (especialmente en los enemigos), pero también a cambio ofrecen más mecánicas que simplemente "llega a esto y gana". Por el resto, en buena medida, Civ: Beyond Earth es poco más que un buen mod del V. Más o menos igual nivel gráfico, similar a lo visto en el anterior, que no es ninguna maravilla; un buen nivel sonoro, ciertamente, y poco más que comentar.
Pedir moderación
Mandrake1 / 7 de marzo de 2015
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
6
Regular

¿Tanto costaba haber hecho un Alpha Centauri 2 mejorado?

Lo que pudo ser y no fue, esto es el resultado de "Civilization: Beyond Earth". Un intento de mejorar la saga civilization y como muchos esperaban, que la saga CIVILIZATION retomara aquel juego llamado "Sid Meier's Alpha Centauri". Cuántos hemos soñado que o bien se hiciera una segunda parte de aquel estupendo juego o bien un remake de aquel clásico futurista que mezclaba ciencia ficción y estrategia de manera increíble. Aquel juego tenía un soberbio guión y una gran jugabilidad. Esta entrega, bueno, pufff... vayamos por partes. Las cosas buenas: - El vídeo introductorio del principio. Nos recuerda y retrotrae gratamente al juego de Alpha Centauri donde los terrestres huíamos de la Tierra a otro planeta (no se decían los motivos del éxodo pero daban a entender que la Tierra pasaba por momentos bastante críticos como para seguir ahí). Incluso se deja caer aquí lo que se decía en Alpha Centauri, que en la Tierra había diversidad de opiniones, diferentes formas de ver la vida y es por esto que se explicaba el porqué de la presencia de cada grupo social por el cual tenía que ir en la nave. El vídeo tiene una gran calidad y casi parece que estás viendo el principio de una película. Por cierto en el juego para explicar el éxodo de gente de la Tierra al espacio se menciona algo llamado "el gran error". ¿Algún desastre ecológico o alguna guerra nuclear inminente?. Se queda todo en el aire, y para mi es un acierto porque lo abre al imaginación de cada uno. - Muy bueno eso de que puedas usar espías y robar energía, puntos científicos, incluso tecnologías... si descubren a tu espía y lo identifican, hará que la nación que te descubra te eche la bulla y se enfade contigo. La de energía que he robado con los espías je je, me acabé forrando, me salía la energía por las orejas y por los ojos... - Cuando concentras un gran ejército al lado de la ciudad de un contrario. Éste se suele coscar y avisarte de que deberías retirar las tropas ya que les ponen algo nerviosos. Lo mismo pasa cuando empiezas a adquirir casillas muy cercanas a un rival. - Hay diferentes maneras de ganar la partida, ya sea conquistando a tus enemigos o bien por otros vericuetos dependiendo del camino filosófico que sigas en la partida. Ojo, hay victorias muy engañosas: la victoria por dominación requiere entre otras cosas que conserves tu capital original, aparte de conquistar las capitales de los otros jugadores. Puedes perder si, de entre varios jugadores jugadores, tú tengas conquistadas algunas capitales ajenas y en el último momento alguien conquista tu capital y él conserve la suya. Gana él y pierdes tú aunque tú tengas más capitales conquistadas. También me gusta que el juego permite aniquilar totalmente a tu adversario quitándole todas sus ciudades. Si lo haces, esa civilización desaparece del juego. - La música y los efectos sonoros. Destaco la banda sonora de cuando entras en guerra. Es muy épica y emocionante. - El apartado gráfico también me ha gustado. Desde los aliens, a eso del miasma que te quita energía, y cosas así. Es lo más cercano a ponerle una ecología propia el planeta en el que estás, pero la gente de Firaxis no pasaron de ahí. Por cierto en el juego hay guiños a los desarolladores del juego (de ahí viene la Firaxita, je, je). - Me gusta ver a los líderes que te hablan, te miran, incluso hablan en su idioma de origen (salvo el sudamericano que se nota mucho que es un americano hablando en español). Sus animaciones están muy bien. Lo malo es que hay frases que te las dicen igual punto por punto todos los líderes y eso deberían haberlo personalizado un poquito ¿no?. Me gusta eso de que una civilización y tú tenéis la misma afinidad o el mismo trato con los alienígenas eso haga que os caigáis mejor mutuamente. Me recuerda eso al Alpha Centauri donde si teníais intereses comunes eran más proclives a hacer contigo una alianza o te felicitaban al respecto de lo bien que gobernabas tus tierras o por el contrario te condenaban porque te consideraban alguien de ideas malas y contagiosas. Algunos por cierto piden más civilizaciones para el juego. Yo creo que con 8 está muy bien, recuerda mucho al Alpha Centauri en eso. A ver si sacan una expansión con algunas civilizaciones más y ponen a alienígenas para jugar también con ellos, como pasó con la expansión de Alpha Centauri llamada "Alien Crossfire". Las no tan buenas: - La IA es muy beligerante. Con todo se enfada y es difícil hacer amistades. Me hubiera gustado que hubiera tenido un sistema estilo civilization IV donde por cada acción positiva la facción te va mirando cada vez mejor y si les haces cosas malas, lo mismo. Además siempre que empiezas la partida, ningún rival quiere llevarse bien contigo. Casi siempre que tú y otra potencia crea un acuerdo y empieza a llevarse bien es porque el ordenador da el primer paso. Si lo das tú suele decir que no. Además la diplomacia está hecha de la forma más chapucera. Un ejemplo de lo mal que está la IA a la hora de hacer amistades es que por ejemplo una partida en la que yo ayudaba contínuamente a una civilización dándole recursos gratis (by the face) (me debía 5 favores) jamás firmó conmigo un acuerdo de cooperación o una alianza cuando se lo pedía. Siempre estuvo conmigo NEUTRAL. O por ejemplo una civilización me declara la guerra y al cabo del tiempo leo en la sección diplomacia de esa civilización que me atacaba lo siguiente "no le gustan los belicosos, prefieren facciones pacifistas". ¿CómoRRRL?. ¿Y el contrario no es bélico por haberme atacado?. En otra partida tenía yo el más alto nivel de pureza y una civilización me decía que yo estaba dejando de ser humano. Pero vamos a ver, si la afinidad de pureza en el juego es lo más alto rango de querer respetar tus raíces y no cambiar para nada tu humanidad, ni en lo más mínimo.... ¿pero qué me estaba contando?. - Lo de dar y devolver favores es una idea muy interesante pero es una idea muy mal desarrollada... cuando te devuelven los favores parece que con lo que te dan sales perdiendo... otras veces pido que se me devuelva un favor y digo "¿qué me das por esto"?. Y me dice que "no puedo aceptarlo" y no me da nada por el favor que me debe. - Las maravillas aquí son de lo más insulso que ha parido madre. No se ve ningún vídeo, animación, nada. Lo mismo pasa con las victorias. Te dicen que ganas y una voz lee un breve texto y eso es todo. Hasta el Alpha Centauri para esas cosas estaba más currado con vídeos y textos diferentes según lo que hicieras y los vídeos de las maravillas increíbles, muy futuristas, algunos incluso ponían la carne de gallina. Simplemente es increíble que un juego que es más moderno que otro, con más capacidad de hacer cosas increíbles gráficamente, el juego antiguo sea mejor. - Las frases y sentencias de cada descubrimiento, construcción de maravillas... no tienen chispa, ni la genialidad que tenía el Alpha Centauri. - No hay vídeos ni para las maravillas ni para las posibles victorias del juego. Yo he ganado ya de varias formas, tierra prometida, dominación y emancipación y solo se ve un dibujo con un texto y una voz que lo lee y poco más. - La IA de los aliens es muy regulera. Si ven a tus tropas las atacarán al principio de manera aleatoria. Quiero decir, que por ejemplo las tropas del jugador se pueden topar con los aliens en la casilla de al lado, y que te ataquen o no, es algo aleatorio. - Los aliens no suelen atacar ciudades ni intentan destruirlas, muy raramente atacarán asentamientos humanos. Anda que no me gustaban los gusanos mentales del Alpha Centauri ya que si no tenías buenas defensas preparadas arrasaban tus ciudades en cero coma dos. Si solo tenía 1 de ciudadanos se comían la ciudad. Si la ciudad tenía más población, la reducían y como atacaran más gusanos adiós a tus ciudades. Te obligaban a estar siempre alerta. Según el juego los gusanos mentales eran una especie de glóbulos blancos del planeta y tomaba a los terrestres como algo "non grato" que había que destruir, era una especia de consciencia latente que tenía el planeta que no quería intrusos. Aquí un alien puede atacarte según le dé, y tus ciudades (aunque no tengan defensas) no las suelen atacar. - La IA manejando tropas es bastante mala. Puede saber que al moverse a un cuadro tenga un increíble ejército esperando y la IA me va a seguir mandando más unidades para que yo las masacre (y así consiga más experiencia para mis tropas, subirlas de nivel, y hacerme engordar en fortaleza). - No está bien que las ciudades disparen misiles para defenderse. Quizás esto estuviera bien que se hiciera con alguna tecnología con la partida ya bastante avanzada pero al principio no queda bien. - No me gustó que haya ausencia de "facciones" como ocurría en Alpha Centauri. En aquel juego los diferentes jugadores se dividían, no en función de su nacionalidad, sino en su forma de ver la vida y la filosofía que tenían las personas que conformaban cada facción. Aquí cada lider lo conforman una especie de unión de países. (Franco-Iberia por ejemplo) o nacionalidades concretas (como la Eslava). - Tampoco me ha parecido correcto que en el juego haya diferentes formas de evolucionar (Pureza, Supremacía, etc) pero el juego te deja si has evolucionado de una forma muy palpable en uno de las filosofías o formas de jugar, ir avanzando en las siguientes, cuando las formas de evolucionar (afinidades) son contradictorias entre sí. No se podría en teoría tener la Supremacía y a la vez Armonía pero el juego te deja ir avanzando en cada una, si bien, tendrás una afinidad dominante, claro. - El juego no trae una victoria que me parece necesaria. La victoria diplomática, esto es, convencer a las demás potencias que se deben aunar esfuerzos y que se pueda elegir a alguien como una especie de gobernador planetario. Está muy bien poder ganar capturando las capitales del resto de adversarios, e incluso capturando todas sus ciudades y eliminando al jugador enemigo, pero que no se pueda ganar también desde la paz, no me ha gustado. - Me ha parecido espantoso que uno de los personajes del juego te lo pongan latino (sudamericano) y por tanto habla español pero van y la voz que le ponen es de un americano hablando castellano. Por dios ¿tanto costaba poner a una persona sudamericana que hablara castellano correctamente y vocalizando perfectamente con acento sudamericano ya que se supone que de ahí es el personaje?. Es increíble ver a un sudamericano hablando con acento extranjero de EE.UU. - Que no pusieran en el juego algo tan básico como una ecología propiamente dicha para el nuevo planeta algo que sí tenía Alpha Centauri. Recuerdo que si en tu ingeniería social tu economía era más verde y más ecologista creían más los bosques o había más tendencia de que las fungosidades empezaran a invadir las casillas donde habías terraformado el terreno. Aquí ni rastro de eso. Sale algo llamado Miasma que debilita a tus unidades, pero eso es todo. - El tener que renovar constantemente los acuerdos. En los civilization (yo he jugado mucho al II y al IV) cuando llegas a un acuerdo con un rival, éste sigue hasta que uno de los dos se cansa de él. ¿Por qué en este juego hay que renovar una y otra vez los acuerdos?. Hasta las alianzas hay que renovarlas. ¿No sería más sencillo que cuando un jugador no quisiera seguir en alianza dijera "no podemos seguir con esto" y ya está?. Hacerlo de la otra forma es muy cansino. - El que puedas denunciar a tus adversarios como gente "non grata" es algo que me gustó como idea pero está mal desarrollada. Resulta que al cabo de los turnos, el que te denuncien pierde su efecto. ¿Cómo es eso?.¿Al cabo de pocos turnos es como si el que te ha puesto a parir es como si no lo hubiera hecho?. Esto de denunciar al rival me recordaba a lo de las "atrocidades" en el Alpha Centauri que había acciones poco éticas que si las hacías tus oponentes se enemistaban contigo o te ponían sanciones. - Fue una cagada poder construir unidades aéreas que no puedes mover de la base. Lo único que pueden hacer es defender tu ciudad, creo que también interceptan otros aviones (esto no lo he probado), pero ¿por qué no hacer como el Alpha Centauri y que pudieras moverlos por todo el mapa (siempre y cuando antes de terminar el combustible regresaran a sus bases?). - El doblaje al castellano para este juego lo he visto flojísimo. Una voz femenina bastante insulsa que salvo en muy contadas ocasiones pone algo más de énfasis en lo que dice. Por lo general lo hace de forma bastante monótona. Hasta en eso se diferencia este juego del Alpha Centauri, que menudo doblaje tenía de bueno. Eso sí, el doblaje en el vídeo introductorio del juego me pareció mucho mejor. - No hay revueltas en las ciudades. Me cuesta creer que los humanos al ir a un espacio, y llegar a un nuevo planeta con nuevos recursos que están listos para ser explotados y con tierras por repartir no haya en ninguna de sus ciudades ningún disturbio, ni divisiones de algún tipo o cosas así en los ciudadanos de las urbes que vas creando. En Alpha Centauri además podías sobornar con dinero o lavar el cerebro a las unidades enemigas para que se unieran a ti. Aquí esto no se puede hacer. - Es una lástima que este juego no traiga nada de ingeniería social (decidiendo si quieres tener un gobierno más férreo o policial o ser más libre con tus ciudadanos). Aquí la grapa neural brilla por su ausencia. Tampoco hay futuristas formas de gobierno si bien en una de las virtudes que puedes elegir de las más avanzadas se nombra la Eudaimonia que ya nos sonará del Alpha Centauri. - Me hubiera gustado que este juego para las batallas ganadas hubiera tenido una especie de ascensos como tenía el civilization IV. Aquí puedes ganar experiencia cuando ganas a alguien pero llega un momento que si no has subido niveles en Pureza, Supremacía, etc, por más batallas que ganes no tendrás nueva experiencia (se puede ganar algo más cuando subes la virtud "tacticas adaptables" (+50 % PX de experiencia) pero si no subes niveles en afinidades, tus tropas no ganarán experiencia adicional da igual que se hayan cargado a todo cristo. Está bien que cuando suben de nivel, ganan nuevas características, pero deberían tenerlas las unidades que se construyan nuevas, y no que se actualizan todas las unidades a la vez.Debería ser como el civilization IV en donde puedes actualizar tus tropas o unidades desfasadas con dinero. Además los ascensos son, o curar a la unidad, si está muy dañada (no ganas fuerza ni otra cosa) o bien ser más fuerte... esto es muy poco personalizable. La cosa mejora al subir de nivel en afinidad que te permite mejorar tus unidades, pero a veces las opciones que ten da a elegir son algo chorras, pero en otros casos, la elección está algo más jodida saber que te puede convenir más. - Cuando probé este juego por primera vez, por lo que recuerdo, podías crear colonos (para fundar nuevas ciudades) desde el principio. Se ve que con las actualizaciones del juego ya no es posible salvo que descubras una tecnología concreta. Pero si eres capaz de fundar la 1ª ciudad sin problemas al aterrizar en el planeta ¿qué ciencia te pueda faltar para hacer lo mismo en otra parte del mapa?. Que alguien me lo explique. - La idea de la salud es muy ingeniosa pero mal explotada también, a poco que crees tres ciudades ya tienes salud negativa, y eso te impide crecer y expandirte más por el mapa. Bueno, lo puedes hacer pero te penalizan por ello. Por ejemplo sí está bien que te penalicen la salud si creas fábricas que son insalubres o pozos petrolíferos pero...por crear simplemente una ciudad... debería ser sobre todo cuando ya estuvieras muy extendido por el mapa que te afectara la salud ya que hasta para conquistar una ciudad enemiga, si te decides a quedarte la ciudad, tu salud bajará increíblemente. - En los civilization podías desembolsar dinero (en este caso energía) y poder ver acelerada una producción y que quede conclusa sin tener que esperar tantoturno (esto es un clásico en los civilization). Te ponías a ahorrar como una hormiguita con paciencia hasta alcanzar lo necesario y qué satisfacción cuando podías pagar la construcción (que para eso habías ahorrado). Antes cuantos menos turnos le quedaran a la construcción, más barato en dinero de te salía, no tenías que pagar igual si a lo que querías hacer le quedaba un turno que 20. Ahora resulta que si construyes algo pagando te va a costar lo mismo le quede un turno que 200. - El cambio de que solo puedes tener ahora una unidad de ejército por casilla. No ha sido un cambio para mejor. Como sabemos, todo ocupa un volumen en el espacio, y es obvio que en un mundo real en un trozo de terreno no podrías meter 20 ejércitos, esto es cierto... pero se han pasado. ¿Qué se consigue con esto?. Que cuando quieres avanzar un ejército hacia una ciudad enemiga a veces las unidades se estorban unas a otras y es más, a veces como te encuentres esas dichosas grietas en el terreno que te obstaculizan el paso, no hay forma de asediar la ciudad rodeándola para poder atacar con varias unidades a la vez y así tener alguna posibilidad de ganar el asedio con lo cual a veces se hace imposible poder conquistar la ciudad. Yo lo hubiera solucionado permitiendo meter varias tropas en una casilla pero con un límite, por ejemplo, como mucho que 3 unidades de ejército puedan estar en una misma casilla y no te permita meter la 4ª. Así das la sensación de realismo y de paso contenta a los clásicos del civilization. No entiendo que si algo funciona ¿para qué cambiarlo?. Lo de meter las unidades que quieras en una sola casilla ha sido siempre algo presente en los civs... ¿por qué quitarlo?. A pesar de que hay muchas cosas negativas es un juego que se deja jugar. La IA debería ser más inteligente a la hora de mover sus tropas pero por lo demás, está bien el juego. Eso sí, ojalá hubieran partido del juego del cual se había inspirado y haber hecho una especie de remake añadiéndole algunas mejoras... y el juego habría sido increíble... las maravillas y sentencias (frases) que salen en el juego son bastante sosas al igual que las maravillas. Digo y repito ¿Cómo puede un juego más antiguo con menos medios y gráficos peores por haberse hecho el juego en una época más antigua, ser más adictivo y hecho de mejor manera que un juego más actual?. En fin, el que venga buscando una especie de "Alpha Centauri 2", este no es su juego. Sin embargo si busca un juego de colonización futurista, bueno, el juego no está mal, pero no va más allá. Lo curioso es lo rejugable que es, y que pese a todos sus fallos y cosas malas, el juego parece que te llama una y otra vez para que lo juegues más veces.
3 VOTOS
Pedir moderación
BudyGato / 18 de enero de 2015
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
4
Pésimo

Se queda corto

Antes de empezar el análisis de este juego tengo que decir que el Civ4 fue uno de los al que le dediqué muchísimo tiempo cuando era muy peque y, pese a todo, le sigo dedicando tiempo. También he jugado al Alpha Centauri y acabé encantado. Este juego, por el contrario, no le llega ni a la suela de los zapatos de los anteriores que he nombrado. Para resumir mi análisis (porque podría ser largo, estoy muy decepcionado), voy a dividirlo en lo que me ha gustado y lo que no: Lo que me ha gustado: -> La temática: soy un friki de la ciencia ficción y me encanta todo lo relacionado con ella. Este cambio de aires le hubiera venido bien a la saga Civilization si no llega a ser porque, en mi opinión, no se ha sabido aprovechar. -> Las rutas comerciales: en este juego podemos ver por donde pasan los convoyes comerciales enemigos y podemos cortar sus suministros. O ellos nos lo pueden hacer a nosotros... -> Casillas hexagonales: es un acierto, ofrecen mayores estrategias y movimientos. -> El árbol tecnológico: me ha parecido muy innovador y divertido. -> El espionaje: me gusta como está planteado pero me parecen que los turnos para realizar misiones son demasiado largos y, las misiones, me parecen escasas. -> Las misiones: hacen que la partida sea más personal pero se me antojan muy cortas. Además, podrían haber puesto los eventos aleatorios que había en el Beyond The Sword para darle más interés a la partida Lo que no me ha gustado: -> La IA: me acuerdo que en una partida del Civ4, una civilización me declaró la guerra sin previo aviso (bueno, bombardeé a un aliado suyo con bombas nucleares xD) y lo primero que hizo fue destruir mis pozos petrolíferos. Gracias a esa brillante estrategia no pude fabricar tanques y perdí mucho terreno al comienzo de la guerra. En este juego, por lo que he podido observar, la IA es incapaz de hacer una estrategia. Solo lanza oleadas y oleadas de unidades que se estrellan contra tus ciudades y, en caso de ganar, gana por el factor número. Además, están los trabajadores, que si los pones a hacer mejoras automáticamente te arruinan la colonia. Es decir, en algún momento, se dedican ha destruir granjas y generadores para hacer 'terrascape', los cuales te aportan beneficios pero mantenerlos cuesta 6 unidades de energía. Cuando me dí cuenta, ya tenía doce repartidos por mis tierras y la energía en números rojos. -> Los acuerdos: no me gusta tener que renovar acuerdos y aperturas de fronteras. Si hay hostilidad con una facción se cancelan los tratados y ya está, me parece muy cansino tener que renovarlos cada 90 turnos. Y lo de los favores me parece un disparate: es una buena idea, le he dado petroleo a una facción a cambio de un favor y me encuentro que el favor no puedo canjearlo por nada. -> Las virtudes: demasiado caras para empezar y no me gusta nada que lo hayan cambiado por la cultura. -> El mantenimiento y la gestión: vale que haya que pagar para mantener edificios y mejoras de casillas, hace que el juego sea más real, pero me parecen excesivos los costes. Y, además, ya no podemos reducir el gasto en tecnologías y cultura para ganar más energía cada turno. -> Afinidades: si hubieran querido que la personalización de unidades fuera mejor, habrían cogido la idea de Alpha Centauri y no este burdo derivado. -> Las unidades: que no puedan haber mas de una unidad en una casilla te limita mucho a la hora de plantear una estrategia. Podrían haber puesto un limite o una opción de crear divisiones compuesta por 3 unidades o algo así. Además, para reclutar unidades tu ciudad tiene que estar vacía y la variedad de unidades es escasa. Las unidades navales no tienen relevancia alguna, no valen para nada. -> Las ciudades: es absurdo lo que aguantan y el daño que hacen. Yo hubiera quitada la opcion de que las ciudades pudiesen atacar, sinceramente. Me parece muy irreal que de una ciudad civil salgan misiles destructores. -> Religiones, principios y cultura: no existen, como si en el futuro la gente no vaya a matarse en nombre de algún dios o de la democracia. Estoy muy decepcionado con su desaparición. Y hay más cosas pero creo que ya he dicho suficiente. Para terminar he de agradecer a Steam que lo pusiera gratis para que lo pudiera probar y saber que no tengo que comprarlo. En mi opinión, es igual que la basura del Civ5, es decir, un paso atrás en la saga de Civilizations. Eso sí, ahora sacarán una docena de DLC de 15 euros cada uno para aumentar el contenido del juego como hicieron en Civ5. Una remasterización del Alpha Centauri tendría que haber sido este juego.
1 VOTO
Pedir moderación
The-jocker-v / 2 de noviembre de 2014
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
6,5
Discreto

Los cambios de aires (o planetas) a veces no sientan bien.

Estamos hablando de un juego que pertenece a la que probablemente sea la mejor saga de estrategia jamás concebida, donde todas las entregas han resultado en auténticos juegazos rejugables y de gran nivel. Quizá uno de los motivos que han avocado a Beyond Earth a ser una decepción sea el altísimo listón que tiene encima, y al que por cierto, no llega ni por asomo. EMPEZANDO EN BEYOND EARTH: DESARROLLO DE LA PARTIDA Cabe decir que el planteamiento de las partidas, y su mimada preparación hacen esperar lo mejor cuando vas a jugar por primera vez. A diferencia de a lo que estamos acostumbrados, tanto en Civilization como en otros títulos similares, aquí se nos ofrece la posibilidad de seleccionar entre varias opciones las características que nos personalizarán como facción desde el inicio de la partida. Podremos escoger el tipo de nave o módulo de aterrizaje con el que llegaremos al planeta a colonizar, con unas características simples pero bien diferenciadas entre sí, además del tipo de tripulación que fundará la primera colonia (con su pertinente bonificación en producción, cultura, alimento y crecimiento, o ciencia), o el tipo de cargamento que aterrizará ''con nosotros''. Hasta ahí bien, pero también es en ese mismo apartado de preparación donde se nos presenta el primer revés: las facciones a elegir. Acostumbrados a una amplia variedad de civilizaciones a escoger que hemos tenido siempre en la saga Civilization (en Civilization V con DLCs y expansiones disponemos de hasta ¡43 civilizaciones!), Beyond Earth nos da un auténtico mazazo presentando tan sólo 8 facciones jugables, que para rematar descubriremos en la partida que no se diferencian en nada más que el color de facción y el líder que la representa, además de alguna escueta característica de juego que las diferencie entre sí, nunca más allá de alguna diminuta bonificación en producción, tecnología o similar... Pero prosiguiendo, nos disponemos a aterrizar en un nuevo planeta. El inicio de la partida sigue siendo bastante prometedor, sinceramente, pues nos encontramos con un curioso sistema de misiones que podremos ir realizando durante el desarrollo de la partida, obteniendo premios, bonificaciones, o avances en alguno de los 5 modos de victoria, que valoraré después. Estas misiones nos dan un soplo de aire fresco en la saga, pues no tenemos ninguna obligación de cumplir con ellas, pero ya es algo más de lo que ocuparnos con su aliciente incluído, más allá de pensar en ir fundando colonias antes de que la IA acapare las mejores posiciones del planeta, aunque cabe decir que la mayoría de ellas se limitan a cuando construimos por primera vez cierto tipo de edificio, se nos da a escoger una bonificación u orientación para todos los edificios como ese que construyamos, dándonos a elegir entre sólo dos opciones. En cuanto a gestión de ciudades no tenemos absolutamente ninguna novedad respecto a Civ V, pues el sistema es exactamente el mismo, al igual que en exploración y combate, si bien Beyond Earth nos presenta la posibilidad de utilizar a los exploradores para realizar ''expediciones'' en extraños yacimientos abandonados, fósiles de enormes criaturas alienígenas, o satélites estrellados, de donde obtendremos bonificaciones y recompensas. A los que hayan jugado ya a Brave New World se les habrá iluminado la bombilla: efectivamente, esto no es más que la ''Arqueología'' que añadió como novedad la segunda expansión de Civ V, adaptada a otro planeta, sin más novedad. Y para los nostálgicos de las ''cabañitas nativas'' o las ''ruinas antiguas'' de otros Civilizations, aquí tendremos exactamente lo mismo, sólo que en este caso son sondas con equipamiento útil enviado por la humanidad antes del aterrizaje, y que recogeremos con cualquier unidad para obtener una recompensa. Efectivamente, la innovación no es el punto fuerte de Beyond Earth. Siguiendo con la partida, no tardaremos en encontrarnos con un gas verdoso llamado ''miasma'', tóxico para nuestras unidades hasta que mediante la tecnología se revierta la situación. También hallaremos las primeras criaturas nativas de este mundo alienígena, que no vienen a ser más que una adaptación de los bárbaros de toda la vida a un entorno extraterrestre, aunque deberemos tener cuidado con estos ''bichos'', pues si nos pasamos de la raya machacándolos, siempre aparecerá la facción de turno recriminándonos que seamos tan hostiles y poco respetuosos con nuestro nuevo entorno. Las unidades alienígenas se limitan a 3 tipos de terrestres, cada cual con más fuerza que el anterior, 2 tipos acuáticos, y un tipo aéreo. Tampoco es una fauna muy diversa, no... y lo mismo pasa con los recursos, pues tendremos tres tipos de recursos estratégicos especiales, ligado cada uno a un uso específico por parte de cada afinidad (xenomasa -> Armonía, firaxita -> Supremacía, piedra flotante -> pureza), además de recursos secundarios que nos permitirán fabricar unidades orbitales (en breve se comenta) o edificios especiales, y otros que tan sólo mejoran el rendimiento de la casilla y permiten algún edificio de bonificación específico para dicho recurso. Ahora vamos al núcleo de desarrollo de las partidas: la tecnología y las afinidades. Lo primero que hay que destacar es que ambos conceptos van de la mano, pues el sistema por el cual obtendremos más puntos de afininidad será desarrollando tecnologías que nos vayan decantando por una o por otra. Dispondremos de 3 afinidades, teniendo en cuenta que escoger una nos ''alejará'' de facciones con otra distinta: - Armonía: Viene a ser ''llevarse bien'' con el planeta, cambiar lo menos posible y adaptarse a él. - Pureza: Fanatismo humano, algo así como ''los humanos son superiores y deben mantenerse puros e imponerse a todo''. Caiga lo que caiga. - Supremacía: Humanidad y tecnología de la mano, evolución biónica y lo que viene a ser imposición tecnológica y científica. Así, cabe decir que el árbol de tecnologías está hecho claramente con afán de ser dinámico, pero lo que se consigue es más bien hacerlo confuso a la vez que amplio (tras algunas partidas se le coge el tranquillo, hasta entonces es un auténtico lío). Dispondremos de una serie de tecnologías principales, que una vez desarrolladas nos permitirán acceder a otras ''subtecnologías'' basadas en esa principal, que nos aportarán opciones más específicas, así como puntos de afinidad hacia cualquiera de las 3 mencionadas antes. Entre otras cosas, las tecnologías nos desbloquearán tres tipos de elementos básicos de la saga Civilization, más uno novedoso: - Maravillas: Ni muy numerosas ni escasas, individualmente no suelen conferir bonificaciones demasiado impresionantes, y lo que más destaca de las mismas es su frikismo futurista y lo soso de sus presentaciones una vez las construyes. Aquí Beyond Earth cojea considerablemente. - Unidades: Escasas, pues de base tan sólo tendremos unidades de a pie de dos tipos (cuerpo a cuerpo y a distancia), exactamente lo mismo con vehículos terrestres, un único tipo de aeronave, y un sólo tipo de barco de ataque. Más adelante, desbloquearemos unidades especiales de cada afinidad, donde tenemos ''supersoldados'' sencillos cuerpo a cuerpo, algún ''supertanque'', ''supercañón'', o ''unidad titánica hiperfuerte'' que nos costará cierto recurso según el tipo de afinidad, en la relación mencionada antes. - Edificios: Variados, y tocan a muchos palos. En este aspecto poco se puede criticar. - Unidades Orbitales: Satélites que podremos construir y poner en órbita para conseguir distintos tipos de bonificaciones (mayor defensa en las casillas que abarque el satélite, mejor rendimiento de X tipo en las casillas de la ciudad dentro del alcance, eliminar el miasma de la zona...), o bien colocar en órbita armas relativamente poderosas para machacar enemigos en su radio de acción. Cabe decir que pueden ser derribadas por ciertas unidades de ataque a distancia, o bien dejan de funcionar con el tiempo. MODOS DE VICTORIA Y COMPORTAMIENTO DE LA IA Como he mencionado anteriormente, hay 5 modos de ganar una partida: Transcendencia, Emancipación, Tierra Prometida, Dominación, y Contacto. Si bien la de dominación es ya clásica en el género, cada tipo de afinidad cuenta con una victoria específica (las tres primeras enumeradas), a cada cual más insulsa y simple de alcanzar, a lo que debo destacar la victoria por Contacto como la más interesante, pues mediante misiones y proyectos deberemos analizar antiguas ruinas de una civilización primigenia que habitó el planeta, decodificando mensajes, glifos y señales hasta encontrar su ''rastro'' por el espacio y contactar con ''ellos''. Tampoco hay más después de esto (al menos hay chicha para expansiones, si saben aprovechar la curiosidad que despierta el ''contacto''). Añado que cuando terminas la partida NO sabes si has ganado o perdido, literalmente, salvo que lleves muy concienzudamente el progreso de victoria de cada facción. Tienes que buscar el historial de partidas, o cuadro de honor en el menú principal para enterarte de las cosas. Por su parte, la IA no se complicará la vida y lo más normal será que escoja la victoria propia de su afinidad, haciendo la partida insulsa a más no poder (la IA se mantiene relativamente pasiva, incluso estando en guerra), y rara vez intenta la victoria por Dominación o Contacto. Además, debo decir que Firaxis ha descuidado mucho ciertos detalles, dejándolos exactamente igual que en Civ V, tal como los diálogos con líderes, que en muchas ocasiones son las mismas frases calcadas (¡una vez incluso me soltaron la mítica frase de algo así como ''tendré que aplastarte como hago con los malditos bárbaros''! ¡en el espacio exterior!), y no es raro encontrar ''bugs'' de personalidad de la IA (por ejemplo, que destruyas una base comercial neutral al principio de la partida, y la IA, cada X turnos exactos, te lo reproche a través de todas las facciones una tras otra, durante el resto de la partida, como si lo acabaras de hacer cada vez). EN RESUMEN Podría haberse tratado de poco más que un DLC o mod más de Civilization V, pues mantiene el mismo tapete gráfico, un sistema de ''políticas'' idéntico, aquí llamado ''virtudes'', también mediante la cultura, mantiene también el mismo estilo de comercio de caravanas, el concepto de ciudad-estado actualizado a ''base comercial'', o el sistema de espionaje, también calcado, los ''planetas aliens'' son como la tierra, muy poca diferencia... además del funcionamiento en general de la partida. Me resulta inevitable compararlo también con el mítico Alpha Centauri, de hace ya la tira de años, pero que para mi sorpresa resulta muchísimo mejor que Beyond Earth en todos los aspectos (ahí al menos podías fundar ciudades en el agua, o diseñar tus propias unidades de cada tipo, creando prototipos pieza a pieza, mientras que aquí tan sólo mejoras las unidades según la afinidad, casi sin cambios entre una u otra). PUNTOS POSITIVOS DESTACABLES: + Olvidando Civilization V, sin comparaciones, Beyond Earth resulta un buen juego. + Sigue siendo un Civilization, por lo que al menos al principio, no deja de resultar entretenido. + La banda sonora es menos variada que en la anterior entrega, pero sigue siendo de notable. PUNTOS NEGATIVOS: - La escasez de facciones y la casi nula diferenciación entre ellas le quita mucho tiempo de vida al juego. - El comportamiento de la IA hace las partidas relativamente aburridas, amén de la escasez de tipos de unidades. - El sistema de misiones es entretenido, pero en cada partida son SIEMPRE LAS MISMAS, lo que a la larga cansa. - Los ''planetas alienígenas'' son demasiado idénticos a La Tierra. Muy poca creatividad en ese aspecto. - Las facciones parecen realizadas por un niño de cinco años ¿Franco-Iberia? ¿Unión Africana? ¿Sudamérica? ¿Cooperativa Asiática? Simplemente son mezclas de etnias geográficamente cercanas, lo que queda muy irreal y cutre. En definitiva, a quien no haya jugado a Civilization V, si es que puede haber alguien, así como a los más aficionados a la ciencia-ficción futurista, Beyond Earth les gustará considerablemente más que a un servidor. Sin embargo, cabía esperar mucho más de un juego que ha creado tanta expectación, y producido por nada menos que Firaxis. Si me preguntan si es entretenido, diré que sí, al menos durante un tiempo. Si merece la pena comprarlo por el precio actual, diré que ni en broma, esperad a un pack mejor de precio e incluso con alguna expansión. Y como gran seguidor y jugador de la saga Civilization desde su primera entrega, diré que me he llevado una sorpresa muy ingrata al comprobar que Firaxis y Sid Meier han fallado en algo que nunca solían: cuidar los detalles. Sólo queda esperar que la próxima vez se limiten a hacer un remake de Alpha Centauri, o al menos tomen nota de él, o mejor que vuelvan a bajarse de la nave espacial y vuelvan a la Tierra con el Civilization de siempre, que tan bien han ido evolucionando como hasta el V.
1 VOTO
Pedir moderación
Teocrito / 29 de octubre de 2014
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
7
Interesante

Falta Personalidad

Sin duda el juego podría haber sido mil veces mejor simplemente habiendo desarrollado las mejores funciones que tenía el 5. Y es que no puedo evitar basar el análisis comparándolo con este pues me pareció el mejor de la saga. Sin duda este juego podría haber sido un dlc más, primero porque los que sacaron para el 5 se me quedaron corto. Segundo porque no vale su precio, y por último y más importante, que si hubiesen aplicado las mejores cosas de ambos habría sido perfecto. El juego añade funciones muy interesantes. Los espías tienen más profundidad, pudiendo robar energía (dinero), ciencia e incluso unidades. Los aliens están muy bien hechos y de lo mejor que tiene este nuevo juego. El poder elegir que tipo de unidades al ir incrementando tu afinidad está bien pensado, aunque no esté bien ejecutado, porque el tener que subirlas mediante las tecnologías me parece un error. Hay más edificios y una cierta mejora en la profundidad en su personalización, pero que solo es necesario si estas en niveles altos. Los nuevos mapas están genial, con muchas novedades y sorpresas, no es tan típico como jugar en la tierra. Los satélites dan opciones interesantes pero mal ejecutadas de nuevo. Hasta ahí lo que me ha gustado. La jugabilidad y estilo es muy parecido al 5, cosa que me encanta, pero como reza el título, la falta de personalidad en los líderes, las naciones, las tecnologías y las maravillas es un paso atrás. Hay solo ocho lideres que elegir y son una basura, las habilidades especiales que tienen son absurdas, apenas cambian el estilo de juego por mucho que digan los creadores. Al ser tan pocos han eliminado ese "morbo" que tenía empezar una partida y no saber quienes eran tus enemigos, y además no están en una zona característica cuando abres el panel diplomático, como por ejemplo en el 5 que hablabas con Isabel la Católica y te encontrabas en unos jardines reales, o Ramses II que se encontraba en su trono. Además tenían su historia nada más empezar, hablaban su idioma y estaban bien recreados. Estos son cutres hasta decir basta, y las asociaciones todavía más, ¿qué narices es eso de Franco-Iberia? Y encima nos habla en francés. Han eliminado a los grandes personajes como el gran ingeniero o el gran científico, y a parte de su función también molaba ver quienes eran, ya que eran reales. Esto que voy a decir ahora es algo que se va corrigiendo sobre la marcha, pero al principio la sensación que te dan las tecnologías y los recursos es de caos, hay un montón y encima ramificadas, y como muchas son dignas de Einstein pues no puedes imaginarte para que valen por lo que te tienes que pasar medio juego leyendo la civilopedia. Lo mismo con los recursos, ¿qué es y para que narices sirve la xenomasa? No es nada intuitivo, aunque no es que esté mal, porque se supone que estamos en planetas extraterrestres, pero un tutorial no habría estado de mas. La diplomacia ha empeorado, ahora existen los "favores" como moneda de cambio, y no se vosotros, pero ha mi me parece que me están timando. No han mejorado la IA, ya que en cuanto ven que tienen espacio hacen ciudades como si plantasen un árbol, y a la larga solo causa que la nación se vaya a la mierda y que al jugador le entre una jaqueca tremenda, jugar con el mapa en masivo sigue siendo un dolor de muelas por culpa de que la IA no tenga un freno, si por lo menos fuese bueno hacer tantas ciudades pues se entendería. En definitiva, es un juego que está bien, es ameno (excepto por ciertos detalles), tiene buen aspecto y buena profundidad estratégica, pero visto el 5, se siente un retroceso más que un avance a unas nuevas bases.
Pedir moderación
LeGiA / 29 de octubre de 2014
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
6
Regular

Demasiado caro

Despues de haber jugado al 5 y ahora al Beyond Earth, me quedo con el 5 de todas todas, muchas veces no eres muy consciente de que estas haciendo en el juego, solo hay 3 afinidades, de las cuales dependiendo de la que cojas, puedes ganar la partida de una manera diferente, no veo diferencia entre las facciones, y conforme vas teniendo las ciudades desarrolladas, ya sabes que es una recta final, no puedes experimentar nada con tu faccion, porque te quedas atras respecto a tus rivales, tienes que acabar rapido y ya. Y cuando ganas o pierdes??!!!! Ni ver el mapa para ver como van los demas, ver las puntuaciones, NADA DE NADA, la primera vez que acabe una partida no supe muy bien si habia ganado o perdido. Da la impresion de que a el juego le falta meterle otras cosas, que se diferencien mas las facciones, tiene pinta de CARNE DE DLC's. Me he quedado muy despagado con este juego, lo compre porque me gusto mucho el 5 y la tematica del espacio me gusta, pero sinceramente, me esperaba mucho mas.
Pedir moderación
Frandaero / 28 de octubre de 2014
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
6
Regular

No vale el precio

Jugué las 3 afinidades ya, probé cada una de las civilizaciones y completé como 5 juegos en 3 días en velocidad "Épica". No se como explicarlo sinceramente, pero el juego me pareció muy flojo. Las 8 civilizaciones del juego no tienen ninguna personalidad. Las afinidades controlan quien va a pelear contra quien en el Mid-Game. No veo interesante a los recursos estratégicos y las maravillas son aburridas. Es un buen juego, pero debería tener un precio un poquitin mas elevado que un DLC, porque siento que está a esa altura. Lo único que destaco es el increíble sonido que tiene.
1 VOTO
Pedir moderación
Yelish / 27 de octubre de 2014
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
4
Pésimo

Es malísimo

Quizás el peso del juego debió desistirme de Steam. 2,7 Gb.Pero echaba tanto de menos Alpha Centauri, que quise darle una oportunidad, en fin, una hora. 1 HORA. Necesité para ver que era una auténtica mierda. Cuando llevaba una hora, dije, por qué 3djuegos le da esa notaza, a qué juego han jugado ellos que yo no???? En ningún momento sientes que estás en un civlization en un planeta desconocido, sientes que estás perdido sin remedio en un planeta, buscando la manera de darle al escape para borrar lo que sea que es este juego. Pero es bueno, lo dicen las revistas, por???? Money, money, está claro. El juego pesa poco, porque no tiene nada, nada. Nada que te haga sentir en el futuro, o haciendo algo que merezca la pena, nada. Si comprais este juego es porque sois masoquistas.
Pedir moderación
Tsuna561 / 27 de octubre de 2014
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
6
Regular

Can you build a game that stands the test of time?

El principio de una partida de Civilization: Beyond Earth es bastante emocionante. Y me refiero al principio del principio, antes incluso de que haya empezado la partida. Antes de que haya aterrizado tengo que escoger a mi facción, por ejemplo, a los Franco-Íberos, que ganan una tecnología gratis cada vez que su cultura se desarrolla. Tengo que elegir a los primeros habitantes que habiten este planeta, elegiré a los artistas que impulsan la cultura. Dentro de la nave junto a los colonos traeré la maquinaria que me permite tener a un trabajador gratis al aterrizar. También debo decidir el tipo de nave que quiero llevar, me decidiré por coger la nave que me desvela las costas del planeta, me da algo de confort saber la forma de la tierra que puedo conquistar. En cualquier otro Civilization podría haber elegido simplemente una facción, ya fuera Japón, EEUU o Persia y lanzarme el juego. Beyond Earth me permite construir la primera nave paso a paso, como habéis podido ver antes, desde los colonos, al tipo de nave. Me da pistas de como funcionará el principio de cada partida. Beyond Earth me hace tomar elecciones incluso antes de que haya empezado la partida. Tomar elecciones, eso es lo que es Beyond Earth. Elecciones continuas, tediosas que intentan formar algo más grande. Cuando mejor funciona Beyond Earth es al principio, poco después de que tu nave haya aterrizado y estés dando tus primeros pasos, ya sea haciendo las primeras quests que te dan, empezando a definir las fronteras o decidiendo en realidad que facción vas a jugar. La elección que haces al escoger una parte del antiguo planeta Tierra es simplemente preparación, aquí solo hay 3 facciones. Armonía, Pureza y Supremacía, aunque más que facciones son afinidades. Para subir el nivel de cada una de ellas tendrás que coexistir con la fauna autóctona, domarla o ignorarla, respectivamente. Tu elección cambiará a tus tropas, te dará varios bonus de status y te abrirá una de las 5 posibilidades de victoria que hay en el juego. Esta elección podría modificar incluso la diplomacia, si ésta tuviera algún valor en el gameplay. Es un enfoque interesante que sugiere que no tienes ni idea de quien eres hasta que has moldeado el planeta mediante tus ideales y tus elecciones. Éste es uno de los mejores ejemplos de como Beyond Earth constantemente te hace tomar elecciones, y no de las típicas de "manda un scout hacia allí" o "desarrolla tal cultura", sino de elecciones más discretas, de blanco o negro, A o B. cuestiones que solo te ocurrirán 1 vez durante la partida y cuyo efecto será continuo en ella. Nunca serás solo artistas franco-íberos ni nada tan simple como EEUU o Persia. Serás la suma de tus decisiones mientras recorres el camino de la Armonía, la Pureza o la Supremacía. Es una progresión bastante buena que se desarrolla a medida que descubres el juego. Mientras juegas te saltarán varias "quests", ayudando a definir la narrativa del juego. Algunas de ellas son historias secundarias que ayudan a definir el lore, otras son simples elecciones cuando construyes un nuevo edificio y otras son quests a largo plazo que llevan a las victorias propias de cada facción. Endless Legend, el 4X de Amplitude que salió hace poco tenía un sistema similar de quests, con quests únicas por cada facción que llevaban a la victoria. Pero aquí las facciones no tienen ningún valor, así que todo se basa, de nuevo, en si sigues la Pureza, la Armonía o la Supremacía. Y todo esto es estupendo mientras avanzas en tu primera partida hacia el endgame. Pero mientras sigues jugando te saltan cada vez más decisiones y poco a poco te das cuentas de que estas decisiones no sirven de nada, totalmente inconsistentes. Pongamos como ejemplo una de las principales ventajas de estar en una afinidad especial, mejorar a tus unidades. Solo hay un puñado de unidades militares, dicho lo cual, que funcionan de maravilla en el combate, teniendo cada una un rol en especial. Pero mientras subes de nivel no mejoras una unidad en especial, no mejoras a ese soldado que acaba de cargarse a un gusano de asalto él solo, sino a todo el grupo de marines. Cada vez que la mejoras te da a elegir, de nuevo, 2 cosas. Estas cosas son nimias pero deberían ser importantes para justificar el comportarte de una forma en especial. Es más, deberías estar planteándote que quieres hacer para conseguir ese upgrade, ¿verdad...? ¿Verdad...? En realidad, no. Ya deberías haberte planteado teóricamente como funciona el sistema de combate pero no funciona como tienes pensado. De nuevo, trayendo la mala herencia de Civilization V, sigues sin poder poner dos unidades en una misma casilla. Esto provoca atascos mientras mueves a tus tropas, lo que es bastante malo, pero empeora en el combate y empeora aún más cuando la IA lucha. Esto ya pasaba en Civ V y se cargaba el juego, la IA en cualquier nivel de dificultad en combate era inepta, totalmente inepta. La gente pensó que Firaxis lo había arreglado, al fin y al cabo Civ V tiene 4 años, deberían haber aprendido de sus errores, pero no lo han hecho, la IA sigue siendo basura a la hora de combatir. Y no es solo que la IA tenga problemas al mover las unidades, es que ni siquiera es consciente de los conceptos básicos del juego. Os pondré un ejemplo que entenderéis muy fácilmente. Conseguir unidades aéreas, o más bien la unidad aérea porque solo hay una, es muy sencillo gracias a la Tech Web que posee las investigaciones. Lo principal que hace esta unidad es destruir otras unidades aéreas para proporcionar superioridad aérea y algo de vía libre. Por culpa de la falta de unidades aéreas o, simplemente, de una unidad dedicada al derribo de unidades aéreas desde tierra, el combate aéreo se basa en un Piedra-Papel-Tijeras. El modo interceptar sirve para derribar las unidades aéreas que se acerquen y las unidades en este modo solo se pueden destruir con los barridos. En las 4 partidas, variando de dificultades, desde la Sputnik, la más sencilla, pasando por Mercury, Gemini, Soyuz y Apollo, ninguna de las veces la IA entró en modo barrido. En cambio, seguía tirándome aviones hacia mi única unidad en modo interceptar, haciendo que ganase las batallas una y otra vez. Y esto, repito, pasaba por igual en el nivel de dificultad más sencillo que en el más complicado. Y, por supuesto, no es el único ejemplo que se puede poner, la colocación de las unidades especiales para disparar desde un rango o los bonuses por flanquear o fortificar la unidad. La IA simplemente no comprende estos conceptos, así que las decisiones que tomaba sobre como mejorar las unidades de repente no sirven de nada. ¿A quién le importa lo que elija? Si sea el combate como sea siempre voy a ganar, incluso aunque el rival tenga una ventaja económica brutal y me venga con todas las unidades que tiene. Aunque pase eso, puedo eliminar a las unidades de lejos, porque la IA no tiene ni idea de como colocar las unidades y por algún casual se empeña en dejar la artillería como si pudiera luchar con las unidades que tiene a su lado. Éste no es el único contra del juego. La diplomacia sigue siendo el mismo cuadro de texto insulso que teníamos en Civ V. Guerras en las que no muere ni una sola unidad y que a los 20 turnos además de no perder ni una sola unidad, me da una ciudad completamente mejorada como incentivo para que firme la paz. Luego está el sistema de favores, que no sirve para absolutamente nada. 5 favores con un imperio y lo mejor que me da por los 5 favores es 500 de energía, energía que puedo conseguir en 2 turnos. Cabe destacar, muchas veces, la pasividad de la IA, que hace que las denuncias públicas, las alianzas o las guerras entre IAs no sirvan de nada por eso, por culpa de la pasividad. Añadido a todo esto que he comentado, hay nuevas funciones de dudoso valor como las unidades orbitales o las rutas de comercio, el espionaje que no consigue alcanzar siquiera al que había en BNE o las maravillas. No, ahora en serio, son las peores maravillas que ha habido en toda la saga, ¿para esa basura paso 15 turnos sin producir en mi capital? Vale, juego, en las próximas partidas no gastaré esa producción, gracias. ¿Por qué no puedo ver información cuando me dan un ultimátum? ¿Por qué no puedo ver que relación tienen las facciones entre sí? Demonios, ni siquiera puedo ver si están en guerra o no. Lo peor de todo es que después de unas partidas sabes que el juego va a ser machacar el botón "Siguiente turno" para alcanzar una de las condiciones de victoria. Una "grindfest" que dirían los ingleses. Esto es el endgame en Beyond Earth, pulsar el botón para pasar al siguiente turno mientras rezas que los enemigos no vayan más adelantados que tú. Dudo que Firaxis creyese que llegaría tan lejos, porque los "incentivos" que me da el juego por llegar lejos son unas unidades que, al tener la IA tantos problemas, no sirven de absolutamente nada. Todo esto te hace pensar al principio "Wow, el endgame debe ser brutal" pero no, no lo es. En cambio, todas las decisiones que has hecho crean una bola de nieve dirigiendose sin control hacia el final de la montaña mientras va haciéndose más y más grande. Como un Katamari, para ser más exactos, un Katamari de decisiones insulsas que al alcanzar un tamaño en concreto, se destruye. El juego te dice ¡has ganado! y estás de vuelta en el menú principal. Nada de información sobre tus puntos, nada de ver el mapa para ver como lo han hecho los otros jugadores, nada, poof. Mi Katamari se ha ido, ya no está, y Civilization: Beyond Earth me susurra al oído "Sé que quieres jugar otra partida, pulsa ese botón" con una voz completamente sensual. Y me tienta, creáis o no, me gusta tomar decisiones aunque sean insulsas, me gustan varias partes de Beyond Earth como el apartado artístico, por eso tiene esta nota. ¿Recomendarlo? A duras penas, no merece el dinero de salida, ni siquiera merece ser comprado con un 33% de descuento, mejor esperar a que salga la primera expansión, que es lo que parece que Firaxis quiere, sacar expansiones otra vez para arreglar un juego roto. Sid Meier, sé que no estás leyendo esto pero, solo una cosa antes de acabar, muchas decisiones no es igual que decisiones interesantes. Firaxis lo hizo bien con XCom y a la gente le encantó y lo más gracioso es que, a pesar de que las decisiones eran menos en cantidad, eran muchísimo más interesantes. Beyond Earth ha escogido cantidad y en vez de calidad, y al igual que ellos han escogido eso, yo escogeré quedarme en la Tierra con Civilization V.
18 VOTOS
Pedir moderación
Escribe tu análisis
El análisis de los usuarios
Tienda
Civilization: Beyond Earth

¡No busques más! te ofrecemos el mejor precio.

Civilization: Beyond Earth
Tienda
Plataforma
Precio
PC
36,95€
Valoración y estadísticas
8,5
Valoración 3DJuegos
“Excelente”
Sobre el sistema de valoraciónEscribe tu análisis
5,8
Análisis lectores
(9 análisis)
Popularidad:
Inexistente
¿Qué es?
Ranking:15534 de 33594 juegos
En la comunidad:
Usuarios (383) | Grupos y clanes (3) | Más
Expectativas / Valoración (439 votos)
9,0
Tu voto:
12345678910
Foro del juego
¿Se pueden elegir los tipos de victoria?
RHADE
Unidades orbitales
MHTRI

Participa en el foro de este juego
Si eres un fuera de serie o todo un crack con “Civilization: Beyond Earth” de PC, o simplemente quieres intercambiar tus trucos, guías o dudas sobre este juego, no lo dudes, pásate por su foro.

Y recuerda, si estás atascado en este videojuego puedes crear un tema de ayuda en su foro.