|
Inicio
PC
PS4
XOne
Switch
3DS
PS3
X360
Wii U
iOS
Android
Videos
Foros
eSports
  • Portada
  • Noticias
  • Videos
  • Imágenes
  • Análisis
  • Artículos y Reportajes
  • Hardware
  • Guías
  • Trucos
  • Todos los Juegos
  • Top100
  • Lanzamientos
Ni no Kuni 2: Revenant Kingdom
Ni no Kuni 2: Revenant Kingdom
Fecha de lanzamiento: 23 de marzo de 2018
 · Plataforma
PCPS4
  • Ficha
  • Análisis
  • Noticias
  • Artículos y reportajes
  • Videos
  • Imágenes
  • Trucos y Guías
  • Conexiones
  • Foro del juego
Análisis de los lectores (Ni no Kuni 2 Revenant Kingdom)
8,4

Ni no Kuni 2: Revenant Kingdom

“Muy Bueno”
(Nota media sobre 9 análisis)
¿Y tú qué opinas?
Escribe tu propio análisis
Análisis de Ni no Kuni 2: Revenant Kingdom / Opiniones de Usuarios
  • Recientes
  • Por fecha de publicación
  • Más votados
Hispano90 / 28 de septiembre de 2018
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
9
Magnífico

Reino encantador

Antes de todo decir que esta es solo mi opinion. No os dejeis llevar por su aspecto infantil,es un juego que trata unos temas muy serios en los que son actualidad hoy en dia. No he jugado al primero pero me quede con muchas ganas asique no podia dejar pasar la oportunidad de jugar a la segunda entrega del juego, y no me a decepcionado en absoluto. Presenta un sistema de combate que es totalmente diferente al primero (por lo que vi en videos) y pasa a ser un action RPG con un sistema que la verdad a mi me ha encantado, en el que podremos interactuar con unos compañeros llamados fofis, logrando realizar ataques y hechizos especiales, (que a diferencia de muchos yo si los he visto muy utiles, sobretodo en dificultad alta) ademas puedes alternar en pleno combate que personaje eleguir. Si que es cierto que los personajes no gozan de tanto carisma pero lo tienen aunque se podria haber sacado mas provecho. El juego graficamente es precioso hablando en terminos artisticos, no es un referente en este punto pero te quedaras maravillado el como luce en este apartado con el diseño de personajes y paisajes, la musica es de lo que mas podemos destacar en el juego, aunque despues de muchas horas de exploracion o farmeo se nos puede hacer repetitivo en algunos momentos, la historia del juego no la veo mal pero para mi le falto contundencia incluso solo decir que para mi flojea en el personaje dde Roland hay cosas que veo incoherentes, pero es solo un juego. Añadir que el sistema de contruir tu castillo es de lo mejor que tiene ya que digamos que es la motivacion para que uno avance y acaba enganchando, al igual que con las batallas campales, solo que estas ultimas pueden terminar por aburrirte de tanto hacerlas. En definitiva Ni No Kuni II es un gran RPG que a mi por lo menos me ha encantado y si puliesen esos puntos que flojean tendriamos un autentico referente en videojuegos, porque para mi ya lo es en los RPG.
2 VOTOS
Pedir moderación
NateShizu / 3 de junio de 2018
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
8,5
Excelente

Mi análisis sincero del Juego

Para empezar tengo que decir que mis expectativas sobre este Juego antes de comprarlo eran un tanto promedias (jamas jugue al primero, tampoco hace falta jugarlo para entender esta increíble historia). Después de horas de Juego me di cuenta que es una joya, primero que nada los combates, son algo normales y básicos pero creo que me gusta ya que se asemeja un poquitín a lo que es un hack n slash, sin perder lo rpg claro. Los personajes y como empatizas con ellos es increible, creo que todos los personajes del Juego me encantan, las escenas son realmente buenas y profundas muchas de ellas. Por ultimo si tengo que hablar de algo malo de este Juego creo que es la falta de voces en latino, yo lo juego con voces en japones pero por favor bandai ... para la próxima voces en latino. Por ultimo mencionar que el soundtrack de este Juego es hermoso, es de esos juegos que los jugas y despues estas buscando por spotify o youtube las canciones xd en fin, yo lo recomiendo, es un juego muy bueno.
1 VOTO
Pedir moderación
Cargut96 / 14 de mayo de 2018
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
10
Inolvidable

Ni no Kuni II, maravilloso.

Juegazo. Sin más. Soy una de las personas que no tuvo la oportunidad de jugar el primer Ni no Kuni para PlayStation 3 así que iba con los ojos vendados en esta segunda entrega. Y menuda sorpresa me he llevado. Fantástico. La jugabilidad es increíble, que se desarrolle en tiempo real le da una profundidad mayor, y con un estilo muy similar a los Bayonetta. Los gráficos, SUBLIMES, con el estilo característico del Studio Ghibli. Precioso. La música, mismo tema, increíble. Melodías indicadas para cada situación y en momentos de exploración, se disminuye o no hay. Excelente. En conclusión, amé con todo mi corazón este juego jajajaja, se los recomiendo 100%. Sigue así, Level 5 y lograrás cosas increíbles como esta. Felicitaciones.
1 VOTO
Pedir moderación
Nitos1986 / 7 de mayo de 2018
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
9,5
Imprescindible

Precioso y con ideales muy nobles. Larga vida al Rey Evan.

Son inevitables las comparaciones, siempre lo haremos y siempre se hará, más si la primera entrega fue muy buena. Pero yo creo que esta segunda supera a su antecesora o, al menos a mí me ha gustado más. Las principales críticas que venían de la primera entrega eran que tenía un argumento algo infantil y que su sistema de combate se hacía algo pesado, si bien no estoy de acuerdo con lo primero, sí un poco con lo segundo. La historia del primero no era para nada infantil, el inicio lo sabemos todos y es que la historia se desarrolla desde la perspectiva de un niño. Con respecto al sistema de combate sí que se hacía algo pesado y es uno de los puntos fuertes del juego que venimos a analizar. Ni no Kuni 2 empieza con Roland, presidente de una nación que sufre un ataque de un misil, se puede interpretar que nuclear pero no lo dice expresamente y, misteriosamente, es transportado a un mundo totalmente distinto al suyo en el que, en ese preciso instante, en el reino en el que ha caído, se está produciendo un golpe de Estado contra el legítimo rey, que es un niño preadolescente. Roland decide ayudarle a escapar de su propio reino, lo consiguen y, al salir del mismo, ESTO ES SPOILER PERO NO MUY GORDO, sorpresivamente, lejos de querer recuperar su reino, en un acto de madurez desafiante, decide crear un reino de cero con un objetivo muy ambicioso: la paz mundial. A partir de aquí la trama se complica, empiezan a salir monstruos extraños en el mundo cuyo poder proviene de una maldad que dejaré descubrir al que decida jugarlo. En este aspecto, considero que Ni No Kuni 2 tiene una historia mucho más madura que su antecesor, pues en el desarrollo del juego no todo tiene un final feliz, te encuentras con problemas que habitualmente podrías tener en un mundo real y, trata temas como el racismo y los conflictos entre distintos reino, ademas de resultar sorprendente en ciertos momentos de su historia, que a mí personalmente me ha resultado preciosa. GRÁFICAMENTE no puedo decir mucho, me ha parecido precioso, tanto en los escenarios cerrados como en el mundo abierto, o semiabierto o como lo quieran llamar, esto ya lo trataremos más adelante. El Cel Shading es realmente bonito y cuidado en este juego. Con respecto al SONIDO, tiene una de las mejores bandas sonoras que he escuchado en un videojuego de este tipo, preciosa, pega en cada momento y no te cansas de ella. Cosa que ayuda bastante al hacer las cosas secundarias. Se hace especial en los jefes, en cada batalla, en cada combate, en cada ciudad y, mi corazoncito, lo tocó la ciudad de Celántida. Pero, en el aspecto de sonido peca en un par de cositas: mi inglés no es precisamente la panacea, pero si jugando el primer capítulo en inglés me di cuenta de que algunas frases no estaban bien traducidas en los subtítulos en español, así que, por esto, lo cambié a japonés y el juego mejoró notablemente, quizá es porque esté traducido directamente desde ese idioma, la verdad es que no lo sé; el otro aspecto que no me ha parecido correcto es que, a veces, en vez de continuar frases, se queda todo en una onomatopeya o en el inicio o final de una frase, no con diálogos completos. Si bien es verdad que esto pasa generalmente con todo lo secundario, molesta un pelín. Y pasemos a lo importante: LA JUGABILIDAD E INNOVACIÓN. Sinceramente, siempre me ha costado dividir estos dos aparatados y es por eso que los hago juntos. Como diría Cloud: “Allé voy”. El juego es totalmente diferente con respecto al primero, el sistema de combate es mucho más fluido y resulta muchísimo menos aburrido, podemos asignar habilidades a los botones triángulo, círculo, cuadrado y equis, y tenemos unos ayudantes muy peculiares llamados “fofis” que nos pueden resultar muy útil en el combate, si bien es verdad que no son del todo necesarios y no he logrado encontrarles demasiado peso dentro de la historia (a la espera de futuros dlcs) pero sí que algunos de ellos pueden resultar realmente útiles en determinados combates. Siguiendo con el combate, no es muy difícil pillar el sistema y, si no nos marcamos ciertos retos personales o vamos a cosas complicadas secundarias, puede resultarnos demasiado fácil, y esto es una cosa que le puede restar puntos. Pero, repito, hay jefes finales secundarios y monstruos emanentes que pueden complicarte la vida y resultar un verdadero reto. Pero lo que es muy importante: resulta muy muy divertido, yo no me cansaba de combatir una y otra vez y, los monstruos, sobre todo los grandes como los dragones, tienen ataques realmente llamativos visualmente hablando que, junto a nuestros ataques, hacen que cada combate resulte una preciosidad a la vista de nuestros ojos, quedaremos impresionados, como si estuviéramos viendo un anime. Cuando salimos a mundo abierto, nuestros personajes cambian al Estilo Chibi y, en dicho mundo, nos encontramos monstruos y batallas campales, además de cofres, cuevas, etc, etc. Hay gente que odia el estilo chibi pero a mí personalmente me encanta, resulta todo muy gracioso y bonito y, bueno, cuando entramos a un bosque, cueva o ciudad vuelve todo a su estado normal, con lo cual contenta a unos y a otros. Es verdad que el mundo abierto, o exterior, no da para mucho, es más al estilo de los antiguos Final Fantasy de PSOne o algún otro RPG como Wild Arms, sales a un mundo no muy grande con cuevas, bosques, ciudades y demás en los que puedes entrar pero el mundo no es como, por ejemplo, un Skyrim (por exagerar), tampoco lo pretende ni lo necesita, está perfecto como está. Ya tenemos bastante variedad en ese aspecto y no viene mal algo diferente. Dentro de este “mundo abierto” tenemos las batallas campales, que sí que siguen siendo del estilo chibi, contaremos con un ejército que podremos personalizar conforme vayamos incorporando gente a nuestro reino, ya que alguna de las personajes que reclutamos pueden liderar escuadrones, aunque podemos llevar un máximo de cuatro de ellos. No resultan demasiado complicadas una vez que subes de nivel y te acostumbras o eliges tus escuadrones preferidos. Otro punto muy entretenido y básico, pilar del juego, es el desarrollo del reino. Es necesario no sólo para continuar en determinados puntos de la historia, sino para seguir reclutando súbditos y mejorar el desarrollo de los personajes principales, pues dentro de este podemos desarrollar armas, armaduras y mejorarlas, crear nuevos fofis, platos de comida e incluso aprender nuevos hechizos. Además resulta entretenido porque se notan los cambios visualmente y, con forme el reino se desarrolla, también nos aparecen misiones secundarias muy interesantes. En definitiva, a mí me ha parecido mucho más entretenido que su antecesor, no sólo por su jugabilidad que es más fluida y rápida, sientes que las misiones secundarias valen para algo y no simplemente por completar (como pasaba en el primero) y su argumento es mucho más maduro que el de su antecesor. Lo puntos a favor: + Ya lo he dicho, tiene una historia que trata temas como el racismo, conflictos entre reinos y que te enseña que no todo tiene por qué ser de color de rosas. + Su jugabilidad, es muy fluido todo y se hace muy ameno, pero esto también es un punto negativo y ya lo explicaré. + Sus gráficos. El apartado artístico y su mundo resultan realmente fascinantes, te sumerges en el mundo literalmente + Su banda Sonora, de lo mejor que he visto en un videojuego, te atrapa totalmente y siempre va acorde con lo que estás haciendo. + Pese a que se sabe que trae DLCs, cuando completas el juego da la sensación de que te has pasado un juego completo, de que lo que le añadan no es necesario, queda todo bien atado. No me gustan mucho los DLCs pero, punto a favor, había ediciones especiales que traían pase de temporada y esto no lo hacen todos. Los puntos negativos: - El sistema de combate puede resultar algo repetitivo y peca de ser FÁCIL si no te pones autoretos o vas a por los jefes secundarios realmente difíciles. - Los fofis, no les veo demasiado sentido en la historia y en el combate tampoco es que sean demasiado importantes. Si no los usas tampoco pasa nada. Aunque es verdad que algunos de ellos son realmente útiles en combates complicados y ahí me puedo contradecir un poco. Pero, bueno, es para gente completista, como yo en este juego. - He echado un poco de menos que hubiese más ataques mágicos, el uso de la magia en sí mismo, no resulta del todo necesario. ¡Ah! ¡Y hechizos curativos! Realmente casi no hay. No se me ocurre nada más por ahora. Es verdad que llevo casi dos semanas sin jugar al juego porque decidí hacer el análisis en frío y no en caliente, pues cuando lo completé me pareció sublime en todos los aspectos, incluso en su historia, increíble. Por sus cosas buenas y sus pocas cosas malas, mi nota es de 9,5.
2 VOTOS
Pedir moderación
Raksel / 3 de mayo de 2018
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
7,5
Bueno

El resurgir de un reino

Llevaba ya años pidiendo y soñando con una secuela del que fue uno de mis JRPG favoritos de PS3. Tras su anuncio hace ya más de 2 años, hoy lo tenemos por fin aquí para poder disfrutarlo y ver si Level 5 ha sido capaz de cumplir las expectativas de los fans del primer juego. Nada lejos de la realidad. Tengo sentimientos encontrados con Ni no Kuni 2, y por desgracia no en el buen sentido. Nos encontramos ante una secuela que recupera el maravilloso estilo artístico de las películas del Studio Ghibli, pero con ciertas variaciones en ciertos aspectos visuales del juego que le han hecho perder parte del encanto de la primera entrega. Y no es para menos, ya que en esta ocasión no han contado con la ayuda del Studio Ghibli para el desarrollo y demás. Las características cinemáticas con el toque Ghibli se ausentan para dar lugar a escenas in-game dentro del propio motor, y que ya no tienen el encanto del primer juego. La historia narra como un humano del mundo real llega hasta el mundo de Ni no Kuni tras ocurrir un accidente mientras se encontraba yendo en dirección a una reunión entre políticos. Al llegar a ese mundo misterioso, nuestro protagonista del mundo real se encuentra en medio de un golpe de estado comandado por la raza contraria de los que gobiernan en ese momento en ese lugar que, si no has jugado al primer juego, no te vas a enterar de nada ya que te lo presentan todo de forma muy a saco. Me gustaría explayarme mucho intentando contar un poco más de la trama, pero todo ocurre tan deprisa y sin darnos tiempo a que nos pongamos en situación, que realmente siento que la historia de este juego no está contada todo lo bien que debería. Tiene algunos buenos momentos, claro está, pero la mayor parte del tiempo siento una especie de falta de ganas en intentar transmitir emociones en lo que está ocurriendo. No se si seré yo que mi capacidad de sorprender haya disminuido con los años, pero esa es la sensación que he tenido en la mayor parte del juego. La presentación y evolución de los personajes es mínima y en el caso de los personajes secundarios que nos acompañan y que conoceremos en este mundo, es nula. Y lo peor de todo esto es que cuenta con una duración menor de la que esperaba, y es que para un juego con una trama tan poco inspirada, encuentro triste que apenas hayan habido momentos en los que haya disfrutado de la historia, ya que esa suele ser la principal baza del género. El ser capaz de contar una buena historia y con la duración adecuada para ello. A diferencia de su primera entrega, esta secuela presenta un sistema de combate más tirando al clásico ARPG en el que te mueves por un entorno limitado y golpeas a los enemigos con diferentes habilidades. Los únimos, esos entrañables seres que teníamos en el primer juego han desaparecido para dar paso a los fofis, que pese a ser un añadido "útil", ni siquiera me han dado motivos para preocuparme e informarme en como usarlos de forma útil en la batalla ya que ni siquiera son imprescindibles para vencer en los combates. Y esta última declaración la digo en relación al grado de dificultad del juego. Si bien es cierto que con las horas se va estandarizando más la dificultad, no he sentido ninguna clase de reto en los combates contra jefes y enemigos principales, como si sólo llevando un par de niveles por encima es suficiente para vencerlos sin problemas. Aparte de eso, son combates poco inspirados salvo en excepciones donde tienes que atacar ciertos puntos del enemigo para hacerle daño, pero no es nada que no hayamos podido ver en otro JRPG y mejor planteado. La música de Ni no Kuni 2 es decente. Tiene muy buenos temas, sobretodo en las ciudades principales. Mi problema radica en que se queda corta en variedad, y repite mucho algunos temas y de forma muy cortante. Es decir, puedes estar hablando con un personaje mientras suena X melodía de fondo, y de golpe te la pueden cortar para dar paso a otra distinta para adaptarse al tono de la conversación. Te lo podría haber aceptado si esa transición hubiera tenido peso y que no fuera un simple corto entre melodía y melodía, que encima me parece insulso que se usen melodías muy comunes en la trama principal para conversaciones con NPC's cualquiera. Le restan importancia a algunas melodías haciendo ese tipo de cosas. Pero no todo iba a ser malo, y es que Ni no Kuni 2 tiene muchas cosas secundarias a hacer, y algunas de ellas me han enganchado. El sistema de construcción de reino está muy bien planteado y te motiva a estar horas enganchado delante de la pantalla para farmear dinero y demás para construir nuevase edificaciones, realizar mejoras en los edificios para que te beneficien durante los combates y otros aspectos del juego. Tendrás que reclutar súbditos para poder realizar muchas de estas cosas, y gran parte de ellos los tendrás que reclutar a través del sistema de misiones secundarias, que si bien está poco inspirado, almenos te motiva a realizar algunas de ellas para poder reclutar al personaje de turno para que vaya a tu reino y te ayude a realizar mejoras que sólo X tipos de personaje pueden realizar. Quizás me hubiera gustado tener algo de libertad para personalizar el reino, pero aun así lo considero un sistema completo y que tiene cierto encanto para que te quedes más horas de las que planeabas. Quería hablar de las batallas campales entre ejércitos, pero lo considero un sistema demasiado simple como para profundizar mucho en él. Sólo diré que están bien resueltas, pero llegan a hacerse bastante repetitivas. Para terminar, me gustaría hacer una reflexión sobre el juego en general y decir, desde mi más sincero punto de vista, que este juego no ha cumplido con las expectativas que tenía puestas en él. Tras más de 60 horas de juego y sin haber salido nada de la expansión, puedo confesar que si bien el juego en ciertos aspectos tiene su encanto y considero que están bien trabajados, falla en muchos otros. Resumiendo: Una trama corta, poco inspirada y que posee pocos momentos memorables. Una banda sonora de calidad pero que se repite mucho en demasiadas ocasiones. Un apartado artístico maravilloso pero que en según que lugares pierde su encanto. Y por último, y no menos importante, un sistema de combate que si bien no es el mejor del mundo, es más cómodo y accesible que lo que teníamos en la primera entrega. ¿Que os quiero decir que todo esto? Que si sois fans del primer juego y esperabais de este una gran secuela, quizás os sintáis algo decepcionados al ver como un juego que se veía tan prometedor por venir de un primer juego notable, se haya convertido en un juego decente pero que no llega a las cotas mínimas de calidad que espero de un juego de rol de acción en estos tiempos que corren donde se necesitan más buenos juegos de rol de acción que nunca. Si sois fans del género y buscáis algo para pasar el rato y disfrutar sin esperar tampoco una obra maestra, quizás este juego os entretenga durante varias semanas. Si sois fans del Studio Ghibli y os habéis enterado ahora de esta saga, quizás disfrutéis de ambos juegos por igual sólo por ver su evolución en cuánto al apartado artístico entre uno y el otro, pese a que este último, aun con sus mejoras, haya perdido cierto encanto en según que aspectos visuales del juego. Y nada. Esto es todo. Muchas gracias por leer mi análisis y espero haberos ayudado a todos los indecisos que no sabían si comprar o no el juego. Puede que sea una de las notas más bajas que haya puesto en un análisis de un videojuego, pero también quiero dejar claro que mis gustos han cambiado con los años y también el grado de exigencia hacia ciertos géneros. Una vez más, gracias por leer.¡Nos vemos en futuros análisis!
1 VOTO
Pedir moderación
Macija / 29 de abril de 2018
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
8,5
Excelente

El rey león anime.

Nier Automata, Nioh, Resident Evil 7, The Legend of Zelda, Xenoblade Chronicles 2, Persona 5… 2017 fue para muchos el año del resurgir de la industria japonesa, especialmente en el género JRPG, un año en el que demostraron su relevancia en el mundo de los videojuegos tras varios años en los que parecían haber perdido fuelle. Y parece que en 2018 no van a aflojar, con muchos lanzamientos muy esperados para los amantes del género como Code Vein, Valkyria Chronicles 4, Dragon Quest XI, Kingdom Hearst III (*ejem ejem si no se retrasa ejem ejem*) y el título que nos ocupa, Ni No Kuni II. Un título que ha sido recibido con opiniones muy divididas por parte de la comunidad, pero que me ha parecido, aún con sus errores, un JRPG muy competente, con un mundo precioso que explorar, una jugabilidad divertida y una historia imaginativa, con personajes interesantes y carismáticos. Y empezando por la historia, es un tanto… irregular. El protagonista del juego es Evan, heredero al trono de Cascabel que ve cómo su reino sufre un golpe de Estado el mismo día que debía ascender al trono y se ve obligado a huir, decidido a fundar un nuevo reino donde todos puedan ser felices y a formar alianzas con otros reinos para construir un mundo en el que se viva en paz. El inicio del juego es realmente emotivo y prometedor y lo mejor del juego es descubrir estos nuevos reinos, ya que cada uno es muy diferente del resto, tiene su propio tema, conflictos o estilo artístico. Y los problemas con los que nos encontramos en cada reino son bastante interesantes, siempre que acababa con uno estaba deseando ver qué nos esperaba en el siguiente. Pero por desgracia la historia global es bastante simple. Salvo un par de momentos bastante buenos, casi todo se desarrolla exactamente como esperarías. Los personajes que acompañan a Evan, aun sin ser muy complejos, tienen mucha personalidad, son divertidos y encajan muy bien con el tipo de aventura que es, pero no evolucionan lo más mínimo en todo el juego. Esto es especialmente triste en el caso de Evan ya que el juego realmente va de él aprendiendo a ser un rey, pero no cambia prácticamente nada en toda la aventura. Pero la peor parte se la llevan los villanos. En principio los villanos de este juego están muy bien construidos, son interesantes, van más allá de la típica búsqueda de poder y sus motivaciones están bien justificadas, a veces el juego incluso trata (superficialmente) temas bastante maduros, pero poco después descubres que la típica entidad oscura los está manipulando para que sean así, lo que hace que pierdan cualquier interés que podrían tener. Al final la historia resulta bastante infantil, quedando reducida a la típica serie de animación de los noventa dirigida a niños: un malo muy malo que usa a otros para sus planes y un bueno muy bueno que les descubre el poder de la amistad, lo que es bastante decepcionante. El mayor problema que tuve con el primer Ni No Kuni fue su sistema de combate, que me parecía horrible. Así que, por suerte, en esta entrega lo han renovado completamente. Ahora los enfrentamientos se realizan con batallas en tiempo real, en las que disponemos de dos tipos de ataques, ataques a distancia, magia, esquives, bloqueos, fofis… Son combates simples pero divertidos, con muchas opciones disponibles y controles que (salvo por un esquive un tanto ortopédico) funcionan bastante bien. En cada combate participan tres aliados (aunque aquellos que no luchen también ganarán experiencia para no quedarse atrás), entre los que podemos alternar en cualquier momento. Lo único que echo en falta en el sistema de combate es un sistema de combos más complejo, acercándolo más a un Hack & Slash, pero por lo demás los combates funcionan muy bien. Aunque el juego tiene otro gran problema: su curva de dificultad. No recuerdo ningún juego en el que la dificultad esté tan mal medida como en este. Durante la primera mitad del juego los combates son sencillísimos, pudiendo pasarte cualquier enfrentamiento pulsando solo un botón. Pero a partir de cierto punto la dificultad se dispara, con enfrentamientos mucho más exigentes. No es que sean imposibles, una vez que te acostumbras y empiezas a sacar partido a todas las opciones en el combate se pueden completar sin problemas, pero el salto de dificultad es muy repentino. Durante la primera mitad del juego pensaba que los fofis eran inútiles en combate básicamente porque no me hacía falta usarlos, pero después descubrí que si sabes usarlos ayudan muchísimo. Y ya que estoy hablando de ellos, me encantan los fofis de este juego. A diferencia de los únimos del primero que eran el pilar central, aquí funcionan más como apoyo durante el combate, por lo que la jugabilidad no se centra en ellos y la forma de obtenerlos a través de sencillos acertijos me encanta. En Ni No Kuni II también es muy importante la exploración, con un gran número de ruinas, zonas opcionales, desafíos y misiones secundarias. Cuando estamos fuera de estas zonas navegamos un mapeada simplificado como en clásicos como FF VIII, adoptando una estética chibi y pudiendo ver objetos, localizaciones y enemigos en el mapa. Personalmente yo odio este estilo chibi, no me gustó en World of Final Fantasy y no me gusta aquí, y pasar de los preciosos escenarios “completos” a este minimapa es bastante bajona, pero entiendo la necesidad de usar este tipo de mapa para ahorrar costes. Aún así, eso no justifica lo mal que está implementado, debido a que es extremadamente simple. Estando los enemigos por el mapa no entiendo por qué no han permitido que al cogerlos por la espalda tengas un bonus en el combate o poder darle un primer golpe para que estén debilitados, como en Persona 5. Además, el ciclo día/noche no es un ciclo, si no que en cada zona es una hora distinta y no cambia, por lo que puede ser la noche más oscura que si te mueves cinco pasos ya es de día, y eso es algo que te saca muchísimo del juego. Lo que sí me ha gustado mucho es la navegación, con muchas zonas a diferentes alturas, pasajes ocultos, objetos y zonas que desbloqueas al ir adquiriendo magias u otras herramientas. Como iba diciendo, el mundo esconde muchas misiones o objetivos secundarios. La mayoría son muy simples, conseguir determinada cantidad de un objeto, matar a cierto número de enemigos o derrotar a un enemigo especial. Y hablando de enemigos, otro aspecto en el que el juego se ha quedado muy, muy corto es en la variedad de enemigos. Hay muy pocos diseños de enemigos originales y el juego no hace más que reciclarlos con distintos colores. De nuevo, es algo típico de los JRPG, pero aquí se ha llevado demasiado al extremo. Estas misiones secundarias suelen tener alguna mini-historia sencilla, pero para mí lo mejor son las recompensas. Más allá de objetos, dinero o experiencia (de la cual dan muy poca, dicho sea de paso) muchas misiones te dan nuevos personajes que puedes reclutar para tu reino, de una forma similar a los soldados de Metal Gear Solid V. La gestión de nuestro reino es otro de los pilares del juego. Es un sistema bastante sencillo, reminiscente de otros juegos de Level-5 como Dark Cloud, así que no esperéis la complejidad de un Sim City. Podemos construir todo tipo de edificios, mejorarlos, asignar un puesto cada uno de nuestros súbditos, realizar investigaciones… Pero lo mejor es que este sistema no existe en un vacío, si no que se retroalimenta con el juego principal. En nuestro reino podemos crear o mejorar armas o armaduras, mejorar nuestras magias, conseguir mejoras pasivas de mucho tipo (desde mayor aparición de objetos o dinero a bonus en los combates) … ¡incluso crear fofis! Además de que construcciones como las granjas o las minas nos dan materiales que podemos usar para venderlos o conseguir mejor equipo. Nuestros súbditos también pueden encargarnos misiones para mejorar sus habilidades o reclutar nuevos aliados. Antes de jugar al juego tenía miedo de que no me gustase, pero ha acabado siendo una de mis partes favoritas del juego y está integrada de una forma genial tanto en la historia como en la jugabilidad. Por último, también tenemos batallas campales, secciones un tanto más tácticas en el que manejamos a cuatro unidades de soldados y vamos derrotando a otros grupos enemigos con un sistema de batalla basado en piedra-papel-tijera. No es muy profundo, pero no se hace pesado, es un buen añadido para darle más variedad al título y, si no te gusta, es bastante opcional. En cuanto al apartado audiovisual, en fin, no tienes más que verlo, es un juego precioso. A nivel de diseño artístico cumple sobradamente, tanto con los personajes, enemigos (especialmente los bosses), escenarios… Todo tiene un diseño Ghibli que me encanta. La banda sonora también es muy buena, con una gran variedad de temas que varían dependiendo de la zona y situación, incluidos algunos temas muy reminiscentes a las típicas melodías de Dragon Quest. Donde más brilla es en las cinemáticas animadas, pero por desgracia hay muy pocas de estas cinemáticas, la mayoría de las situaciones se resuelven con modelos in-game y cajas de texto. Que una vez más, es algo típico de este género, pero no deja de ser algo que afecta negativamente a la inmersión en la aventura. Una cosa que sí me ha encantado es la traducción, no desaprovechan ni una oportunidad para hacer una broma. Sin duda un grandísimo trabajo por parte del equipo de traducción. Ni No Kuni II no va a ser un referente en el género ni inventa nada nuevo, pero sabe elegir los ingredientes que hacen de él un muy buen juego de rol. Como digo, la historia es muy memorable, pero no deja de ser entretenida y agradable y plagada de personajes interesantes, la jugabilidad es muy directa y divertida, la gestión del reino y las batallas campales aportan mucha variedad, artísticamente es precioso y la banda sonora es una pasada. Si buscas un buen juego de rol para comenzar el año (y ya has jugado a todos los bombazos del año pasado) Ni No Kuni II es un juego más que recomendable.
2 VOTOS
Pedir moderación
NIArtemicht / 29 de abril de 2018
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
5,5
Mediocre

El paraíso furry.

Vamos a ver, como veo que este es el típico juego de le meto un 9,5 porque tiene un diseño bonito y por eso voy a exagerar cada apartado de la obra, he decidido centrar este análisis en mencionar los numerosos aspectos negativos del juego. Lo dividiré en 3 partes brevemente: narrativa, jugabilidad y comparación con el primer NNK, seguidos de una conclusión: NARRATIVA: Mala a rabiar. No hay historia, es un niño al que echan de casita y va a casa de los demás a hacerles la pelota para que le ayude. El juego es la definición exacta de RECADERO, pero un recadeo básico a nivel argumental como a nivel jugable, consistiendo en ir a X sitios, recoger los objetos que te piden para enfrentarte a un bicho grande y así hasta que pasen los capítulos. La trama no da motivos para continuarla, ni suspense, ni algo que agarrarse ni identificarse. No hay momentos emotivos ni cómicos, solo frases bonitas súper cheesies y cursies de que los sueños se cumplen si tus amigos te ayudan. Lo siento, ya con Kingdom Hearts tengo suficiente. Los diálogos son sosos. Podrían haber aprovechado el ciberlibro para meter comentarios graciosos o algo por el estilo, pero es lo más insulso que hay. Y, como ya he dicho, aparte de sosos los diálogos parecen escritos por Mr. Wonderful. Que, oye, no está mal ponerle muchas fracesitas bonitas a un juego, pero solo si les acompaña un buen argumento que las respalde. Los personajes... ¿Qué personajes? Vamos conociendo a varios según avanzamos, pero ninguno de ellos es mínimamente relevante en ningún aspecto del juego. En realidad solo existen 2 personajes y medio: El prota, porque lo manejamos nosotros; Roland, que ha viajado de nuestro mundo a uno nuevo pero eso parece no perturbarle lo más mínimo; y el villano que de vez en cuando se deja ver (tiene menos tiempo en pantalla que Ardyn, que ya es decir, así que fijaos en el panorama). El único personaje carismático es una copia de Drippy. Le han puesto acento andaluz/escocés y venga qué graciosa la mancha amarilla que hace cosplay de Lisa Simpson. JUGABILIDAD: Siento honestos, me entretuve mucho con la construcción del reino. Sin embargo, acaba haciéndose repetitivo y aburrido, llega un punto en el que esta pieza clave del juego ya no da más de sí ni ofrece novedades. Las batallas campales son entretenidas. Ahora, aquí viene el aspecto que más chirría del juego: la irrisoria dificultad. ¿Tanto cuesta poner un maldito nivel difícil? Pregunto. La estrategia es nula solo tienes que tirar palante con la espadita, atacar y dar una voltereta cada 3 segundos si el enemigo supera tu nivel, ya está. La pena que me da es que el juego NOS OFRECE MUCHAS OPCIONES DE ESTRATEGIA que podrían haber hecho del juego una experiencia más interesante y disfrutable, es decir: tenemos el ecualizador, las habilidades, el equipamento, las 3 armas del combate con sus porcentajes, los fofis que a día de hoy no sé ni lo que son... Sí, muchas opciones que SON INÚTILES porque el desafío es NULO. Si hubiera un poquito de dificultad, el jugador se vería tentado de trastear un poco con las mecánicas, pero es que no hace falta. De hecho, me pasé el juego con los mismos fofis que tenía al principio y usando la misma habilidad de Corte Circular. Es que es muy cutre, colega. COMPARACIÓN: NI NO KUNI 1 VS. 2 Sí, ya sabemos que el NI NO KUNI 1 era infantil y con una dificultad no tan perfecta, pero leches, la historia era más bonita e identificable desde el principio, era un argumento simplón pero efectivo y bien guiado, los personajes aparecían más tiempo en pantalla y más desarrollo aunque fuera algo super simple. Los únimos eran una mecánica entretenida con los turnitos. Sin ninguna duda, el 2 no le llega a la suela de los zapatos. OTRO ASPECTO A MENCIONAR ES LA MÚSICA. No suelo criticarla porque en general me gustan todas las bandas sonoras, pero la de este juego me ha parecido repetitiva y muy poco inspiradora para ser un JRPG. La única pieza musical que me ha gustado ha sido la del mapamundi porque es el tema principal del anterior juego. El juego es bonito, y hay muchos animales que hablan y cosas brillantes por el suelo que si las pisas te dan desde piedras hasta quesos o troncos ásperos. Así que en CONCLUSIÓN: A menos que esté muy rebajado, NO TE COMPRES EL NI NO KUNI 2 SI BUSCAS HISTORIA, JUGABILIDAD, TE ABURRES FÁCILMENTE O ERES MUY EXIGENTE. Le doy esta nota porque me ha entretenido y le he dedicado 50 horas casi exactas, pero si nos ponemos a valorar este juego en serio, la verdad no creo que salga muy bien parado.
1 VOTO
Pedir moderación
Caelumx / 11 de abril de 2018
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
8,5
Excelente

Una secuela mas cautivadora

Ni no kuni 2 merece ser uno de los juegos mas a tener en cuenta de este año presente. Su esencia de rol de antaño es de lo mas cautivadora, uno de sus puntos fuertes sin duda es el diseño que destila Ghibli (muy curioso e inconfundible). Hablando en terminos jugables, ni no kuni 2 me parece un juego muy solido, sus mecanicas son mas bien simples pero entretenidas. Han conseguido un buen equilibrio ya que la gestion del reino esta muy detallada y es necesaria si quieres explotar el potencial del juego. Ademas de las zonas secretas que puedes acceder y todas las misiones y recados. Mi enorabuena sin duda! Y recomendable 100% a los amantes del JRPG
1 VOTO
Pedir moderación
Samineitor / 6 de abril de 2018
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
9
Magnífico

Voy a ser rey, mi rey.

Me gustaría empezar hablando de la historia y de sus personajes, ya que veo que es un punto en el que hay bastante diversidad de opinión. Para empezar, partimos de la base de que es una historia sencilla y muy accesible, sin embargo, eso no significa que haya que destacarlo como punto negativo, pues en realidad va muy acorde al espíritu de la propuesta, resaltando la épica y la ingenuidad infantil al más puro estilo Ghibli en películas como “El castillo en el cielo”, por poner un ejemplo. Si nos fijamos en dicha película, los personajes no tienen muchas capas de profundidad, ni están unidos por un entramado de relaciones complejas, más bien todo lo contrario; es decir, brillan por su simplicidad gracias a una gran caracterización, lo que les lleva a cumplir muy bien su papel y a soportar con orgullo todo el peso de la película. Aquí, en esta historia, Evan es el que tiene el papel de ese niño de nobles ideales que persigue un sueño. Incluso conocemos suficiente de su pasado como para observar una evolución, bastante rápida para sus dimensiones, pero existente y suficiente para empezar la aventura. A partir de ahí, y a lo largo del recorrido, van apareciendo el resto de personajes que formarán parte del grupo principal. Y, aunque algunos están mejor perfilados que otros, la mayoría son bastante carismáticos y se les coge cariño, si bien es cierto que ninguno llega al nivel del dúo protagonista (Evan-Roland), pues la relación entre ellos es el elemento más importante del juego, el encargado de sostener el eje central de la historia con su significado sobre el apego, la paternidad y la determinación. Para concluir, y no excederme demasiado en esta parte, me gustaría comentar tres cuestiones que podrían achacársele; primero, la forma de cerrar las tramas de cada mundo, uniendo cabos sueltos de manera forzosa para gestar un final feliz, cosa que le puede restar naturalidad y credibilidad a la historia; segundo, las licencias narrativas que se toman, hay que estar muy entregado con la historia para no desconectar con ciertos giros de guión; y tercero, lo poco aprovechados que están los súbditos que se reclutan a lo largo de la aventura, algunos tienen un diseño muy chulo y podrían haber intervenido de alguna forma en la trama principal, o directamente haberles creado pequeñas historias alternativas para las side quests, en lugar de mandar recados random todo el tiempo. Por otro lado, creo que no hace falta contar mucho sobre la dirección artística, el principal punto fuerte del título y su seña de identidad. Es simplemente precioso, el diseño de los escenarios y de los personajes es encantador y, salvo alguna que otra escena, encaja a la perfección con el conjunto. El mapamundi también cumple sobradamente, aunque sí es cierto que se echa de menos que no se recree todo con la misma escala y el mismo estilo, habría sido una auténtica maravilla. El único “pero” que puedo poner en esta sección es el reciclaje de los diseños de algunos personajes una vez avanzas lo suficiente con las misiones secundarias. La banda sonora es otra absoluta maravilla, Joe Hisaishi es un compositor de renombre que ya ha demostrado su valía en numerosas ocasiones, la mayoría en colaboración con estudio Ghibli, por lo que era de esperar que firmase un acompañamiento musical a la altura del apartado visual. Quizás podría decirse que hacen demasiado uso del tema principal para muchas situaciones, pero es de tanta calidad que apenas importa e incluso se agradece. Poco que decir en lo referente al doblaje, yo lo jugué en inglés y no me desagradó en absoluto, pese a la aversiva reacción de algunos. Aunque también es cierto que no se doblan muchas escenas, la mayoría de textos se acompañan de simpáticos sonidos que reflejan el estado emocional de los personajes. Ningún problema con ello, la verdad. Otro punto a destacar es la variedad de actividades que el juego te ofrece: batallas campales, jefes alternativos, mazmorras…pero, sin duda, lo más importante es la gestión y creación del reino, una actividad bastante adictiva (yo le eché horas y horas) y llena de posibilidades que influirán notablemente en el desarrollo de la aventura desde un punto de vista jugable. Y ya que menciono ese apartado, hablemos del sistema de combate. Que sea en tiempo real a mí me parece todo un acierto porque, a pesar de que es también preferencia personal, dota de mayor dinamismo las batallas. Eso no quiere decir que se escatime en opciones, se puede cambiar de personaje, hay unas cuantas habilidades y magias a utilizar (que muchas varían según el personaje o su tipo), abundante cantidad de objetos y equipamiento, y un amplio repertorio de fofis (100), que puedes equipar de una forma u otra para conseguir cierto tipo de ventaja en según qué situaciones. ¿Es fácil? Bueno, difícil no es, está claro, pero tampoco es un paseo, en este tipo de juegos el reto siempre depende de cómo deseas afrontar el desafío, si vas muy leveado y con un equipo muy trabajado de hacer muchas secundarias pues difícilmente encontrarás un reto en la historia principal. En el postgame la cosa cambia, y el nivel de los enemigos asciende considerablemente. ¿Duración? A mí la historia principal, tomándemela con calma, me ha durado unas 40 horas. De hecho, también he conseguido ya el platino, cosa que me llevó el doble de horas (80). Y, aun así, hay varias tareas que no quedan reflejadas (o completadas más bien) en el platino, y que podrían ascender la cifra a 100 para los más completistas. Es cierto que cuando llevas un elevado números de misiones secundarias (son 175) se puede hacer un poco repetitivo, pues la dinámica es casi siempre la misma, hacer de recadero, y algunos incluso son bastante banales. Pero es tan fácil conectar con el juego por su estética, y tan atractiva la idea de construir tu propio reino y de reclutar súbditos (cosa que se hace a través de dichas misiones), que se hace mucho más llevadero de lo que parece. En definitiva, un gran juego que se respira como si fuese una película de Ghibli interactiva. En su simplicidad aparente está la mayor de sus virtudes y, a pesar de tener sus defectos, es todo un ejercicio de estilo. Yo está claro que lo recomiendo.
7 VOTOS
Pedir moderación
Escribe tu análisis
El análisis de los usuarios
Tienda
Ni no Kuni 2: Revenant Kingdom

¡No busques más! te ofrecemos el mejor precio.

Ni no Kuni 2: Revenant Kingdom
Tienda
Plataforma
Precio
PS4
34,95€
Valoración y estadísticas
8,5
Valoración 3DJuegos
“Excelente”
Sobre el sistema de valoraciónEscribe tu análisis
8,4
Análisis lectores
(9 análisis)
Popularidad:
Magnífica
¿Qué es?
Ranking:189 de 32385 juegos
Top10 PS4:10 días como número 1
En la comunidad:
Usuarios (583) | Grupos y clanes (1) | Más
Expectativas / Valoración (221 votos)
8,7
Tu voto:
12345678910
Foro del juego

Participa en el foro de este juego
Si eres un fuera de serie o todo un crack con “Ni no Kuni 2: Revenant Kingdom” de PlayStation 4, o simplemente quieres intercambiar tus trucos, guías o dudas sobre este juego, no lo dudes, pásate por su foro.

Y recuerda, si estás atascado en este videojuego puedes crear un tema de ayuda en su foro.