Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Las 5 claves de DOOM Eternal para superar al estupendo DOOM de 2016

Las 5 claves de DOOM Eternal para superar al estupendo DOOM de 2016

Por  /  13 de marzo de 2020       
28 comentarios
Recientes

Una vez más, el infierno necesita la atención de un especialista. Slayer está muy cabreado y dispuesto a repartir metralla en DOOM Eternal, un shooter todavía más enérgico y brutal que el genial DOOM de 2016. Sus responsables tienen el terreno preparado para superarlo, y estas son las armas que usarán para lograrlo.

Si los shooters de vieja escuela tienen un representante, a día de hoy ese es sin duda alguna DOOM (2016), un juego que mantiene el ritmo y la visceralidad de siempre en un contexto totalmente moderno. No necesita explicaciones: con verlo en movimiento ya quedaba claro que tenía un sentido de la acción muy, muy personal, y prácticamente encantaba a cualquiera que le echase un ojo. Mantener ese legado no es moco de pavo, pero parece que en id Software están convencidos de que DOOM Eternal se va a convertir en el mejor juego de su carrera.


¿Las claves para lograrlo? La primera es la voluntad de hacer DOOM aún más grande y poderoso de lo que ya era, así que puedes esperar nuevos contenidos, modos de juego, ejecuciones, y secciones de disparos y plataformas aún más intensas. Pero hay más, claro: mucho entendimiento y cariño por el recorrido de la serie y mucha mano con los shooters.


Bajo estas líneas, recogemos algunos de los puntos donde creemos que DOOM Eternal da en el clavo para lograr un juego todavía más redondo de lo que ya era el juego anterior, abarcando jugabilidad, inmersión, material y otros contenidos de uno de los juegos llamados a definir el 2020, y que saldrá a la venta el próximo 20 de marzo.



Una acción aún más intensa, trepidante y visceral No hace falta más que mirar cualquiera de las históricas carátulas de DOOM para darse cuenta de que masacrar hordas de demonios es el corazón del videojuego, pero a lo largo de los años esto se ha hecho de muchas maneras. La entrega de 2016 ya nos ofrecía una jugabilidad trepidante basada en disparar mucho, muy rápido, saltando y corriendo sin preocuparnos demasiado por recargar o ponernos a cubierto; y encadenando todo ello con gloriosas ejecuciones. Este ritmo convenció a la prensa y a los jugadores, así que no es extraño que DOOM Eternal también apueste por esa dirección. Sin embargo, a este le tenemos que añadir una palabra clave: ¡la movilidad!


id Software parece decidida a coquetear con las plataformasSlayer gana un buen número de técnicas para avanzar por el escenario, incluyendo dos pequeños impulsos que se recargan con el tiempo y que se pueden ejecutar desde el suelo o en el aire; también puede saltar entre algunas paredes marcadas, agarrarse a barras e impulsarse con un gancho integrado en la armadura. En otras palabras, id Software parece decidida a coquetear con las plataformas y, sobretodo, a servirnos en bandeja de plata más momentos de tensión en los que moverse, disparar y esquivar sea todo un reto —incluso para los que se consideren experimentados— y nos haga pensar más.


Uno de nuestros puntos favoritos es la integración de trampas en el escenario. En muchos niveles, puedes improvisar un poco para sacarle partido a estos elementos, diezmando a los enemigos más rápido de lo habitual con lanzallamas, hojas colgantes y otras formas igual de satisfactorias que las espectaculares ejecuciones cuerpo a cuerpo, tanto o más crudas que las que viste unos años atrás. ¿Lo mejor de todo? Que la campaña está estructurada de tal forma que en las primeras horas ya estaremos familiarizados con todas las mecánicas, y el resto es espacio para sorprendernos con niveles más interesantes.


Apartados técnico, artístico y sonoro impresionantes Otro de los puntos que hicieron grande a DOOM (2016) era su presencia: tenía una dirección artística, animaciones y fidelidad gráfica geniales, pero también se premió con creces la destructiva banda sonora del juego y las sensaciones a los mandos. ¿Qué podemos esperar de DOOM Eternal a nivel de inmersión? Afortunadamente, el juego apunta maneras, gracias en buena medida a las bondades del motor id Tech 7.


El motor id Tech 7 promete darnos momentos gráficos memorables.El motor id Tech 7 promete darnos momentos gráficos memorables.

Tendremos entornos más variados que explorar, por lo que a la temática cibernética e infernal sumamos también catedrales, escenarios abiertos e incluso celestiales. La banda sonora vuelve en la batuta del galardonado Mick Gordon, quien en esta ocasión ha experimentado con un coro compuesto por cantantes de heavy metal. Rip and tear!


El juego se lanzará en PC, PS4, Xbox One y, por primera vez, en Stadia; prometiendo 60 FPS en todas ellas —y la versión de Nintendo Switch está confirmada, solo que aún no tiene fecha de lanzamiento. Por supuesto, PC cuenta con la versión más ambiciosa. No solo cuenta con más opciones de configuración, sino que también sacará partido a la librería Vulkan que ya demostró una mejora de fluidez descomunal en el juego anterior casi un lustro. De hecho, sus responsables apuntan a que técnicamente podríamos ejecutar DOOM Eternal a 1000 FPS, algo impensable en estos momentos pero que podría jugar un papel clave en la vida del juego a largo plazo. También prometen un uso ejemplar del raytracing en gráficas compatibles.


Duración y rejugabilidad a prueba de bombas No se puede decir que DOOM (2016) tuviera mala duración, pero tampoco proponía nada que no hubiéramos visto en otros juegos del género: teníamos la campaña de un jugador, un modo multijugador relativamente tradicional y un editor de mapas que no está de vuelta en la secuela, pero DOOM Eternal tiene recursos de sobra para defenderse en este ámbito.


Los enemigos serán otro de los elementos claves en la campaña.Los enemigos serán otro de los elementos claves en la campaña.

De entrada, id Software especula que la campaña puede durarte fácilmente el doble que la del DOOM anterior, que se dice pronto. Unas 22 horas de recorrido que se complementan con dos DLC de historia que llegarán en el futuro. También contamos con una respetable dosis de material multijugador, que en esta ocasión cambia (y mucho) respecto a lo visto anteriormente… y casi que en el género shooter en general.


La primera novedad al respecto es el modo Invasión, que como su propio nombre indica, te permite entrar en la campaña de otra persona, interpretar a un demonio, y tratar de pararle los pies antes de que llegue al final del nivel. Si has jugado a Dark Souls, te resultará familiar. El otro gran añadido es Battlemode, un modo JcJ asimétrico donde dos jugadores hacen las veces de demonios, y el otro es Slayer. Es un duelo a muerte por rondas, y cada ronda nos da acceso a armas y habilidades más poderosas y espectaculares que la anterior.


Variedad de armas, enemigos y escenarios La historia de DOOM Eternal nos lleva a explorar una Tierra desolada ocho meses después de los eventos acontecidos en DOOM (2016), lo que supone un nuevo punto de partida. Eventualmente volveremos a Marte y Fobos para aniquilar demonios, sí, pero tendremos ocasión de visitar el Cielo y el Infierno, cada uno con sus propias particularidades.


El juego complementa su bestiario y arsenal con elementos nuevosDe forma similar, el juego complementa su bestiario y arsenal con elementos nuevos y recuperados del pasado. Así, por ejemplo, reconocerás armas como la escopeta, la motosierra o la BFG 9000, pero también verás otras nuevas como el gancho, que se ancla en la súper escopeta y puede lanzarse contra enemigos; el Crisol, una icónica espada retráctil, o la hoja Doomblade que se usa en los combates cuerpo a cuerpo. Por supuesto, cada arma tiene su propio elenco de mods para desbloquear y equipar. En DOOM (2016) cambiaban drásticamente el comportamiento de cada pieza, por lo que valdrá la pena hacer lo mismo en su secuela.


Las fuerzas sobrenaturales también han recibido refuerzos. No podían faltar a la cita los elementales del dolor, los ciberdemonios o los revenant, entre otros muchos, pero también hay otros demonios nuevos que cobran protagonismo. Uno de los más impresionantes es el cazador, una suerte de centauro montado sobre un tanque. Tiene armas cuerpo a cuerpo, salvas de misiles, rayos láser, y más. Vamos, un demonio de armas tomar.



Toda una celebración de 25 años de historia Por último, y no por ello menos importante, DOOM Eternal es una carta de amor a 25 años de historia de una de las franquicias más legendarias de la industria. Seguro que recuerdas con cariño los coleccionables de DOOM (2016), figuras de diferentes Slayers, melodías familiares y más. Si te gusta ese efecto 'fan-service' debes saber que Eternal es prácticamente un tiro de nostalgia en el pecho con una escopeta de doble cañón. Se ha refinado la personalidad y carácter de cada demonio (¡presta atención a cómo corretean los cacodemonios!) y suministrado una buena dosis de armaduras clásicas de Slayer.


Bethesda también prepara su propio lote de amor demoniaco con las reservasNuestro eternamente enfadado protagonista también tiene una base orbital a la que acude entre misiones, algo que no estaba en el original y que merece la pena parar para analizar. Tiene su propio PC para jugar, un montón de figuras y guitarras, un taller, una librería… conforme avanzamos en el juego veremos más y más detalles en todos estos departamentos, llenos de guiños a juegos del pasado, aunque nosotros nos quedamos con su PC de los 90, apartado del otro, pero todos sabemos que su disco duro está lleno de shooters de vieja escuela.


Al margen de esto, Bethesda también prepara su propio lote de "amor demoniaco" con las reservas del juego, incluyendo DOOM 64 en descarga digital y el pack 'rip and tear' que incluye una 'skin' clásica de escopeta, un nivel jugable adicional y el aspecto 'doot' del revenant, prácticamente el icono de la banda sonora del juego.


Comentarios (28)
Comentarios