Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
¿Cómo se crea el mejor remake de un JRPG? FFVII, Persona 5 o Trials of Mana muestran tres vías distintas

¿Cómo se crea el mejor remake de un JRPG? FFVII, Persona 5 o Trials of Mana muestran tres vías distintas

Por  /  26 de mayo de 2020       
83 comentarios
Recientes

Final Fantasy VII Remake es la reimaginación y reinterpretación de un clásico. Persona 5 Royal amplía la narrativa y la jugabilidad del original pero manteniendo intacto su apartado técnico. Trials of Mana no cambia la historia del juego de Super Nintendo, pero adapta su antiguo mundo en dos dimensiones a uno en tres. Comparamos estas tres formas de rehacer un JRPG para buscar respuesta a la pregunta: ¿cómo se hace el mejor remake de un JRPG?

A la hora de hablar de videojuegos siempre hay un problema que se repite: nos falta centrar y concretar el significado de nuestra terminología, porque, ¿qué es un remake en realidad? ¿Es fijarse en un juego de una generación pasada y rehacerlo? Y cuando decimos 'rehacerlo', ¿qué hemos de conservar del original y qué no? ¿La historia tiene que mantenerse o puede alterarse por completo o en parte? Ya puestos, ¿qué diferencias existen entre lo que es un remake, una remasterización y una reimaginación? ¿Cuándo una remasterización pasa a ser un remake? ¿Cuándo cruza el remake la frontera de la reformulación para convertirse en una reimaginación? Y por poner punto y final a tantas preguntas: ¿qué tipo de reconstrucción se merece cada juego y en qué momento hay que hacer uno u otro? ¿Es tan solo una cuestión de intereses comerciales?


Poder responder a estas preguntas es importante. Necesitamos conocer las intenciones del equipo de desarrollo que revisita un videojuego para poder valorarlo, decidir si lo compramos o no y entender qué quiere hacer con él. Seguro que mucha gente se ha sentido decepcionada al jugar a Final Fantasy VII Remake. Sin entrar en spoilers, muchos han podido considerar que esto no ha sido un remake como tal puesto que Tetsuya Nomura ha acabado reimaginando la historia, los personajes, el mundo y hasta la mitología del juego original. Otros pensarán que Persona 5 Royal no es un remake, pero en realidad sí que se puede considerar como uno puesto que 'rehace' el título de 2016 con añadidos, incluso renovando el apartado gráfico. De los tres, el que más se acerca a lo que todos entendemos a priori como remake es Trials of Mana, puesto que actualiza tecnológicamente el título base de 1995 dejando la historia prácticamente igual.


En este artículo trato este tema y pido tu opinión. Una vez expuestos mis argumentos, ¿cuál consideras tú que tendría que ser la definición exacta de remake? Quizás te sorprenda saber que la problemática de los remakes no es nueva. Esta forma de revisar videojuegos no la inventó Square-Enix ni tampoco Shinji Mikami con aquel excelente Resident Evil Remake de 2002 para GameCube. Ya en los tiempos de NES y de los microordenadores, e incluso antes, con Space Invaders, Pac-Man y tantos otros juegos arcade, se llevaban a cabo día sí, día también. Por aquel entonces se los consideraba ports; aunque como ocurre entre el Final Fantasy VII de 1997 y el de 2020, eran tantos los cambios de diseño, jugabilidad e incluso de historia por culpa de los diferentes hardware que también se podían confundir con remakes. La cosa se complica, ¿verdad? Pero centrémonos en nuestros JRPG.


El desafío de crear un mundo 3D desde uno 2D

Aunque Trials of Mana parezca un juego menor comparado con Persona 5 Royal o Final Fantasy VII Remake, lo cierto es que deja de serlo si analizamos su ambición: rehacer por completo un mundo en dos dimensiones para pasarlo a tres. El productor del juego, Shinichi Tatsuke, explicó para Gematsu la problemática a la que se enfrentó: una mejor tecnología implicaba que el jugador lo vería todo más claramente y se haría preguntas que antes le darían igual. En Trials of Mana podemos elegir a un grupo de tres miembros, a un elegido y a dos acompañantes. En el de Super NES solo se nos contaba la historia de origen del primero, pero ahora se relata la de toda la pandilla. Es un cambio lógico. La alta resolución y los modelados de alta carga poligonal ofrecen un realismo que transforman a los personajes en personas, en amigos, y necesitamos saberlo todo de ellos.


Al ser un videojuego de rol japonés de acción con combates en tiempo real y un mundo con volumen que recorrer, ahora el personaje puede saltar para facilitar la exploración; no sería coherente que solo corriera. Pero estas acertadas decisiones de rediseño implican sacrificios: adiós al cooperativo offline y hola a un montón de indicadores para que no nos perdamos. A cambio, los personajes hablan, se expresan mejor y eso ha dado pie a añadir un epílogo a una historia original que sigue intacta, solo que mejor contada y con un mundo más rico. Es por ello que Trials of Mana, pese a sus defectos, sería el ejemplo de un remake si este solo implicara adaptar una historia a los nuevos tiempos sin variarla, solo que ajustando la exploración, la narrativa y la jugabilidad a los nuevos tiempos. Con sus más y sus menos.


FFVII Remake y la ambición de Tetsuya Nomura

Insistimos: no entraremos en spoilers. El desarrollo de Final Fantasy VII se recuerda como una de las épocas más interesantes de Square-Enix, y eso se nota en el título de 1997. Todos esos minijuegos, las distintas ambientaciones para cada localización: la asiática Wutai, la europea Kalm o el rocambolesco Gold Saucer son la prueba de un proceso creativo efervescente y heterogéneo. El co-director del juego, Naoki Hamaguchi, explicó que para este remake se quiso encontrar un equilibrio entre la historia del juego original, lo nuevo que había que añadir para rellenar los huecos de la narración, y una capa extra para que este episodio se entendiera como un juego pleno. Es decir, no solo se quiso hacer lo mismo que Trials of Mana, sino también crear la ilusión que este episodio era un videojuego por derecho propio. Esa ambición es la que terminó por cambiar la historia original.


Se respetaron los hitos narrativos pero a costa de reimaginar otros para la ocasión, unos que también reescribían el carácter de algunos de los personajes principales. Kitase, Nomura y compañía parecen creer que esto es lo que llevábamos los fans tantos años pidiendo, pero, ¿los cambios en la trama se deben al honesto deseo de un autor de llevarlos a cabo o tan solo a las necesidades comerciales de que esto sea capitular? Sea como fuere, por querer respetar lo que cuenta el original, rellenar huecos de la historia que no se acababan de contar bien en el anterior y añadir más trama para que este episodio tuviera principio y final, Final Fantasy VII Remake acaba entrando más en la definición de reimaginación o reboot que de remake, porque, ¿rehace al original, lo reimagina o cuenta una historia que ocurre en paralelo? Quizás esa sea la gran pregunta que rodea a este ambicioso proyecto de Square Enix. La gran Nomurada, si me permitís la expresión.


Persona 5 Royal aporta nuevos matices: un más y mejor

Persona 5 Royal continúa con la tradición de Atlus de sacar una versión extendida del juego original. Lo hicieron con Persona 4 y su fabulosa edición Golden para PSVita, pero con esta han sido todavía más profundos en su intervención, tanto, que he querido añadirlo en este artículo para plantear el concepto de 'remake tempranero'. Su director, Daiki Ito, explicó en una entrevista que había una idea que quería llevar a cabo con esta expansión: profundizar en todo lo que ofrecía el original. Y lo logró. Aquí hay nuevas mecánicas, más historia, más enemigos, más lugares que visitar y nuevos personajes. Con ello, se altera el ritmo de juego y cómo percibimos lo que se nos cuenta.


Si entendemos remake como ‘rehacer’, en Persona 5 Rotal está todo rehechoEs decir, si entendemos remake como 'rehacer', aquí está todo rehecho. Incluso se han mejorado los gráficos, pulido los modelados y redibujado sus rostros. En general, y aunque puedan parecer cambios menores, si te pones a los mandos de este título es fácil llegar a comprenderlo y a sentirlo como un remake. Es más, jugándolo, hasta apetece que Square Enix, volviendo al motor original de Final Fantasy VII y con pequeños ajustes, añadieran todas esas historias que dicen que no pudieron añadir cuando lo estaban desarrollando para PSX, manteniendo el carácter original de personajes como Aeris o siendo más fieles a zonas como el Mercado Muro.


Tres formas de reinterpretar el JRPG, ¿cuál es la mejor?

Llegados a este punto toca valorar cómo se hace el mejor JRPG y también qué remake se merece cada juego. El título que genera un mayor conflicto a este respecto es Final Fantasy VII Remake. Ser un capítulo de introducción ha cambiado la historia original; pero creo que la pregunta no es si este es el remake que esperábamos, si no si era el momento de lanzar este tipo de reconstrucción o tocaba otra.


Creo que es justo decir que lo que necesitaba Final Fantasy VII no era una reimaginación, sino una traslación honesta de su historia, personajes y situaciones desde PSX hasta Playstation 4. Es decir, quedarse con la definición más conservadora de 'remake' y a la que responde Trials of Mana. El salto técnico, por supuesto, habría implicado matizaciones en la historia y la narración así como un cambio jugable como el que hemos visto, pero sin tocar el núcleo de la trama.


¿Dónde encajaría Persona 5 Royal en esta cuestión? La revisión de Atlus ha demostrado que un videojuego crece y mejora cuando sus autores tienen una nueva oportunidad para versionarlo. Para ello solo hay que escuchar a los fans y crear una nueva edición con tanto contenido que podamos llegar a dudar de que estamos ante un remake. Final Fantasy VII debería haber gozado de esta posibilidad, de ver crecer a sus personajes y de contarlos mejor en la primera Playstation. Es cierto que contó con la International Version tras el primer lanzamiento que incluía más detalles de la historia, pero no es lo mismo que lo que ha hecho Persona 5 con la edición Royal.


No hay una forma mejor: el ejemplo de Resident Evil

En conclusión, creo que lo mejor para que una obra perdure en el tiempo y para ser honestos con la audiencia, lo ideal sería que todas los videojuegos siguieran la misma hoja de ruta que siguió Resident Evil en su día. Primero se publica el videojuego original, luego se nos brinda una edición del director, que sería algo así como ese Persona 5 Royal, y más adelante un remake que añade cosas nuevas y lo actualice, como hizo Shinji Mikami con la versión de GameCube.


Esa profunda revisión ejecutada por Mikami es similar a lo que el remake de Trials of Mana hace con su homólogo de Super Nintendo. Y más tarde, cuando la tecnología y la narrativa del medio hubieran evolucionado, llegaría el momento de empezar con la reimaginaciones. Es decir, con lo visto en el maravilloso Resident Evil 2 que Capcom lanzó en 2019. Hacer el mejor remake no es solo una cuestión de cómo se hace, sino también de cuándo se ejecuta uno u otro. El orden perfecto de cómo actualizar en el tiempo un producto sería: primero seguir el ejemplo de Persona 5 Royal, luego de Trials of Mana y, al final, reescribir la obra original como hace Final Fantasy VII Remake. Llamando al primero versión final, al segundo remake y al tercero reimaginación. Llegados a este punto, te toca a ti. Sin mencionar spoilers de ninguno de estos tres JRPG: ¿cuál consideras que tiene que ser la definición de remake? ¿Estás de acuerdo en que hay también un problema en el orden en el que se ejecuta cada tipo de revisión?


Comentarios (83)
Comentarios