Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
La leyenda de Takahashi Meijin, el Ibai de los videojuegos japoneses

La leyenda de Takahashi Meijin, el Ibai de los videojuegos japoneses

Por  /  6 de diciembre de 2020       
14 comentarios
Recientes

Hay grandes nombres que la industria de los videojuegos en Japón nos ha dejado desde su arranque, sin embargo, uno de los más desconocidos es el de Takahashi Meijin. Esta gran figura podría tener un equivalente actual en el conocido Ibai Llanos, en el sentido de que ambos han ayudado a expandir la industria a nuevos públicos.

Gracias a la primigenia prensa del videojuego pudimos conocer a algunos de los principales mentores de la industria en Japón, como Shigeru Miyamoto, Yuji Naka o Hideo Kojima, quienes aparecían a menudo en sus páginas reverenciados como ídolos. Sin embargo, apenas conocemos a una de las mayores celebridades de la industria japonesa, que se convirtió por méritos propios en todo un referente nacional. Es posible que el nombre Takahashi Meijin no os suene de nada, aunque durante décadas fue venerado por generaciones enteras de aficionados al videojuego. Su fama no consiguió trascender fronteras, pero eso no significa que de alguna manera sí llegáramos a notar los ecos de su popularidad en la otra punta del mundo. ¿Quién es entonces Takahashi Meijin y a qué debe semejante fama? Esta es su historia.


Toshiyuki Takahashi -su verdadero nombre- nació en Mayo de 1959 en Hokkaido, la isla más septentrional de Japón. Lo suyo con los videojuegos no fue algo vocacional, pues a diferencia de otros grandes gurús de la industria japonesa no se puede decir que Takahashi fuera un apasionado de la electrónica durante su juventud. Fue más adelante cuando descubrió aquella afición, gracias a un ordenador MZ-80B de Sharp, el cual compró con el dinero que había ahorrado trabajando en un supermercado. En otras circunstancias es probable que Takahashi jamás se hubiera incorporado a la industria del videojuego, especialmente teniendo en cuenta que la mayoría de estudios se encontraban en grandes urbes como Tokio u Osaka, pero un amigo suyo le propuso probar suerte en Hudson Soft, el estudio fundado en 1973 por los hermanos Kudo, el cual estaba a punto empezar a desarrollar juegos para Famicom. Impresionados por su energía, en Hudson ficharon a Takahashi, quien durante aquellos primeros años hizo de todo: ayudar a sus compañeros programadores o colaborar en las campañas de marketing de la empresa.


La leyenda de Takahashi Meijin, el Ibai de los videojuegos japoneses

Takahashi afirmó que había conseguido colgar el prototipo de Star Soldier por apretar demasiado rápido el botón de disparoPero lo que le catapultaría a la fama fue una columna sobre videojuegos en la revista CoroCoro Comic (la misma donde se publican los manga de Doraemon y Pokémon), en la que explicaba secretos a los lectores sobre los juegos de su estudio, el cual se volvió especialmente famoso tras la aparición en 1984 de Lode Runner. Es justo la época en que se le empieza a conocer como Takahashi Meijin, que podríamos traducir como Takahashi el brillante.


La leyenda de Takahashi Meijin, el Ibai de los videojuegos japoneses

Su aparición en la revista no fue más que el principio. Poco después Takahashi empezó a aparecer en televisión con el mismo propósito. Primero en un popular programa de TV Tokyo y más tarde en su propio espacio televisivo titulado Takahashi Meijin no Omoshiro Land. En su momento de mayor reconocimiento protagoniza incluso su propia película, GAME King: Takahashi Meiji VS Mori Meijin, que narra el enfrentamiento entre Takahashi y otro famoso jugador para coronarse como el mejor jugador de Japón a Star Soldier. Takahashi debía mucho a este videojuego y a su precuela Star Force, pues fue precisamente un incidente con este último el que le convirtió en toda una celebridad. En una de sus columnas en la revista CoroCoro Comic, Takahashi afirmó que había conseguido colgar el prototipo del juego por apretar demasiado rápido el botón de disparo. Aquella sencilla afirmación dejó fascinados a todos sus admiradores, por lo que Hudson construyó un aparato con el que medir cuántas veces consecutivas era capaz de pulsar un botón. El resultado no dejó a nadie indiferente: dieciséis pulsaciones por segundo. El desafío tuvo tanto éxito que Hudson comercializó durante años una versión en miniatura de este ingenio, con el que cualquiera podía tratar de batir el récord de Takahashi.


La fama de Takahashi Meijin a partir de ese momento no conocerá límites. Aparece a menudo en la prensa, en la televisión y hasta le dedican su propio manga, en el que a lo largo de seis tomos contaron sus aventuras a medio camino entre lo biográfico y lo paródico. Incluso apareció como voz invitada en discos y singles, muchos de ellos basados en la música de los juegos de Hudson Soft. Sin darse cuenta Takahashi se había convertido en un icono de su empresa, por lo que a partir de 1985 servirá como principal rostro visible en los Hudson All-Japan Caravan Festival, una feria que visitó todos los veranos varias ciudades de la geografía nipona con el objetivo de mostrar sus últimas novedades y organizar torneos a nivel nacional. Takahashi se convirtió en el mayor reclamo de estas ferias, quien presentaba no solo el evento sino también sus torneos, por lo que podríamos considerarlo el primer caster de la historia.


La leyenda de Takahashi Meijin, el Ibai de los videojuegos japoneses

Evidentemente ninguno de estos espacios televisivos, ni el manga ni mucho menos su película salieron de Japón. Takahashi era una celebridad únicamente dentro de las fronteras del país del sol naciente. Pero sí pudimos sentir en parte los efectos de su fama, pues Hudson le dedicó su propia serie de videojuegos, los cuales funcionaron muy bien en Occidente. El protagonista de Adventure Island, cuyo primer título apareció en sistemas como NES, Game Boy o MSX, era efectivamente la caricatura de Takahashi Meijin, aunque aquí fue rebautizado como Master Higgins. Aparecieron ocho títulos de esta saga, el más reciente para Wii, de los cuales el más famoso sea probablemente Super Adventure Island para Super Nintendo, que fue uno de los primeros títulos aparecidos en Europa para el cerebro de la bestia. Lo curioso es que esta primera entrega de Adventure Island no era más que un port del clásico Wonder Boy, al que tuvieron que cambiar los personajes protagonistas por problemas legales con SEGA; aunque esa es otra historia para otra ocasión.


En Japón aparecieron docenas de artículos diferentes con la caricatura de Takahashi Meijin. Incluso un llavero con una mano dorada en referencia a su sobrehumana capacidad de pulsar botones. Por desgracia, cuando Konami compró Hudson Soft el año 2012, de un plumazo destruyó todo aquel mito, aunque Takahashi ya había abandonado la empresa un año antes probablemente viendo la que se avecinaba. Así aprovechó para retomar su carrera como cantante, aunque donde más se le ha visto es colaborando y dirigiendo eventos de todo tipo relacionados con los e-Sports, en los que siempre demostró desenvolverse como pez en el agua.


La leyenda de Takahashi Meijin, el Ibai de los videojuegos japoneses

La figura de Takahashi Meijin es entrañable. Siempre sonriendo, siempre atento a sus fans, es alguien que a primera vista no puede caer mal a nadie. Lo que es más importante es que pese a deber su fama a los videojuegos, siempre trató de servir de ejemplo a seguir, recordando a todos los niños que lo admiraban que debían jugar con moderación y dedicar tiempo a sus estudios y amigos. Los más pequeños adoraban a Takahashi, quien hace unos años confesó que, pese a su prestigio, nunca fue un jugador demasiado bueno. Lo que pasa es que como temía decepcionarlos, entrenaba desesperadamente durante horas a los juegos en los que tenía que presentarse como su mayor experto. De alguna manera la trayectoria de Takahashi Meijin me recuerda a la de Ibai Llanos, adorado por su público, clave en la popularización del videojuego en los medios, aunque en el Japón de hace tres décadas. Son indiscutiblemente figuras como las de Takahashi Meijin las que hacen grande la industria del videojuego.



Una lectura:

  • Takahashi Meijin: autobiographie d'une idole du jeu video au japon.
  • Desgraciadamente la figura de Takahashi Meijin es tan poco conocida fuera de Japón que el único libro que podemos encontrar sobre su trayectoria es esta autobiografía que la propia Hudson Soft publicó en 2009 y que la editorial Pix’n Love Editions tradujo al francés. Si el idioma no os supone un problema, el libro es un apasionante repaso de toda su trayectoria.
  • Comprar el libro.


Comentarios (14)
Comentarios