Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Los monitores 'gaming' (también) son para las consolas: 7 razones para vivir al máximo la nueva generación

Los monitores 'gaming' (también) son para las consolas: 7 razones para vivir al máximo la nueva generación

Por  /  16 de marzo de 2022       

Existen monitores que son ideales para tareas estáticas, como trabajar con tablas de datos. Otros son idóneos para el día a día, conectados al PC. Pero pocos han sido diseñados pensando en sacar el máximo rendimiento a todos y cada uno de los sistemas y escenarios de uso, desde la sincronización adaptativa de PS5/Xbox Series X hasta los últimos contenidos en streaming codificados bajo HDR10+. El nuevo MOBIUZ EX3210U de 32 pulgadas es uno de ellos.

Seguramente muchos de quienes estáis leyendo esto juguéis en más de una plataforma, saltando del PC a la consola y de la pantalla del portátil a la de la consola portátil. Y resulta que este modo de jugar implica hacer sacrificios: ¿ponemos el ordenador en el dormitorio y la consola en el salón? ¿Montamos un PC en el despacho y, si cabe, la PS5 de pie al lado?


Si necesitas razones para hacerte con el MOBIUZ EX3210U de BenQ, aquí van siete argumentos a favor. Porque el monitor que te presentamos propone ser la solución total y la única ventana para cada una de tus partidas. La elección final está en tu mano, claro, pero tus juegos te lo agradecerían si pudieran.



HDR, por favor


Aunque este es un concepto heredado del mundo de la fotografía, el HDR (alto rango dinámico) ha supuesto un salto equiparable a pasar de 720p a 4K, una evolución muy superior a las viejas batallas por crear contenido compatible con 3D. Esto es así por un concepto muy sencillo: profundidad de color. Cuanto mayor es la profundidad de color, más colores veremos; y cuanto más amplia y fidedigna seá la representación del color, más se parecerá a la realidad tal cual la vemos.


Dependiendo de la profundidad de color compatible de cada pantalla, el panel podrá procesar contenidos codificados en HDR, HLG (Hybrid Log-Gamma) y otros estándares como son los últimos HDR10, HDR10+ y Dolby Vision. Y las consolas Xbox Series X/S y PS5 ya soportan estos estándares, los más evolucionados del mercado.


Digámoslo de otra manera: nada más instalar Gran Turismo 7, como sucede con tantos juegos de última generación, se nos pedirá calibrar la pantalla, los picos de luz, la compatibilidad con HDR, RayTracing y otras funciones. ¿De qué sirve tener una consola de nueva generación sin una pantalla compatible con estas tecnologías? Solo un monitor compatible responderá positivamente a estas necesidades.


El MOBIUZ EX3210U de BenQ va sobrado en este aspecto, al entregar una media de brillo de 300 nits y un pico máximo de 600 nits, lo que se traduce en un contraste típico de 1000:1. Con una profundidad de color de 10 bits (8 bits + FRC), su pantalla goza de un certificado VESA Display HDR600 y garantiza que es capaz de cubrir los espacios de color DCI-P3 al 98% y hasta el 99% del espacio de color Adobe RGB.


32 pulgadas, así de claro

Los monitores 'gaming' (también) son para las consolas: 7 razones para vivir al máximo la nueva generación

Esta puede resultar una decisión controvertida. ¿Treinta y dos pulgadas? ¿Quién necesita un monitor tan grande? La respuesta es clara: todos esos miles de personas que no cuentan con espacio para montar un televisor de gran pulgada pero quieren (y merecen) algo mejor que el enésimo monitor estándar de 21 pulgadas sin compatibilidad siquiera con resolución 4K.


Las 32 pulgadas del MOBIUZ EX3210U no renuncian a nada. Al contrario, aspiran a ser un estándar de calidad dentro de los monitores LCD IPS. En un mercado que apuesta por monitores curvos o ultrapanorámicos de irregular rendimiento, BenQ quiere que lo veas todo claro y apuesta por una pantalla tradicional, completamente plana y con una relación de aspecto 16:9.


Por ejemplo, incluye una solución antirreflectante para que, en todo momento, se preserve la fidelidad de imagen. Los monitores que no cuentan con esta opción acaban dando dolor de cabeza porque, cuando la luz incide por la ventana y lava los colores, tendemos a forzar la vista o subir el brillo al máximo para compensar.


Estas 32 pulgadas se disfrutan especialmente en juegos de estrategia como ANNO 1800 o Crusader Kings III. Y ya no digamos en juegos de velocidad como Gran Turismo 7 o Forza Horizon 5, donde la vista de cabina transmite una sensación de estar literalmente dentro del bólido que estés pilotando en ese instante. Los juegos de mundo abierto, atiborrados de detalles, también se prestan a este tipo de pantallas. Los años de trabajo del departamento de arte de Elden Ring lo agradecerán.


Y una resolución a la altura

Los monitores 'gaming' (también) son para las consolas: 7 razones para vivir al máximo la nueva generación

Hay una regla conocida que marca cómo vemos lo que vemos: cuanto más alejado estás del monitor, más difícil es visualizar la matriz de píxeles que componen las imágenes. Y a la inversa: cuanto más cerca estás de la pantalla, más fácil es advertir los artefactos y la pixelación. Pero esta máxima también atiende a otra: la resolución. Cuanto más alta es, mayor cantidad de píxeles en el mismo espacio.


Es en este apartado donde el MOBIUZ EX3210U saca músculo y ofrece una resolución 3840 x 2160 pixeles (UHD/4K). Más de 8 millones de píxeles para disfrutar de los matices de cada vehículo en Gran Turismo 7, de las texturas en cada traje o armadura de Horizon Forbidden West o los efectos atmosféricos más sutiles de Microsoft Flight Simulator.


Sincronización sin nombres raros

Los monitores 'gaming' (también) son para las consolas: 7 razones para vivir al máximo la nueva generación

Esto es evidente: no puede haber inmersión si hay problemas como el temido ghosting, cortes raros o glitches en la imagen. Los jugadores pro, aquellos que han hecho sus pinitos en eSports, saben a qué nos referimos. Perderse un par de frames significa morir mientras los demás te ven. Y cuando caes mientras intentas rescatar al rehén en Rainbow Six Siege, con la partida ya casi lograda… digamos simplemente que da rabia.


Durante los últimos años habrás leído acerca de los distintos recursos de sincronización de cuadros para solucionar algunos de estos fallos. Algunos son exclusivos de ciertas marcas y otros simplemente funcionan con unos sistemas específicos. BenQ opta por el estándar de código abierto FreeSync de AMD, por la última versión de FreeSync Premium Pro, que es el estándar utilizado por PS5 y Xbox Series S y Series X.


Y creednos si os decimos que las cosas cambian radicalmente con una tasa de refresco más alta. Hay shooters frenéticos como DOOM Eternal o Halo Infinite que directamente se ven mal sin una sincronización de cuadros adecuada. El MOBIUZ EX3210U ejecuta juegos a 144 Hz desde DP 1.4 y a 120 Hz desde sus salidas HDMI.


1 milisegundo y ni uno más

Los monitores 'gaming' (también) son para las consolas: 7 razones para vivir al máximo la nueva generación

¿Por qué los fabricantes se obsesionan con tasas de refresco altas? Es sencillo: cuanto más alta es la resolución, más difícil es conseguir una latencia baja, ya que el procesador interno de la pantalla está moviendo una mayor cantidad de datos en una mayor cantidad de píxeles.


La latencia es un valor que mide el retardo que tarda en verse una acción ejecutada en pantalla. Y el MOBIUZ EX3210U es uno de los monitores más rápidos del mercado, con una latencia "end-to-end" de tan solo 1 milisegundo, con una medición de gris a gris —el tiempo que tarda un píxel de cambiar de estado apagado a encendido— de apenas 2 milisegundos.


Es aquí donde la tecnología de MOBIUZ se luce: no falta el ecualizador de negros, libre de flicker, el modo de baja latencia, modo de reducción de luz azul, Brightness Intelligence Plus (B.I.+) y hasta HDRi, el nuevo estándar que se adapta a las condiciones de luz del entorno y optimiza la calidad de imagen. ¿Qué significa esto? Que el monitor esconde un sensor de iluminación ambiental para entregar la mejor relación de brillo/contraste en cada escena.


Conexiones, mejor que sobren

Los monitores 'gaming' (también) son para las consolas: 7 razones para vivir al máximo la nueva generación

Esta es una obviedad: si quieres jugar en tu ordenador, pero también en consola y, por qué no, convertir el monitor en una segunda pantalla, necesitarás conexiones. Y el MOBIUZ EX3210U de BenQ va servido de ellas.


Tras su panel se esconde todo esto: un USB-B, cuatro USB de tipo A (3.0), un DisplayPort 1.4 —la apuesta segura para cualquier jugador de ordenador— y dos puertos HDMI 2.1, el conector esencial para sacar el máximo partido a las consolas de nueva generación, gracias a su ancho de banda compatible con hasta 32 canales de audio —orientado a Dolby Atmos o DTS:X—, con tecnologías como VRR (Variable Refresh Rate) o ALLM (Auto Low Latency Mode) y, para rematar, con un tráfico de datos que va de 18 Gbps (HDMI 2.0) a 48 Gbps.


Tampoco falta una salida minijack de 3,5mm, para auriculares o sistemas de audio. Y en cuanto a los puertos USB más allá de la carga, si tu portátil es compatible —o incluso quieres probar qué tal se vería una Steam Deck en este monitor— con solo conectar el cable al puerto correspondiente podrás ver el menú de Windows como nunca antes.


Y para simplificar el proceso a quienes prefieren tener varios aparatos conectados a la vez mediante un switch HDMI, una buena noticia: además del menú OSD habitual en estos botones, el MOBIUZ EX3210U cuenta con un mando a distancia que permite saltar entre canales, calibrar el brillo, activar el modo HDRi y las distintas escenas de juego o subir y bajar el volumen.


Escúchalo bien

Los monitores 'gaming' (también) son para las consolas: 7 razones para vivir al máximo la nueva generación

Aunque no sentenciamos nada nuevo al decir que un buen monitor no solo debe verse bien, sino también escucharse, conviene recalcar algunos detalles. La asignatura pendiente de muchos fabricantes reside justo aquí, conscientes de que muchos usuarios acabamos recurriendo a los auriculares para todo. Pero tal vez no sería así de haber un compromiso real con la calidad del audio.


BenQ ha dado un salto de gigante en este apartado. Siendo conscientes de que demasiados monitores gaming integran altavoces con un rol puramente testimonial, BenQ opta por montar un sistema 2.1 electroestático firmado por treVolo. Es decir, el equipo alberga dos altavoces estéreo de 2W y un subwoofer de 5W que logran representar de manera más fidedigna todo el rango de frecuencias, desde las más agudas hasta el necesario refuerzo de graves.


Y como un monitor gaming suele ser herramienta para streamers y twitchers, en BenQ tampoco se han olvidado de incorporar un micrófono con cancelación de ruido idóneo para cualquier sesión o videollamada sin que se filtre el zumbido del ventilador y el ruido blanco de la sala donde estés.


Comentarios
Suscríbete a nuestra newsletter:

Recibe un recopilatorio diario y/o semanal de las noticias publicadas:


Diaria (Recibe todas las noticias publicadas en las últimas 24h para no perderte nada)

Semanal (Recibe cada viernes las 10 mejores noticias publicadas desde el último viernes a modo resumen)


No es spam. No compartiremos su correo electrónico. Puede darse de baja en cualquier momento.