Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Uno de mis juegos preferidos de Star Wars es también uno de los más aburridos de la historia

Uno de mis juegos preferidos de Star Wars es también uno de los más aburridos de la historia

Por  /  24 de mayo de 2022       

Allá por 1997, cuando Star Wars comenzaba a renacer de cara al estreno de las precuelas, y colándose entre algunos de los títulos más clásicos de la saga para PC, Yoda Stories se convirtió en una rareza. Un juego que me atrapó a pesar de ser bastante aburrido.

Hay que ser justos y afirmar desde el primer momento que Yoda Stories tampoco se editó con pretensiones de convertirse en un fenómeno de masas. Seguía la estela de Indiana Jones y sus Aventuras de Despacho, tal vez más conocido entre los aficionados. Se trataba de juegos muy sencillos que aspiraban a convertirse en títulos cuyos iconos de acceso directo estuvieran junto al del buscaminas o el solitario. En estos pequeños títulos el jugador se convertía en Indiana Jones o Luke Skywalker y recorría desde una perspectiva cenital unos sencillos mapas generados aleatoriamente tratando de resolver unos sencillos puzles.


Los dos títulos estuvieron al cargo de Hal Barwood, una curiosa personalidad dentro de la industria, que no solo fue también responsable de juegos como Indiana Jones y las Llaves de Atlantis o Rebel Assault II, también fue director de cine (El dragón del lago de fuego) y guionista (Tiburón, si bien no aparece acreditado). El caso es que, si Yoda Stories era tan anecdótico, y había otros juegos tan chulos de Star Wars como X-Wing o Shadows of the Empire, ¿por qué me colgué tanto con este? A lo mejor tendría que empezar explicando que mi amor por la saga Star Wars es incondicional. Eso ya delata cierta manga ancha. Cierto es que Jar Jar Binks reaparece ocasionalmente en mi pesadillas para hacer chistes sobre flatulencias y que, por mucho que le dé vueltas, hay cosas del Episodio IX que no tienen ningún sentido. Pero si es Star Wars, me gusta. En 1997 yo estaba más volcado en la acción espectacular (para la fecha) de Star Wars Jedi Knight: Dark Forces II que en otra cosa, pero Yoda Stories fue uno de esos juegos que ya empezaba a dejar en mi personalidad una idea: si es divertido, ¿qué más da lo demás?



Uno de mis juegos preferidos de Star Wars es también uno de los más aburridos de la historia

Si había otros juegos chulos de Star Wars ¿por qué me colgué tanto con este?]Y Yoda Stories me parecía divertido. Luke viajaba al planeta Dagobah para entrenarse con Yoda. El jugador solo necesitaba explorar un poco el mapa, mover algún bloque que entorpecía el camino, encontrar el detonador termal y luego volar a otro planeta para romper con él una puerta y encontrar el cachivache de turno que le permitía seguir jugando hasta que al bueno de Yoda le parecía que ya estaba listo para ser un Jedi. Nada del otro mundo, por muy Dagobah que fuera. Pero los gráficos tenían un encanto muy especial, con muñecotes cabezones la mar de simpáticos. Un trabajo artístico a cargo de tres nombres clásicos de la industria: Rachael Bristol, Jesse Clark y Martin Yee.


En su sencillez y su personalidad encontré el punto de entrada perfecto para quedarme atrapado. Como el juego generaba de manera aleatoria los mapas en cada partida, pero las mecánicas y retos eran siempre los mismos, llegué a picarme conmigo mismo tratando de completarlo en el menor tiempo posible. Imagino que la mayoría de los jugadores, viendo lo repetitivo que es, tras terminarlo un par de veces sin pensarlo mucho pasarían a otra cosa. ¿Debería haber estado estudiando en lugar de meterle tantas horas a esto? Pues sí, lo mismo ahora sería alguien de provecho. Pero os aseguro que terminé siendo bastante bueno en Yoda Stories. No es que hubiera tablones de punciones on-line ni nada parecido donde pudiera comparar mis marcas con las de otros jugadores, pero me sentía realmente muy satisfecho.


Uno de mis juegos preferidos de Star Wars es también uno de los más aburridos de la historia

La opinión más o menos generalizada es que se trata de un juego infameEl juego era tan limitado, y a la larga tan repetitivo, que la versión de Game Boy tiene a gala ser uno de los peores títulos para consolas Nintendo según IGN. Pero ahí estaba yo, con 16 años, encontrando todas las tardes un hueco para echar un par de partidas. De propina, el juego tenía todos los sonidos de los sables láser, los disparos, naves, criaturas y las musiquillas de Star Wars en formato .wav en una sola carpeta, por lo que el mismo día que instalé el juego en el PC también todos los sonidos de Windows con los de Yoda Stories. Durante años, el motores del Ala-X de Luke sonaron cada vez que se desplegaba el menú de inicio. Sí, para pegarse un tiro, lo sé. Insufrible.


Si haces una búsqueda rápida sobre Yoda Stories verás que la opinión más o menos generalizada de medios y aficionados es que se trata de un juego infame. Hay incluso quien opina que nunca debió hacerse. Y es curioso, porque es una opinión similar con la que en 1999 muchos amantes de Star Wars recibieron a La Amenaza Fantasma, que a día de hoy comienza a revalorizarse entre los fans. Ojalá que este texto ayude a que en algún momento pase lo mismo con Yoda Stories. Voy a ver si encuentro el CD y me lo instalo.


Comentarios
Suscríbete a nuestra newsletter:

Recibe un recopilatorio diario y/o semanal de las noticias publicadas:


Diaria (Recibe todas las noticias publicadas en las últimas 24h para no perderte nada)

Semanal (Recibe cada viernes las 10 mejores noticias publicadas desde el último viernes a modo resumen)


No es spam. No compartiremos su correo electrónico. Puede darse de baja en cualquier momento.