Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis

Memorias Retro: Metal Gear Solid

Por  /  14 de marzo de 2014       
164 comentarios
Recientes

Equipado con la última tecnología militar, Solid Snake nos enseñó hace 15 años que el sigilo puede ser el arma más mortífera frente a los enemigos. Y lo hizo con una brillante aventura de acción e infiltración que marcó a toda una generación de jugadores por lo genuino de su argumento y lo impecable de su base jugable.

Cuando en 3DJuegos estrenamos esta sección Memorias Retro lo hicimos con el fin de rendir homenaje a aquellos títulos que, de uno u otro modo, marcaron a la industria del videojuego. Pues bien. Pocas obras son tan merecedoras de este honor como Metal Gear Solid. Todo un clásico que cambió la concepción que hasta entonces teníamos de la narrativa en los videojuegos con su apuesta por un estilo cinematográfico que aun hoy en día, quince años después, mantiene intacta su espectacularidad.


También popularizó un género como el de las aventuras de infiltración, hasta entonces relegado a un muy segundo plano frente a los títulos de acción pura y dura. Y lo hizo con el estilo y la gracia propio de toda obra que nace adelantada a su tiempo. Porque aunque las aventuras Solid Snake venían de lejos, con sus entregas para MSX, fue con su salto a las 3D cuando la saga alcanzó su máximo esplendor, adquiriendo un estatus de obra maestra que se ha mantenido prácticamente invariable entrega tras entrega a lo largo de la última década y media. Algo que sus creadores esperan repetir con el lanzamiento de Metal Gear Solid V: Ground Zeroes, que a su vez actúa como prólogo del sorprendente The Phantom Pain.




LA HISTORIA DETRÁS DEL MITO

  • Fecha de lanzamiento: 26 de febrero de 1999 (Europa).
  • Plataforma: PSX. Posteriormente: PC, GameCube (remake) y PS3.
  • Ventas: Más de 6 millones (la serie ha superado los 33 millones)
  • Género: Acción / Infiltración.
  • Desarrollador: Konami (Policenauts, Snatcher, Castlevania, Silent Hill, etc.)
  • Personal clave en su producción: Hideo Kojima, Yoji Shinkawa, Tomokazu Fukushima y Motoyuki Yoshioka.

No todo el mundo puede presumir de estrenarse en una profesión creando una obra maestra. Y mucho menos, que esto se repita una y otra vez a lo largo de toda su carrera. Hideo Kojima sí. Un auténtico genio que ha hecho de su pasión por el cine una de sus mejores virtudes, demostrando como nadie la importancia de la narrativa en los videojuegos; de contar grandes historias. Lo vimos en los Metal Gear de MSX, y también en las sorprendentes aventuras detectivescas Snatcher y Policenauts. Clásicos todos ellos que asentaron las bases de lo que aún estaba por llegar: el memorable Metal Gear Solid.


Un título sorprendente a todos los niveles que destacó tanto por lo genuino de su sistema de juego, basado obviamente en las entregas originales de la serie; como en lo argumental, con una historia de película que todavía continúa emocionando a muchos como el primer día. Y no es para menos. Lo apasionante de su argumento, la brillantez con la que sus creadores perfilaron a héroes y villanos, lo vibrante de sus diálogos, la espectacularidad de sus secuencias cinemáticas… todo en Metal Gear Solid destilaba tal aroma a superproducción hollywoodense, que aun hoy en día resultaría muy difícil no caer rendido a sus encantos. Algo que tiene mucho mérito, a sabiendas de que el clásico de Konami ya supera los 15 años de vida.


Pero cuando un videojuego es bueno, y este lo es con creces, ni tan siquiera el paso de los años parece pasarle factura. Y menos cuando hablamos de una obra realmente original que también destacó sobremanera en lo jugable, con un desarrollo de la acción totalmente alejado de los tiroteos propios de los videojuegos de aquel entonces. Por supuesto Metal Gear Solid tenía acción; y además espectacular, muy de película. Pero su ADN era el de una aventura de infiltración, y Kojima se encargó de que esto quedara claro desde el primer minuto con un sistema de juego profundo que nos ofrecía gran libertad para que actuáramos como quisiéramos. Así que, insistimos, pocos juegos podrían merecer más un especial Memorias Retro como este gran clásico, al que nunca nos cansaremos de jugar.



Tactical Espionage Action



Metal Gear Solid

Metal Gear Solid

Metal Gear Solid

Metal Gear Solid


Salió victorioso de su misión en Zanzíbar Land y creyó que disfrutaría de un más que merecido retiro del frente de batalla. Pero los héroes nunca descansan. Y menos si demuestran ser tan efectivos como Solid Snake. Así que ante una nueva amenaza nuclear, cinco años después de los sucesos acontecidos en Metal Gear 2: Solid Snake, el Coronel Roy Campbell requiere una vez más de los servicios de su mejor agente de campo. ¿Su misión? Viajar a la fría región de Shadow Moses, en Alaska, donde un grupo de fuerzas especiales genéticamente mejoradas, el equipo FOXHOUND, se ha atrincherado con varios rehenes y todo un arsenal de armas atómicas.


Apasionante telón de fondo para un videojuego que desde el primer minuto nos hizo sentir como grandes héroes de película, enfrentándonos a toda clase de desafíos a cada cual más espectacular y sorprendente que el anterior. Tiroteos, persecuciones, duelos entre francotiradores, combates contra un tanque, torturas, interrogatorios, asesinatos desde las sombras… cada paso en Metal Gear Solid suponía quedar un poquito más prendado de este clásico, que como decíamos cambió por completo la percepción que teníamos de la narrativa en los videojuegos. ¡Y es que era como disfrutar de una auténtica película interactiva! Lo que por aquel entonces resultó muy sorprendente.


Por no hablar de los héroes y villanos que dieron vida al juego, con especial mención para los integrantes del comando FOXHOUND, auténticos protagonistas de la obra. Revolver Ocelot, Vulcan Raven, Sniper Wolf, Psycho Mantis… ¿quién no recuerda los duelos contra estos enemigos? Rivales con un trasfondo argumental y profundidad emocional muy por encima de lo que estábamos acostumbrados, lo que no hizo sino acrecentar la leyenda de esta gran obra maestra de Hideo Kojima.



Lo mejor de Metal Gear Solid


  • El argumento es apasionante. Considerado como uno de los mejores de la industria.
  • FOXHOUND. Cada uno de sus integrantes es un enemigo memorable.
  • Es un juego avanzado a su tiempo. Su acción, la apuesta por el sigilo, su narrativa…
  • Su estilo cinematográfico. Aún a día de hoy es como estar dentro de una película.
  • La cantidad de extras y secretos que oculta en su interior.
  • El combate contra Psycho Mantis. Tan original como rompedor en lo narrativo.


DISECCIÓN E INFLUENCIAS


Cuando a Hideo Kojima le encomendaron desarrollar un videojuego de acción a finales de la década de los ochenta, el creativo nipón escapó de los convencionalismos sorprendiendo a todo el mundo con el gran precursor de los juegos de sigilo. Era 1987 y acababa de nacer Metal Gear. Un título inspirado en el clásico del cine bélico La Gran Evasión, en el que más que ir tras los enemigos para acribillarlos a balazos como ocurría en la gran mayoría de videojuegos de la época, lo que se nos planteaba era justo lo contrario: escapar de ellos, intentar que no nos vieran. Algo que ahora puede que no nos resulte nada sorprendente, pero que por aquel entonces supuso toda una revolución.


Pero no conforme con ello, Kojima también dotó a esta aventura de un rico trasfondo argumental que sentaría las bases de sus próximos proyectos, donde ya sí dio rienda suelta a su genio como guionista y director. Snatcher, Metal Gear 2, Policenauts… fueron años de duro trabajo y aprendizaje que le permitieron pulir su técnica como desarrollador de videojuegos, aumentando cada vez más su pasión por contar grandes historias. Y tan grande era la de Metal Gear Solid, que Kojima prefirió aplazar su lanzamiento un par de años para estrenarlo en esa gran promesa que era PlayStation, y no en consolas como Super Nintendo o 3DO, la cual llegó a albergar parte de esta aventura.


Un título fiel al espíritu de los primeros Metal Gear, esto es, avanzar sigilosamente sin ser detectado por los enemigos, pero que a su vez llevó un paso más allá al género de la infiltración aumentando el realismo y el número de acciones a acometer. Y es que Snake nunca tuvo tantas opciones a la hora de escapar de sus enemigos, a los que podía engañar de diversas formas haciendo uso de su renovado y completo arsenal de armas y gadgets propios de un espía. En este sentido, tanto Kojima como el director artístico de la serie, Yoji Shinkawa, se inspiraron en películas como 2013: Rescate en L.A. para dar forma al mundo de juego, con especial atención por los enemigos a batir, que llegaban incluso a modificar radicalmente la forma en la que debíamos hacer frente a la acción.


Otra de las genialidades de esta obra la encontramos en su forma de contar la historia, con un estilo tan cinematográfico que de verdad nos hizo sentir dentro de una película. Si es que hasta había créditos iniciales como si se tratara de una superproducción de Hollywood. Que en el fondo lo era, para qué engañarnos, porque entre misión y misión disfrutábamos constantemente de unas secuencias cinemáticas de órdago que permitieron a Kojima narrar una de sus mejores historias. Una en la que además nosotros éramos partícipes, sufriendo en ocasiones las mismas penurias que Snake: quedar exhaustos, como nuestro protagonista, tras machacar los botones del DualShock; recibir una especie de masaje muscular usando los motores de vibración del mando, que un enemigo te diga a qué títulos has jugado, etc.


Detalles que han encumbrado a Metal Gear Solid a lo más alto en el Olimpo de los videojuegos, con una obra antológica a la que han seguido más juegos de idéntica calidad que han acrecentado su leyenda, como os mostramos recientemente en nuestro especial Metal Gear: De Ayer a Hoy.



El legado de Metal Gear Solid



Siendo como es la primera de una larga serie de obras maestras –sin contar los Metal Gear originales, claro-, resulta muy fácil hablar del legado de esta obra de Hideo Kojima. Es enorme. Tanto por la repercusión que tuvo a nivel jugable, popularizando un género como es el de las aventuras de infiltración, como principalmente en lo narrativo, dotando a los videojuegos de un estilo cinematográfico que no ha hecho sino incrementarse a lo largo de los años sin importar el género ni nada por el estilo. ¡Cualquier juego es válido para contar una buena historia como si de una película interactiva se tratara! Y gran parte de la culpa la tiene esta aventura de Solid Snake.


En este sentido, la progresión de la serie Metal Gear Solid nos ha llevado a disfrutar de juegos cada vez más grandes, en los que las opciones de infiltración y supervivencia se han incrementado de forma exponencial como vimos en el maravilloso Snake Eaters. Otra obra maestra sin paliativos. ¿Y ahora qué? Pues teniendo en cuenta que los juegos de sigilo forman ya parte del día a día en la industria, con otras sagas de gran calidad como Thief o Commandos que también han marcado tendencia en esto del arte de moverse en las sombras, el siguiente paso de la serie Metal Gear es el de los mundos abiertos; el de permitirnos explorar con total libertad un vasto mundo de juego para resolver cada situación de juego como nos venga en gana. Algo que veremos en Ground Zeroes, pero especialmente en el espectacular Metal Gear Solid V: The Phantom Pain. ¿Estarán a la altura de su legado?


¿Sabías qué?
  • El juego fue planeado inicialmente para estrenarse en la consola 3DO. Incluso se conservan varias ilustraciones de Yoji Shinkawa que datan de 1995.
  • Durante la pelea con Psycho Mantis, entre otras triquiñuelas este enemigo leerá el contenido de nuestra Memory Card y hablará sobre los juegos de Konami que hayamos jugado.
  • Si además tenemos datos de guardado de clásicos como Policenauts o Snatcher, el propio Kojima nos lo agradecerá con un mensaje muy especial.
  • En cambio, si en la tarjeta de memoria no hay datos de otros juegos, Psycho Mantis dirá que tenemos la mente limpia.
  • La idea de que Snake se oculte en una caja surge de la pasión de Kojima por la novela El Hombre Caja, de Kōbō Abe.
  • ¿Habéis probado a quedaros mirando a Meryl con la vista en primera persona? La chica se sonrojará y nos preguntará que qué estamos haciendo.
  • Meryl Silverburgh es uno de los personajes que aparece en el clásico Policenauts.
  • El chaleco naranja que muestra al final del juego es usado por otro personaje de Policenauts: Dave.
  • El robot de Snatcher, uno de los grandes clásicos de Kojima, iba a aparecer como ítem seleccionable. Finalmente no fue así, pero la idea se recuperó en Metal Gear Solid 4.
  • Shinkawa se basó en la imagen de los actores Jean Claude Van Damme y Christopher Walken para dar forma al Solid Snake de este juego.
  • El diseño de Revolver Ocelot está inspirado en el actor Lee Van Cleef, conocido por sus papeles en los Western.
  • En su día el juego causó gran polémica en España por el uso del diazepam para mejorar la precisión con el uso del rifle de precisión en la lucha contra Sniper Wolf. Muchos medios de comunicación acusaron a Metal Gear Solid de promover el consumo de drogas.



¿CÓMO JUGARLO HOY?


Gracias a la Store de PlayStation Network a día de hoy resulta francamente sencillo disfrutar del clásico Metal Gear Solid. No en vano, el juego está disponible tanto en PlayStation 3, como en las portátiles de Sony, PSP y PS Vita. Todo ello al precio de 9,99 euros, que no es que sea barato, pero para las horas de diversión que ofrece tampoco está mal. También, aunque no ha recibido el tratamiento HD que el resto de aventuras de la serie Metal Gear, este clásico de Konami se ha incluido en el recopilatorio Metal Gear Solid: The Legacy Collection, imprescindible para cualquier fan de la serie por la cantidad de extras que trae consigo.


Por otro lado, los usuarios de GameCube disfrutaron en su día de un remake que nos dio la oportunidad de jugar a este clásico de Kojima con un apartado gráfico similar al de Metal Gear Solid 2. Fue una obra muy criticada por ciertos sectores, y es verdad que incluye algunas opciones un tanto desafortunadas; pero también es una buena forma de ponerse al día con esta serie. ¿Lo malo? Dar con una copia original del juego a estas alturas. Que es exactamente el mismo problema que tenemos si hablamos de la adaptación del original al PC, el famoso Metal Gear Solid: Integral (que incluye nuevos contenidos y extras). Y es que todavía no se ha estrenado en ninguna plataforma de distribución digital en compatibles, lo que hace muy difícil dar con el juego por medios legales.


La Pregunta


Para saber más: Juegos Relacionados | Metal Gear: De Ayer a Hoy


Comentarios (164)
Comentarios