Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis

Call of Duty Championship 2014

Por  /  2 de abril de 2014       
38 comentarios
Recientes

Tercera edición del Campeonato del Mundo de Call of Duty. Ghosts y Xbox One protagonizaron durante el fin de semana en Los Ángeles uno de los eventos más importantes del universo de la competición electrónica en la que se dieron cita todos los grandes nombres y equipos del universo Call of Duty. Los españoles de Wizards no pudieron pasar de la liguilla preliminar.

Primera parada: LondresEl partido por representar a España en EE.UU tenía en el escenario prácticamente a los mismos protagonistas del año pasado: Giants y Wizards, representación española del Call of Duty Nacional, se enfrentaban en Londres por una plaza para el Call of Duty Championship 2014 que los llevaría a Los Ángeles como aspirantes al millón de dólares en premios en metálico que repartiría Activision allí.


Entonces, comenzaron a volar las balas entre españoles, y Giants no se levantó hasta que vio el 2-0 en el marcador en su contra. Tojor y Lgend, que estuvieron en la pasada edición del torneo mundial, abanderaron el comienzo de la remontada, pero los que acabarían representando a España en Los Ángeles, Carlos García 'T-Mac', Jorge Manuel Sanz 'Jorgeh', Sergio Cano 'Kindok' e Iván Arizpe 'FlexZ' (jugador de Karonte que sustituía a uno de los miembros de Wizards por ser menor de edad) acabarían ganando un "Buscar y Destruir" que terminaría mellando, incluso, los propios cimientos y unidad de Giants.


Wizards posando tras saber que serían los que representarían a España en el COD Championship 2014Wizards posando tras saber que serían los que representarían a España en el COD Championship 2014

Poco importaba eso a Wizards, que ya tenía la clasificación en el bolsillo. A partir de entonces, lo único que quedaba era encarar a los jugadores más importantes del mundo y lanzarse a hacer el mejor papel posible. El top-8 parece la posición más ansiada por los españoles, pero no se ponen límite: el destino dirá dónde les lleva su pericia.


Segunda parada: Los ÁngelesLos españoles llegaban al recinto del campeonato, el LA Live angelino, a escasos metros del Staples y el Convention Center y se acomodaban para conocer de primera manos los rivales a los que se deberían enfrentar en los días siguientes. Un americano, un brasileño y otro francés, Rise Nation, Brazil 5 Stars y Vitality, respectivamente. Los primeros iban a ser el hueso duro de roer: fueron los que eliminaron a los anteriores campeones del mundo en el clasificatorio, por lo que el equipo español debía encarar el reto como una prueba en la que medir su nivel y su estado para el torneo; Vitality era uno de los equipos más importantes del continente europeo y Brazil 5 Stars era una de las cenicientas del campeonato.


Sus partidas comenzaban bien entrada la tarde americana, altas horas de la madrugada española, por lo que tuvieron tiempo de atender a los medios españoles y compartir sus expectativas sobre el torneo y lo que esperaban de él. ¿Qué supone para ellos representar a España? Jorge Sanz contestaba que era "una gran responsabilidad, y aunque seguimos verdes con respecto a otros países más avanzados en materia de deportes electrónicos, las bases están puestas en España. Debemos mirar de frente a los rivales americanos, ingleses o franceses".


¿Cuál es la meta española? ¿Se conforman con el Top-8? Sanz aseveró que "esa es la meta, aunque la realidad sea otra. No podemos enfrentarnos hoy en día en un combate directo con otras naciones importantes en los que sus jugadores son prácticamente profesionales del deporte y que no tienen problema o ataduras para entrenar lo que les apetezca o les plazca sin otra justificación que el propio entrenamiento, por lo que un Top-8 para España sería un buen puesto. No queremos ponernos metas: optaremos y lo haremos como mejor sepamos para llegar a lo más alto posible".


El escenario era espectacular. Todo estaba listo para la gran fiesta del Call of DutyEl escenario era espectacular. Todo estaba listo para la gran fiesta del Call of Duty

Hablando de entrenamientos, ¿ha cambiado mucho la rutina tras conocerse la clasificación para el campeonato? ¿En qué consiste el entreno diario? "Dinámica de entrenamiento es, básicamente, poner unos horarios, intentar cumplirlos y jugar juntos para mejorar". Iván Arizpe añadió el punto de vista de su equipo: "En Karonte tenemos una serie de dinámicas en las que firmamos unos documentos donde rellenamos cada día qué podemos mejorar, qué deberíamos entrenar y qué tácticas deberíamos practicar. Además, las faltas se deben justificar. Tenemos apartados en los que estudiamos y analizamos tácticas de otros equipos".


Una de las cosas que más choca del competitivo actual radica en la cantidad de cambios que hay en los equipos nacionales, circunstancia que complica a los jugadores a ser de un equipo u otro. ¿Acaba siendo definitivo para la competición nacional? Sergio Cano tenía su opinión al respecto: "En América también cambian mucho de equipo. Diría que excepto el caso de Optic Gaming, en Estados Unidos la gente es más fanática de los jugadores que de los propios equipos en sí. Pero sí, pensamos que es malo para los propios clubs: la gente tiene una serie de jugadores favoritos, pero los seguidores responden a personas individuales, no a equipos. Salvo Pain y Giants en España, no hay muchos equipos con una base de seguidores estructurada"


¿Y cómo está la situación española? No fueron muy optimistas al respecto, algo que debería invitar a los organizadores españoles a la reflexión: "La situación ha bajado con respecto al año pasado. Otros juegos suben posiciones y otros se asientan. Creo que el hecho de que algunos jugadores populares como WillyRex abandonasen el competitivo con Pain provocó un bajón generalizado de retransmisiones. Por ejemplo, estuvimos preparando el evento y nos costaba llegar a los 100 espectadores. El año pasado Pain, preparando el mismo campeonato, llegaba sobrado a los 1000 viewers. Un Pain vs. Karonte de la División de Honor de la Liga de Videojuegos Profesional llegó a las 10.000 visitas hace unos meses, ahora los partidos apenas llegan a los 2000".


Llegó la hora del campeonato, y Los Ángeles se convirtió en la capital mundial del Call of Duty competitivo durante todo el fin de semana. España jugaba a las 18:00, hora local, y la partida contra Rise pudo verse retransmitida por la aplicación oficial del campeonato y otros medios habituales de streaming. El encuentro se decidió con un contundente 3-0 a favor de los americanos, que no dejaron respuesta ni opción a Wizards. Concentrados y motivados, Rise demostró en pocos minutos que la cita intercontinental no era un torneo cualquiera. Los españoles recibieron un duro palo.


Wizards atendiendo a los medios españoles antes de comenzar el campeonatoWizards atendiendo a los medios españoles antes de comenzar el campeonato

Importó poco cuando comenzó el partido contra los brasileños a las pocas horas: los representantes nacionales demostraron algo de fuerza y valor ante los jugadores suramericanos, que se vieron superados por Wizards en cuatro partidas. 3-1 en el marcador, con una última ronda en Dominación empatadísima que trajo de cabeza a los españoles y brasileños que querían saber de sus compatriotas, ya que no fue retransmitido y el minuto y resultado se tuvo que seguir gracias a algunos periodistas que veían el partido in situ. Así acabó el día para Wizards, sabiendo que tenían opciones de clasificarse si vencían a Vitality a las 9:30 del día siguiente. El terremoto de 5.3 grados que sacudió a la ciudad americana esa misma noche fue un presagio de lo que sufrirían al día siguiente con los galos.


3-0 francés a un equipo español desmotivado, desgastado, aburrido y sin ideas. Probablemente la imagen más decepcionante del torneo y una paliza importante en el último Blitz por más de 15 puntos. Un chorreo auténtico, una falta de actitud injustificable que encima se vio multiplicada tras algunos tuits de los jugadores nada más acabar su participación en el torneo. La escena competitiva de Call of Duty española debe madurar todavía, y muchos de los jugadores que son partícipes de ella deberían tener más cabeza a la hora de pensar hacia quién se dirige y sobre la importancia de las palabras públicas.


Así acabó el cuento español en Los Ángeles. Lejos del top-8 y por debajo de la meritoria actuación de Pain el año pasado, que si bien es cierto no llegaron a las mieles del éxito, al menos demostraron un compromiso por la camiseta, la bandera y la gente a la que representaban que Wizards, mal que nos pese, no demostraron mucho en la competición, pero prácticamente nada en público. Vale la pena recordar que el apoyo de esa gente que se quedó hasta las cuatro de la madrugada para leer el partido contra Brazil 5 Stars merecía más que unos tuits infantiles y fuera de lugar por parte del capitán del equipo español.


Muchos jugadores españoles habrían matado por estar en Los Ángeles y representar a su país. Lo que se disfrutó el año pasado, la motivación de sus jugadores y las ganas de entregarse hasta el último segundo de cada partida justificó una derrota que también fue dolorosa, pero que desde luego acabó en aplausos para esos cuatro valientes que lucharon por dejar alto al competitivo del sur de Europa. Wizards podría haberse ahorrado algún reproche injusto si hubiesen sabido estar a la altura de lo que estaban representando.


Tercera parada: El MundoPasado el mal trago español, tocó ver cómo avanzaba el campeonato y cuáles iban a ser los jugadores que se repartiesen el millón de dólares en premios. Entre las anécdotas curiosas de la competición, el papel de los australianos de Trident, apeados el año pasado por Tojor, Setero, Lgend y Jaayz, veían como sus cuentas se llenaban de 70.000 dólares americanos tras una meritoria y épica participación en la que firmaban el quinto puesto. ¿Qué pensarían los antiguos miembros de Pain al ver la mejora de los australianos?


La semifinal enfrentó a Envyus con Optic Gaming, y en la contienda entre americanos se llegó a ver uno de los más frenéticos partidos de la última jornada del campeonato. Envyus acabó dejando fuera los hombres de Nadeshoot y H3CZ, sellando así su pase a la final y viéndose las caras con Complexity, que partían desde el segundo 1 de la final como favoritos, aunque nadie hubiese imaginado lo que iba a suceder en la siguiente media hora de juego.


Las áreas de juego fueron el centro neurálgico de la competiciónLas áreas de juego fueron el centro neurálgico de la competición

Complexity salía al escenario con Crimsix, Aches, Teepee y Karma, jugador proveniente de Fariko Impact, campeones de la edición pasa del torneo. En el caso de Envyus, los jugadores eran Nameless, Rambo, Studyy y Merk. La presentación de los contendientes y su posterior puesta en escena fue espectacular. En el escenario principal ya no cabía ni un alfiler: lleno hasta la bandera para ver a los que son los ocho jugadores más importantes de la competición electrónica de Call of Duty.


Comienza la final con un Dominación muy ajustado que lleva a Complexity a sumar el primer punto hacia el premio. No ganaron de más de 15 puntos, pero gente como Rambo, que mató poco pero puntuó mucho, se convirtieron en capitales a la hora de evitar que la distancia entre los equipos hubiese sido mayor. No fue suficiente: se venía oliendo que Complexity estaba muy inspirado y que venían a hacer un trabajo rápido en la esperada final del campeonato.


La segunda partida fue un "Buscar y Destruir" en el que Envyus se levantó con 1-4 en el marcador que parecía acercarle a su primer punto en la gran final, pero sus rivales se vinieron arriba y pusieron el marcador en un 5-4. Envyus conseguiría empatar la contienda a 5-5 para jugar una última ronda a todo o nada que acabaría moviendo la balanza, de nuevo, hacia el lado de Complexity, que olía las mieles del éxito.


Semifinales desde la tercera fila. Lugar privilegiadoSemifinales desde la tercera fila. Lugar privilegiado

El correctivo llegaría en Blitz. Solo hubo un equipo en el campo de batalla. Al acabar la primera parte, aunque no hicieron ningún movimiento brusco por respeto, en la cara de los con Crimsix, Aches, Teepee y (ante todo) Karma se leía el reflejo del triunfo, el reflejo de estar en la cima del Call of Duty del mundo. Además de ganar el anillo, trofeo y los 400.000 dólares que los acredita como eso, el equipo más fuerte del momento en el que es, probablemente, el videojuego más jugado en consolas actualmente. 8-2 en Blitz, chorreo y alirón. Comenzó la fiesta.


Cayeron kilos de confeti al escenario mientras entregaban los premios, y el improvisado coliseo estalló en aplausos. Uno de los momentos más emocionantes de las tres jornadas que ha durado el campeonato. Llegados a la rueda de prensa, 3DJuegos se interesó por Karma, y al ser preguntado por la sensación de ser bicampeón del mundo, en un aire respetuoso pero con cierto tono riña a sus antiguos compañeros de Fariko Impact, comentó que 'es increíble poder contar con unos compañeros así. Es un placer haber ganado con ellos. Hay que estar dentro del equipo para ver que son, de lejos, la escuadra más seria y comprometida con la que he jugado nunca'.


Karma aseguró que "es una locura, algo que ocurre una única vez en la vida. Es una locura pensar que el año pasado gané mi primer campeonato del mundo y hoy vuelvo a estar aquí, pero supongo que lo iré asimilando todo a partir de mañana. Soy muy feliz, y más de haberlo logrado con estos tipos". Sobre su forma de entrenar para convertirse en los campeones del mundo, confirmaron que juegan "cuatro o cinco horas por la noche e intentamos hacerlo juntos para mejorar. Somos un equipo que vive muy lejos los unos de los otros, y no tenemos la ocasión de juntarnos tanto como nos gustaría en competiciones en vivo como otros equipos sí pueden hacer".


Los campeones del mundo posan con su anillo y el cheque de 400.000 dólaresLos campeones del mundo posan con su anillo y el cheque de 400.000 dólares

La prensa prosiguió con sus preguntas tópicas de en qué iban a gastar el dinero (Aches aseguró que lo primero que iba a comprar era un filete de ternera), sobre su entrenamiento y algún asunto belicista, pero poco importaba ya cuando en sus manos reposaba el anillo de campeones de Call of Duty Ghosts. Dos jugadores de la costa oeste, dos de la costa este, Complexity, son el rival a batir de cara al Call of Duty Championship 2015.


Cuarta parada: EspañaDe vuelta a España, se reinicia el contador. El futuro del COD Championship parece garantizado, y los equipos importantes del circuito competitivo nacional ya han comenzado a entrenar para pasar página y encarar los futuros campeonatos que irán llegando con el verano, y que les ayudará a mejorar y posicionarse de cara al campeonato del año próximo. Queda saber qué preparará Sledgehammer para el próximo año y que visión tienen los americanos del multijugador de nueva generación de consolas. Si consiguen mantener el interés de los competidores, seguramente, el año próximo volveremos a disfrutar de grandes partidos y un mejor campeonato. Ojalá así sea.


La copa que cualquier jugador de Call of Duty querría levantarLa copa que cualquier jugador de Call of Duty querría levantar

.


Comentarios (38)
Comentarios