Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis

Grandes Recreativas de los 90

Por  /  8 de agosto de 2014       
169 comentarios
Recientes

Muchos jugadores pasamos muchas, casi incalculables horas disfrutando de las excelencias que nos brindaron las máquinas recreativas durante los años 90. Y es que, para muchos, precisamente esta época fue la más dorada y destacada en este preciso ámbito, que nos deparó una cantidad sublime de clásicos irrepetibles.

Para muchos jugadores, había una actividad que se repetía diariamente o, por lo menos, de forma semanal: la visita a los salones recreativos más cercanos a nuestro hogar. Y dicha actividad es añorada por casi todos nosotros, sobre todo porque de un tiempo a esta parte la gran mayoría de estos locales han desaparecido de nuestro territorio, y con ellos toda la magia que encerraban. Si recientemente os ofrecimos un completo reportaje que sirvió para homenajear los mejores juegos que nos dejaron estas salas durante los 80, en esta ocasión le ha llegado el turno a la década siguiente, los 90. Sin duda, una de las más recordadas de todos los tiempos por la infinidad de clásicos que nos dejaron.



LUCHA

Los juegos de lucha fue el género que, sin duda, capitalizó buena parte de la atención de los jugadores que se pasaban a diario por estas salas durante estos años. Y, por supuesto, el detonante de esta moda fue el magnífico y mega-clásico de Capcom Street Fighter II, juego que supuso una auténtica revolución en el género, causando furor en todo el planeta.


Street Fighter II



Su impacto fue brutal y estableció las reglas, controles y mecánica de juego básicos sobre los que se apoyaron posteriormente el resto de juegos de su mismo estilo que aparecieron poco después. Para muchos jugadores (entre los cuales nos incluimos) es uno de los juegos más influyentes de la historia. Por supuesto, progresivamente fueron apareciendo nuevas entregas de este título (Champion Edition, Super, el excepcional spin-off Alpha, etc.), que fueron mejorando aún más la experiencia de juego.



The King of Fighters



Debido al éxito de Street Fighter II, se produjo un efecto imparable entre las compañías de la época por crear su propia saga (o sagas, en muchos casos) de lucha. Y sin duda SNK fue una de las más prolíficas, compañía que nos deparó magníficos representantes del género como fueron Samurai Shodown, Fatal Fury, The Last Blade, Art of Fighting o quizá el mejor de todos, The King of Fighters. La principal virtud de SNK en este sentido fue su capacidad para dotar a todas estas franquicias de lucha, con mayor o peor fortuna, de una personalidad y sistema de juego únicos.



Mortal Kombat



Pero sobra decir que una de las respuestas más contundentes que surgieron a raíz de Street Fighter II fue Mortal Kombat. Desarrollado por Ed Boon y John Tobias para Midway, este arcade de lucha supuso todo un acontecimiento y revolución. Sus impactantes gráficos digitalizados sólo fueron superados por sus Fatalities, movimientos finales que acababan de las formas más brutales posibles con la resistencia de los adversarios. Aún recordamos la primera vez que contemplamos el Spine Rip de Sub-Zero... Es una de las sagas más veteranas y, actualmente, exitosas de su categoría.



Killer Instinct



Un impacto similar tuvo años después Killer Instinct, la presentación de Rare y Nintendo dentro del terreno de los juegos de lucha en recreativas y, también, una declaración de intenciones de lo que pretendía ser la sucesora de Super Nintendo: Ultra 64, máquina que acabó denominándose como todos ya sabéis Nintendo 64. Y lo que se concibió fue todo un espectáculo renderizado que rendía un culto muy especial al combo. Las colas que rodeaban a este título en cualquier salón de recreativas eran colosales, ya que observar un combate entre dos jugadores expertos era un auténtico deleite para los sentidos. Para muchos fue una de las últimas grandes nuevas sagas de lucha 2D que aparecieron durante esa década.



Virtua Fighter



Hasta aquí los juegos de lucha 2D, género que dio muchísimas alegrías a sus incondicionales durante los 90. Sin embargo, durante esta era convivieron en paz y armonía este estilo de títulos de jugabilidad 2D con los cada vez más pujantes arcades de lucha 3D, género que comenzó con fuerza a principios de esta década gracias especialmente a una de las innumerables creaciones de Yu Suzuki: Virtua Fighter.


Este fenomenal título de SEGA mostraba personajes poligonales que destacaban por sus excelentes animaciones, realmente suaves, así como la capacidad de moverse con gran agilidad por entornos (básicos) 3D.



Tekken



Y como ya ocurriera con Street Fighter II en el terreno de la lucha 2D, tras Virtua Fighter otras compañías se lanzaron a la conquista de la lucha 3D. Y la respuesta de Namco al arcade de SEGA se hizo esperar durante un par de años... ¡y llegó por partida doble! Por un lado, Tekken hizo disfrutar a los aficionados al género con peleas que seguían los cánones establecidos por el género, las cuales estaban protagonizadas por un grupo de personajes realmente único y bien perfilado. Huelga decir que acabó desbancando a lo largo de los años al propio arcade de SEGA.



Soul Edge



Pero casi más impacto que éste tuvo Soul Edge, considerado como uno de los mejores juegos del género de todos los tiempos, el cual dio lugar posteriormente al espectacular Soul Blade de PlayStation. En lugar de plasmar combates típicos, en ambos títulos las armas eran las verdaderas protagonistas, dando como resultado unos combates épicos y muy impactantes gracias a un apartado visual sin precedentes en aquella época.



Junto a estas grandes series de juegos de lucha 3D se sumaron muchísimas otras como Bloody Roar, Fighting Vipers o incluso Dead or Alive, pero ninguna de ellas lograron alcanzar en esa época a las sagas principales que os hemos comentado.


VELOCIDAD

Junto a los títulos de lucha, otro de los grandes dominadores de los salones recreativos durante los 90 fueron los juegos de velocidad. Decenas, casi incontables títulos de esta índole se agolpaban en estos lugares para regocijo de sus miles de seguidores, que se deleitaban tanto con su jugabilidad como con sus atractivos muebles.



Virtua Racing



El testigo de juegos tan venerados en los 80 como Pole Position o Out Run fue recogido por obras tan sobresalientes como el excepcional y revolucionario Virtua Racing. Aquellos que disfrutamos de este título en su momento nos quedamos atónitos ante lo que Yu Suzuki (quién si no) y SEGA consiguieron recrear a través de la aclamada placa Model 1. A pesar de no ser el primer título de su estilo en generarse de manera vectorial (ese honor recayó en Hard Drivin´), este título fue todo un deleite audiovisual, pudiendo contemplar escenarios maravillosos (en su momento), la posibilidad de escoger entre varias vistas diferentes, una sensación de velocidad impagable, formato de pantalla panorámico y una suavidad sensacional. Para muchos, es uno de los juegos más grandes de todos los diseñados para recreativas de la historia.



Ridge Racer



Ante tal espectáculo, a Namco (su gran competidora en aquellos tiempos) no le quedó otra que poner toda la carne en el asador. Y el resultado fue el también brillante Ridge Racer, juego que en esta ocasión "corría" sobre la placa System 22, la cual permitió posteriormente una sensacional conversión casera a PS1. Lo más destacado de este título fue su soberbio aspecto visual, impactante, así como su estilo de conducción muy arcade y su magnífica banda sonora.



Daytona USA



De nuevo, llegó el turno de SEGA. Y su contrarréplica fue espectacular: Daytona USA. O lo que es lo mismo, uno de los juegos más emblemáticos de todos los tiempos del género, título que nos hizo pasar muchas tardes a miles de jugadores de todo el mundo sentados cómodamente en su sobresaliente mueble.



SEGA Rally Championship



Pero la compañía nipona no se conformó sólo con eso, ya que tiempo después se volcó en este tipo de títulos, deparando a los usuarios juegazo tras juegazo como fueron SEGA Rally Championship, Ferrari F-355 Challenge, SEGA Touring Car Championship, SCUD Race, Manx TT... Un auténtico aluvión de clásicos que, aún hoy en día, siguen siendo extraordinarios.



Como podéis comprobar, SEGA fue la gran dominadora de la especialidad durante esta era, pero no fue la única. Namco, aparte de brindarnos el ya citado y sensacional Ridge Racer, también firmó grandes trabajos con otros títulos como Ace Driver, Cyber Cycles o Rave Racer, títulos meritorios pero que pasaron más desapercibidos en relación al mega exitazo que supuso Ridge Racer.



Cruis´n USA



Otra de las grandes expertas en el campo de los juegos destinados a salones recreativos, Midway, también hizo sus pinitos dentro del género. Y es que si bien sus producciones no podían competir contra los dominadores del género, juegos como la franquicia San Francisco Rush, Hydro Thunder o incluso la saga Cruis´n, cuyo primer título, Cruis´n USA, se unió a Killer Instinct para presentar al gran público Ultra 64. Siguiendo los cánones marcados por Out Run, este título destacó por su suavidad, la posibilidad de cruzar un gran número de escenarios y por su lograda sensación de velocidad.



World Rally Championship



Tampoco nos gustaría dejar de valorar el trabajo llevado a cabo por Gaelco en aquella época, la afamada (en esos días) desarrolladora afincada en Barcelona. Y es que entre sus múltiples trabajos todos recordamos la súper adictiva producción llamada World Rally Championship, si bien por alguna razón casi todos la rebautizamos como "Carlos Sainz". Bajo una perspectiva isométrica podíamos seguir las evoluciones de carreras absolutamente adictivas y vibrantes, que estaban apoyadas por gráficos bastante detallados y realistas y un control preciso y sensacional. La de monedas que se gastaron miles de jugadores en este título...



Espectáculo y muebles de lujo. Los títulos de velocidad fue uno de los mayores reclamos para las salas recreativas en esos días, que veían cómo este género les proporcionaba beneficios como ningún otro.



ARCADES

Por supuesto, durante esta época el terreno de los juegos de acción de estilo más arcade también proliferaron mucho. De hecho, citar todos los títulos destacados que encajarían en esta categoría de todos los editados durante esta década sería una labor ardua que podría llenar las páginas de un libro. Sin embargo, vamos a concentrar los siguientes párrafos en plasmar los juegos de ese estilo que más impacto nos causaron.



Snow Bros



Por empezar por algún título que sin duda encaja perfectamente en esta categoría y que, además, recogía de manera sensacional todas las características inherentes a este género, lo haremos por Snow Bros. Este adictivo juego creado por Toaplan fue uno de los títulos que más pegaron durante comienzos de los 90, recogiendo de manera admirable el testigo dejado por títulos como Bomb Jack o Bubble Bobble, por ejemplo.


El éxito de este título fue seguido por la llegada de otros juegos casi igual de "viciantes" como Joe and Mac: Caveman Ninja, Sunset Riders y otros muchos de concepción simple pero que eran capaces de atraer a oleadas de jugadores.



Metal Slug



Sin embargo, a mediados de los 90 hubo una compañía, SNK, que consiguió crear una saga que universalmente está considerada como una de las mejores de su categoría: Metal Slug.


Adoptando la mecánica de juego tan sencilla como sobreexplotada en aquellos tiempos de avanzar y disparar, la compañía nipona consiguió imprimir nuevos aires al género. Y lo hizo a través de múltiples detalles como un ritmo de juego trepidante, la posibilidad de recoger armas y vehículos variados, la introducción de gráficos excepcionales diseñados a mano, un nivel de dificultad desafiante... En definitiva, Metal Slug supuso la llegada de una nueva remesa de títulos basados fuertemente en la acción.


Virtua Cop



Pero dejando de lado el considerado por muchos jugadores como "rey de los arcades", hubo un tipo de género que se extendió como la pólvora a partir de mediados de los 90: los shooters. Y el principal precursor de este tipo de títulos que tomaron el relevo de juegos como Operation Wolf fue el sorprendente Virtua Cop, de SEGA. Concebido una vez más por el privilegiado talento de Yu Suzuki, este impactante shooter destacó por la introducción de gráficos poligonales al género y adoptar un estilo muy "hollywoodiense". Su éxito fue descomunal y, como resultado de esto, más tarde le sucedieron otros juegos similares de igual calidad (o incluso superior) como fueron The House of the Dead, también de SEGA, o el fantástico Time Crisis de Namco.



Crazy Taxi



Y no queremos despedirnos de esta categoría de juegos sin citar un título bastante especial dentro de su estilo: Crazy Taxi. A finales de los 90 SEGA dio la campanada con este alocado juego que, a pesar de tratarse de un título de conducción, su espíritu arcade era sobresaliente, excepcional, de ahí que hayamos optado por sacarle de la lista correspondiente para ubicarle en esta categoría de juegos.


Y es que este juego no tenía nada que ver con lo disfrutado en juegos como Virtua Racing, SEGA Rally Championship y ni tan siquiera otros juegos de velocidad puramente arcade como Ridge Racer. En Crazy Taxi los reflejos, la diversión y la capacidad de reacción conformaban los ingredientes fundamentales, siendo un título excepcionalmente concebido que dio muchas alegrías a los asiduos a los salones recreativos en la recta final de una era dorada. Y, tiempo después, también hizo disfrutar a los usuarios de Dreamcast, siendo una de las mejores razones para hacerse con esta gran consola.



BEAT'EM UPS

La década de los 80 supuso el pistoletazo de salida para un tipo de títulos conocido como beat´em ups, juegos de peleas callejeras en su mayoría que vieron en Double Dragon, Vigilante y Final Fight tres de sus pilares principales. Bien, pues su testigo no fue para nada despreciado en la década siguiente, más al contrario, ya que durante esa era disfrutamos de verdaderas joyas de su categoría, especialmente durante sus inicios.


The King of Dragons



Uno de los primeros títulos de peleas en marcar las diferencias fue The King of Dragons, firmado por Capcom, juego que seguía la línea marcada anteriormente por SEGA en Golden Axe pero que fue capaz de potenciar esta tradicional fórmula. ¿Y cómo? Pues aumentando el número de jugadores simultáneos, las posibilidades de acción de sus protagonistas y dotando al título de un toque RPG realmente interesante. Su éxito fue bastante dilatado, por lo que Capcom estrenó pocos meses después otro juego muy similar, Knights of the Round, arcade que en este caso se basó en la leyenda del rey Arturo. Dos clásicos por los que no pasa el tiempo.



TMNT: Turtles in Time



Otro título que dio mucho que hablar a comienzos de esta era fue TMNT: Turtles in Time. Aprovechando el tirón que poseían en esos momentos las Tortugas Ninja, Konami confeccionó un arcade de peleas cuyo mueble permitía la participación de hasta cuatro jugadores simultáneamente. Dejando de lado el impacto fan service del título, se convirtió en uno de los beat´em ups más destacados por méritos propios.



X-Men Arcade



Y si Konami logró recrear excepcionales peleas a cuatro bandas con TMNT, con X-Men Arcade ya se salió. ¿Y por qué? Pues porque uno de los muebles, la versión Cabinet Deluxe, fue capaz de albergar nada menos que a seis jugadores simultáneos a través de dos pantallas unidas. Una pasada en toda regla, vamos. Sin duda, esta apasionante batalla a golpe limpio entre Coloso, Cíclope, Lobezno, Tormenta y compañía contra los súbditos de Magneto causaron sensación.



Spiderman: The Videogame



Y seguimos con los súper héroes, porque en esas mismas fechas más o menos SEGA puso en liza su versión de Spiderman recreada para recreativas. Spiderman: The Videogame fue otra de las grandes obras del género, título que aparte del tirón lógico de su protagonista consiguió atraer al gran público gracias a su modo para cuatro jugadores, impactante apartado gráfico (usaba la placa System 32) y la gran espectacularidad que mostraban las acciones que eran capaces de perpetrar sus protagonistas, Spiderman, Ojo de Halcón y compañía.



Decenas, muchos juegos de este mismo estilo que no hemos mencionado (Warriors of Fate, la saga Dungeons and Dragons de Capcom, Los Simpson Arcade, etcétera) nos hicieron disfrutar de lo lindo repartiendo estopa. Ojalá regresen este tipo de obras con fuerza a la era actual.


Comentarios (169)
Comentarios