Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Las Alas de Cera de Konami

Las Alas de Cera de Konami

Por  /  29 de abril de 2015       
213 comentarios
Recientes

De cómo Konami llegó a ser una de las mayores potencias en el mundo de los videojuegos y cómo ha terminado reorientando sus estrategias a otros ámbitos. Una legión de genios pasaron por sus filas e hicieron a esta industria mucho de lo que es hoy día. Un pasado glorioso. Un futuro incierto.

Esto viene de largo. 2015 puede que sea el año en que vamos a vivir una de las mayores controversias de la historia de los videojuegos, pero la situación de una de las más grandes y mejores empresas que haya hecho jamás entretenimiento digital, está en sus horas más bajas. Decimos que viene de largo, porque aunque para muchos Konami es símbolo de Pro Evolution Soccer, Metal Gear Solid y los últimos Castlevania, la japonesa ha perdido por el camino la oportunidad de revitalizar franquicias muy queridas por los jugadores.


La todopoderosa Gradius es un eco del pasado, cuando una de sus últimas entregas, Gradius V, cautivó a los aficionados al shoot’em up en PlayStation 2. Quitando Gradius ReBirth para la consola virtual, sus últimas entregas, Arc y The Slot, son respectivamente un juego táctico y una máquina tragaperras (literalmente). Lo mismo ocurre con la saga Contra. Hard Corps Uprising fue el último título y un juegazo que dio por cerrada una franquicia querida y legendaria. También tiene su máquina tragaperras, por cierto. Dance Dance Revolution, que seguía rindiendo en los salones japoneses, también parece haberse detenido según las últimas informaciones, y sus integrantes han pasado a formar parte de el equipo de ingenieros de sonido de Konami.


Koji. Igarashi. IGA. Para un servidor, el mejor creador de Castlevanias.Koji. Igarashi. IGA. Para un servidor, el mejor creador de Castlevanias.

De igual forma, Castlevania parece encontrarse en, al menos, un incierto descanso. Mercury Steam lo hizo bien con su primera entrega, pues la saga nunca supo adaptarse del todo bien al 3D, pero bajó algo el listón con su continuación y su entrega 2D portátil que tan bien dominaba Igarashi, uno de los grandes nombres de esta franquicia que, recordemos, dejó Konami hace un años para "tener la libertad de hacer los juegos que realmente quiero hacer".


En cierto modo, la historia se repite. Por eso, aunque el nombre de Kojima sea el más consagrado y todo lo que ha pasado con Silent Hills el golpe de gracia definitivo, no deja de ser la gota que colma el vaso de una compañía que bien por estrategias de marketing, bien por malas decisiones, simplemente no ha sabido mantener su genio y a sus genios. Definitivamente, esto no es cosa de hace un mes.


El presente de Seabass es un enigma. Incluso se creó una leyenda urbana de que murió en una catástrofe natural.El presente de Seabass es un enigma. Incluso se creó una leyenda urbana de que murió en una catástrofe natural.

Lo mismo ocurrió con Pro Evolution Soccer. PES no sólo era una franquicia anual: estaba firmada siempre con el sello de Shingo Seabass, uno de los creadores más respetados sobre todo en la generación de los 128 bits. Sin embargo, hace tres años que Seabass abandonó la franquicia, no participando en ella desde PES 2013. En teoría, habría dejado la saga futbolística para participar en un "proyecto secreto" del que no se ha vuelto a saber nada desde entonces.


Pero esperad, no hemos terminado. Antes de PES, ocurrió con Silent Hill. Puede que el Team Silent, quitando a su compositor Akira Yamaoka, no tuviera un nombre por bandera, pero eran respetados y conocidos como equipo. Y todos ellos abandonaron el barco en 2007, siendo Yamaoka el último en marcharse dos años más tarde, dejando la franquicia a cargo de equipos occidentales con mayor o menor tino, pero nunca con el mismo nivel de calidad, desarrollaron Homecoming (Yamaoka acusó al juego de "carecer de sentimiento") y Downpour.


Konami ha sido responsable de la creación de 6 de las franquicias más exitosas en la historia de los videojuegosAño tras año, juego tras juego, nombre tras nombre, Konami parece haberse desprendido de la magia que la hacía única. Que ahora ocurra con Kojima, es casi el transcurso natural de los acontecimientos. El creador de una de las sagas más laureadas de la Historia de los videojuegos lleva diciendo que le gustaría cerrar su ciclo desde Sons of Liberty, la secuela del título de PlayStation con el que se hizo más famoso. Ya sea por compromiso o bien, como dijo en muchas ocasiones, por no encontrar a un buen equipo sucesor que heredara su legado, no lo ha hecho hasta este The Phantom Pain (con la famosa afirmación "Este será mi último Metal Gear" en cada nueva entrega). Pero de todos los que no nos creíamos la cita, Konami debió ser la que más, y la primera en sorprenderse al comprobar que esta vez la cosa iba en serio.


Akira Yamaoka dejó Konami, pero no los videojuegos. Le hemos oído en juegos como Shadow of the Damned o Lollipop Chainsaw.Akira Yamaoka dejó Konami, pero no los videojuegos. Le hemos oído en juegos como Shadow of the Damned o Lollipop Chainsaw.

Todos los acontecimientos del último mes son confusos, pero es difícil pensar que Kojima quisiera abandonar Konami del todo, pues su trabajo con Silent Hills acababa de empezar; y de ahí, a nuevos proyectos que llevaría cavilando desde hace mucho tiempo. La única razón lógica sería entonces pensar que fue la propia Konami la que decidió prescindir de Hideo Kojima ante su negativa de seguir haciendo Metal Gears, pero hasta que el silencio del creativo japonés se rompa, probablemente el 1 de septiembre, todo son rumores y especulaciones.


Al igual que el propio futuro de Konami. En su último episodio, Super Bunnyhop Show afirma haber hablado con una fuente anónima (esto es, más información que no se puede confirmar) de que Konami estaría cambiando drásticamente su estrategia de cara a los nuevos tiempos, con una aproximación mayor a las plataformas móviles y un mayor foco de atención en sus otros negocios, que pasan por el fitness y los gimnasios, así como las exitosas máquinas tragaperras y pachinkos que tanto éxito cosechan. A ellas se le sumaría una de los grandes sueños que lleva mucho tiempo persiguiendo: tener su propio casino. Una idea imposible de llevar a cabo puesto que la ley prohíbe este tipo de salones de juego en el país nipón, pero con el que se está empujando fervientemente para un cambio legislativo, en el que Kagemasa Kozuki, el septuagenario fundador de Konami y aún CEO de la compañía, busca una participación desde el último lustro.


¿Es triste que Kojima abandone Konami? Sí. Pero probablemente disfrutaremos de muchos años de creatividad por parte del japonés, que puede dar más que Metal Gears a la industria.¿Es triste que Kojima abandone Konami? Sí. Pero probablemente disfrutaremos de muchos años de creatividad por parte del japonés, que puede dar más que Metal Gears a la industria.

Tras la confirmación del abandono de Kojima, lo cierto es que Silent Hills ya estaba en tela de juicio. Su cancelación o no era solo cuestión de tiempo, e incluso si se hubiera decidido seguir adelante con el proyecto, la no participación de Kojima y probablemente de Guillermo del Toro, habrían dado como resultado un juego completamente diferente. Y con eso, la noticia del año está creada. No solo por todo el misterio que hay detrás de cada uno de los silencios de sus responsables, sino porque Konami no parece estar jugando sus cartas deportivamente. Entre sus declaraciones, se omite voluntariamente el nombre de Hideo Kojima en la cancelación de Silent Hills: "Konami está comprometida con nuevos títulos de Silent Hill, pero el embrionario proyecto de Silent Hills desarrollado por Guillermo del Toro y protagonizado por Norman Reedus no continuará". A ello se le suma la supresión del nombre del diseñador japonés en las carátulas de sus propios juegos y la eliminación de Kojima Productions en cualquier rincón de su web. Actitud que, como hemos enumerado, ha ocurrido con todos sus grandes creativos en los últimos años, aunque sus marchas hayan sido mucho menos sonadas.


Se especula con que Konami estaría cambiando drásticamente su estrategia, centrándose más en los móviles y otros negociosResumen de ingresos netos de los años 2013 y 2014 dividido en las diferentes ramas de Konami.Resumen de ingresos netos de los años 2013 y 2014 dividido en las diferentes ramas de Konami.Konami no va a desaparecer en mucho tiempo. Sus ingresos vienen de fuentes muy variadas de las que el mundo del videojuego forma una parte muy pequeña. En la gráfica anterior podéis apreciar los ingresos de la japonesa donde se divide la categoría de "Videojuegos" de la de "Entretenimiento Digital", y es esta misteriosa sección la que más hace engordar las arcas trimestrales. Hacer Metal Gears es caro. Tremendamente caro. Hacer un Silent Hills por Kojima y Del Toro, que tampoco repara mucho en gastos, es doblemente caro y supone un largo proceso de desarrollo, el cual se encarece con cada nueva generación y cuyas ganancias no superan las de las dos primeras entregas de Solid.

La historia de Konami está llena de éxitos. Cualquier jugador que se precie tiene algún recuerdo imborrable con alguna de sus grandes franquicias y videojuegos que nos han acompañado casi la friolera de cuarenta años, cuando nacieron sus primeras máquinas recreativas como el legendario Frogger. Pero por el camino, la historia de las marchas, las decisiones precipitadas y el abandono de sagas míticas han salpicado el gran nombre de KONAMI, con mayúsculas. Sus alas de cera eran sus creadores, y con el paso de los años, han volado. Lo de Kojima y Silent Hills es otra nota a pie de página.


Así que esto viene de largo, sí. Pero acabó hace mucho tiempo.


Comentarios (213)
Comentarios