Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
El Auge de los Triple-A

El Auge de los Triple-A

Por  /  6 de julio de 2015       
199 comentarios
Recientes

La nueva generación tiene a gente entusiasmada con sus posibilidades y a otros no tanto, pero lo que parece claro es que en cuanto a Triples-A todavía tiene que despegar. El futuro a corto plazo parece invitar al optimismo, pero: ¿Por qué ha habido escasez? ¿Por qué son importantes para la industria? ¿Va a ser el 2016 uno de los mejores años de los últimos tiempos?

Xbox One y PlayStation 4, en menor medida también Wii U, dieron el banderazo de salida al actual ciclo de máquinas en noviembre de 2013, hace casi dos años, y lo cierto es que en este tiempo no hemos visto tantas grandes producciones como cabía esperar de un hardware tan prometedor. Eso no quiere decir que no las haya habido, desde luego, de hecho este año ya nos ha dejado imprescindibles absolutos como Bloodborne, The Witcher III: Wild Hunt o Batman: Arkham Knight… ¡Y lo que queda por venir! Pero el ser humano es exigente e inconformista por naturaleza y, como decimos a menudo, es ese nivel de pretensión el que garantiza que nuestro mundillo avance.


El caso es que hay que mirar hacia delante con optimismo, puesto que los videojuegos de carácter Triple-A han salido notablemente reforzados del último E3. Por ejemplo hace no mucho tiempo que la feria norteamericana mostraba un agradable pero quizá excesivo volcado en los videojuegos de carácter indie, con presencia amplísima en conferencias de unas Sony y Microsoft que parecían competir entre ellas para ver quién se llevaba a los mejores talentos del mundillo independiente. Reconozcámoslo, uno quedaba muy bien en las ferias mostrando producciones de presupuestos modestos pero mucho ingenio y espíritu alternativo, y más si lo intercala con las grandes producciones que trufaban los catálogos de los dos grandes fabricantes. Esto es algo que quedó particularmente de manifiesto en los últimos compases de la anterior generación y en los primeros de ésta, pero también acabó generando conferencias kilométricas que perdían mucho interés.


Las conferencias del E3 se han convertido en uno de los grandes escaparates para presentar grandes super producciones.Las conferencias del E3 se han convertido en uno de los grandes escaparates para presentar grandes super producciones.

Y es que lo que en un principio parecía carismático y "guay", acabó por provocar el hartazgo de unos aficionados que esperaban ver los grandes motivos que les habían llevado a comprarse las videoconsolas. Pero los Triples-A son los que verdaderamente mueven la industria, acaban siendo los buques insignia de cada plataforma en el caso de los exclusivos, y, además, también los abanderados de cada generación en el caso de los multiplataforma. Son el principal reclamo para dar el salto a un nuevo hardware y, cuando cumplen con las expectativas, son esas propuestas que nos recuerdan lo grande que puede llegar a ser esto de los videojuegos por posibilidades de inmersión, valores audiovisuales y capacidad para contar grandes historias y mantenernos pegados a la pantalla con su diversión. Aunque suene un poco discriminatorio parece claro que nadie se ha hecho con una Xbox One o una PlayStation 4 sólo para jugar a indies, aunque sí que es cierto que el toque de color y la descomunal calidad de muchas de sus obras son el entremés perfecto para disfrutar descansando de tanta superproducción.


Los Triples-A son los que verdaderamente mueven la industria, acaban siendo los buques insignia de cada plataformaEsa palabra es el equivalente del concepto AAA que, lejos de ser un acrónimo, es en realidad una escala de calidad… Por ejemplo si A es la valoración alta, de hecho, el Triple-A es la valoración más alta, como es obvio. En el mundillo de los videojuegos se emplea tanto para hacer referencia a las obras de presupuestos más altos como a las que se les presupone ofrecer un entretenimiento formidable y obtener un importante rédito comercial. Pero, ¿de dónde viene su uso? En el mundillo económico, y en el contexto de Wall Street, se utiliza para hacer referencia a las empresas y productos cuya calificación es tan alta que prácticamente no ofrecen riesgo de pérdidas a quien decida hacerse con acciones de ellos en bolsa. Curioso, ¿verdad? ¿Pero qué es un Triple-A? Esa palabra es el equivalente del concepto AAA que, lejos de ser un acrónimo, es en realidad una escala de calidad… Por ejemplo si A es la valoración alta, de hecho, el Triple-A es la valoración más alta, como es obvio. En el mundillo de los videojuegos se emplea tanto para hacer referencia a las obras de presupuestos más altos como a las que se les presupone ofrecer un entretenimiento formidable y obtener un importante rédito comercial. Pero, ¿de dónde viene su uso? En el mundillo económico, y en el contexto de Wall Street, se utiliza para hacer referencia a las empresas y productos cuya calificación es tan alta que prácticamente no ofrecen riesgo de pérdidas a quien decida hacerse con acciones de ellos en bolsa. Curioso, ¿verdad? ¿Qué ha pasado para que en la feria norteamericana de este año se haya pasado de puntillas por lo indie cuando en eventos de años anteriores alcanzó presencias de, en ocasiones, incluso el 30% del tiempo? El tiempo, suponemos, y también la necesidad de enseñar cosas más tangibles. Tanto Microsoft como Sony comenzaron el más reciente ciclo de máquinas algo exiguos en cuanto a lanzamientos de carácter Triple-A, pero poco a poco han ido consolidando un catálogo futuro que promete grandes alegrías para los próximos tiempos. Se comenzó con fuerza con varios juegos de lanzamiento importantes para cada consola, tanto Xbox One, como PlayStation 4 o Wii U (no todos exitosos en términos de crítica o público, eso sí), sin embargo después hemos pasado una "travesía en el desierto" larga e incluso demoledora, y no hablamos únicamente de juegos exclusivos.

Los desarrollos de los videojuegos de alto presupuesto actuales son cada vez más ambiciosos, enrevesados y dificultosos. Los estudios ya advertían de ello incluso en la generación anterior, así que podéis imaginar cómo ha progresado de forma exponencial hacia la complejidad más salvaje en la nueva oleada de máquinas. Eso conlleva también más tiempo para que esté terminado un producto, en ocasiones ni siquiera están acabados cuando salen a la venta pero eso es otro tema, y en los próximos meses vamos a empezar a gozar de los frutos de todo lo que lleva mucho anunciado. ¿Hace cuánto tiempo empezamos a saber de The Division, Uncharted 4: A Thief’s End, Metal Gear Solid V: The Phantom Pain o Rise of the Tomb Raider? Mucho, ¿verdad? En algunos casos quizá incluso demasiado, sin embargo aunque parezca increíble ya están a la vuelta de la esquina, y ya no queda nada para empezar a disfrutarlos… Apenas unos meses en la mayoría de casos.


Fallout 4 es quizás el mejor ejemplo de un gran triple-A que será lanzado pocos meses después de su anuncio.Fallout 4 es quizás el mejor ejemplo de un gran triple-A que será lanzado pocos meses después de su anuncio.Tras un tiempo en el que el goteo de las superproducciones en las tiendas ha sido lento e inseguro, lo cierto es que nos esperan unos meses gloriosos De hecho en los últimos tiempos hemos comenzado incluso a ver una línea muy agradable y que da que pensar sobre lo anquilosado de los métodos anteriores: Hablamos de la de anunciar un proyecto y que al poco tiempo esté en las tiendas. En los últimos meses lo hemos visto con producciones tan importantes como Fallout 4, Need for Speed o el nuevo Hitman que han tenido la valentía de no tenernos un año, dos o tres esperando. Se anuncian y, tal como se ponen de largo, concretan una fecha de lanzamiento con mes y día, y para las que faltan apenas unos meses. Increíble, ¿eh? Si lo comparamos con casos que rozan lo cómico como el de The Last Guardian, del que comenzó a enseñarse información en enero de 2008, el contraste es obvio y da que pensar. ¿Sigue siendo útil empezar a enseñar un videojuego años antes de su llegada a las tiendas? Por un lado está claro que se crea expectación, faltaría más, pero las ganas del aficionado pueden acabar deviniendo en frustración; especialmente cuando hay retrasos o cambios de planes con los lanzamientos, algo inevitable cuando hablamos de períodos de tanto tiempo cargados de imprevistos.

La recientemente concluida feria californiana ha demostrado que hay otra forma de hacer las cosas con los Triples-A y que algunos modelos anacrónicos de la fase promocional pueden ser incluso contraproducentes para el interés que la propia obra sea capaz de generar. Lo que está claro es que, tras un tiempo en el que el goteo de las superproducciones en las tiendas ha sido lento e inseguro, lo cierto es que nos esperan unos meses gloriosos con Metal Gear Solid 5: The Phantom Pain, Rainbow Six Siege, Mad Max, Star Wars: Battlefront o Forza Motorsport 6, entre muchos otros. Por no hablar del ilusionante año que viene: El 2016 va a ser el año de los Triple-A y, también, quizá el comienzo de una nueva edad de oro de estas grandes producciones. Ojalá lo mejor esté por venir.



La Pregunta


Comentarios (199)
Comentarios