Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Nuestros 30 juegos para SNES Mini

Nuestros 30 juegos para SNES Mini

Por  /  30 de abril de 2017       
143 comentarios
Recientes

El anuncio de SNES Mini es inminente, y por ello en la redacción de 3DJuegos hemos querido hacer una selección de cuáles serían nuestros 30 juegos que nos gustaría tener preinstalados en la consola. ¿Coincidirán con la selección oficial de Nintendo?

1

Axelay De los mejores shoot'em ups de Konami, de la consola y probablemente el más representativo de SNES. Axelay combinaba el shmup horizontal con el vertical, utilizando este último el famoso modo 7 para conseguir una gran sensación de profundidad para la época. Melodías poderosas y un sistema de riesgo-recompensa donde nuestra nave podía sufrir daños perdiendo armas en el proceso, todas ellas originales y claves para cada ocasión.

2

Chrono Trigger Considerado aún hoy como uno de los mejores JRPGs, la aventura de Chrono tuvo en Super Nintendo su versión original y la más deseada. Rol que cambiaba las reglas y que se llevó un pedazo del presupuesto, del equipo creativo y de los fans de Final Fantasy. El resultado es historia: múltiples finales, una trama que llega al corazón, un sistema de batalla muy dinámico y creativo y un estilo gráfico pulido que marcó época.

3

Contra III: The Alien Wars La saga Contra no hacía distinción entre plataformas, regalando un estupendo Hard Corps en Mega Drive y un maravilloso Alien Wars a Super Nintendo, en lo que son los mejores títulos considerados de la saga. Alien Wars era profundo, precioso de ver y de jugar, utilizando efectos de paralaje para sus fondos y sin olvidarse del modo 7 para algunas de sus fases. Un infierno de enemigos donde se mezclaba tu habilidad para el esquive y la memorización de patrones.

4

Demon's Crest El tercer juego de la saga Gargoyle's Quest y spin-off a su vez de Ghost 'n' Goblins fue también una joya de deseo por muchos jugadores. Muy completo y utilizando una interesante mezcla de plataformeo y toques RPG, llevar a Firebrand en busca de las seis piedras mágicas era un ejercicio de paciencia, precisión y en ocasiones mala uva. Pero cada vez que lográbamos una habilidad nueva para enfrentar el escenario era todo un placer.

5

Donkey Kong Country La joya de Rare dio paso a una de las sagas más recordadas de la consola. Donkey Kong Country iba más allá del pixel utilizando la tecnología de renderizado con Silicon Graphics puntera en la época para crear un plataformas único en su especie, aunque luego fuera clonado hasta decir basta. Pero Donkey era inimitable en sus saltos ajustados, sus secretos, las monturas que nos ayudaban y nuestro compañero de fatigas: Diddy.

6

Donkey Kong Country 2: Diddy Kong's Quest Country fue el clásico, pero Diddy Kong's Quest perfiló la fórmula hasta su máxima expresión. Se echaba de menos al clásico gorila, claro, pero dando todo el protagonismo a Diddy y su agilidad y facilidad de salto, e introduciendo a de Dixie Kong con su habilidad de saltar más alto y flotar, Rare se superó a sí misma creando un plataformas más rápido, preciso y disfrutable, pero igualmente difícil. No faltaron a la cita las fases de bonus y los compañeros animales, que cambiaban algunos niveles por completo.

7

Earthbound La segunda parte de la trilogía Mother es una de sus entregas más recordadas y sigue vigente gracias a su lanzamiento en la Consola Virtual. El trabajo de Itoi junto a Ape y HAL Laboratories demostró (y aún lo hace) una forma distinta de hacer RPGs, sin necesidad de acudir siempre al sempiterno mundo de fantasía o ciencia-ficción para ello. La odisea de Ness, Paula, Jeff y Poo no solo era un juego profundo y desafiante, también es un canto a la infancia y a la pérdida de la inocencia.

8

Final Fantasy VI Para muchos, el mejor Final Fantasy jamás creado. Y para muchos otros, también la mejor versión si nos centramos estrictamente en la edición japonesa. Sea como fuere, Final Fantasy VI encogió el corazón de muchos principalmente por su épica historia, ya que el estilo de exploración y el combate mediante el ATB (Sistema de Batalla Activo) se mantenía impertérrito. Unas melodías conmovedoras, unos personajes inolvidables, y un binomio de protagonista/villano, Terra y Kefka, que han pasado a la historia del género.

9

F-Zero Super Nintendo supuso el nacimiento de grandes franquicias de Nintendo y F-Zero fue un soplo de aire fresco que hacía uso del modo-7 a la mayor velocidad posible para crear un arcade de carreras futuristas puro y frenético. No había necesidad de objetos: únicamente nuestra pericia al volante para echar a los oponentes de la carretera mientras evitábamos salirnos nosotros mismos y otros obstáculos que redujeran nuestra barra de energía, mientras aprovechábamos eficazmente los turbos dispuestos por el circuito y por cada vuelta completada.

10

International Superstar Soccer Antes de Pro Evolution, fue ISS Pro Evolution. Y muchos antes de él, fue International Superstar Soccer, el precursor de Konami que ya por entonces rivalizaba con el FIFA International Soccer de Electronic Arts. El de Konami era de lo mejor que podías encontrar en la máquina en cuanto a arcade futbolístico, con unos gráficos detallados, un buen puñado de modos y un competente sistema de juego. Todo acompañado con algunos comentarios en viva voz y cánticos de la afición.

11

Killer Instinct ¡Co-co-co-combo Breaker! Parece que Super Nintendo no se conformó con lograr para su plataforma esa versión (censurada) de Mortal Kombat, permitiendo a la mejor Rare de toda su etapa trabajar en un juego de lucha maduro y con mecánicas innovadoras: Super Combos, Ultra Combos, Combo Breaker y movimientos finales. Primero llegó el arcade, aprovechando al máximo la tecnología de prerenderizado utilizada en Donkey Kong Country, pero luego llegó el port a SNES con unos grandes resultado, que dieron lugar a una segunda parte solo vista en Arcades y Nintendo 64 junto a una versión mejorada de este título: Killer Instinct Gold.

12

Kirby's Dream Land 3 No hay duda de que Super Nintendo fue un lugar para la experimentación con Kirby, con Dream Couse aplicando mecánicas de juego de golf o Block Ball convirtiendo a la mascota rosa en un juego de puzles. Dream Land 3 era una vuelta a los orígenes más clásicos de NES, con una secuela directa que volvía a las mecánicas originales, pero con un apartado visual precioso lleno de tonos pastel. Como Kirbys más recientes, también tuvo sus críticas por su escasa dificultad, pero Dream Land 3 fue una secuela más que decente.

13

Kirby's Fun Pak Más conocido en el resto del mundo como Super Star, el retorno a las plataformas de Kirby tras Dream Course fue ampliamente celebrado, pero no se trataba de un juego tan tradicional como parecía a simple vista. La caja ya anunciaba "8 juegos en 1". Mientras que uno de ellos era básicamente un remake del clásico de NES Kirby's Dream Land, los otros exploraban las bondades del multijugador o en su defecto acompañados de la inteligencia artificial, mientras que otros se centraban estilos más largos, aventureros, en un Boss Rush o incluso un modo carrera.

14

Mega Man X NES Mini añadió un solo Mega Man a su colección, y aunque nos gustaría incluir más, nos quedamos con el primero de la saga X. Si bien las continuaciones realizaron grandes mejoras, la forma en que X nos introducía a sus nuevas mecánicas supone uno de los mejores ejercicios de diseño visto en un plataformas. Para la posteridad quedaron el dash, la habilidad de engancharse a paredes y la forma de cargar el disparo. Música para el recuerdo, momentos que se quedan grabados en la retina, la introducción de Zero, la evolución de los poderes de Mega Man… un clásico imperdible.

15

R-Type III: The Third Lightning Puede que Super Nintendo no tuviera el más vasto catálogo de Shmups, ni que estos fueran los más vertiginosos, pero vaya si los que había no fueron de los mejores de la época. R-Type en su mejor momento, con una entrega que se redimió de un descafeinado Super R-Type, sacando músculo gráfico y sonoro, en una secuela que sería considerada como uno de los mejores de la saga, si no fuera porque casi todas ellas son increíblemente buenas. Distintos Forces que varían el estilo de juego, niveles que son trampas mortales y jefes muy desafiantes para esta joya de Irem que hay que disfrutar así, pues maneja precios imposibles en el mercado de segunda mano.

16

Secret of Mana La que comenzó llamándose Final Fantasy Adventure en Estados Unidos y Mystic Quest en Europa tuvo una segunda parte en Super Nintendo de lujo. La saga Mana ha sido más prolífica de lo que parece, apostando por batallas en tiempo real e incluso coqueteando con el multijugador cooperativo. Pero de entre todas las entregas, Secret of Mana es la más laureada, tanto por su sistema de combate como sus gráficos, pero sobre todo su preciosa historia. Qué mejor forma de honrar a la saga, ahora que los tres primeros juegos han sido anunciados para Switch en Japón, que con la inclusión de este fabuloso Action RPG en SNES Mini.

17

Star Fox Super Nintendo todavía se guardaba una carta bajo la manga tras alucinarnos con el modo 7 y los chip DSP dedicados que los mejoraban. Se trata del chip Super FX, capaz de renderizar polígonos en 3D y con ello dar luz a otra mítica saga de Nintendo: Star Fox. La aventura de Fox McCloud comenzó ofreciendo un rápido vistazo a lo que sería el futuro tridimensional, y si bien es cierto que ahora un tanto desfasado por su baja carga poligonal y frecuencia de refresco, es un importante pilar en la historia de la gran N.

18

Street Fighter II' Turbo: Hyper Fighting Todos nos maravillamos al jugar a Street Fighter II en nuestras propias casas tras disfrutar nuestras limitadas partidas a la recreativa. Pero el sueño podía ser aún mejor. Hyper Fighting añadía una velocidad extra que lo acercaba a los estándares actuales, ampliando el set de movimientos de algunos luchadores mientras que los añadidos de la Champion Edition permanecían vigentes. Probablemente no fuera el Street Fighter que tuvieras en la época, pero es el Street Fighter que quieres tener ahora al rememorar Super Nintendo.

19

Super Castlevania IV Siempre hemos pensado en Super Castlevania IV como el puente entre los dos estilos de la saga, el del clásico de NES y el posterior de Igarashi con Symphony of the Night. Creemos que Nintendo no dio en el clavo añadiendo Simon's Quest en vez de Dracula's Curse, pero en SNES lo tienen sencillo: Super Castelvania IV fue el único contendiente y se basta por sí mismo. El uso del modo 7, el portentoso y gigante sprite de Simon Belmont y su látigo de ocho direcciones, el pedazo de movimiento al saltar y golpear hacia abajo, las ralentizaciones de los golems al multiplicarse, la sempiterna música, el moonwalker de la escalera… Feelings de una Konami en plena forma.

20

Super Ghouls 'n Ghosts Casi siempre una versión Arcade era mejor que cualquiera de las nacidas en consola, pero esto no fue del todo así con esta tercera entrega de la serie, cuyo estándar de calidad subió tanto la barra que Capcom la incluye junto a las entregas de recreativas a la hora de rememorar sus clásicos de Arcade. No es para menos. Super Ghouls 'n Ghost añade niveles de mejora en la armadura y algunas armas, pero fue ese traicionero doble salto el que nos trajo de cabeza por no poder controlar el segundo de ellos, mientras que el entorno se convirtió en un enemigo tan peligroso como cualquiera de los seres de ultratumba a los que hacíamos frente.

21

Super Mario All-Stars NES Mini nos trajo de vuelta todos los Super Mario nacidos en la plataforma, pero All-Stars sería una buena inclusión en el catálogo de SNES Mini pues son prácticamente remakes de cada uno de ellos, con apenas diferencias jugables, pero sí con algunos reajustes que los hacen mucho más sólidos. Estaría bien que el clásico pack que muchos de nosotros tuvimos que incluía All-Stars junto a Super Mario World contara como un juego, ¿verdad? Pero teniendo en cuenta que aquí tenemos ya cuatro títulos (Lost Levels incluido) podemos contentarnos con que cuenten como solo uno.

22

Super Mario Kart El nacimiento de la serie que sigue tan vigente hoy como el primer día. Super Mario Kart puede ser en la actualidad una mera curiosidad, pero una muy necesaria para entender la evolución de la franquicia y la propia historia de Nintendo. Olvídate aquí de ala deltas, sneakings e incluso caparazones azules. El Mario Kart más puro solo necesitaba de tu habilidad en las curvas y un par de caparazones bien tirados, en circuitos que si bien con los estándares actuales pueden parecer simples, nos hicieron disfrutar solos o en compañía.

23

Super Mario RPG: Legend of the Seven Stars Quizá porque teníamos las miras ya en Nintendo 64 o porque ni tan siquiera fue lanzado en Europa, la primera aventura RPG de Mario pasar algo desapercibida por aquí. A la Consola Virtual esto le vino de perlas, al igual que a SNES Mini, un sitio inmejorable para decubrir cómo nació esta saga que mezclaba un genial sistema de batalla por turnos, técnicas bien planteadas, gráficos prerenderizados y una historia que sin pretender estar a la altura de otros JRPGs, es agradecida.

24

Super Mario World La joya de la corona estará sí o sí en la lista de juegos de SNES Mini, sin ninguna duda. Super Mario World fue el juego de cabecera de Super Nintendo y a día de hoy uno de los mejores Super Mario jamás creados. El nuevo estilo visual, los nuevos poderes y movimientos con esa genial hoja que nos otorga la capa y la capacidad de volar, la habilidad de guardar un objeto en el inventario, pero por supuesto, la posibilidad de cabalgar a Yoshi con sus propias ventajas del dinosaurio como poner huevos y tragar a los enemigos para conseguir diferentes efectos. Clásico. Necesario. Inolvidable.

25

Super Mario World 2: Yoshi's Island De tanto que se le ha llamado directamente Yoshi's Island, por dar todo el protagonismo a Yoshi llevando a ese adorable bebé Mario, puede parecer que no estamos ante la segunda parte de Super Mario World, pero así fue llamado. Es comprensible, el juego era disinto en mecánicas, con esa habilidad de Yoshi para lanzar huevos y ese apartado visual que no dejó indiferente a nadie y que hacía uso de un mejorado Super FX2 para moverse en condiciones. En cualquier caso, Yoshi's Island es otro clásico que daría lugar a otra subsaga protagonizada por el dinosaurio y que llega hasta nuestros días con Wolly World.

26

Super Metroid Aunque Metroid y Return of Samus llegasen primero, Super Metroid implantó las bases de lo que fue no solo un juego querido y aclamado, sino el nacimiento de un subgénero como el posteriormente llamado Metroidvania. Super Metroid fue y es inmenso. El uso del backtracking y la forma de ganar poco a poco las habilidades de Samus que daban acceso no solo a nuevas zonas del planeta Zebes, sino a innumerables secretos para ampliar nuestro arsenal de misiles y nuestras reservas de energía. El juego es un in crescendo total, que fascina por el impecable diseño de niveles, por la sensación claustrofóbica y mística de sus entornos a medida que confrontamos a jefes más y más desafiantes y descubrirmos uno de los mejores juegos de la historia.

27

Super Punch-Out Nada mejor que descargar el estrés con este pequeño gran juego de boxeo que cumple al máximo la regla de fácil de jugar, difícil de dominar. Superando con creces al clásico de NES, pero manteniendo su esencia y sus mecánicas, Super Punch-Out destacaba con su paleta de colores vibrantes de estilo cartoon y su combinación de puñetazos, ganchos, uppercuts y los necesarios esquives y bloqueos, mientras vigilábamos nuestra energía y aprovechábamos los momentos de Power-Up que mejoraban nuestra velocidad y pegada.

28

Teenage Mutant Ninja Turtles: Turtles in Time Teenage Mutant Ninja Turtles IV: Turtles in Time es, sin duda, el mejor beat'em up realizado por Konami. Al contrario que otras adaptaciones directas a consola de algunas de las más increíbles recreativas japonesas del momento, aquí se hizo una versión muy competente que ganaba algunas pantallas extra. Cuatro personajes seleccionables y algunos de los escenarios y enemigos más míticos de la franquicia animada. Pocos son los "yo contra el barrio" de Super Nintendo capaces de hacer sombra a una Konami inspirada que supo aprovechar cada milímetro de la circuitería del Cerebro de la Bestia. ¡Pizza Time!

29

Terranigma Puede que el tiempo no haya sido justo con la calidad que imprimió Enix a la franquicia Soul Blazer, pero en lo que sí estaremos de acuerdo es que Terranigma es un Action-RPG de culto de Super Nintendo y probablemente uno de los mejores títulos del catálogo. No, no estamos ante un Final Fantasy, Dragon Quest o Tales of, pero el trabajo realizado en el presente cartucho ensimismó a todos los jugadores de la época: la creación de un nuevo mundo en manos de Ark y sus mecánicas son legendarias. Terranigma, además, fue uno de los pocos videojuegos de rol que llegaron en castellano a nuestro país en su día, un hito por el que aún es recordado.

30

The Legend of Zelda: A Link to the Past Qué decir del probablemente mejor Zelda 2D y de uno de los juegos de la saga más queridos, sino el que más por muchos de sus fans. Como en Super Metroid, aquí es donde Nintendo establece las bases que se convertirían en clásicas para el futuro, estableciendo el sistema de corazones y algunas de las armas y mecánicas más clásicas. Hay algo en su perspectiva cenital, en el increíble diseño de las mazmorras, en la forma de ocultar y usar sus llaves, mientras te sientes partícipe de tu mayor aventura que hace de A Link to the Past un juego que, tras acabarlo, impactó y marcó la forma de entender el videojuego a partir de ese momento.

Imagen 1 de 30


Comentarios (143)
Comentarios