Las 10 peores ciudades de videojuego para vivir

Las 10 peores ciudades de videojuego para vivir
Facebook Twitter Flipboard E-mail

Invasores alienígenas, supervillanos y mutantes podrían ser los protagonistas de tu próxima junta de vecinos.

Si piensas que podrías compartir rellano de la escalera con una pandilla de supermutantes, o con los disfrazados psicópatas de Rapture, tal vez tu vecina cotilla o el volumen al que ponen la tele los del piso de al lado parezcan problemas vecinales menos importantes. Gracias a los videojuegos hemos visitado paisajes exóticos, mundos alienígenas increíbles o reinos fantásticos, pero también hemos visitado ciudades muy poco recomendables. Ciudades en cuyas calles no nos gustaría perdernos.

Repasamos las peores ciudades de videojuego para vivir, para que puedas reírte a gusto de la burbuja inmobiliaria de tu barrio.

Los Santos - Si a los problemas normales de todas las grandes ciudades sumamos personajes con la cordura de Trevor Philips, un tráfico extremadamente peligroso, y una sorprendente facilidad para poder adquirir lanzacohetes, sabes que tienes todas la papeletas para pasar de ciudadano a NPJ.
Nueva York - Si crees que el precio del metro cuadrado en Nueva York es el mayor de los problemas de esta ciudad, es que no has visitado la versión de The Division, donde hay que añadir grupos paramilitares armados, racionamiento de alimentos, escasez de artículos de primera necesidad y un frío que pela.
Rapture - Una ciudad submarina abandonada a su suerte y poblada con gente muy perturbada es un escenario que los fans de la saga Bioshock conocen de sobra. Si piensas que la señora que vive en el piso sobre tu casa mete ruido con los zapatos, imagina a un buzo de media tonelada. ¡Y las humedades!
Boston - Mira que abandonar tu cómodo, seguro y calentito refugio de Vault-Tec para patearte El Yermo, comiendo carne de Rata Topo y matando mutarachas con un palo… Fallout 4 al menos logra que la experiencia sea entretenida gracias a la selección musical que puedes escuchar por la radio.
Gotham - Si solo Batman puede mantener el orden en una ciudad, ya te puedes hacer una idea del tipo de ciudad que vas a encontrarte. Cuando no es un psicópata disfrazado de payaso, es un científico desequilibrado que quiere enterrar en hielo el centro de la ciudad. Y encima, parece que siempre está lloviendo.
Up Town - Cuando el mismísimo alcalde de la ciudad tiene que liarse a mamporros por las calles de la ciudad para limpiarlas de pandilleros y malhechores, te haces una idea de lo mal que andan las cosas por la ciudad que sirve de escenario del mítico Final Fight. Y recuerda, en las próximas elecciones, vota por Haggar.
Moscú - Moscú es una ciudad preciosa, y su metro un ejemplo maravilloso de arquitectura. Pero que éste sea el último refugio de la humanidad antes los mutantes y que no puedas perder de vista tu contador Geiger ni un instante hace que el valor inmobiliario de la propiedad caiga en picado.
Clock Town - Da igual lo simpáticos que sean tus vecinos, lo coloridas que sean las calles, lo bien que huelen las flores Deku o lo divertido que resulta el Carnaval del Tiempo de cada año. Simplemente imagina que cada vez que salgas a la calle vas a ver esa siniestra luna sonriente flotando sobre tu casa.
Silent Hill - Menos mal que la densa niebla que cubre esta ciudad te impide ver los horrores que habitan en ella. Por muy turístico que resulte Nueva Inglaterra y los alrededores del Lago Toluca, no se nos ocurre ningún motivo por el que Harry y Cheryl quisieran visitar Silent Hill.
Raccoon City - Prácticamente ha hecho falta una saga entera de juegos llenos de zombis para describir la destrucción de esta ciudad. Si tenemos en cuenta que la población de Raccoon City superaba los 100.000 habitantes, calcula un número aproximado similar de gente, y perror, que trata de comerte.
Comentarios cerrados
VÍDEO ESPECIAL

8.394 visualizaciones

Los 19 RETRASOS más POLÉMICOS en la historia del VIDEOJUEGO

Siempre es preferible que un juego llegue tarde pero que lo haga bien a que se estrene con prisas plagado de errores, o sin todo lo que prometió. Esta es una máxima que no pocos creativos en la industria del videojuego han repetido a lo largo de los años pero, ¿qué pasa cuando...