Si el circo o los payasos te dan miedo, lo mejor es que no te acerques a este juego. Pocas veces he sentido más mal rollo que con Vlad Circus: Descend into Madness

Un videojuego de terror ideal para pasarlo mal

Vlad Circus es un videojuego de terror psicológico peculiar. Es una historia horrible que se va gestando poco a poco. Mezcla la paranoia, el body horror, la miseria humana, la enfermedad y lo más siniestro que se esconde en nuestras mentes, y lo hace a fuego lento. El título te genera una sensación pesadísima y angustiosa que, más de una vez, me llevó a apagar la Steam Deck y dejarlo a un lado, respirar y seguir.

No es un juego canónico de terror, sino de personajes que angustian. Me recordó mucho a la tensión terrible que me provocaron los protagonistas de La Comunidad, mi peli favorita de Álex de la Iglesia. Pero aquí no nos rodeamos de versiones macabras y deformadas de los vecinos de tu edificio, sino con artistas circenses fracasados, deformes, arruinados y tristes. Al jugador le toca ser el payaso.

Hace unos años, todos eráis felices y vivíais en armonía. El hombre forzudo tenía músculos, el ventrílocuo tenía gracia y tú eras simpático. Pero ahora el payaso está loco, el ventrílocuo es esclavo de su marioneta y el forzudo tiene la polio. Sois unos despojos que os reunís a la desesperada en una mansión oscura porque Vlad, el jefe de pista, os ha reunido con la esperanza de volver al negocio.

Vlad Circus es una obra coral angustiosa y miserable

Así empieza esta aventura. Sus puntos más fuertes son las conversaciones con estos personajes, la fragilidad del payaso que manejamos y lo bien que está escrito, y también el estupendo pixel art. Los píxeles indefinidos le dan a todo un toque terrible e irreal; y eso le va genial a Vlad Circus, porque nuestro payaso ve cosas que nunca llega a saber si son reales o no.

Jugablemente, no es un survival horror, sino una aventura gráfica con combates. Esto va de ir de un lado a otro de la mansión, de salir al bosque, de encontrar elementos que usar en puzles y en seguir avanzando. Los acertijos funcionan muy bien porque sirven para impulsar la historia y la trama hacia un lado y a otro. Los combates son pelín rudimentarios, pero son muy útiles para que entendamos que nuestro payaso es débil, que está solo y que es más miserable de lo que pensamos.

Pero ni los puzles ni los combates son la clave. No son más que vehículos para llegar a lo importante: las conversaciones con el resto de habitantes de la mansión. Os aseguro que mantienen charlas espeluznantes sobre sus pasados y sus vidas. Palabra a palabra manifiestan lo fastidiados que están, te cuentan y se descubren relaciones que han tenido entre ellos, y se acaban descubriendo cosas horribles. Tanto es así que el juego consigue abrumar con lo que te hace sentir.

El estrés que sientes al charlar se refleja en la jugabilidad

Muchas veces tendremos visiones o nos sentiremos mal. En ese momento, nuestro payaso empieza a sufrir estrés. Funciona como cuando navegamos de noche en Dredge. Escuchamos voces que proceden de la nada, y solo podremos curarnos con drogas o rezando. Cuando nos estresamos, el miedo se vuelve mayúsculo. Por eso es muy recomendado jugar con auriculares.

Es un tipo de terror muy raro, pero muy atractivo y personal, uno que hace que tu empatía sea tu peor aliada. Te sientes como el típico personaje indefenso y algo tontorrón que se va metiendo en la boca del lobo sin saber lo que está haciendo. Vlad Circus clava esta sensación, y por eso merece la pena jugarlo. Además, es cortito, va al grano y eso hace que funcione mejor.

Como puntos negativos, hay que señalar que a veces hay que hacer demasiado backtracking, y que hay que fijarse mucho para no dejarse ese elemento clave despistado en la otra punta del escenario. Entiendo por qué el combate es tan torpón, pero también habría que darle una repensada. De todas formas, son problemillas que no afean lo más potente del título: su progresión, sus conversaciones y su particular forma de asustar.

En 3Djuegos | Análisis de Thimbleweed Park. Puro LucasArts

En 3Djuegos | El nuevo juego de Blade Runner desafía la 'maldición' que durante 25 años ha perseguido a este universo de ciencia ficción

En 3Djuegos | Análisis de Trüberbrook, la lógica de lo absurdo

Ver todos los comentarios en https://www.3djuegos.com

VER 2 Comentarios

Portada de 3DJuegos

VÍDEO ESPECIAL

25.094 visualizaciones

20 MEJORES JRPGS DE 2024 Y MAS ALLA

Hace sólo unos días que publicábamos nuestro especial sobre los RPG, Action-RPG y CRPG que llegarán a lo largo del año 2024 y en el futuro todavía más lejano, y hoy toca el día de hacer lo propio con los videojuegos JRPG que más esperamos de los próximos tiempos...