Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Watch Dogs

Watch Dogs nació de las cenizas de un juego de conducción cancelado

En algún momento de su desarrollo, el equipo contó con la licencia Driver.

Por / 58 comentarios
Watch Dogs

El presidente de Ubisoft en Norteamérica, Laurent Detoc, ha reconocido que el prometedor Watch Dogs nació de las cenizas de un juego de conducción en el que estuvieron trabajando años atrás, antes de cancelarlo por no cumplir las expectativas que se habían marcado sus creadores.


"Watch Dogs no empezó como Watch Dogs. Nuestro equipo estuvo trabajando en un motor gráfico de conducción, trabajando en algo. Teníamos la licencia de Driver", ha explicado en una entrevista con el portal norteamericano IGN. "Pero eso fue hace años. Y entonces estuvimos pensando, ‘no, este no es el camino que queremos seguir para un juego de conducción’, así que lo cancelamos y empezamos de nuevo".


Por eso, insiste, "no es que Watch Dogs iniciara su desarrollo como Watch Dogs. El proyecto Watch Dogs fue inicialmente otro juego. Y en un punto concreto cambió. Eso fue hace unos tres años, cuando el proyecto Watch Dogs reutilizó algunos de los elementos previos realizados para este motor gráfico de conducción":


En este sentido, Detoc asegura que este proyecto cancelado no se trataba de un nuevo juego de la serie Driver, a pesar de contar con la licencia. Más que nada porque se dieron cuenta de que sus mecánicas jugables no casaban con el concepto Driver.


"La decisión se tomó porque había otro juego de conducción desarrollándose en ese momento y el nuestro debía ser un título de mundo abierto en el que un tío baja de su coche para hacer otras cosas", explica. "El equipo decidió entonces reagruparse por completo. Unas cuantas personas nuevas entraron, apostamos por un nuevo director creativo, y entonces empezamos a desarrollar un nuevo juego".


Watch Dogs se estrenará en PC, PlayStation 3, Wii U, Xbox 360, PS4 y Xbox One en los primeros meses de 2014.


Más sobre: Watch Dogs y Ubisoft.