Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Inicio
PC
PS4
XOne
Switch
3DS
PS3
X360
Wii U
iOS
Android
Videos
Foros
eSports
  • Portada
  • Noticias
  • Videos
  • Imágenes
  • Análisis
  • Artículos y Reportajes
  • Hardware
  • Guías
  • Trucos
  • Todos los Juegos
  • Top100
  • Lanzamientos
Opinión

On Demand Gaming, ¿es verdaderamente el futuro?

Y lo más importante: ¿El juego en la nube nos beneficia realmente como jugadores?

Por / 163 comentarios
On Demand Gaming, ¿es verdaderamente el futuro?

Es habitual leer cada cierto tiempo declaraciones, más o menos controvertidas, de grandes compañías en la industria del videojuego sobre cómo ven el futuro de nuestra querida afición. En los últimos años, muchas de estas prediciones han ido enfocadas al streaming en vivo de videojuegos u On demand Gaming, es decir, llevar el modelo de Netflix al mundo de los videojuegos.


Por descabellada que pueda parecerles la idea a muchos usuarios, muchas de las grandes empresas del sector ya han dado los primeros pasos para adoptar este modelo y con la paulatina estandarización de los servicios de suscripción (PS Plus, Xbox Gold y Game Pass, Origin Access, etc.) llevar al siguiente nivel estos servicios y ofrecer jugar a los títulos desde la propia nube parece cada vez menos unas simples declaraciones y verdaderamente una apuesta de futuro.


Pero, ¿cuáles son sus carencias?, ¿beneficia realmente a los jugadores?, ¿el nuevo modelo eliminará al actual o coexistirán? En este especial queremos tratar estos temas.



Qué es el juego en la nube


On Demand Gaming, ¿es verdaderamente el futuro?

La mayoría de los jugadores ya estarán familiarizados con el concepto de "la nube", pero para aquellos que aún desconozcan el término, lo definiríamos como un espacio que ofrece una serie de recursos y servicios accesibles a través de la red.


Cuando hablamos de juego en la nube, el recurso sería una plataforma de juego y el servicio la posibilidad de usar dicha plataforma con un título para jugar gracias a nuestra conexión a internet, sin necesidad de poseer dicha plataforma. Es decir, poder jugar a un videojuego sin necesidad de tener el título instalado y la plataforma necesaria, haciendo streaming hasta nuestra PC, consola o similares.


Para que esto sea posible es necesaria una buena infraestructura, tanto para quien ofrece el servicio como para quien lo recibe, para hacer de esta alternativa una experiencia similar a jugar en un sistema propio, lo que nos lleva a nuestro primer punto.



¿Cómo de preparados estamos?


On Demand Gaming, ¿es verdaderamente el futuro?

Actualmente, la estandarización de la fibra óptica y la mejora general en los servicios red en las compañías de telecomunicaciones son una buena noticia para el juego en la nube. Como en otros modelos, la velocidad de la conexión influye de forma directa en la calidad del stream pero también lo hace la estabilidad del mismo. Usaremos de referencia GeForce Now, el servicio de juego en la nube de Nvidia, recomienda al menos 7 Mbps para disfrutar del servicio correctamente. Sin embargo, aún muchos usuarios no disponen de una conexión estable. Por ejemplo, la Comisión Federal de Comunicaciones estimó en 2017 que en EE. UU el 20% de la población no tiene acceso a fibra óptica de alta velocidad. Cada país tendrá una situación diferente, por lo que muchos jugadores ni siquiera cumplen con los prerrequisitos para tener una buena experiencia de uso. Sin embargo, este no es el principal problema con el que debe lidiar el streaming de juego bajo demanda.



La latencia, el verdadero enemigo del juego por streaming


On Demand Gaming, ¿es verdaderamente el futuro?

El principal problema al que tiene que hacer frente el juego en la nube es hacer que olvidemos que estamos jugando desde ella. En un servicio de streaming tradicional la información parte del servidor para ser reproducida en el dispositivo desde el que se solicite la misma. En los videojuegos esto no es posible, ya que el jugador tiene un papel activo e interacciona con el mundo.


Para que esto sea posible, el servicio de streaming tiene que ser capaz de reproducir, codificar y enviar la información a la vez que recibe y decodifica las instrucciones del jugador. Además, cuanto más complejo sea el videojuego más complicado se hace este proceso. Todo ello se traduce en latencia, el principal enemigo de una experiencia de juego fluida, lo que hace del juego en la nube de una propuesta poco viable para títulos donde el tiempo de respuesta sea primordial.


Solucionar este problema es el factor clave para el éxito de estos servicios, y el método que utilizan para ello supone la principal ventaja frente a sus competidores. En algunos casos el problema se soluciona con notable éxito, sirviendo de ejemplos el ya citado GeForce Now, JUMP, con su cuidado catálogo indie o Playstation Now, aunque el uso de este último está limitado a algunas regiones.



Hablemos sobre las ventajas que ofrecen


On Demand Gaming, ¿es verdaderamente el futuro?

Llegados a este punto muchos usuarios pueden estar preguntándose qué ventaja tiene el juego en la nube con respecto a jugar con hardware dedicado. Es un tema espinoso, pues el número de ventajas dependerá de las políticas del proveedor del servicio, aunque podemos enumerarlas en las siguientes:


  1. Los pre-requisitos de hardware para jugar a nuestros videojuegos se eliminan casi totalmente. Eliminando las restricciones generacionales o la necesidad de renovar dicho hardware.
  2. Acceso inmediato a toda nuestra biblioteca, sin necesidad de descargas o instalaciones.
  3. Se elimina la necesidad de ajustar la configuración gráfica, limitarla o modificarla. Todos los suscritos al servicio reciben la misma calidad si cumplen los requisitos previos.
  4. Facilidad a la hora de mantener un servicio, así como a la hora de prescindir del mismo. Una vez no nos interese su catálogo simplemente tenemos que dejar de pagarlo.
  5. El juego en la nube puede ayudar a la labor de preservación y accesibilidad de títulos antiguos/descatalogados o de difícil acceso, sin la necesidad de recurrir a métodos poco lícitos para disfrutar de los mismos.

Pero como ya hemos comentado antes, es un tema escabroso, ya que todas las ventajas aquí citadas dependen totalmente de las políticas de la compañía que ofrece este, al tener un control total sobre el mismo, lo que puede resultar en una limitación parcial, o incluso total, de las ventajas citadas. Por ejemplo, una de las principales ventajas del juego en la nube es eliminar la ausencia de adquirir y renovar hardware. Sin embargo, esto puede ser fácilmente limitado, y la distribuidora del servicio limitar este para solo funcionar para un hardware específico o un sistema operativo concreto, eliminando dicha ventaja.



Los modelos de suscripción, y el juego en la nube, como alternativa a los micropagos


Uno de los motivos por los que las grandes compañías apuestan fuertemente por estos modelos de juego es que la financiación mediante suscripción es realmente atractiva para estas compañías. La inclusión de una fuente de ingresos constante es una buena forma de eliminar la necesidad de usar tendencias que hemos estado viendo crecer los últimos años en la industria, como las infames loot boxes o los DLC intrusivos.


Los ingresos por software suponen más del 80% de los ingresos en la industria del videojuego, gran parte de estos ingresos provenientes de superproducciones, suscripciones y venta de contenido adicional (Aproximadamente el 60% según la ESA).Los ingresos por software suponen más del 80% de los ingresos en la industria del videojuego, gran parte de estos ingresos provenientes de superproducciones, suscripciones y venta de contenido adicional (Aproximadamente el 60% según la ESA).

El juego bajo demanda tiene el potencial de ser el mejor modelo posible para títulos longevos, como los juegos-servicio, ya que ofrecen facilidades para poner a punto nuevo contenido mientras elimina la barrera generacional que muchos de estos títulos con un tiempo de vida tan longevo suelen sufrir (Como ejemplo podríamos tomar el caso del primer Destiny, donde su faceta intergeneracional limitó enormemente al equipo de desarrollo en la etapa final de la obra de Bungie).



Conclusiones


Es probable que, como el formato físico frente al digital, el juego bajo demanda se transforme en el principal modelo para jugar en un futuro no concreto. Como sucedió con el ya mencionado formato físico, cuando los jugadores y las compañías estemos preparados para adoptar dicho modelo migremos paulatinamente hacia él por las facilidades y ventajas que pueda ofrecernos.


La distribución digital, a pesar de su escepticismo inicial, ha acabado por ser el principal canal de compra para los jugadores.La distribución digital, a pesar de su escepticismo inicial, ha acabado por ser el principal canal de compra para los jugadores.

Sin embargo, es poco probable que un modelo elimine al otro totalmente, el escenario más probable es que ambos coexistan dentro del mismo entorno y satisfagan las necesidades de diferentes jugadores, no en vano escribía al inicio de este especial que el mundo de los videojuegos tiene una serie de características que lo diferencian en buen grado de otros tipos de ocio, los jugadores de títulos competitivos no querrán deshacerse de la ausencia total de latencia, los jugadores ocasionales no estarán dispuestos a pagar una mensualidad para disfrutar unas horas a la semana, y dentro de los jugadores hardcore habrá quienes prefieran mantener cierto control sobre sus videojuegos y quieran mantenerlos en su propio disco y ejecutarlos en hardware dedicado frente a los que prefieran tener su biblioteca accesible en cualquier dispositivo.


Tras Netflix y Amazon Prime las ventas físicas siguen siendo uno de los principales canales de distribución de cine y series de televisión.Tras Netflix y Amazon Prime las ventas físicas siguen siendo uno de los principales canales de distribución de cine y series de televisión.

Personalmente, pienso que este escenario futuro con ambas opciones como alternativas de juego es la más plausible, y aunque me sienta más a gusto con el modelo actual, no niego las ventajas que pueda tener este escenario en el futuro, tan sólo esperando que no existan prácticas poco celebradas por parte de las compañías en el proceso. ¿Cuál es vuestra opinión al respecto? como siempre, os invitamos a participar y dejar vuestras opiniones.


Más sobre: On Demand Gaming y Juego bajo demanda.

Te recomendamos