|
Inicio
PC
PS4
XOne
Switch
3DS
PS3
X360
Wii U
iOS
Android
Videos
Foros
eSports
  • Portada
  • Noticias
  • Videos
  • Imágenes
  • Análisis
  • Artículos y Reportajes
  • Hardware
  • Guías
  • Trucos
  • Todos los Juegos
  • Top100
  • Lanzamientos
nav1nav2nav3
Especial

La pasta térmica, una ayuda inestimable para nuestros dispositivos

Veamos qué para qué su usa y que hace este material indebidamente desconocido.

Por
47 comentarios
La pasta térmica, una ayuda inestimable para nuestros dispositivos

¿Qué enemigo común tienen todos los jugadores independientemente de la plataforma en la que jueguen? Cada uno tendrá su respuesta y puede que muchas de ellas coincidan, pero para nosotros hay un silencioso y agobiante candidato a dicho puesto. Todos los componentes internos de nuestros dispositivos tienen que lidiar con él, pues en la mayoría de ocasiones lo generan, y afecta a su rendimiento hasta el punto de que puede acabar con nuestros queridos dispositivos o mermar su desempeño gravemente. No es otro que el calor. Un problema que nos lleva acompañando desde siempre, pero que hemos aprendido a subsanar con el tiempo a través de disipadores, ventiladores y refrigeración varia. Sin embargo, todas estas soluciones utilizan un compuesto que muchos usuarios pasan por alto, en ocasiones por desconocimiento, la pasta térmica.


La pasta térmica es un compuesto, generalmente espeso y pastoso, que mejora la conductividad del calor entre dos superficies irregulares. Normalmente, estas hacen referencia a la formada entre el disipador y el encapsulado de un chip, que no suelen hacer contacto directo, ya sea de forma perceptible o a nivel microscópico.


Aunque no lo veamos, la pasta térmica ayuda a salvar los huecos formados por las imperfecciones del material para ayudar a transmitir el calor.Aunque no lo veamos, la pasta térmica ayuda a salvar los huecos formados por las imperfecciones del material para ayudar a transmitir el calor.

La pasta, al mejorar la conductividad, ayuda al disipador a realizar correctamente su trabajo, bajando la temperatura generada por el propio chip y permitiéndole funcionar a pleno rendimiento durante largos periodos de tiempo. Sin ella, esta labor se vería seriamente comprometida y podría no sólo no funcionar correctamente, si no destruir el componente que no esté disipando este calor.



La pasta térmica, el aliado de incógnitPrácticamente todo lo que lleve un encapsulado que no esté soldado llevará un poco de esta pasta, y sin duda todo lo que lleve un disipador hará uso de la misma, sea lo que sea (consolas, gráficas, procesadores, etc.). Sin embargo, la pasta térmica, como todo lo material, se va degradando con el tiempo y llegado el momento puede necesitar renovarse, sobre todo cuando no la hemos aplicado nosotros mismos, ya que la mayoría de fabricantes suelen usar opciones de una calidad baja para abaratar costes. Esto abre una ventana para mejoras en el rendimiento, pero también el problema de aplicación la misma.


Procesador de una PS4 con la pasta térmica de serie, algo deteriorada. Ha sido necesario desmontar completamente la consola para poder sustituirla. Procesador de una PS4 con la pasta térmica de serie, algo deteriorada. Ha sido necesario desmontar completamente la consola para poder sustituirla.

En el caso de consolas habrá que desmontarlas por completo, en el de las gráficas retirar su ventilador y disipador y en el de los encapsulados practicar una abertura, conocidas como delit. Prácticas que eliminarían automáticamente nuestra garantía -volviendo a las GPU, depende del fabricante y de si se ha dañado su placa-. ¿Qué nos queda? En el caso del PC, nuestra CPU y su disipador. Podremos usarla para todo lo anteriormente visto, y posiblemente más adelante enseñamos cómo hacerlo y que mejoras tiene, pero ahora nos centraremos en los diferentes tipos de pasta y las técnicas más extendidas para su aplicación con la CPU como ejemplo.



¿Todas las pastas térmicas son iguales?Antes, cuando hablábamos de compuesto no lo hacíamos en balde. Y es que hay diferentes tipos de pasta térmica en función de su composición química. Los tres grupos más extendidos son:


  • Compuesto basado en metal. Generalmente suele estar basadas en la plata. Es la que ofrece mejor traspaso del calor, pero también es la más peligrosa, debido a que es conductora de electricidad y una aplicación indebida podría volver inservibles nuestros componentes. Si queremos lo mejor y no nos importa el riesgo es el tipo perfecto.

La pasta térmica, una ayuda inestimable para nuestros dispositivos
  • Compuesto basado en cerámica. Con una excelente conductividad y sin el peligro de la electricidad, las pastas basadas en cerámica son la elección de muchos usuarios, aunque no alcanza la capacidad de la metálica a la hora de transmitir el calor al disipador.
  • Compuesto basado en plástico. La más segura y también la menos eficiente, aun así una buena marca de pasta térmica hará maravillas en comparación a la aplicada por el fabricante.

La pasta térmica, una ayuda inestimable para nuestros dispositivos

Además de esto podemos encontrarnos con otras soluciones, como Pads térmicos o soldadores. Pero el primero es muy ineficiente en comparación a la pasta y el segundo entraña ciertos riesgos y compromisos. Nosotros optamos por la pasta para este especial y dejaremos experimentos para más adelante.



Una buena limpieza es un buen comienzoAntes de proceder a la aplicación de la pasta térmica (a partir de ahora PT) es importante limpiar residuos. Sea bien porque estamos renovando o porque queremos optar por una PT de calidad antes de montar nuestros componentes, el primer paso siempre será limpiarlo todo bien. Lo más fácil es quitar las capas iniciales con un trapo o gasa que no deje residuos hasta dejar el procesador al descubierto. Una vez hecho esto, podemos proceder a su limpieza con alcohol -cuanto mayor su porcentaje mejor, y siempre por encima del 70%- o un producto especializado.


La pasta térmica, una ayuda inestimable para nuestros dispositivos

Un método fácil y cómodo es usar primero una gasa y después un bastoncillo de algodón. Nos permitirá llegar bien a todos los puntos y limpiar con comodidad. Una vez hecho esto, es tan sencillo como secarlo si hay algún resto o aplicar algún producto de contacto y pasar al siguiente paso, la hora de la verdad.



El punto crítico: cómo aplicar la pasta térmicaEl modo de aplicar pasta térmica es tan sencillo como variado, hay mil escuelas distintas y la mayoría de ellas cumplen su función correctamente. Nosotros optamos por la clásica y fiable técnica del grano de arroz (punto, guisante, etc.) que consistirá en dejar una bolita del tamaño de un grano gordo en el centro del procesador. Tras esto, simplemente coloca con decisión y sin mover demasiado vuestro disipador y asegurarlo para garantizar un contacto óptimo.


Trés de los métodos más extendidos, de izquierda a derecha el grano de arroz (Pea dot), la línea (Vertical Line) y la cruz (Cross method).Trés de los métodos más extendidos, de izquierda a derecha el grano de arroz (Pea dot), la línea (Vertical Line) y la cruz (Cross method).

Por qué esta y no otra es una elección personal, basada en mi experiencia a la hora de montar equipos. Cualquier método que cubra el chip que hay debajo del encapsulado debería funcionar bien mientras no se creen burbujas o se aplique pasta en exceso.



Consejos imprescindibles a tener en cuenta
  1. No apliques demasiada PT o podrías conseguir el efecto contrario al deseado y no transmitir bien el calor. Con que cubra la parte central del encapsulado será suficiente, esta genial página de Artic Silver cubre muchos de los métodos a seguir para cada procesador
  2. Recuerda conectar todo adecuadamente tras aplicar la PT, ventilador, sujeción y demás debe estar bien colocado antes de darle uso a nuestro PC de nuevo.
  3. No toques ni manipules con los dedos las capas que van a estar en contacto. La grasa corporal podría crear una película que evite una correcta disipación.
  4. No es necesario cambiar de PT muy a menudo, cuando notes que tus temperaturas han subido mucho con respecto a los datos que tenías cuando la estrenaste será el momento de cambiarla. Una buena forma de medirlo es desde la BIOS o con programas externos, como Open Hardware Monitor.
  5. Comprueba que las temperaturas no superan a las recomendadas por el fabricante si no está bajo carga una vez apliques tu PT, o comparar con datos anteriores si has tenido la posibilidad de medirlo.
  6. No compres PT barata. Es un ahorro inútil que afectará negativamente a nuestros componentes. Algunas de mis marcas favoritas son Artic Silver o Thermal Grizzly, si queréis una referencia, pero os invito a buscar por foros y demás para ver diferentes puntos de vista.

Más sobre: Pasta térmica y PC.

videojuego
comentarios
Comentarios
Te recomendamos

Análisis Thronebreaker The Witcher Tales

Análisis GRIS

Juegos© 3DJUEGOS S.L. 2005-2018. . SOBRE 3DJUEGOS |