|
Inicio
PC
PS4
XOne
Switch
3DS
PS3
X360
Wii U
iOS
Android
Videos
Foros
eSports
  • Portada
  • Noticias
  • Videos
  • Imágenes
  • Análisis
  • Artículos y Reportajes
  • Hardware
  • Guías
  • Trucos
  • Todos los Juegos
  • Top100
  • Lanzamientos
nav1nav2nav3
Especial

¿Necesitas comprarte un router "gaming" para ganar?

Te contamos si merece la pena una inversión importante en un router para disfrutar de una experiencia de juego óptima.

Por / 95 comentarios
¿Necesitas comprarte un router "gaming" para ganar?

Los jugadores (especialmente los de PC) estamos obsesionados con los componentes y periféricos que conforman nuestra estación de entretenimiento. La experiencia, el criterio o, simplemente, una cartera ajustada, suelen darnos una perspectiva más templada de lo que necesitamos realmente para disfrutar de la experiencia de juego óptima. No hace falta tener 64 GB de RAM para jugar a Counter-Strike, entonces cabe preguntarse: ¿hace falta tener un router "gaming" para jugar en mejores condiciones?


La respuesta rápida e impulsiva es "NO". Veréis, lo más importante para jugar en línea no es tanto contar con velocidad bruta en forma de ancho de banda. Eso es genial para cuando descargamos los juegos, o cuando tenemos a varios equipos haciendo uso de la misma conexión, claro, pero lo que de verdad afecta a la calidad de la experiencia en línea al jugar es la latencia. Es lo que tarda la señal que emitimos desde nuestra consola o computadora en llegar al servidor remoto que aloja el juego y viceversa. Sí, esto es lo que frecuentemente se conoce como "ping".


En una red doméstica es raro sacar una conexión con el servidor menor de 30 milisegundos"Vale, pero ¿no mejorará la latencia un router mejor?". Sí, pero solo hasta cierto punto. En el caso de una red doméstica, es raro sacar una conexión con el servidor menor de 30 milisegundos; lo normal es entre 50 y 100 milisegundos. Un router más rápido puede mejorar la conexión entre lo que nuestro ISP (proveedor de servicios de Internet) nos ofrece y nuestro ordenador o consola, sea a través de la señal de Wi-Fi o de la —más fiable— conexión de Ethernet. Lo que se le escapa a esta clase de aparatos es lo que ocurra entre el servidor de nuestro ISP y el del juego.


¿Necesitas comprarte un router "gaming" para ganar?

Aunque pudiera, hay que ser realistas: raro sería que pudiéramos beneficiarnos de una conexión con un lag menor de 30 ms. El tiempo de reacción medio de un ser humano en lo que responde a estímulos visuales (imagináoslo como un medidor de fps mental) es solo de un cuarto de segundo (250 ms). Los atletas olímpicos pueden llegar a los 100 ms, y ahí podríamos incluir a los jugadores de esports o a cualquiera que se encuentre en su máximo competitivo en su juego favorito, si nos ponemos. Pero ni con esas podríamos beneficiarnos de una conexión menor de 100 ms, que es lo que se considera el mínimo para juegos veloces como los juegos de tiros, los de lucha o similares.


Si la conexión de vuestro ISP es pobre, caerá en detrimento de vuestra experiencia de juego con un montón de lag. En esos casos, aunque os gastéis más de 300 euros en un router y empleéis las herramientas más avanzadas para mejorar la calidad de vuestra conexión, no vais a lograr mejorar lo que os ofrece vuestro ISP. La mejor opción, entonces, sería revisar lo que tenéis contratado y con quién. Aunque, claro, en ocasiones eso no será posible por vuestra ubicación geográfica.


Un router mejor mejorará la estabilidad, alcance Wi-Fi, más conexiones... pero no el lagTodo esto no quiere decir que gastarse dinero en un router de mayor calidad que el que nos ofrece nuestro proveedor de servicios de Internet no sirva para nada: los modelos más caros suelen incluir puertos Ethernet adicionales que evitan comprar conmutadores, más y mejores antenas para contar con una conexión por Wi-Fi más sólida, mejores herramientas para afinar la configuración, o incluso repetidores para ampliar el radio de nuestra red inalámbrica por toda la casa. Todo ello puede mejorar la estabilidad de nuestra conexión en nuestro hogar para sacar el mayor provecho a la conexión de banda ancha con, por ejemplo, dispositivos como el Steam Link. Otra cuestión es si montáramos una LAN party en casa, claro… Pero ese no suele ser el caso común.


Esperamos haberos ayudado a organizar vuestras prioridades. Si os interesa aun así haceros con un router para jugar, intentad evitar los modelos de 400 euros, dado que los de 100 darán buen resultado igualmente en la mayoría de los casos.


Más sobre: Router.

Te recomendamos