Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Noticia

Industria y fans de los videojuegos responden a Trump: #VideogamesAreNotToBlame

Las últimas declaraciones del Presidente de Estados Unidos también han recibido respuesta entre la clase política.

Por / 113 comentarios
Industria y fans de los videojuegos responden a Trump: #VideogamesAreNotToBlame

No falla. Al igual que pasara tras la masacre de Parkland, Florida, la bancada más conservadora de la clase política en Estados Unidos ha puesto su ojo en los videojuegos y otros sectores emergentes del entretenimiento para buscar un culpable para los recientes tiroteos de Ohio y Texas, idea que ha sido impulsada por nada menos que Donald Trump, que no ha dudado en cargar contra los videojuegos una vez más en unas recientes declaraciones. La respuesta de la industria y comunidad no ha tardado en llegar y bajo el lema #VideogamesAreNotToBlame cientos de usuarios y personalidades del mundo han defendido que estos productos "no son culpables".


Otras sociedades entusiastas de los videojuegos no han de lidiar con estos niveles de violencia"Más de 165 millones de estadounidenses disfrutan de los videojuegos y miles de millones de personas juegan con ellos por todo el mundo. Sin embargo, otras sociedades donde los videojuegos son gozados con igual entusiasmo no han de lidiar con estos trágicos niveles de violencia que ocurren en Estados Unidos", ha expresado un portavoz de la ESA en palabras recogidas por The Hollywood Reporter, que también ha querido recordar cómo este sector no es un simple elemento de ocio más, sino que contribuye a la sociedad desde nuevas terapias médicas a herramientas educativas e incluso elementos de innovación empresarial por citar solo unos ejemplos.


Con nombre propio grandes creativos de la industria se han querido pronunciar en un sentido similar. Es el caso de Cory Barlog, máximo responsable del último God of War. "Espera, ¿ya está? ¿Videojuegos violentos y salud mental? ¿Nada sobre las potentes armas de guerra que son vendidas a civiles por millones y que actualmente son usadas para perpetrar estos actos de terrorismo doméstico?", cargaba el desarrollador. Reggie Fils-Aime, expresidente de Nintendo América, recordaba cómo este gran número de tiroteos no es propio de una sociedad con altos niveles de riqueza y respondía a Trump con un par de gráficos demoledores que podéis ver a continuación.


Industria y fans de los videojuegos responden a Trump: #VideogamesAreNotToBlame

El asunto ha encontrado también respuesta política entre las que destacan las palabras de Hillary Clinton, rival de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2016. "Hay gente con problemas mentales y personas jugando a videojuegos en prácticamente todos los países del mundo. La diferencia son las armas", sentenciaba Clinton. Aunque puede que muchos le recordaran su cambio de parecer, ya que en 2005 abogaba por un nivel de regulación sobre este sector similar al que tenían productos tan opuestos como el tabaco, el alcohol o la pornografía.


Pese a todos estos pronunciamientos, el más intenso llega por parte de la comunidad unida a través del hashtag #VideogamesAreNotToBlame, que en las últimas horas se ha vuelto una de las principales tendencias en Twitter a nivel global. En ella usuarios de todo tipo se muestran en contra de las declaraciones del mandatario estadounidense, recordando los sistemas de clasificación de contenidos así como lo sospechoso de que países económica y socialmente similares presenten tasas de víctimas por armas de fuego diametralmente opuestas solo por tener leyes más estrictas al respecto.


Desde la Casa Blanca y, especialmente, algunos representantes del ala republicana ha habido ya interés por poner más trabas a los videojuegos con altos niveles de violencia, una iniciativa que desde Brasil ha llegado a proponerse a nivel legislativo. En España, a su vez, incluso un columnista acusó a la industria del resugir de ideas fascistas.


Más sobre: Violencia y Videojuegos y Donald Trump.