Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Especial Hardware

¿Cuál es la mejor CPU para jugar en 2019?

Buscamos el mejor procesador actual para jugar.

Por / 141 comentarios
¿Cuál es la mejor CPU para jugar en 2019?

El procesador ocupa una posición de sumo interés dentro de cualquier equipo. Como unidad central de procesamiento, todas las instrucciones que recibe o transmite un equipo pasan a través de él y es una pieza indispensable en todo sistema. Si bien el componente más influyente en un PC para jugar sigue siendo la tarjeta gráfica, podríamos decir que si la GPU es el músculo que carga con el peso de un título, la CPU es el cerebro que da las órdenes a ese músculo.


Indicada su importancia y como jugadores que somos queda preguntarnos qué hace de un procesador bueno para jugar. En la actualidad un buen procesador para jugar debe tener una buena mezcla de potencia mono-núcleo y un número de estos que ronde, al menos, los cuatro núcleos. Y debe tener esto sin vaciarnos la cartera, porque como hemos dicho, no es el principal componente para jugar.


¿Cuál es la mejor CPU para jugar en 2019?

El por qué afirmamos esto tiene que ver con la paralelización. Los videojuegos son una tarea difícil de paralelizar y dependen de la optimización para aprovecharse de las configuraciones multi-núcleo tan habituales en la gama alta. Fuera de esta optimización lo que prima es la potencia mono-núcleo para procesar las instrucciones de nuestros videojuegos, por lo que una buena potencia mono-núcleo siempre es un factor de peso en un procesador para jugar.


Sin embargo, esta optimización es necesaria en el videojuego moderno y tradicionalmente se ha adecuado al número de núcleos que encontramos en la gama media, por ser la que está al alcance del mayor número de usuarios. Actualmente la mayoría de los juegos están optimizados para cuatro o más núcleos.


Gama media VS. Gama alta: la búsqueda del mejor valorDe todas las características descritas que hacen de un procesador excelente para jugar aquellos que más se acercan a lo que consideramos como ideal, sin subir demasiado el precio, lo encontramos en la actual gama media. Estos procesadores ofrecen la potencia suficiente como para eliminar la posibilidad de tener cuellos de botella derivados de nuestra CPU a la hora de jugar mientras nos dan un espacio de tiempo significativo antes de necesitar renovarlos de nuevo.


¿Cuál es la mejor CPU para jugar en 2019?

Con esta afirmación muchos pueden preguntarse por qué entonces muchas configuraciones de alta gama incluyen este tipo de procesadores. La realidad es que estos chips suelen tener una potencia por núcleo superior que muchos de sus hermanos de gamas inferiores, por lo que aquellos usuarios que buscan la máxima potencia sólo pueden satisfacer esa necesidad con procesadores de alta gama, aunque no son del todo necesarios (ni recomendables) si el foco de nuestro equipo es sólo jugar.


Esta es la principal razón por la que en esta comparativa no se incluyen procesadores de gama extrema o de muy alta gama doméstica. Son poco más que un capricho a la hora de jugar y su cometido está más centrado en el mundo profesional o creativo.


Intel Core vs. AMD Ryzen: una lucha de titanesEl panorama actual en el mundo de los procesadores es claro: las dos grandes competidoras, AMD e Intel, se encuentran en una encarnizada lucha por el liderazgo del mercado. Intel ha sido quien ha mantenido este puesto aventajado tradicionalmente, pero los recientes movimientos de AMD le han colocado en la posición idónea para tomar la delantera. Como resultado, tenemos una buena paridad entre los productos de ambas compañías en todos los estadios posibles y precios aceptables.


¿Cuál es la mejor CPU para jugar en 2019?

Comenzamos con los clásicos test sintéticos, donde Ryzen siempre se ha encontrado en una posición cómoda, especialmente en pruebas que implican múltiples núcleos, donde tienen superioridad numérica. Intel con su novena generación sigue en cabeza en rendimiento individual mientras se muestra combativa en el resto de los apartados.


¿Cuál es la mejor CPU para jugar en 2019?

Donde sí vemos un cambio de paradigma es en las pruebas sobre videojuegos. Donde tras el lanzamiento de Ryzen 3000, AMD ha conseguido deshacerse de la etiqueta de "mejor para productividad" que le atosigaba desde la primera generación, pero el liderazgo en números brutos sigue siendo de Intel.


¿Cuál es la mejor CPU para jugar en 2019?

Por último, una comparativa en consumo y temperaturas, donde la arquitectura más moderna de los Ryzen 3000 pasan factura a los Intel, aunque estos se comportan mejor bajo carga. Con estos resultados, podemos proceder a los que para nosotros son los mejores procesadores para jugar actualmente.



Nuestros procesadores favoritos para jugar



Mejores procesadores para jugar actualmente, relación precio-rendimiento Aquí mostramos los que para nosotros son de forma indudable los mejores procesadores para jugar actualmente, por sus características y su relación precio-rendimiento estos chips se han ganado nuestra recomendación.


Mejor opción: Ryzen 5 3600¿Cuál es la mejor CPU para jugar en 2019?

Las mejoras de la arquitectura Zen 2 con respecto a su antecesora ha permitido a los procesadores Ryzen desprenderse de su desventaja en rendimiento mono-núcleo con respecto a Intel, al menos en la gama media. El resultado de esto es un procesador con las ventajas que poseía el R5 2600 frente al i5-8600K, pero sin obtener menor rendimiento en juegos como contrapunto. El hecho de que por poco más de 300 euros podamos emparejar este procesador con una placa compatible que permita realizarle un overclock y aprovechar todo el potencial de este es lo que hace de esta opción tan atractiva.


¿Cuál es la mejor CPU para jugar en 2019?Mejor alternativa: Core i5-9400F¿Cuál es la mejor CPU para jugar en 2019?

La ausencia de gráfica integrada abarata el precio de la variante F de este procesador y lo deja por debajo de los 160 euros, un precio muy próximo a los 140 euros por los que podemos encontrar el R5 2600 de la competencia actualmente, pero con un rendimiento en juegos superior, factor que favorecemos en esta lista. La elección del i5-9400F frente al i5-9600K también atiende a una cuestión de precios, desechamos la opción del overclock para obtener un procesador que rinde muy similar en su configuración de fábrica por cerca de la mitad del precio de su hermano mayor. La mejor opción para un equipo de gama media que prefiera los procesadores Intel.


¿Cuál es la mejor CPU para jugar en 2019?

Mejores procesadores de gama alta para jugar actualmente Para quienes buscan un extra en rendimiento, realizar overclock intensivo o no les importa pagar un extra por unos FPS extra están los procesadores de gama alta para jugar. Entre nuestras elecciones hemos favorecido los procesadores por debajo de los 400 euros, una barrera que se nos antoja alta si sólo queremos jugar.


Mejor opción: Core i7-8700K¿Cuál es la mejor CPU para jugar en 2019?

Con un rendimiento casi idéntico a su variante de novena generación, el Core i7-8700K nos da un mayor número de núcleos, un mejor consumo y la posibilidad de realizar modificaciones avanzadas como el delid para alcanzar cotas estratosféricas mediante overclock. Su rendimiento en juegos es indudablemente inferior al Core i9-9900K pero con más de 100 euros de diferencia entre uno y otro no creemos que se justifique el 4% de mejora en rendimiento en juegos.


¿Cuál es la mejor CPU para jugar en 2019?Mejor alternativa: Ryzen 7 3700X¿Cuál es la mejor CPU para jugar en 2019?

De igual manera que en el caso anterior, la propuesta presentada por el Ryzen 7 3700X nos parece más interesante que la de su gama superior por la diferencia de precio entre ambos y la escasa mejora en el rendimiento en juegos que presenta con respecto al R7. Adquirir este procesador frente a la opción de Intel nos brinda un mayor número de núcleos, un disipador integrado y una arquitectura más moderna y eficiente, todos ellos factores que añaden valor añadido al que para un procesador excelente.


¿Cuál es la mejor CPU para jugar en 2019?

Mejores procesadores de gama baja para jugar actualmente Como punto final llegamos a los que para nosotros son los mejores procesadores de gama baja para jugar. Componentes humildes pensados para ser acompañados con otras piezas de su misma condición o para ir mejorando poco a poco. Entre las opciones más interesantes por debajo de los 100 euros encontramos dos polos opuestos: un procesador sin gráfica integrada y otro cuya iGPU es su punto fuerte.


Mejor opción: Ryzen 3 2200G¿Cuál es la mejor CPU para jugar en 2019?

A pesar de la salida de su revisión, el R3 3200G, la iteración original nos parece más atractiva por su precio irrisorio de 80 euros, a través de los cuales accederemos a un procesador capaz de atender a las necesidades de juego más básicas por si sólo y a alternativas de mayor calibre acompañado de una gráfica dedicada. Esto sumado al disipador incluido y al precio actual de las placas base B350 nos deja un equipo casi funcional por cerca de los 200 euros.


¿Cuál es la mejor CPU para jugar en 2019?Mejor alternativa: Core i3-9100F ¿Cuál es la mejor CPU para jugar en 2019?

El último miembro de esta lista es el Core i3-9100F, del que nos llama la atención su propuesta de valor. Por menos de 100 euros tenemos acceso a un procesador con características muy similares a la gama media de pasadas generaciones, procesadores que aún hoy día siguen ofreciendo un gran rendimiento, con las ventajas derivadas de un chip más moderno y con mayor potencia. La imposibilidad de hacer overclock no supone un problema para este procesador ideal para acompañar con una gráfica de gama media.


¿Cuál es la mejor CPU para jugar en 2019?

Más sobre: Procesadores y Cpu.