Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Inicio
PC
PS4
XOne
Switch
3DS
PS3
X360
Wii U
iOS
Android
Videos
Foros
  • Portada
  • Noticias
  • Videos
  • Imágenes
  • Análisis
  • Artículos y Reportajes
  • Hardware
  • Guías
  • Trucos
  • Todos los Juegos
  • Top100
  • Lanzamientos
Especial Hardware

La verdadera clave de los teclados mecánicos a la hora de jugar

Discutiremos sobre la naturaleza de estos periféricos y qué los hace tan apreciados por los jugadores.

Por / 33 comentarios
La verdadera clave de los teclados mecánicos a la hora de jugar

El juego competitivo ha sido uno de los principales impulsores de la subcultura "gamer" dentro de todo el espectro de jugadores que hay a lo largo y ancho del mundo. Esto se debe a la tendencia hacia la máxima optimización del juego (como acción física) para estos jugadores y a la repercusión mediática que tienen entre otros usuarios, que las empresas han sabido aprovechar ofreciendo más de lo que estos usuarios piden.


Esta búsqueda de la optimización y el rendimiento ha sido especialmente fuerte dentro de los periféricos de escritorio, principalmente: monitores, ratones y teclados.


Los deportes electrónicos han sido los principales impulsores del estándar competitivo actual en cuanto a periféricos, juegos como Starcraft II o CS fueron pioneros en el uso de teclados mecánicos en competición.Los deportes electrónicos han sido los principales impulsores del estándar competitivo actual en cuanto a periféricos, juegos como Starcraft II o CS fueron pioneros en el uso de teclados mecánicos en competición.

Las ventajas que un buen sensor o un diseño concreto, tienen sobre un ratón son obvias y fácilmente demostrables. También es así para los monitores, donde mayores tasas de refresco favorecen los tiempos de reacción y las altas resoluciones favorecen la imagen que vemos en ellos de forma tangible. Sin embargo, dentro de los teclados todo se vuelve algo más subjetivo.


El tipo de teclado que más ha llegado a proliferar entre los jugadores actuales es, sin duda alguna, el mecánico. Pero cuando nos paramos a ver qué ofrecen con respecto a otras variaciones, o si estas características compensan su mayor precio muchos pueden encontrar difícil su justificación.


Hoy queremos indagar sobre qué hizo que un periférico de nicho ganara la popularidad que tiene actualmente, definiendo levemente a estos periféricos y hablando sobre cuales son las ventajas reales que tienen que ofrecernos con respecto a otras variantes más sencillas.


El dilema de los teclados mecánicos


Para un teclado, todo gira en torno a su mecanismo de activación. Dos teclados exactamente iguales en su exterior se sentirán y usarán de forma distinta en función del tipo de mecanismo del que haga uso.


Placa de contacto de un teclado Topre.Placa de contacto de un teclado Topre.

Durante los últimos diez años, el mecanismo más extendido, tanto por su fácil producción como por sus resultados, ha sido el de membrana (rubber dome en inglés). Consiste en el uso de una serie de membranas de goma que separan los contactos entre la placa del teclado y las teclas, al pisar estas aplastando cúpulas dentro de esta goma se cierra el circuito y se transmite la señal.


Existen diversas variaciones de este mecanismo que modifican tanto su actuación como su experiencia de uso. Un claro ejemplo serían los interruptores de tijera, que añaden un mecanismo bajo cada tecla que les permiten mantener un perfil muy bajo. También podemos encontrarnos con variaciones más elaboradas, como los conmutadores Topre, que hacen uso de una cúpula de goma (entre otros elementos) para el cierre del circuito.


La verdadera clave de los teclados mecánicos a la hora de jugar

Técnicamente, se define como teclado mecánico a cualquier teclado que utilice un conmutador con un mecanismo individual cerrado para transmitir la pulsación de una tecla. Esta definición podría dejar fuera a los mecanismo ópticos que tanta popularidad están empezando a obtener, o permitiría a nuestros dos últimos ejemplos llegar a entrar dentro de lo que conocemos popularmente como "teclado mecánico", dejando esta distinción algo difusa en función de cómo se complique cada interruptor.


La ventaja de contar con un mecanismo individual


A pesar de lo expuesto en nuestro anterior apartado, muchos usuarios se muestran convencidos de que estos dispositivos les ofrece una ventaja clara en su juego. La clave de esto lo tiene un concepto muy apreciado por los jugadores competitivos: la consistencia.



Los conmutadores individuales (switches en inglés) que encontramos en los teclados mecánicos y similares añaden consistencia a la pulsación de cada tecla. Todos los mecanismos requieren de cierta presión y responden a la misma de diferentes formas, como ya cubrimos con algo más de holgura en nuestro último especial sobre teclados para jugar, que les hacen reaccionar del mismo modo cada vez que los pulsamos.


Con los mecanismos de membrana pura o híbridos esto no es así, existe cierta soltura y resistencia en cada pulsación, y el modo en el que se produce el contacto los hace susceptibles a no registrar ciertos movimientos con nuestros teclados.


Sobre membrana sencilla, cada pulsación tiene un punto de actuación diferente (en la gráfica vemos la media), en conmutador mecánico todas las teclas y pulsaciones tienen el mismo recorrido y punto de activación. Imagen: Ergopedia.caSobre membrana sencilla, cada pulsación tiene un punto de actuación diferente (en la gráfica vemos la media), en conmutador mecánico todas las teclas y pulsaciones tienen el mismo recorrido y punto de activación. Imagen: Ergopedia.ca

Además, el uso continuo de un mecanismo concreto favorece de forma inconsciente a la memoria muscular, ya que un conmutador concreto (por ejemplo, un MX Brown) responde del mismo modo ante cualquier pulsación en cualquier teclado (45g de pulsación antes de la activación) por lo que al acostumbrarnos a un mecanismo concreto acabamos favoreciendo nuestra precisión.


Por otro lado, existe una plétora de conmutadores de diferentes gamas y marcas, cada uno con un tacto diferente y una respuesta concreta ante las pulsaciones, por lo que hay muchas opciones frente a las que elegir.


Los teclados mecánicos no son la norma La verdadera clave de los teclados mecánicos a la hora de jugar

Aunque los teclados mecánicos cuenten con una mayor y mejor consistencia en la pulsación que otros teclados de menor precio y calidad, no son obligatorios para jugar al más alto nivel. Como hemos dicho antes, la consistencia y la memoria muscular son la clave de estos dispositivos, pero muchos usuarios las desarrollan en teclados clásicos de membrana y encuentran difícil dar el salto a los teclados mecánicos más tradicionales.



Sin embargo, si frente al ordenador haces algo más que jugar y trabajas comúnmente a través de este periférico agradecerás algunas de las otras cualidades que pueden ofrecerte, como la “tactilidad” o el feedback que aporta cada tecla.


Los teclados mecánicos ganaron su popularidad actual no sólo por su consistencia. Su mayor durabilidad y la ausencia de problemas como el N-Key Rollover ayudaron a su popularización entre los jugadores, aunque actualmente estos problemas no suelen estar presentes en ningún teclado para jugar de gama baja/media en adelante, haciendo de su elección una cuestión de mero gusto para con sus usuarios.


Más sobre: Teclados.