Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
La Columna de Dayo

Toss a coin to your periodista de videojuegos: Las leyendas no son ciertas

"No vivo del periodismo, pero ahora siento algo que no he sentido en estos años".

Por / 651 comentarios
Toss a coin to your periodista de videojuegos: Las leyendas no son ciertas

Doscientos euros por un artículo a la semana, cuatro artículos al mes, cincuenta por texto. Tres párrafos, entre cuatrocientas y quinientas palabras mínimo.


Mi primer salario como juntaletras fueron, si mal no recuerdo, cincuenta euros por escribir diez noticias a la semana. El siguiente dio un salto: cien, ciento cincuenta euros, pero esta vez por un texto al día. No una noticia: un texto, algo con mi voz. Me pasaba las mañanas enteras leyendo noticias, reportajes y análisis para saber qué escribiría hoy. Se volvió algo tan rutinario que mi hermano tuvo que llamarme la atención y decirme que pasaba demasiado tiempo frente a la pantalla.


Si aún sigo aquí es porque tengo YouTube, Twitch y Patreon para pagarme las facturasSer periodista es difícil, y de videojuegos ya ni hablemos. En todo el país no llegarán a treinta los que puedan vivir escribiendo sobre este medio milmillonario. La mayoría lo hacen por orgullo; tienen otros trabajos y de vez en cuando escriben, pero es un hobby aunque luego se les exija un nivel profesional. Cada vez que alguien me dice que le he inspirado a ser periodista repito el mismo mantra: ”lo siento”. Yo jamás he podido vivir de la prensa. Si aún sigo aquí es porque tengo un canal de YouTube, otro de Twitch y un Patreon para pagarme las facturas.


Hace tiempo, en 2013, cuando entré a Mundogamers, me introdujeron a un grupo de WhatsApp de periodistas. Luego me enteré de que ese grupo había nacido con la esperanza de formar un sindicato, pero en sus días más activos era un lugar para descargar tensiones y hacer chistes. Un grupo de amigos. Ahora está muerto y apenas alguien dice nada una vez cada trimestre. De vez en cuando recuerdo cuando me enteré de que Juan García, allá por 2014, fichaba como autónomo a pesar de ser jefe de sección en IGN España. Ni siquiera él, un veterano trabajando para un gran medio, tenía garantías. También recuerdo cómo nos sentimos todos aquella vez que Polygon anunció que buscaba redactores y pagaban trescientos dólares por texto. Trescientos también era lo que yo cobraba en IGN España, pero al mes.


Toss a coin to your periodista de videojuegos: Las leyendas no son ciertas

Mis últimos trabajos fueron para la revista EDGE y Eurogamer. Cincuenta euros el texto la primera, veinticinco la segunda, pero en Eurogamer hice más. He tenido la suerte de moverme mucho y conocer a grandísimos profesionales, y creo que mis mejores textos los escribí para Sempere, pero acabé dejándolo porque, simple y llanamente, ganaba más haciendo directos que escribiendo análisis. Ser periodista de videojuegos es algo vocacional: trabajas todo el día y si no estás analizando tres juegos a la vez, es que lo estás haciendo mal. Cuando tienes un rato libre es paralizante. “¿Ahora qué?”. No es sano vivir con tanto estrés, y si me estáis leyendo es porque trabajo con las condiciones del primer párrafo. Cobro el doble que en Eugamer por hacer la mitad. Puedo escribir sin estrés, hablar sin mirar la hora. No vivo del periodismo, pero ahora siento algo que no he sentido en estos años.


Calma.


Quinientas palabras. Enviar.


Más sobre: Industria de los videojuegos, Opinión y Dayo.