Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Guía de Optimización

Si configurar DOOM Eternal en PC te parece un infierno, te ayudamos con esta guía de optimización

El trepidante shooter de id Software y Bethesda llega lleno de opciones de configuración en PC.

Por / 40 comentarios
DOOM Eternal

Ha hecho falta esperar lo suyo, pero DOOM Eternal finalmente está entre nosotros. Lo nuevo de id Software y Bethesda no es solo uno de los juegos más interesantes del 2020, sino que también es uno de los más personalizables para los usuarios de PC. A lo largo de las últimas semanas, el editor norteamericano nos ha dejado numerosas notificaciones sobre las opciones de configuración gráfica, los problemas conocidos y las mejores tarjetas para ejecutar el juego. Nosotros nos limitaremos a explicarte cómo es el juego a nivel técnico, y cuáles son las mejores formas de optimizar su rendimiento.


Lo primero que debes saber es que el juego corre sobre el motor id Tech 7, a diferencia de DOOM (2016) que corría sobre id Tech 6. El primer juego en usar esta tecnología es esencialmente muy familiar para los que hayan probado la entrega anterior, solo que encontramos un buen número de opciones de configuración que nunca vimos hasta ahora. Así pues, si te diriges al parámetro de texturas encontrarás las plantillas "bajo, medio, alto, ultra" pero también "pesadilla" y "ultra pesadilla", y así con la mayoría de aspectos.


Los usuarios de tarjetas de AMD serán los más beneficiadosOtra novedad interesante es que la única librería disponible es Vulkan, lo que significa que ya no podemos elegir entre OpenGL 4.5 ni DirectX —aunque sea, a fin de cuentas, una evolución del primero. Lo bueno es que los jugadores del DOOM anterior encontraron que Vulkan ofrecía, de lejos, la mejor optimización, por lo que es totalmente comprensible que los desarrolladores hayan apostado de lleno por ello. Aunque los usuarios de tarjetas de AMD serán los más beneficiados, lo cierto es que tanto la compañía de rojo como Nvidia han liberado ya controladores para acomodar aún mejor DOOM Eternal en sus tarjetas.


Te recomendamos que descargues el driver 442.74 WHQL de Nvidia o el Adrenalin 20.3.1 de AMD antes de comenzar a jugar, y si aún no te has hecho con el juego y has venido a curiosear, te recomendamos que leas nuestro análisis de DOOM Eternal antes de seguir (es prácticamente un juego obligado si te gusta el género, dicho sea de paso). Dicho esto, ¿qué debes hacer para aprovechar al máximo la tasa de FPS de DOOM Eternal sin perder demasiada calidad en el proceso?


Configuración de pantalla

Imagen de DOOM Eternal

Puede que estos ajustes no tengan tanto peso como los parámetros avanzados que describiremos más abajo, pero aún así queremos dejarte algunos consejos que tal vez te vengan bien para maximizar el rendimiento, y que repetimos en prácticamente todas las guías de configuración técnica que hacemos. Verás que son temas muy sencillos.


  • Ejecuta el juego a pantalla completa siempre, salvo que estés saliendo de la aplicación constantemente para entrar en otra. Los modos ventana y ventana en pantalla completa obligan a tu GPU a renderizar el escritorio, lo cual suele tener un impacto mínimo pero puede generar algo de latencia extra.
  • Trata de usar la resolución nativa de tu monitor, salvando casos muy concretos (por ejemplo, que tengas una pantalla 4K y una gráfica que difícilmente te vaya a dar más de 720p). Si necesitas bajar la resolución, es más recomendable hacerlo con la barra de escalado de la que hablaremos más abajo.
  • Si nos movemos en el rango de 60-100 Hz y no tenemos un monitor preparado, es habitual que encontremos problemas de 'tearing' que puedes solucionar con un almacenamiento en triple búfer. Puedes usar VSync para tasas de FPS muy bajas (30) pero si tu monitor tiene G-Sync o FreeSync, te recomendamos que desactives la sincronización vertical por completo, que es lo que mayor fluidez te va a dar.

Configuración avanzada

Imagen de DOOM Eternal

Llegamos al punto clave del artículo. Como decíamos arriba, DOOM Eternal puede presumir de un largo listado de parámetros de configuración que van desde "bajo" hasta "ultra pesadilla", y abarcan aspectos como texturas, sombras, reflejos, oclusión ambiental, iluminación, partículas, agua, niebla volumétrica, filtro de texturas o calidad geométrica, que se dice pronto (y ni siquiera son todas las opciones que hay). Como te puedes imaginar, no todas estas características tienen el mismo "presupuesto" para tu tarjeta gráfica. Y vamos a hacer mucho hincapié en el asunto de la GPU, porque incluso si el resto del equipo juega un papel importante, Vulkan ya se ocupa de reducir notablemente la carga del procesador permitiendo al motor acceder directamente a la memoria de la gráfica y evitando el efecto de cuello de botella. ¡No hay excusa!


Para que te hagas una idea de lo que te espera, jugar a 1080p en calidad general baja consume menos de 3 GB de vRAM, y solo subes hasta los 4 GB en calidad alta. A partir de ahí, el asunto se dispara: ultra consume más de 5 GB; pesadilla, 1 GB más; y ultra pesadilla abarca casi 7 GB de memoria de vídeo. Ten en cuenta que incluso si el juego no tiene un 'benchmark' interno, puedes ver el consumo de memoria directamente en la pantalla de configuración de vídeo, por lo que irás más que avisado de lo que vas a usar. Podemos decir que, para jugar DOOM Eternal a 1080p y 60 FPS con buena calidad de vídeo, tu mejor opción en términos de precio y rendimiento es la GTX 1650 Super. Para 4K y 60 FPS, no deberías bajar de la RTX 2060 Super (y hablamos de un rendimiento súper ajustado).


Suponiendo que juegues a 1080p y estés tratando de mejorar tu tasa de imágenes por segundo, encontrarás que el salto más económico es el que hay de la calidad general alta a media: la calidad mínima supone una pérdida de fidelidad muy notable, pero "apenas" exprime unos 10 FPS más. Bajar de alto a medio puede darnos fácilmente más de 30 FPS extra en esta resolución, y es fácilmente el movimiento que más fotogramas te va a dar sin destrozar la fidelidad del juego. Y aunque el resultado sea francamente decente y balanceado, recuerda que siempre puedes volver a la pantalla de configuración y subir manualmente aspectos como las texturas o la iluminación a alto.


Texturas, sombras e iluminación en alto, a 1080p.Texturas, sombras e iluminación en alto, a 1080p.

Usa la configuración media como punto de partido, y escala a partir de ahí el resto de opciones Esos dos parámetros en concreto juegan un papel clave (junto con las partículas, tal vez) si tenemos en cuenta que DOOM Eternal es un shooter en primera persona muy frenético donde habitualmente solo frenamos para contemplar templos y mazmorras oscuras muy de vez en cuando, y créeme si te digo que tras varias horas de juego, vale la pena ver esos espacios en todo su esplendor incluso a cambio de unos 5-10 FPS en algunas circunstancias. La idea es que la configuración intermedia es el mejor punto de partida, para escalar a partir de ahí hasta donde de tu equipo. Y hay bastante para escalar, como puedes ver. Bethesda te recomienda una RTX 2080 Ti y un i9 9900K para llevar el juego hasta 4K, 60 FPS y gráficos en ultra pesadilla, o usar ese mismo hardware para jugar en 1440p (2K) y 120 FPS.


De forma realista, querrás priorizar el 'framerate' sobre la resolución y los gráficos en la mayoría de los casos, y si juegas a 1080p necesitarás algo parecido a una GTX 1080 Ti para alcanzar los 120 FPS en alto (o 144 FPS en medio, con las excepciones que hemos mencionado). Pero, por supuesto, la configuración general no es lo único que puedes ajustar para maximizar esa tasa de 'frames'. Bajo estas líneas encontrarás otros parámetros útiles que deberías examinar detenidamente y cambiar en consecuencia.


ParámetroCosteConsejos
Campo visual (FOV)AltoEl FOV mínimo de 90 grados ya es aceptable para este juego, no lo subas a menos que tengas una tarjeta muy pudiente y/o un monitor ultrapanorámico.
Desenfoque de movimientoBajoPor lo general, solo sacarás partido a este factor si quieres disimular una tasa de FPS relativamente baja, de 60 FPS o inferior.
Adaptación de resolución--Juega mucho con esta opción, puede ser muy útil si la montas bien. Te recomendamos que uses una resolución adaptativa muy suave y moderada, marcando mínimos realistas (como 60 FPS si juegas a 100 de media) para que no se cuelgue el juego; o que bajes como máximo un 5 o 10% de la resolución nativa de tu monitor para sacrificar a favor de calidad o fluidez.
Aspecto cinemáticoBajoAberración cromática, granulado de película y profundidad de campo: Estas opciones son "a gusto de consumidor" y deben guiarse más por tus gustos personales que otra cosa. La profundidad de campo puede tener cierto impacto menor, y las otras dos son directamente insignificantes.
Parámetros avanzadosAltoAlgunos de los parámetros más costosos en términos de FPS son texturas, iluminación, sombras, oclusión ambiental y niebla volumétrica. En 1080p, te recomendamos configurar las dos primeras en alto y las otras tres en medio.

Más sobre: DOOM Eternal, Bethesda y Guía de Optimización.