Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Funs & Games

La historia que llevó a Super Mario a estrechar la mano de un militar ruso, hablamos de Tetris

"Sin la supervisión de un organismo oficial, el creador de Tetris se arriesgaba a acabar encerrado en un gulag".

Por / 22 comentarios
La historia que llevó a Super Mario a estrechar la mano de un militar ruso, hablamos de Tetris

Las normas básicas de la industria del videojuego no son muy complicadas. Un exclusivo aparece en una sola consola. En caso contrario, un mismo título puede aparecer en varios sistemas, y cada una de estas versiones puede ser desarrollada por estudios diferentes. Lo que no es tan razonable es que un mismo juego aparezca en la misma consola dos veces y, por si fuera poco, desarrollado por dos estudios diferentes. Dicho así parece una estupidez, algo que ninguna corporación en su sano juicio permitiría, pero es exactamente lo que sucedió a finales de los años ochenta con Tetris. Por lo menos en Estados Unidos, donde en 1989 convivieron al mismo tiempo dos versiones diferentes de este mítico título para NES. Una consecuencia del problemático estado en el que se encontraba su licencia, la cual nadie sabía muy bien quien tenía legalmente en su poder.


Para narrar esta historia nos hemos de remontar al Moscú de 1984, en los últimos coletazos de la Guerra Fría, donde uno de los informáticos de la Academia de las Ciencias Soviéticas ha creado Tetris en sus ratos libres. A este joven de veintiocho años entonces, Alexei Pajitnov, le apasionaba desarrollar sencillos videojuegos en la terminal de su trabajo; una afición que compartía junto a otros compañeros de la academia. Fueron muchos los proyectos que desarrolló junto a aquella cuadrilla, pero ninguno tuvo tanto éxito como Ingeniería Genética, un sencillo pasatiempo digital inspirado en el rompecabezas pentominó, que por fortuna rebautizó poco después con el definitivo Tetris. Un proyecto que fascinó a todos sus compañeros por igual, quienes solían olvidar sus quehaceres diarios con tal de arrancar un par de partidas más a aquel adictivo juego.


La historia que llevó a Super Mario a estrechar la mano de un militar ruso, hablamos de Tetris

En la URSS se desarrollaban videojuegos, pero por el ejército bajo fines educativosPajitnov ya había tratado en el pasado de vivir del desarrollo de videojuegos, pero en un régimen como el de la Unión Soviética, en que el libre mercado estaba prohibido, aquello parecía una quimera imposible. No es que en la Rusia Soviética no se desarrollasen videojuegos, todo lo contrario; pero eran proyectos creados por el ejército con fines educativos, y que se instalaban en los parques de cultura y ocio de las grandes ciudades. Pajitnov entendía muy bien que pese a haber desarrollado uno de los mejores videojuegos de todos los tiempos jamás podría explotarlo comercialmente. O eso creía hasta que apareció en escena Robert Stein, un empresario húngaro afincado en Inglaterra, cuyo negocio era comprar aplicaciones informáticas en los países del este y así comercializarlas al otro lado del telón de acero.


Una operación como aquella no podía tomarse a la ligera. Con la llegada de Gorbachov al Secretariado de la Unión Soviética se habían relajado las leyes que regulaban el comercio con el exterior, pero sin la supervisión de un organismo oficial Pajitnov se arriesgaba a acabar encerrado en un gulag. De forma que éste llegó a un acuerdo con ELORG, el mismo organismo que había supervisado la exportación de calculadoras rusas a occidente, a quienes autoriza a tomar por él todas las decisiones respecto al proyecto por un periodo de diez años. Tiempo durante el que el joven ruso no cobrará ni un mísero céntimo por su trabajo. El problema es que sin tener todavía un contrato firmado con la entidad rusa, Stein ya había empezado a trabajar con la licencia Tetris, la cual había acabado en manos de Mirrorsoft, un estudio británico que desarrolló en 1987 la primera edición comercial del juego.


La historia que llevó a Super Mario a estrechar la mano de un militar ruso, hablamos de Tetris

En teoría Stein solo había firmado con ELORG la cesión de derechos para desarrollar versiones para ordenadores personales, pero eso no parece importar a ninguna de las partes implicadas. Primero la empresa británica y luego su filial americana Spectrum Holobyte, cedieron la licencia de Tetris al mejor postor, sin importar cuáles fuesen sus fines. De esta manera esos derechos serán comprados por Tengen, el brazo de desarrollo para consolas de Atari, y también por Nintendo. Ambos querían desarrollar una versión para NES, lo que en teoría no tenía porqué ser un problema, pues Nintendo pretendía desarrollar su Tetris con únicamente el mercado japonés en mente. Mientras que Tengen desarrollaría un Tetris para NES con todo el mercado occidental como objetivo, uno que sería programado por Ed Logg, el creador de mitos como Gauntlet o Asteroids.


Durante algunos meses pudieron encontrarse dos versiones diferentes de Tetris para NESLos rusos acabarán por descubrir todo el pastel. Por lo que tras un rapapolvo a la vieja usanza soviética, en ELORG deciden retirar la mayoría de aquellas licencias y cederlas en exclusiva a Nintendo, quienes habían acudido al organismo soviético con la intención de conseguir los derechos para el Tetris de Game Boy sin molestos intermediarios. Los ejecutivos de Nintendo celebraron aquella operación con un gran anuncio en las revistas especializadas en que Mario y un militar ruso estrechaban la mano, asegurando que "ninguna otra compañía del mundo tiene, o ha tenido, la licencia para vender el videojuego Tetris". Y es que, sin entrar en detalles, Nintendo llevaba tiempo queriendo vengarse de Tengen, con quienes habían tenido unos cuantos encontronazos en los tribunales. Con el cartucho de Tetris para NES desarrollado por Tengen ya en el mercado, Nintendo lanzó también su propia versión en Estados Unidos, exigiendo a los organismos de comercio que la otra versión fuera inmediatamente retirada de las tiendas. Sin embargo, durante unos pocos meses, mientras esta resolución se decidía en los tribunales, pudieron encontrarse dos versiones diferentes de Tetris para NES. Dicen que la versión de Tengen era mejor, ni que fuera porque era la única con un modo para dos jugadores, pero eso importaría más bien poco al juez al cargo del caso, quien ordenó su retirada inmediata.


Pese a que la Unión Soviética se desmoronaría en 1991, Pajitnov no recuperaría el control de su obra hasta 1996, cuando habían pasado aquellos diez años que había acordado con ELORG. Para entonces el desarrollador ya se había mudado a Estados Unidos, donde no solo contribuiría en la fundación de The Tetris Company, la empresa que ha gestionado la marca desde entonces, sino que también desarrollaría nuevos juegos en empresas como Microsoft, donde entre otros creará Hexic, el título que acompañó de serie a todas las Xbox 360 en su estreno allá en 2005.



Una lectura:


Más sobre: Funs & Games.