Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Especial

8 jefes finales de videojuegos absurdamente fáciles

Si no eres muy habilidoso, tranquilo, estos enemigos no te supondrán un problema.

Por / 82 comentarios
8 jefes finales de videojuegos absurdamente fáciles

El debate sobre la dificultad de los videojuegos vuelve de vez en cuando, principalmente cuando sale un nuevo juego de FromSoftware. También volvió a salir cuando Bluepoint lanzó el remake de Demon's Souls para PlayStation 5. Muchos jugadores no consiguen superar esos juegos y piden que exista un modo más fácil para poder disfrutar de ellos.


Es un tema complejo y probablemente este debate vuelva de forma periódica cuando algún juego difícil importante salga al mercado. Pero, ¿siempre hay una gran dificultad en los videojuegos? Claro que no, y algunos juegos ni siquiera se basan en retos que sean complejos o de habilidad. Por ejemplo, uno de los últimos grandes éxitos de la industria, Animal Crossing: New Horizons, no tiene nada que ver con todo esto.



Suscríbete al canal de 3DJuegos en YouTube


Pero hay otros juegos que, aunque no son tan complicados, sí buscan ofrecer algo de reto al jugador. Aún así, hasta algunos de ellos tienen sus momentos exageradamente fáciles. En 3DJuegos hemos pensado en 8 jefes finales de juegos que son absurdamente fáciles. Ojo, son enemigos que no tienen por qué ser el último enemigo del juego, son jefes que encontramos durante su desarrollo. Como siempre os decimos, comentad y aportad vuestras sugerencias.


Tenemos ejemplos de una buena variedad de juegos, pero desde luego no tienen nada de complicados. Si os va la marcha y lo que queréis es un buen desafío, recordad que uno de los juegos más complicados actualmente es el GTFO y más del 90% de sus misiones terminan en Game Over. Además, en 3DJuegos recopilamos 10 juegos con dificultad infernal que no son del estilo Souls.


Jefes finales muy fáciles


Saddler de Resident Evil 4


En Resident Evil 4 tenemos que enfrentarnos a varios jefes temibles y peligrosos, pero Saddler no es uno de ellos. Aunque tiene un aspecto horrendo, parece muy poderoso y es más grande que nosotros, la realidad es que acabar con él es muy sencillo. Primero, porque en ese momento del juego lo normal es que tengamos un buen arsenal y podamos disparar a los puntos débiles de este jefe de forma sencilla y efectiva. Segundo, porque el área es grande, hay rutas de escape y trampas que facilitan acabar con el jefe. Además, en cierto momento del combate, Ada aparece para darnos una ayudita, lo que termina facilitando todo muchísimo.


Papu Papu de Crash Bandicoot


El bueno de Crash ha acabado con muchos enemigos a lo largo de su vida, pero puede que ni se acuerde de Papu Papu, un jefe súper sencillo. En el Crash Bandicoot: N. Sane Trilogy la dificultad ha aumentado un poco porque hay que darle más golpes para terminar con él, pero sigue siendo muy fácil. Sus movimientos lentos y fácilmente predecibles hacen que luchar contra él sea casi una broma.


Rey Bob-omb de Super Mario 64


Super Mario 64 es uno de los grandes juegos de nuestro fontanero favorito, pero hay que reconocer que el jefe del primer mundo es tremendamente sencillo. Una vez que alcanzamos la cima del monte, el bueno de Rey Bob-omb aparece y Mario tiene que acabar con él para conseguir una estrella. La forma no puede ser más simple: tenemos que agarrar al Rey por la parte de atrás y lanzarlo hacia delante, para que la caída dañe al jefe. Con tres veces estará listo. Fácil.


The Destroyer de Borderlands


El Destructor tenía más nombre que peligro. En Borderlands, este jefe debía ser un auténtico desafío, pero no fue así. Sí, es enorme, pero está quieto, sus tentáculos se desprenden con facilidad y sus ataques son esquivables de forma sencilla. Lo peor de la batalla no es su dificultad, sino que es un poco pesada y hará que gastéis muchísima munición. Desde luego, un jefe algo decepcionante.


Lucien de Fable 2


Hay muchas ganas del retorno de la saga Fable, pero desde luego no creemos que los fans necesiten la vuelta de Lucien. Fue un personaje completamente despreciable y cuando tuvimos que enfrentarnos a él fue decepcionante. Realmente, es complicado hasta considerar a este enfrentamiento un combate contra jefe final, porque prácticamente lo único que tenemos que hacer es disparar una bala.


Whispy Woods de Kirby


Uno de los personajes más reconocibles e icónicos de Kirby es el jefe Whispy Woods. Aparece en muchos de los juegos como primer jefe y es tremendamente sencillo. Intenta atacar a Kirby lanzándole manzanas, pero su imposibilidad de moverse le hace inútil. Podemos matarlo casi de cualquier forma y no supone un reto para absolutamente nadie. Es incluso adorable, pero como enemigo deja que desear.


Didact de Halo 4


La "batalla final" de Halo 4 fue una decepción para muchos seguidores de la saga, que vieron reducido a un ligero QTE un momento muy épico. Es cierto que lo que sucede tiene una gran carga narrativa (y emocional), pero prácticamente no podemos ni considerar que eso fuera un combate. Un cierre soso para algunos jugadores, que preferían algún tipo de reto.


King Allant de Demon's Souls


Realmente, King Allant es el jefe final de Demon's Souls, porque para que aparezca tenemos que acabar con todos los demás. Uno podría esperar que esta batalla fuera épica, imposible de afrontar, difícil como ninguna… Y no, no es nada de eso. Este jefe está en el juego más por el trasfondo argumental que por otra cosa. Este monstruo tiene solo un lento ataque y es muy sencillo acabar con él de forma rápida. Decepcionante para algunos, adecuado para otros, ya que su función es más narrativa que otra cosa.


Más sobre: Videojuegos y Jefes.