Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Opinión

Call of Duty en PlayStation, una historia de sumisión, billetes y cambios en el videojuego

Microsoft ha cambiado las normas del juego y, si hubiese querido, las podría haber cambiado aún más.

Por / 221 comentarios

Alien VS. Predator fue una película infame a tantos niveles que me pone de mala leche el solo mentarla, pero tenía un eslogan fabuloso: "Gane quien gane… nosotros perdemos". La situación de Sony con lo de Microsoft y Activision va un poco por ahí ahora. Microsoft ha hecho lo evidente, que es perpetuar los incontables millones de dólares que supone lanzar Call of Duty en tierras de PlayStation, pero ¿quién podría haber echado en cara a Microsoft dar el mayor golpe de efecto de la historia del videojuego y quedarse por los tiempos de los tiempos la franquicia Call of Duty? Evidentemente no es tan sencillo como echar billetes a una huchita de cerdito y soltar un bombazo en forma de tuit de Phil; hay contratos firmados, acuerdos que cumplir y cláusulas millonarias a pagar cuando no cumples. Pero claro, ¿qué es "millonario" cuando te has gastado 70.000 millones?


¿Sabías que el juego más vendido de la historia de la añorada PSVita es de Microsoft?¿Por qué "pierde" Sony con Call of Duty multiplataforma? Sencillo: las millonarias ventas de la saga de la empresa de Bobby Kotick (al que, por suerte, le quedan dos telediarios) llenan el cerdito de Microsoft y eso ayuda a medrar con una inyección anual de millones y millones de dólares. Algo que, de hecho, ya estaba pasando mucho antes del lanzamiento de dados del Monopoly particular que lleva jugando Microsoft desde hace un par de años: te cuento un dato perverso, ¿sabías que el juego más vendido de la historia de la añorada PSVita es de Microsoft? Algo más de 3 millones vendió Minecraft en PSVita… ¿Sabéis cuántos millones de unidades ha vendido Minecraft en PS4? ¿Hace falta que os cuente en cuánto dinero se traducen las ventas de juegos para PlayStation en las arcas de Xbox?



Call of Duty en PlayStation, una historia de sumisión, billetes y cambios en el videojuego

A mí lo que más me ha sorprendido de todo el tinglado mediático de los últimos días es la exhibición inéditamente sumisa de PlayStation en público. Esa es, precisamente, la que me da la pista de algo que es evidente desde hace mucho tiempo: no es que todo vaya a cambiar; es que todo está cambiando ya. La muestra de sumisión de tocar a la puerta de Redmond para saber qué hay de la multiplataformidad de Call of Duty no casa con la Sony de los 18 millones de visualizaciones del tutorial entre Yoshida y Boyes compartiendo un disco físico en plena devoración del cadáver de Xbox One en el E3 2013. ¿Recordáis cuando saltó a la palestra lo de Bethesda y todos se preguntaban qué movimiento haría Sony? Bueno, pues ahora sí que está obligada a hacer un movimiento, porque todo está cambiando.


Ahora Sony sí que está obligada a hacer un movimiento, porque todo está cambiandoY es que, de hecho, resulta increíble que el gran público no se diese cuenta de ello antes. La historia nos muestra que la forma de explotar y distribuir entretenimiento en general, sin importar su formato o exhibición, ¿cómo iba a ser distinto con el videojuego? El cine ha cambiado para siempre, la lectura ha cambiado para siempre, el deporte está cambiando para siempre y el videojuego también lo está haciendo. Microsoft lleva años cambiando el formato y la forma en la que los jugadores degustan sus videojuegos, por lo que lleva, literalmente, años de ventaja a PlayStation. ¿Podrá sostenerse el modelo tradicional de compra y venta de software de videojuegos a golpe de los títulos que tienen los japoneses anunciados y por anunciar o habrá que tirar de algo más que nombres seductores?


Call of Duty en PlayStation, una historia de sumisión, billetes y cambios en el videojuego

Porque seamos realistas: Microsoft ha comprado hasta al apuntador y ya tenía estudios imponentes en sus filas, pero lo que en verdad asusta es que el músculo de las compras y sus equipos aún no ha sido mostrado. Sabemos que existen Perfect Dark, Fable, Forza, Avowed y The Elder Scrolls 6, pero las muestras jugables de títulos anunciados hace años es testimonial o nula. ¿Es una mala noticia? En parte sí, pero no dudéis que se avecina un tsunami de muestras de juego y exhibición muscular de los cinco citados y los tropecientos que están aún sin anunciar y cociéndose a fuego lento en el horno de la fantasía que es hoy el Microsoft Game Studios. Es imposible meter la pata: se avecinan grandes tiempos para los usuarios de Xbox.


De todo el baile de billetes, exclusivas y servicios solo tengo una cosa clara: a Nintendo se la trae al pairo. ¿Qué está pasando en Kioto? Hay voces que piden un movimiento a Sony, pero también otras que se lo piden en Nintendo mientras que, probablemente, Shuntaro Furukawa ni se haya enterado aún de lo de Activision y Microsoft. Es paradójico lo de Nintendo: la industria muta, cambia y evoluciona y allí no importa nada nunca porque Nintendo es Nintendo y siempre será Nintendo, es lo único que nunca cambiará; todo lo demás sí. Porque si a alguien le quedaba aún algún resquicio de duda ya puede disiparla: el videojuego ha cambiado. También te sonó a chino lo de pagar por un juego digital y mírate ahora. Las reglas han cambiado, para bien o para mal, a golpe de talonario, y la industria mutará contigo o sin ti.



Más sobre: Call of Duty, Activision Blizzard, PlayStation y Opinión.

Suscríbete a nuestra newsletter:

Recibe un recopilatorio diario y/o semanal de las noticias publicadas:


Diaria (Recibe todas las noticias publicadas en las últimas 24h para no perderte nada)

Semanal (Recibe cada viernes las 10 mejores noticias publicadas desde el último viernes a modo resumen)


No es spam. No compartiremos su correo electrónico. Puede darse de baja en cualquier momento.