Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Wolfenstein: The Old Blood
Wolfenstein: The Old Blood
Expansión · Fecha de lanzamiento: 5 de mayo de 2015
 · Plataforma
PCPS4XOne
Análisis de los lectores (Wolfenstein The Old Blood)
8,6

Wolfenstein: The Old Blood

“Excelente”
(Nota media sobre 5 análisis)
¿Y tú qué opinas?
Escribe tu propio análisis
Análisis de Wolfenstein: The Old Blood / Opiniones de Usuarios
  • Recientes
  • Por fecha de publicación
  • Más votados
Rafoi / 10 de septiembre de 2021
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
8,5
Excelente

A matar nazis se ha dicho

Shooter que hace todo de nota, las armas se sienten contundentes, los graficos a pesar de los años se ven bastante bien, historia tipica pero notable y lo mas importante...te divierte, se pasa el tiempo que ni te enteras, accion trepidante para un juego corto que te deja con ganas de mas. Como critica quizas la ia de algunos enemigos podria estar mejor y podria ser un poco mas largo que se queda un poco corto. Muy recomendable.
Pedir moderación
Peddro19 / 26 de abril de 2018
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
8
Muy Bueno

Una reseña más - Wolfenstein: The Old Blood.

Wolfenstein: The New Order fue, sin dudas, uno de los mejores títulos de 2014 y la razón por la cual se volvía a encender la llama de la esperanza en las grandes campañas pertenecientes a la temática de disparos en primera persona. MachineGames logró actualizar un gran clásico de la década de 1990, tratándose ni más ni menos de la obra que sentó las mecánicas básicas de lo que hoy es el género más popular y multitudinario dentro del medio: Los First Person Shooter, cuya abreviación es "FPS", y que su traducción al español fue descrita sobre el final del párrafo anterior. The New Order es un videojuego que recomiendo muy encarecidamente para todos aquellos que gusten de un modo historia con la esencia de los mejores Wolfenstein, una de las cinco franquicias más importantes de la industria, ofreciendo al público una experiencia clásica; llena de acción, diversión y frenetismo en promociones bíblicas. Sin embargo, el título que nos trae hoy por aquí es Wolfenstein: The Old Blood; una expansión en forma de precuela con respecto a la trama de la obra de 2014, cuya puesta a la venta tuvo lugar un año más tarde, y que puede adquirirse de manera independiente. Sumamente continuista y con un muy reducido espectro de nuevas mecánicas que marquen cierta diferencia con respecto a lo que es The New Order como conjunto, este DLC se siente como una manera de indagar un poco más en la vida de Blazkowicz, flamante protagonista en todas las entregas de la IP. Lo más interesante aquí es el retorno al Castillo Wolfenstein, emblemático escenario de los videojuegos, ya que si bien estamos ante una obra que se encarga de pulir algunos detalles que no encajaban del todo; también tiene ciertas variaciones en cuanto a su planteamiento, y otros detalles que vale la pena destacar. Más allá de todo lo que podamos objetar o no acerca de este trabajo realizado por MachineGames y distribuido por Bethesda, Wolfenstein: The Old Blood sigue siendo Wolfenstein, y dentro de este género sólo DOOM puede ponerse a su altura. Repasamos, para quien no lo tenga del todo claro: La obra que voy a analizar pertenece al género de los FPS, y su encanto se sustenta únicamente en un modo campaña clásico; lleno de la acción y tensión justas para no aburrir nunca al jugador. La ausencia total de una modalidad online evidencia el respeto de los desarrolladores por la franquicia Wolfenstein. Comenzaré desarrollando la trama, para luego proseguir con el aspecto técnico en general, continuando con la jugabilidad, y concluyendo con datos extra de toda índole que estén presentes dentro del videojuego; además de una conclusión lo más abarcativa y breve posible en función al análisis del conjunto. Como venía mencionando en el transcurso de la introducción, en Wolfenstein: The Old Blood se narran los hechos previos al enfrentamiento que Blazkowicz mantiene con "Calavera" en el primer videojuego de la trilogía de MachineGames. Aquí regresaremos al escenario que dio comienzo a la franquicia, esta vez remodelado en función a la fecha de su salida y con un diseño artístico a la altura de las máquinas de la actual generación; aunque de este aspecto técnico hablaremos luego. La trama en general tiene muchísima menos importancia que en The New Order, además de ser llevada a cabo de manera más sosa y con cierta ausencia de profundidad en su confección. Esta última apreciación tiene una explicación lógica, sustentada en el hecho de que estamos hablando de una expansión. Así, realizar un argumento de tal complejidad que pueda compararse con el del videojuego base implicaría más costos de producción. De todas formas, no implica que estemos hablando de un aspecto necesariamente negativo. La trama básicamente nos devuelve al año 1946, donde la Segunda Guerra Mundial todavía no ha terminado y fuerzas estadounidenses continúan combatiendo con un imperio alemán-nazi prácticamente invencible; cuyo "centro de operaciones" es el Castillo Wolfenstein. Todo esto, lógicamente, dentro del marco de una realidad alternativa que presenta una distopía donde el mundo está por ser sometido al autoritarismo del Führer. Dentro de este contexto, Blazkowicz, agente de élite dentro del ejército norteamericano y capitán de su tripulación, tiene la misión de internarse en este lugar con un plan perfectamente diagramado que sale de la peor forma posible; por lo que nuestro objetivo dentro del argumento la mayor parte del tiempo será escapar de allí. La historia se divide en dos partes, cada una con un antagonista diferente. Ambos, si bien conllevan más o menos interés, cumplen el rol de ser odiados por parte del jugador; exponiendo en cada escena que aparecen la maldad y frialdad con la que MachineGames representa a los altos mandos nazis. La trama en general no atrapa demasiado, y si bien estando en el mismísimo Castillo Wolfenstein pudo haberse hecho algo mejor, también es verdad que este The Old Blood no busca un argumento demasiado sofisticado para lograr lo que busca: Divertir acabando con los nazis. A su vez, la narrativa se desarrolla mediante diálogos relativamente interesantes entre Blazkowicz y un acotado elenco de personajes, los cuales al igual que todo el conjunto en lo que refiere a este aspecto, no implican mayor profundidad. Cabe destacar que en cierto momento habrá un giro argumental loquísimo, donde los zombis tendrán una aparición estelar en todos los ámbitos del título; hasta que este acabe. Sin embargo, se presentan bastante tarde en la aventura y su inserción no aporta prácticamente nada; ni a nivel argumental, mucho menos jugable. Lo mejor que la historia nos regala es un protagonista mucho más provocativo que el B.J visto en The New Order, notándose así cómo la experiencia ha deteriorado el físico y la mente de "Terror Billy" entre un videojuego y otro. Ahora veremos a un Blazkowicz dispuesto a ironizar con sus peores enemigos en las circunstancias de mayor tensión, lo que lógicamente hace que este protagonista sea aún más simpático a ojos del jugador. Además, a lo largo del escenario estarán los típicos documentos que servirán para ponernos en contexto acerca de la historia y del lugar en el que nos encontramos. Por su parte, el título de MachineGames en forma de expansión viene completamente doblado y traducido al español; con un destacable trabajo de voces. A nivel técnico, Wolfenstein: The Old Blood encuentra ciertos desvaríos; aunque sigue sin presentar prácticamente ningún detalle sobresaliente en función a lo visto en el videojuego base. ID Tech 5, lógicamente, vuelve a ser el motor gráfico utilizado para una nueva entrega de Wolfenstein. Sin embargo, se nota un trabajo menos eficiente, sin tanto lujo de detalle, no sólo en el apartado visual; sino en lo que se refiere al aspecto técnico en general. Nuevamente, el potencial del entorno no es aprovechado por el videojuego de la manera adecuada, sino insuficiente. Me explico: Mientras en The New Order contemplábamos una espectacular Alemania dominada por el régimen mundial nazi a través de entornos pulidos y llenos de nimiedades que enriquecían la experiencia, el Castillo Wolfenstein no logra imponerse como la megalómana estructura que es; excepto en momentos puntuales de la campaña. Los escenarios, al igual que todo el conjunto, dan la sensación de poseer peores texturas en relación al título base. Esto me parecería algo absurdo, ya que estamos hablando de una expansión que contiene el mismo motor gráfico que la obra de 2014; pero aun así se evidencia un acabado de menor calidad a nivel global. Los objetos dispersos en el entorno ya no alcanzan las cotas de definición que el ID Tech 5 ha sabido conseguir; son más abundantes; los niveles no tienen gran cantidad de detalles visuales; diversos juegos de luces presentes en el pasado ahora han desaparecido; además de que las armas no se encuentran concebidas con la calidad observable en The New Order. Si bien toda esta serie de menciones hacen parecer a The Old Blood una catástrofe visual, cierto es también que está lejos de serlo. Por más apreciaciones que pueda hacer, la mayoría de estas son ampliamente superficiales. Si bien están a la vista para el ojo del jugador mínimamente experimentado, el título termina por obtener un resultado sutilmente más bajo que en The New Order; aunque igualmente satisfactorio. A nivel artístico, los escenarios suelen ser repetitivos porque justamente estamos casi constantemente dentro de un enorme castillo. Aun así, en cierto momento comenzaremos a explorar las afueras del mismo; encontrando ambientaciones de temática lúgubre e incluso medieval, que en todo momento contagian correctamente la sensación de agobio que los prisioneros de semejante edificación trasmiten con sus gritos, en conjunto a un dibujado de niveles que se combina de manera armónica con toda esta situación; obteniendo una atmósfera bien conseguida. El diseño de los nazis es también algo monótono, pero se adapta bien al contexto; por lo que habiendo una buena cantidad de enemigos distinguibles entre sí no representará un punto negativo. Las armas, por su parte, tampoco son tan imponentes como lo eran en The New Order; aunque la diferencia, al ser mínima, prácticamente no se hará notar una vez puestos a jugar. Nuevamente, durante la experiencia nos acompañarán generalmente efectos de sonidos del supremo nivel de The New Order, con balas que se escuchan fantásticamente, además de escenarios sumergidos en un caos total repleto de impagables gritos de furia alemanes. Sin embargo, lo que en el videojuego base era uno de los puntos más altos, aquí ni se hace notar: La banda sonora, sin ser mala, aparece en momentos esporádicos, pero no logra trasmitir la suficiente adrenalina como para aumentar exponencialmente el flujo sanguíneo del jugador; cosa que me dejó cierto sabor de boca amargo. El título alcanza una alta definición en Xbox One, junto a una estable tasa de frames que no desciende de los 60fps. A su vez, no posee bugs que entorpezcan la experiencia. De hecho, no me he encontrado con ninguna de estas anomalías. A nivel jugable, The Old Blood encuentra muchas más similitudes con The New Order que en el resto de los aspectos. Sigue manteniendo las bases que han convertido al anterior en un gran videojuego, tales como una cámara bien equilibrada y fluida; cuyo manejo es satisfactorio. Además, el frenetismo y velocidad del título base, en conjunción de un destacable movimiento del personaje; mantienen, en los momentos de más acción, la tensión propia de un first person shooter clásico. La mecánica que sirve como "innovación" aquí es el agregado de una tubería que podremos utilizar tanto para escalar o romper muros, y ejecutar diversos enemigos. Claramente, un añadido tan surrealista como prácticamente todo el desarrollo del videojuego. Ahora, el planteamiento general de los combates está mucho más orientado a las secciones de sigilo; y no tanto a entrar en batalla de forma descarada. Recordemos que el sigilo, sin desentonar en Wolfenstein: The New Order, tampoco era la mecánica mejor implementada de la obra; sino que la acción sin complicaciones era la variante más divertida. Aquí, mantendremos las mismas mecánicas que ya conocemos: Habrá algunas salas con cierta cantidad de comandantes dentro, los cuales deberemos eliminar primero para que no suene la alarma y a sus escoltas se sumen una cantidad ingente de enemigos; habiendo injustos y artificiales picos de dificultad a raíz de no llevar a cabo acciones silenciosas. Este último detalle nos lleva a la conclusión de que el videojuego en algunas situaciones prácticamente nos impone el hecho de movernos fuera del rango de visión de los enemigos, e irlos eliminando uno a uno mediante ejecuciones, disparos con silenciador, etcétera. De no hacerlo, la experiencia se nos complicará bastante, volviendo mucho más sencillo el hecho de que caigamos derrotados en el camino. El sigilo en sí mantiene las mismas mecánicas y estilo que en The New Order, e inclusive la inteligencia artificial sigue dejando bastante que desear como en susodicha obra. Sin embargo, estamos hablando de un Wolfenstein. Y Wolfenstein es sinónimo de diversión. Este concepto de desplazarse con cuidado a veces resulta un poco agobiante, pero con el tiempo se vuelve mucho más entretenido; ayudado por un diseño de niveles bien logrado, aunque no tan brillante como en The New Order. Las pantallas son bastante amplias, y están llenas de objetos recolectables; incluidos coleccionables de los cuales luego hablaré en detalle. Lamentablemente, la ausencia de los famosos códigos de enigma ha anulado la chance de desbloquear nuevos modos de juego; adición que alargaba considerablemente la vida útil del título base. Las arenas de combate nuevamente están bien planteadas, y poseen gran cantidad de recovecos por los cuales acceder a diversas posiciones estratégicas. Sin embargo, el mimo puesto en la conceptualización de los niveles; como ya mencioné anteriormente, es bueno pero no -tan- bueno como el que ya conocemos. Por su parte, el combate permite al jugador ser más agresivo (cosa que se agradece); cuenta con prácticamente las mismas armas; aunque adaptadas estéticamente a 1946. Aun así, contamos con algunas innovaciones tales como un rifle de francotirador, o una pequeña pistola que funciona como un letal lanza-granadas. Debo decir que al igual que todo el armamento, el uso de estas últimas dos es verdaderamente gratificante dado el devastador efecto que causa en los enemigos, haciendo sentir al jugador un "súper hombre"; sensación enaltecida por el frenetismo y magnitud de la mayoría de combates. Una de las restricciones de Wolfenstein: The Old Blood en cuanto al armamento es que no puede ni mejorarse, ni modificarse; excepto el sniper con el cual podemos cambiar de mira. Esto sería un foco más importante de crítica si no estuviésemos hablando de una expansión, que completa un videojuego en el cual nos hemos cansado de utilizar susodicha mecánica. Como en todo buen lanzamiento de esta IP, podremos empuñar dos armas del mismo tipo en cada mano. Nuevamente, la sensación de organizar verdaderas matanzas llenas de sangre manejando escopetas duales es tan divertida como siempre. Además, tampoco hace falta la inclusión de estas posibilidades; e inclusive es subsanada por el añadido de una escopeta recortada de doble cañón simplemente espectacular. Para recuperar suministros, al igual que en The New Order, recogeremos vida, armadura, y munición de los entornos y de aquello que dropeen los enemigos. Hablando meramente de Blazkowicz como personaje jugable, mantendremos un árbol de habilidades más sencillo que la obra original de MachineGames; aunque con el mismo funcionamiento. Deberemos realizar algunas acciones muy concretas, que llevaremos a cabo sin darnos cuenta dada la naturalidad que implican en el gameplay, desbloqueando ventajas pasivas en cuanto al protagonista o al armamento. Este árbol está bastante acotado con respecto al de The New Order, pero las utilidades que tiene (muy efectivas) en función a su simplicidad, lo convierten en un añadido que se agradece. Con respecto a la campaña, esta misma se divide en ocho capítulos completamente rejugables una vez hayamos completado cualquiera de estos, posibilidad que nos permite retomar aquellas secciones donde nos hemos dejado, por ejemplo, un coleccionable. Además, tiene duración estimada de siete u ocho horas; siendo bastante complicado que exceda este parámetro. Entre los modos de dificultad existentes nuevamente contamos con seis de los mismos, siendo el tercero de ellos el normal. En comparación a The New Order, aquí el desafío que este nivel de reto propone es relativamente más sencillo en lo meramente superficial. Por suerte, en The Old Blood no contaremos con misiones secundarias de ningún tipo; sino que la historia se basará únicamente en el lineal avance del jugador a lo largo de diversos entornos con el objetivo de completar la misión principal. La adición de las mismas en el título base fue completamente irrelevante, y el hecho de haberlas descartado para esta expansión me pareció una decisión correcta. Otra de las innovaciones, aunque no muy importante, son los desafíos. Estos se desbloquearán conforme lleguemos a ciertas instancias o secciones dentro de la campaña; donde se nos presentará un combate de mayor escala con respecto a la media, en arenas trabajadas con un mimo mayor al del resto. Una vez superado, podremos rejugar específicamente estas partes accediendo a través de la pestaña correspondiente dentro del menú principal, con el "desafío" de obtener la mejor puntuación posible; lo que nos otorgará cierta medalla según nuestro desempeño que es meramente condecorativa. Hay varias de estas "arenas" disponibles en dicha modalidad, y si bien no es un añadido que modifique la experiencia, estamos ante una buena excusa para seguir acabando con los nazis; y volver a disfrutar de algunos de los enfrentamientos más destacados del modo campaña. Por último, este The Old Blood posee dos bosses; ambos de mecánicas sencillas pero lo suficiente imponentes como para no despreciarlos una vez les hagamos frente. Aun así, la última pelea se desarrolla en un magnífico escenario contra un apoteósico enemigo, lo que otorga cierto final épico a la obra. Con respecto al contenido extra, lo más presente en el título de MachineGames son guiños a otras obras de Bethesda tales como Skyrim, además de a los mejores trabajos de la mítica ID Software, como por ejemplo DOOM. Todas estas alusiones de una manera muy sutil, pero igualmente divertida. Lo más destacado dentro de este ámbito es el enfoque puesto en el Wolfenstein original, representándolo de la misma forma que en The New Order; siendo ahora una posibilidad que podremos disfrutar más frecuentemente a lo largo de la experiencia. ¿A qué me refiero? Bueno, en ciertas partes del mapa podremos acceder en forma de "pesadillas", y de manera jugable, a representaciones exactas de pantallas del Wolfenstein 3D de 1992, sólo que con las mecánicas del personaje pertenecientes a The Old Blood. Hay varios de estos niveles que inclusive pueden ser completados, siendo un guiño más que sensacional hacia uno de los mejores videojuegos de la historia. A modo de conclusión, Wolfenstein: The Old Blood es más de Wolfenstein. Todas las cosas que pueda reprocharle no tienen real incidencia en la aventura, son nimiedades propias de una expansión; un contenido opcional que en este caso se vende de manera independiente, pero que no por eso representa más costos de producción a la hora de su creación. Y es que, los Wolfenstein de MachineGames no necesitan un sobresaliente en cada uno de sus aspectos para cumplir el objetivo básico de cualquier videojuego: divertir. El simple hecho de captar la esencia clásica de su IP, ya los convierte en títulos recomendables. The Old Blood no es un portento gráfico, ni auditivo, y artísticamente atraviesa ciertos altibajos; aunque de manera más regular. Su trama es simple, su protagonista tan genial como siempre lo fue, y todo esto se explica a la hora de la jugabilidad; donde mediante el uso de una misma fórmula consigue los mismos resultados en cuanto a entretenimiento que The New Order, lo cual es un enorme mérito. Puede ser muy continuista y estar abocado por demás al sigilo, pero ambos detalles tienen su explicación en el hecho de que estamos hablando de una expansión que se desenvuelve en un castillo del cual hay que escapar, respectivamente. Realmente, recomiendo esta obra para quienes hayan disfrutado de The New Order y para quien no lo haya podido probar también, dado que es un buen punto de partida en una trilogía moderna maravillosa.
1 VOTO
Pedir moderación
Kamahl1990 / 17 de diciembre de 2017
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
9
Magnífico

Solo un poco mas

Una palabra...diversion. Termine the new order,deje reposar el cuerpo un poco y arranque the old blood y me he divertido como un niño. Son 8 capitulos de frenetismo puro,personajes super atrayentes como siempre y una jugabilidad extrema. Estos eran buenos juegos y siguen siendolo. A la mierda Call Of Duty,a la mierda Medal Of Honor,a la mierda Battlefield. Esto si es dinero y tiempo bien invertido.
Pedir moderación
Juanmiuchiha / 20 de enero de 2016
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
9,5
Imprescindible

The Old Blood

El juego es bastante entretenido, si te gusto el original te recomiendo esta expansión, hay muchos "guiños" a otros juegos de Bethesda como Doom e incluso hay zombies. Los gráficos son muy buenos y la historia muy entretenida. ------------------------------------------------------------------------- La banda sonora es muy rockera y las voces en castellano están bastante curadas. -------------------- Posdata: Ansioso por la salida del nuevo DOOM
Pedir moderación
Julian-jjt / 21 de mayo de 2015
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
8
Muy Bueno

Analisis - Wolfenstein: the old blood

Desarrollado por: MachineGames y distribuido por Bethesda Softworks Wolfenstein: the old blood Es una expansion del otro juego wolfenstein: the new order, un titulo que se gano un lugar en los FPS acutales aun teniendo mecanicas de juego que Para algunos podria llamar "clasicas" pero cual es la funcion de the old blood que aporta a la al juego original si este solo es un producto bastante bien Trabajado, sencillo de contestar. The old blood es una expansion que si pese a su duracion como de entre 6 a 8 horas mas las veces que tu lo juegues de nuevo (por que su Rejugabilidad es muy elevada) es una experiencia que puede que no aporte nada nuevo al original, pero si envuelve al mundo de wolfenstein es algo de Ganacia por que se pueden contar muchas historias del antes del primer titulo el original y se puede aprovechar ese universo para hacerlo cada vez Mas grande pero the old blood se centra mas en el que paso antes de los sucesos de the new order, pero de que va bueno nuestro protagonista B.J. Blazkowicz es enviado al castillo wolfenstein ( si de ahi viene todo el nombre del juego del clasico hasta el mas nuevo) para encontrar una carpeta Con un archivo altamente valioso que quisa contenga secretos nazis o bien algo mas importante, pero todo sale mal y capturan al protagonista y Entonces todo lo que se tenia de contexto sobre la carpeta permanece pero ahora tu debes de sobrevivir a los horrores del castillo, escapar y Encontrar esa carpeta que es vital para el futuro de la guerra contra los nazis. SI, basicamente el juego no tiene un argumento mas llamativo, quisa incluso se sienta muy flojo el desarrollo de la trama de the old blood pero cuando Sabes el por que estas haciendo eso todo toma sentido, por que has jugado the new order y si no bueno no se que esperas. A nivel de jugabilidad es titulo si es algo parecido a lo que vimos en the new order, agregandole una nueva forma de modificar la forma en la que te Mueves por la zona, agrega tambien armas nuevas que no son muy memorables pero que te haran sentir que tu tienes el control de la situacion Regresando tambien las partes de sigilo en el juego, en el nivel de graficos aveces se ve muy similar a lo que vimos en the new order solo que este Tiene una caldiad grafica menor solo un poco en algunas texturas, el sonido del juego vuelve a ser de calidad con voces creibles aunque no del todo y Los efectos de las armas y el entorno estan bien trabajados En conclusion wolfenstein the old blood es una expasion decente, si jugaste the new order y te dejaron con ganas de mas pues comprate este seguro Lo disfrutaras como en su momento el original ademas de que el jeugo tiene muchos guiños a sagas muy famosas de bethesda e id software como DOOM, el clasico wolfenstein, si el clasico que aparece de una forma jugable entre otros Una recomendacion segura para los que les gusto el titulo original y quieren probar mas de la misma formula o bien si no conoces estos juegos te Recomiendo vayas ambos ya que osn una buena inversion, un regreso a lo que era un estilo clasico por asi llamarlo del FPS Un saludo gracias por su atencion.
2 VOTOS
Pedir moderación
Escribe tu análisis
El análisis de los usuarios
Valoración y estadísticas
Valoración 3DJuegos
“Muy Bueno”
Sobre el sistema de valoraciónEscribe tu análisis
8,6
Análisis lectores
(5 análisis)
Popularidad:
Inexistente
¿Qué es?
Ranking:30075 de 37644 juegos
En la comunidad:
Usuarios (77) | Grupos y clanes (0) | Más
Expectativas / Valoración (41 votos)
9,0
Tu voto:
12345678910
Foro del juego

Participa en el foro de este juego
Si eres un fuera de serie o todo un crack con “Wolfenstein: The Old Blood” de Xbox One, o simplemente quieres intercambiar tus trucos, guías o dudas sobre este juego, no lo dudes, pásate por su foro.

Y recuerda, si estás atascado en este videojuego puedes crear un tema de ayuda en su foro.
Suscríbete a nuestra newsletter:

Recibe un recopilatorio diario y/o semanal de las noticias publicadas:


Diaria (Recibe todas las noticias publicadas en las últimas 24h para no perderte nada)

Semanal (Recibe cada viernes las 10 mejores noticias publicadas desde el último viernes a modo resumen)


No es spam. No compartiremos su correo electrónico. Puede darse de baja en cualquier momento.