Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Wolfenstein 2: The New Colossus
Wolfenstein 2: The New Colossus
Fecha de lanzamiento: 27 de octubre de 2017
 · Plataforma
PCPS4XOneSwitch
Análisis de los lectores (Wolfenstein 2 The New Colossus)
8,9

Wolfenstein 2: The New Colossus

“Excelente”
(Nota media sobre 6 análisis)
¿Y tú qué opinas?
Escribe tu propio análisis
Análisis de Wolfenstein 2: The New Colossus / Opiniones de Usuarios
  • Recientes
  • Por fecha de publicación
  • Más votados
Nero25 / 17 de noviembre de 2018
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
8,5
Excelente

El placer de matar nazis

Grandísima continuación del shooter que se sacó de la manga Bethesda, en el que la acción es maravillosa y recuerda a los mejores tiempos del género donde no había límite de armas y combinar una y otra era una delicia. La historia es magnífica, con momentos muy locos y misiones que se que se quedarán grabadas a fuego en nuestra memoria jugona. Esto es lo que propone, un recital de tiros con toques de sigilo donde hay que aprovechar las habilidades y el entorno para dar cera a unos nazis que se comportan de maravilla y te harán sudar la gota gorda si no sabes "bailar" rápido para evitar las oleadas de estos indeseables. El juego se mueve de lujo, sin ser lo mejor de la generación en cuanto a gráficos, sí que mantiene unos excelentes 60 fps. También goza de un magnífico doblaje a nuestro idioma que se agradece en estos tiempos en los que es cada vez es más difícil vender un juego de estas características para financiar el coste que supone. La duración es considerable para un juego de estas características. Se pueden hacer secundarias a través de nuestro mando de operaciones, Martillo de Eva, gracias al descifrado de códigos enigma para matar comandantes y alargar bastante el juego (aunque estas misiones no sean otra cosa que reciclar escenarios de la campaña para dicho objetivo), muchos coleccionables, jugar al Wolfenstein 3D original, algunos encargos extra cuando se tienen ciertas habilidades, etc. El único pero es algún bug que otro muy molesto, como que se quede un sonido permanente sonando o de repente se produzca un fallo de iluminación con las luces del entorno que hacen que se pierda por unos instantes la visión. En resumen, un juego imprescindible para el que le gusten los shooter de la vieja escuela y no le atraigan los multis online. Acción, locura, historia, personajes con carisma,... El paraíso para el singleplayer.
Pedir moderación
Peddro19 / 21 de abril de 2018
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
9
Magnífico

Una reseña más - Wolfenstein II: The New Colossus.

Últimamente, además de dar apoyo a las franquicias que le pertenecen mediante entregas de calidad, Bethesda está adquiriendo la sana costumbre de presentar lanzamientos mastodónticos en las conferencias de sus E3 que serán puestos a la venta en ese mismo año. Así, una de las empresas más queridas del sector gana muchísima expectación cada vez que se festeja este gran evento, apareciendo en el curricular 2018 como un foco de atención para los jugadores de todo el mundo. Bajo esta estrategia, hemos conocido la existencia de Fallout 4 en 2015, además del título que hoy nos trae por aquí. Como vemos, obras de un importantísimo renombre que fueron anunciadas junto a su fecha de salida; evitando contratiempos entre la comunidad y los desarrolladores en caso de exponer un producto sin certezas acerca de su mercantilización, o retrasos de la misma. Bajo mi punto de vista, es un grandísimo acierto. La obra más preponderante expuesta bajo ésta política tuvo su anuncio en 2017, apareciendo estelarmente como un videojuego que no veíamos desde hace dos años en ese entonces; logrando el entusiasmo de muchísimas personas por disfrutarlo. Wolfenstein 2: The New Colossus fue presentado por todo lo alto durante el E3 pasado, convirtiéndose tan solo por su tráiler en un mimo para los fans de la saga; y para los amantes del cada vez más golpeado género single player. Esta nueva obra de MachineGames cierra de manera única la trilogía de Wolfenstein en la generación actual, llevándola a la altura de uno de los mejores trabajos a nivel de campaña disponibles hoy en día. La secuela del buen Wolfenstein: The New Order es algo continuista, pero mejora en cada aspecto a su antecesor; y de una forma más que destacable. Tanto el anteriormente mencionado como Wolfenstein: The Old Blood captan perfectamente la esencia de lo que fue la IP encargada de diagramar las primeras mecánicas de los shooters contemporáneos, pero Wolfenstein: The New Colossus lo lleva alevosamente a otro nivel. No me caben dudas de que, dentro del género de disparos, estamos con sobrada diferencia ante el mejor videojuego de un 2017 maravilloso en la industria. Para quien no lo sepa, Wolfenstein: The New Colossus es un FPS clásico, frenético, y divertido abocado de manera absoluta a un contenido offline de envidiable calidad; sin presencia de microtransacciones más allá de DLCs que alarguen la vida útil del gran trabajo hecho por MachineGames, y distribuido por Bethesda. Analizaremos en primer lugar el modo historia, para luego continuar con los gráficos, jugabilidad, material de extra temática, y finiquitaremos este texto con una conclusión global acerca del producto. La historia de The New Colossus empieza exactamente donde la dejó el final de The New Order, año 1961, aunque no es necesario entender los hechos narrados en el título de 2014 para comprender de manera correcta lo acontecido en su secuela. Aun así, al comienzo de la aventura se nos hará un resumen bastante concreto de lo que ha sido el recorrido del protagonista hasta el punto inicial de la trama de Wolfenstein 2; metodología efectiva para poner a nuevos jugadores contexto. Ahora, vayamos a lo básico: Wolfenstein, la franquicia en general, se caracteriza por ser ambientado en diversas distopías nazis, cada una más cruel que la anterior, resaltando exuberantemente el rol de Estados Unidos, representados a través del grandioso B.J Blazkowicz, en destruir a este imperio. Evidentemente, estamos ante un cliché que a su vez busca dejar en claro un mensaje de los hechos ocurridos desde 1939 hasta 1945 de manera errónea y exagerada; donde los norteamericanos, aún en la realidad, han salvado al mundo de manos fascistas. Es típico, por lo que voy a desarrollar cómo es llevado a cabo; punto en el cual la trama toma una importancia fundamental en el título, más aún que en The New Order. Nuestro objetivo en The New Colossus es iniciar la gran revolución en una norteamérica tan devastada como sometida por el autoritarismo nazi, régimen poseedor de tecnología futurista, donde la principal antagonista será una vieja conocida: Frau Engel, mano derecha de un deteriorado Hitler. Todo este plan será llevado a cabo con nuevos protagonistas que se adhieran al argumento; mientras otros lo abandonan. Aun así, la mayor parte del elenco ya conocido se mantiene intacto y la misión de revelarse ante Frau Engel y acabar con el nazismo no será fácil; ni para Blazkowicz, ni para su equipo, la denominada "resistencia". Ni bien comenzada la aventura, el videojuego nos llevará mediante un flashback a la elección más importante existente en su antecesor. Aquí, si hemos disfrutado de dicha obra, deberíamos elegir la variante que escogimos en su momento; para continuar aquella historia. Nuestra elección modificará el desenlace de los hechos y el transcurso de la campaña, ofreciéndonos desde ya un buen motivo de rejugabilidad. Yendo a lo que es la trama en sí, contiene diálogos pulidísimos que en colaboración con la banda sonora pueden llevar una situación hasta el punto álgido de un humorístico absurdo; o hasta la más alta carga emotiva, atravesando muchas circunstancias diferentes de por medio. Blazkowicz ahora está destruido, pero no se detiene porque nació para estar en guerra y cuidar a los suyos, aunque en The New Colossus más que nunca es un protagonista admirable, serio, con un arco de evolución marcadísimo y realmente bien trabajado. Inclusive habrá flashbacks genialmente confeccionados de lo que fue su turbia niñez, cosa que hace que nos permite averiguar acerca de este hombre y simpatizar con él; por más de su condición de enorme protagonista. Además, mientras que antiguos personajes toman aún más importancia y empatizan desde el primer momento con el jugador; los nuevos encajan de maravilla en una historia con giros inesperados y subtramas en su haber, cada cual mejor que la anterior. La frutillita del postre es para Frau Engel, una villana cruel y despiadada, rebosante de maldad, que se hace odiar desde el primer segundo. Que un personaje trasmita dicha sensación con semejante intensidad denota y ejemplifica el gran trabajo de MachineGames a la hora de elaborar todo lo referente a la trama, argumento, etcétera. Todo esto es narrado con cinemáticas extensas y geniales, poseedoras de acción por doquier y planos espectaculares, cuya visualización no aburre ni desinteresa en lo más mínimo; sino que logran trasmitir muy bien el caos que envuelve a este pequeño grupo de personas que no tienen nada que perder. Si bien no es un drama, y lejísimos está de serlo, inclusive cuando podría ser un antónimo de dicho término, me emocioné con la historia de este Wolfenstein. Uno de sus puntos más fuertes, con diferencia. Por último, el videojuego viene traducido y doblado al español; con una recreación de voces que realmente no desentona, pero tampoco me termina de convencer. A nivel gráfico, se evidencia una mejora notable con respecto a The New Order, que ya de por sí alcanzaba un buen nivel. Para The New Colossus se utiliza la versión siguiente al motor que su antecesor utilizaba, o sea, el ID Tech 6. Esta herramienta consigue un juego de luces muy realista, además de un trabajo de físicas y texturas verdaderamente destacable. Esta serie de virtudes se combina para lograr una inmersión excelente, sustentada en un apartado gráfico y artístico imponente; además de un sonido que verdaderamente sigue siendo puntero en las propuestas actuales pertenecientes a su género. A nivel gráfico, como venía diciendo, lo primero que se observa es el buen texturizado de los entornos. Es sabido que la mayoría de títulos bajo el mando de Bethesda suelen tener escenarios abiertos y llenos de recovecos escondidos en función de un mejor gameplay, y es aquí donde la obra de Machine Games demuestra un resultado altísimo. Cada mínimo detalle en la pantalla está bien elaborado, por más insignificante que sea. Además, la estética de las armas y de los enemigos guarda un orden natural con el salvajismo que el videojuego ofrece desde su misma esencia, siendo ambos imponentes; aún más que en la anterior entrega. Por su parte, un juego de luces francamente espectacular es lo que hace brillar superlativamente el apartado visual de este Wolfenstein 2; maximizando el buen hacer de la inmersión que ya poseía desde su anterior entrega. De este modo, ahora tenemos niveles donde la oscuridad, neblina, o diversas circunstancias influirán en el amplio abanico de propuestas que tenemos para encarar una misma situación. Además, detalles como la sangre de los enemigos que chorrea las paredes, y armas y manos del propio Blazkowicz, sumada a una recreación mejor conseguida del agua, fuego, y de las cinemáticas hacen que el salto tecnológico de un motor al siguiente mejore muchísimo la experiencia en general. The New Colossus es un portento gráfico y técnico, suele sorprender al jugador durante la aventura simplemente por lo que sus ojos contemplan, y su lujo y dedicación por las nimiedades salta a la vista en el primer instante. Todas estas virtudes pueden ser más enaltecidas si mencionamos que el título se enfoca en ambientes mucho más amplios y variados que su antecesor; siendo que este también propone mayor número de biomas. Me explico: Mientras en The New Order pasábamos mayor parte del tiempo infiltrados en algún complejo nazi; aquí desarrollaremos toneladas de acción aire libre, sin dejar de lado la estadía en estas grandilocuentes edificaciones. Sin embargo, todo este despliegue técnico tan maravilloso de poco serviría sin un diseño artístico que lo exprima hasta la última gota. Nuevamente, los dibujantes de MachineGames concretan un trabajo fabuloso en esta faceta. Este se divide en dos partes. En la primera, nos vemos envueltos en pantallas decoradas en función al régimen que domina al mundo de una manera completamente despótica, donde no existe otra doctrina que no sea el nazismo representado de la forma más abarcativa posible. Todo está lleno de esvásticas y demás simbología perteneciente al régimen, tales como gigantografías de Hitler, que son comunes de ver a lo largo de la aventura. Si bien en esta entrega no se le da tanta importancia a las increíbles estructuras que este gobierno llevaba a cabo, hay ocasiones donde el videojuego nos enseña muy descaradamente como, en una hegemonía nazi que abarca a todo el mundo, cada pequeño rincón del mismo debía tener símbolos de apoyo al régimen; que además era cruel y no permitía que en ningún momento se deje hacer apología de su imagen. Todo lo que tiene que ver con el contexto distópico de lo que sería un control absoluto hitleriano, más alguna recopilación de datos históricos, está tan bien logrado como en The New Order, siendo esta una de las mayores virtudes de aquel título. La segunda parte es la más representativa, aquella que nos muestra a los Estados Unidos completamente destruidos en entornos devastadores, donde el caos aparece de manera diferente en cada uno, y que contrastan con la supuesta bondad que los alemanes le prometían a un pueblo norteamericano completamente rendido ante su poder. Es aquí donde vemos la innovación, ya que entran en juego muy amplios escenarios con características naturales diferentes, y un diseño artístico que logra trasmitir el devastador paso principal de las hordas nazis por, por ejemplo, Manhattan. Este dibujado, también visible en la notable confección de armas y enemigos muy diferentes entre sí (a nivel visual y jugable), eleva a la enésima potencia las bondades técnicas con las que fue diseñado, sin dejar ni un cabo suelto. Por su parte, el sonido es una auténtica locura, como lo era en The New Order; solo que mejor. Durante la mayor parte de la experiencia nos acompañarán efectos de audio extraordinarios, imponentes, pesados y realistas; que colaborarán nuevamente con la tensa atmósfera que The New Colossus desprende de manera innata. Sin embargo, cuando la banda sonora hace su aparición, todo es elevado al siguiente nivel. La música se adecúa perfectamente a las circunstancias que acontecen en pantalla y su implementación es, simplemente, superlativa. Además, estamos ante uno de los soundtracks pertenecientes a un menú principal mejor conseguidos dentro de la industria más actual del videojuego en títulos triple A de este estilo. Así, se consiguen combates megalómanos en entornos increíblemente ambientados y trabajados, que en conjunto con una amplia gama de efectos sonoros y una banda sonora de ensueño trasmiten de una manera tan fidedigna como divertida el frenetismo clásico, y por ende exagerado, que corre por las venas de este Wolfenstein 2. Por su parte, el título de MachineGames corre a una estable tasa de frames sujeta a una alta resolución de imagen. Lamentablemente, a nivel global encuentra su mayor defecto en los bugs, siendo algunos de estos motivos por los cuales reiniciar el videojuego. En cuanto a la jugabilidad, es el aspecto donde The New Colossus encuentra más similitudes con respecto a su antecesor, lo cual es mucho decir. Wolfenstein 2, sin embargo, es un juego más frenético. Esto no quiere decir que deje completamente de lado las coberturas, pero ahora podemos adoptar un estilo más agresivo; aumentando considerablemente las dosis de acción y tensión que el videojuego posee. Esto es algo que bajo mi punto de vista hacía falta en la saga de MachineGames, y que de hecho hace al producto todavía más divertido. Aun así, no dejamos de estar ante un videojuego cuyas mecánicas provienen de la vieja escuela, adaptadas a los tiempos actuales, sumándoles más posibilidades. Aunque lógicamente, no dejan de ser las típicas de correr, cubrirse, disparar, saltar, agacharse. El resultado de una acción constante que convierte una divertida jugabilidad en festival de tensión y nerviosismo una vez iniciados los tiroteos, en conjunción con las simples pero salvajes mecánicas de combate, hacen de The New Colossus un título más violento que su antecesor; superándolo en todos los apartados bajo una primicia igualmente continuista. Sin embargo, si no queremos entrar en acción de manera alocada; siempre estará la opción del sigilo. Este se llevará a cabo mediante ejecuciones por la espalda, o armas poseedoras de un silenciador. Puede hacerse uso del mismo prácticamente en cualquier momento de la experiencia, pero es especialmente útil cuando en la sala se encuentra un comandante. Si en estas pantallas alertamos a alguien de nuestra presencia, el comandante recibirá una señal de aviso y enviará refuerzos para destruirnos; por lo que lógicamente es conveniente ir con cuidado, agachado, y acabar con esta clase de enemigos en primer lugar. El sigilo es más satisfactorio que en The New Order e inclusive un poco más complicado, debido a la significativa mayor escala de los escenarios. Lamentablemente, no se ve del todo enriquecido por una inteligencia artificial corta de vista. Haciendo hincapié en estas "salvajes mecánicas" mencionadas líneas arriba, desarrollaré lo ya conocido por muchas personas: Wolfenstein permite al jugador llevar dos armas en cada mano, y con ello organizar verdaderos festivales sangrientos. Pero antes de llegar a esto, hablemos un poco del arsenal que nuestro capitán tendrá a su disposición. En esta nueva entrega poseeremos armas que se dividen entre aquellas que pueden estar en nuestro "inventario" (o sea, almacenadas en la ruedita para cambiar de arma, la cual sigue siendo un desastre), y aquellas pesadas que nos iremos encontrando en el escenario sobre torretas, agarrándolas de enemigos, y demás locaciones. Aquellas que Blazkowicz pueda quedarse para siempre se implementarán a lo largo de la aventura, buscando en los diferentes niveles, y sus utilidades están mejor definidas que en The New Order; gracias a un sistema de mejoras muy bien implementado. En este deberemos ir encontrando kits de mejora para aumentar las prestaciones del arma que creamos conveniente, y la verdad que cada una de estas tiene una serie de potenciadores que se notan muchísimo una vez puestos en práctica en la experiencia; logrando así que el jugador vaya diagramando con completa libertad el estilo de juego que desee adoptar. Las armas en general tienen un efecto devastador, son muy variadas en cuanto a su funcionalidad, y cada una es ideal con cierta clase de enemigos. Así, obtendremos escopetas, subfusiles de los cuales uno de ellos puede transformarse en un rifle de francotirador, pistolas, pistolas que disparan cohetes, etcétera. También estará aquel armamento que nos permitirá tanto combatir como avanzar por el escenario dadas sus características especiales, sin echar en falta la existencia de aquellas armas con funciones completamente fuera de serie e igualmente espectaculares. Excepto las pesadas, y como decía anteriormente, las armas pueden empuñarse de manera doble; lo cual aclaro nuevamente es una mecánica que derrocha tanta violencia como diversión. A diferencia de The New Order, aquí podremos llevar armas de diferente tipo en cada mano, lo cual está completamente a elección del jugador, y que si bien restringe la velocidad de movimiento del personaje; si lo hace ganar en efectividad. Además, si tenemos en cuenta que algunas mejoras convierten a una misma arma en plurinacional; esto hace que la mecánica explicada anteriormente obtenga cierta profundidad debido a que podremos cambiar las funcionalidades del arma que tengamos en la mano izquierda o derecha, sin tener guardar alguna de estas. Muy divertido y útil. Como en The New Order, Wolfenstein 2 tiene un árbol de habilidades; siendo este bastante parecido al de su antecesor. Conforme vayamos realizando ciertas acciones a lo largo de la campaña, tales como matar a cierta cantidad de enemigos de una forma u otra, iremos desbloqueando características pasivas que mejorarán el desenvolvimiento de Blazkowicz en un amplio abanico de aspectos. Esto incita a que vayamos cumpliendo susodichas tareas, bastante sencillas, para obtener mayores facilidades luego. Sin embargo, se extrañan algunas mejoras como las de cambiar más rápido de arma (muy necesaria), entre otras. Este sistema de "progresión" no presenta las innovaciones suficientes, por lo que no contiene demasiado interés para quien ya disfrutó de la anterior entrega de los Wolfenstein de MachineGames. Si bien es algo muy útil y divertido de ir desarrollando en función a qué mejoras queramos obtener, creo que pudo haber estado implementado de una manera todavía más notoria en el gameplay. Contrastando con este último aspecto, la mayor innovación bajo mi punto de vista de este The New Colossus son las tres mejoras directas que Blazkowicz puede escoger cerca del final de la campaña, quedándose únicamente con una, pero pudiendo encontrar las otras tres en el transcurso de la experiencia. Estas, cabe destacar, son completamente independientes del árbol de habilidades. Sus principales prestaciones se basan en otorgar una ventaja táctica al jugador, permitiéndole entrar en nuevas zonas de los escenarios con el fin de aprovechar aún más el ya de por sí destacable diseño de niveles de Wolfenstein 2; lo cual representa un añadido que modifica la experiencia y la enriquece de manera original, con lo que estaremos verdaderamente encantados. Encima, cada uno de estos tres power ups tendrán una única mejora que podrá encontrarse en ciertas misiones, la cual es tremendamente útil en el desarrollo de la campaña y representan un acierto de mecánicas jugables en toda regla. El diseño de niveles, por su parte, alcanza nuevamente un muy buen resultado. Este videojuego sin dejar de ser súmamente lineal, lo es menos que su antecesor, presentando pantallas ligeramente más abiertas donde podemos entrar de manera sigilosa, mediante tiros de larga distancia, o directamente cual Rambo. Todo esto se hace posible de mejor manera con una cantidad de rutas alternativas muy amplia y bien implementada; por lo que siempre encontraremos ese pequeño hueco por dónde meternos y que representará un atajo. Recorrerlos y darnos cuenta de lo útiles que pueden llegar a ser es, sin lugar a dudas, uno de los componentes que hacen de Wolfenstein 2 una obra maestra. Las arenas de combate se encuentran en escenarios geniales, además de que su confección posee escondrijos para descansar brevemente de la incesante lluvia de balas que nos rodea. Los tiroteos en este caso están mejor planteados que en The New Order gracias a un mayor frenetismo; pero en ocasiones la dificultad se dispara sobradamente tras agregar innecesariamente y de manera artificial un mayor número de rivales. Estos últimos son muy variados, tanto en aspecto como en mecánicas, aunque suelen repetirse en numerosos enfrentamientos. Los entornos también están llenos de objetos por recoger. Vida, munición, y armadura entre los más importantes; aunque también encontraremos otros coleccionables de los cuales luego hablaré en profundidad. El diseño de niveles de The New Colossus es genial, estando a la altura del de su antecesor, del cual recoge inspiración de algunos escenarios a nivel conceptual; y superándolo en el aspecto visual como ya he mencionado anteriormente. Refiriéndonos a la campaña de este título, estamos ante una duración de aproximadamente quince espectaculares horas; dato que menciono sin tener en cuenta misiones secundarias. El modo historia tiene una buena duración, además de una ingente cantidad de absortas situaciones en pantallas muy diferentes entre sí, lo cual añade profundidad, variedad, e interés en su avance jugable. Además, recordemos que es muy rejugable, pero no se divide en capítulos. Cabe destacar también que en ciertos momentos, The New Colossus nos hará elegir entre continuar el desarrollo de los hechos mediante tal o cual misión, lo cual prácticamente no modifica en nada su desenlace. Aun así, es un añadido interesante que da un poco de preponderancia a la conciencia del jugador en una obra clásica. Lamentablemente, lo único que le falta sería una mayor cantidad de bosses; los cuales se extrañan habiendo jugado a The New Order. Por su parte, las misiones secundarias se dividen en dos clases: Algunas serán muy parecidas a las del título de 2014, que constan de realizar pequeños encargos completamente irrelevantes y faltos de todo interés en la "zona segura" del videojuego, la base de la resistencia donde encontraremos un necesario descanso después de tanta acción. Otras, serán muchísimo más atrapantes. Resulta que ahora obtendremos códigos de enigma directamente de los comandantes que matemos durante la campaña, los cuales ya no estarán dispersos en el escenario. Estos serán utilizados en la máquina enigma de la base, donde mediante la resolución de un puzzle poseedor de un maligno pero pequeño ápice de dificultad, se desbloquearán recados donde nuestro fin será ir a una locación en específico, avanzar por la misma, y encontrar a un comandante determinado para acabar con él; recogiendo su carta mortuoria con la excusa de que así la resistencia irá ganando mayor terreno. Repito que estamos hablando de algo completamente opcional, pero también del mejor motivo para seguir jugando a The New Colossus una vez completada la campaña. Si bien volveremos a escenarios ya conocidos, habrá otros nuevos diseñados exclusivamente para estos encargos, lo cual me parece de un buen gusto y amor al arte destacables. Además, aquí no habrá puntos de control, lo cual añade más dificultad a estas misiones secundarias. Hablando de la dificultad, Wolfenstein: The New Colossus trae como dificultad base "No me hagas daño", pero conserva las mismas que en The New Order. Para los amantes de los verdaderos retos, existe una modalidad donde el jugador posee una única vida, y la exigencia está configurada al máximo. Entre el contenido extra de Wolfenstein 2, encontramos mayor cantidad a modo de coleccionables que su antecesor. Sigue habiendo oro, folletos, documentos que nos revelen más acerca del contexto, ilustraciones, grabaciones y un considerable etcétera que nos dará acceso a observar ciertos dibujos acerca de las armas, enemigos, y demás que son un dato de color interesante de ver. Cabe destacar también que los documentos, representados en forma de cartas o recortes, están mejor trabajados y esta vez son más interesantes de leer que en The New Order. También son acumulables, por lo que estarán a disposición del jugador para leerlos cuando gusten. Todos estos coleccionables estarán dispersos en el entorno, y servirán principalmente para obtener el 100% del videojuego. Independientemente de los coleccionables recién ampliados, el añadido más interesante de este aspecto me parece la Máquina SAS. Esta mecánica permite al jugador entrar en simulaciones de los combates más relevantes de la campaña, obteniendo determinados puntos conforme va acabando con diversos enemigos. A modo de conclusión, Wolfenstein 2: The New Colossus me ha enamorado, casi tanto al nivel de DOOM y bastante más que la primera entrega. Poseedor de un apartado gráfico y tecnológico destacable, cuyas texturas lo convierten en un portento, encuentra aún más bondades visuales en un diseño artístico excelentemente conseguido a lo largo de los amplios, profundos, y variados escenarios que conforman una de las mejores campañas de los shooters modernos. El sonido es espectacular, una auténtica locura, con efectos que nos sumergen todavía más en una experiencia cuya inmersión es conseguida gracias al buen hacer de cada uno de sus aspectos. Por su fuera poco, la banda sonora es increíble y acompaña perfectamente tanto los diversos momentos de una trama muy bien guiada; como los combates donde una frenética jugabilidad toma un preponderante rol, creando circunstancias de verdadera acción y tensión. Wolfenstein 2: The New Colossus es rápido, frenético, clásico, y si bien también es algo continuista con respecto a su antecesor, la inserción de nuevas mecánicas junto a la potenciación de las ya existentes hace que matar nazis sea tremendamente divertido. Estamos ante un nuevo triunfo de los videojuegos single player gracias a MachineGames, que se encarga de prestigiar a Wolfenstein, buque insignia de este género, como verdaderamente se lo merece. Encuentra su mayor falencia en los bugs, que si bien no corrompen partidas, sí son molestos y a veces, frecuentes. Recomiendo encarecidamente esta obra para todo aquel que quiera disfrutar de un grandísimo FPS, diversión a base de toneladas de acción aseguradísima.
1 VOTO
Pedir moderación
Baldingkun / 15 de febrero de 2018
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
9,5
Imprescindible

Billy, no me lo esperaba

Tan absurda como la primera misión a bordo de una silla de ruedas con la que comienza The New Colossus es la propuesta de Machine Games. En ella BJ Blazskowicz ha de abrirse paso ante la invasión de Los Hijos del Reich al Martillo de Eva, tras haber estado seis meses en coma al finalizar los acontecimientos de The New Order. ¿Quién iba a dejar a alguien en ese estado enfrentarse a oleadas y oleadas de enemigos? Esto es sólo un ejemplo, un ápice de lo que está por llegar en una Obra que consigue combinar en su narrativa conceptos totalmente opuestos, de manera que resulta un auténtico gozo ver el desarrollo de esta, a la par que te diviertes como un enano disparando y disparando sin parar. La distopía que plantea Machine Games donde los nazis han ganado la guerra es su mayor instrumento. Las tornas cambiadas en diversas escenas épicas que se viven a lo largo de la aventura son una constante y el principal motivo de su genialidad. Es una narrativa excelente, no porque su argumento sea la quinta esencia, sino por la manera de abordarla. No nos cansaremos de ver momentos que a un servidor le ha costado creer. El humor negro y el gore abundan en todo momento, a la par que se lanza una crítica social ante todos los -ismos que te puedas imaginar. Ello se da através de cinemáticas, de una duración para algunos alargada, pero que al servidor que escribe le han resultado un auténtico orgasmo visual. Hay momentos donde he aplaudido a la par que me reía por el bizarrismo que tienen, el cómo te lo presentan para que sea creíble en todo momento aunque sea tan absurdo como la primera misión que comentaba al principio. Como complemento se nos dará una serie de textos repartidos por los escenarios, que refuerzan esa crítica social, contextualizando la distopía en la que nos encontramos. Es tremendamente recomendable leerlos, ya que redondean aún más si cabe la tan genial ya de por sí narrativa de la que hace gala la propuesta de Machine Games En este caso se aprovecha para mostrarnos a un Blazskowicz mucho más humano. Alguien que vive en la resignación de la situación que le ha tocado vivir. Ya se encarga Machine Games de mostrárnolo, ya sea con sus propios pensamientos o con escenas realmente sobrecogedoras, que nos recuerdan que el anti-héroe es también humano aparte de una máquina asesina. Quizás el principal motivo sea el demencial desarrollo de la villana de esta campaña Frau Engel. No sólo basta con ser malo y retorcido, hay que saber regodarse en la maldad inteligentemente. Es eso lo que resume a Engel, que vive su quinta década y ha ascendido al poder del Reich, con instrumentos para hacer las maldades más bizarras que uno se pueda imaginar mientras se regodea en ellas saboreando cada momento, con un único objetivo, dar caza a William Joseph Blazskowicz. A la par, nos acompañarán un elenco de personajes tarantinianos que rebosan carisma. Hay todo clase de estereotipos, que nuevamente, resultan creíbles, graciosos, y sobre todo, con una personalidad única. Me he tomado mi tiempo para recorrer el Martillo de Eva, donde se dan conversaciones entre ellos tremendamente únicas sobre sus distintos status sociales, o una mera observación del panorama en el que nos encontramos. Simplemente genial. Si algo le pido a un FPS Arcade de corte clásico es que sea divertido. The New Colossus sigue la estela de The New Order, con un gun-play excelente y un frenetismo que hace que una acción tan simple como apretar el gatillo se convierta en toda una satisfacción. Es curioso, ya que soy el tipo de usuario al que los juegos de disparos poco le suelen llamar la atención, pero en este caso es realmente divertido. La genial narrativa consigue que en todo momento odies a los enemigos, de modo que cuando llegas a la acción no hay compasión que valga. Podremos usar armas únicas o duales, dependiendo de la situación tendremos que echar manos de la artillería pesada para hacer frente a los enemigos más resistentes. Esto no es Doom, he de decir, aquí meterse entre todos los enemigos a la par que disparas sólo significa muerte una muerte asegurada. habrá que buscar coberturas, desde las que podremos disparar y agachar la cabeza. El reto no reside en que los enemigos tengan rutas muy elaboradas y complejas, sino en la cantidad que salen y el impacto de los disparos, que es más que grande, para evitar que salgan y salgan sin parar tendremos que eliminar a los comandantes que se repartirám por los mapas. Ese quizás sea el mayor defecto de The New Colossus, la repetición en su diseño, pero no lo veo algo relamente notorio, teniendo en cuenta lo divertida que resulta la propuesta ya de por sí. Para ayudarnos, tendremos que recoger distintas piezas de armadura y objetos de salud que nos permitirán aguantar algunos impactos de más. También podremos echar mano del sigilo para despejar las zonas, armados con nuestra hacha y armas a las que podremos aplicar silenciadores allanan mucho el camino a la hora de despejar las distintas áreas por las que nos llevará en su linealidad. Hay silenciadores, pero también tendremos más mejoras disponibles que ayudan muy mucho, ya que aumentan la letalidad de los disparos, o bien nos dan un mayor margen entre cargador y cargador. Para ello tendremos que explorar los escenarios y encontrar las distintas piezas de mejora, a la par que encontarremos los distintos coleccionables que hay repartidos. Concluyendo, Wolfenstein 2 es una de los títulos más sólidos de este 2017. Es raro ver propuestas dentro de este género de los juegos de disparos que se molesten en contarte una historia de una manera tan sublime, a la par que resulta extremadamente divertido disparar, sin recaer en la moda de los modos multijugador. Podrían haber explotado más los escenarios, aportándoles más variedad y estaríamos ante un título casi sin sombras, pero no es realmente algo que empañe la experiencia que me ha mantenido casi 20h con una diversión sin precedentes y momentos para todo. No puedo dejar de decir que es obligatorio jugar a The New Colossus. Una de las aventuras más bizarras a la par que carismáticas que haya tenido el placer de disfrutar a los mandos. Espero que se continúe la trilogía que se tenía en mente, ya que Wolfenstein 2 es ante todo, una Joya que nos deja este ya histórico 2017 que nadie debería perderse.
Pedir moderación
Alejandrou011 / 24 de enero de 2018
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
9
Magnífico

Un FPS de la vieja escuela

Estamos en una época de la industria en el que muchos shooters se enfocan mucho al online, sin duda este no es el caso de Wolfenstein 2: The New Colossus. El mundo está nominado por los Nazis, eres William Blazkowicks y vas a hacer una revolución junto a tus compañeros para liberar al mundo de los nazis. Si no jugaste al anterior (Como es mi caso), no pasa nada. Al empezar al juego tienes un resumen de 5 minutos de todo lo que pasó en el anterior juego. El prólogo me ha gustado bastante, la parte en la que disparas en silla de ruedas mola bastante. El juego se resume en 2 palabras: Frenetismo y acción. La fórmula del juego es: Matar Nazis, Matar Nazis y Matar Nazis. Algo que me encanta. En este juego no hay censura, saldrán esvásticas, desnudos, escenas de sexo, violencia brutal...etc Esa sensación de matar con 2 microsubfusiles a cientos de Nazis es simplemente brutal... Cuando estés cerca de un enemigo puedes hacer ejecuciones muy gores. Si quieres puedes pasar niveles tan simplemente utilizando sigilo, que está muy bien hecho en el juego. La IA está muy lograda. Gráficamente es imponente, los escenarios están diseñados con una calidad buenisina de texturas. Eso si, a 1080 y 60 dos estables como una roca. Aunque hay algunos escenarios (Como el de Manhattan) que no imponen tanto a la vista pero si son muy buenos visualmente. La banda sonora es brutal también, la música rock de inicio del juego es sublime. ¿Lo menor? Matar a nazis con una espectacular BSO rockera. Un 10 en este apartado. Además que el sonido de las armas esta muy pero muy bien hecho. Wolfenstein 2 aposta por los juegos de 1 sólo jugador cosa que se agradece en tiempos actuales. Sin duda estamos ante el mejor FPS del 2017. Puntos positivos: - Buena duración para ser un shooter (15-20 horas) - Se agradece que se base completamente en la experiencia singleplayer. - Te reiras con muchas escenas... xD - Hay además misiones secundarios por completar en el submarino, cosa que se agradece. Puntos negativos: -No tengo ninguno la verdad. Espero que os haya gustado el análisis ;)
2 VOTOS
Pedir moderación
Xboxer1986 / 25 de diciembre de 2017
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
8,5
Excelente

Wolfenstein 2: the new colossus

- empezando por la jugabilidad,este título si es una muestra de juego bien echo,bien pulido sin fallos,Bugs ni errores,todo muy intuitivo,profesional y cómodo durante todo el juego. - en el apartado gráfico me ha sorprendido la bestialidad gráfica que han echo con texturas iluminación y partículas perfectas y ultra realista amén de sombras sin bordes de sierra raro de ver en consolas - el sonido es digno de una superproducción de Hollywood,explosiones y efectos realista amas no poder - en cuanto a la innovación lo cierto es que después de tantos y tantos títulos FPS ya se hacen un poco pesados si Duran mucho y A mi personalmente este wolfenstein se me empieza a hacer repetitivo después de la primera hora, una vez disuelto el impacto gráfico que produce ya no queda más que otro shooters que aunque muy bien echo la innovación es minima
Pedir moderación
Shadowed / 7 de diciembre de 2017
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
9
Magnífico

Espectacularmente Sorprendente.

No nos engañemos, este juego es un auténtico juegazo que permite disfrutar una experiencia increíble en todos los sentidos. Si con la primera parte ya quedé sorprendido, esta segunda parte solo hace refrendar el buen trabajo realizado por parte de sus creadores. Lo que más se puede destacar es el sonido ambiente que te mete de lleno en esta historia viviendo una gran experiencia. Respecto a los gráficos, personalmente no veo mucha diferencia con su predecesor aunque si se puede ver una mejora a lo visto anteriormente. Sin embargo, no veo mucha innovación con respecto al última título, pero cuando empiezas a jugar este detalle se te olvida completamente. En definitiva, un nuevo juego espectacular donde Terror Billy, por suerte, ha vuelto.
Pedir moderación
Escribe tu análisis
El análisis de los usuarios
Tienda
Wolfenstein 2: The New Colossus

¡No busques más! te ofrecemos el mejor precio.

Wolfenstein 2: The New Colossus
Tienda
Plataforma
Precio
XOne
56,95€
XOne
62,94€
Valoración y estadísticas
9,0
Valoración 3DJuegos
“Magnífico”
Sobre el sistema de valoraciónEscribe tu análisis
8,9
Análisis lectores
(6 análisis)
Popularidad:
Inexistente
¿Qué es?
Ranking:14814 de 35254 juegos
En la comunidad:
Usuarios (99) | Grupos y clanes (0) | Más
Expectativas / Valoración (53 votos)
8,8
Tu voto:
12345678910
Foro del juego
Horas jugadas no aparecen
Horas jugadas no aparecen
Jmfernandez

Participa en el foro de este juego
Si eres un fuera de serie o todo un crack con “Wolfenstein 2: The New Colossus” de Xbox One, o simplemente quieres intercambiar tus trucos, guías o dudas sobre este juego, no lo dudes, pásate por su foro.

Y recuerda, si estás atascado en este videojuego puedes crear un tema de ayuda en su foro.