Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Análisis de los lectores (The Last Rebellion)
7,4

The Last Rebellion

“Interesante”
(Nota media sobre 1 análisis)
¿Y tú qué opinas?
Escribe tu propio análisis
Análisis de The Last Rebellion / Opiniones de Usuarios
  • Recientes
  • Por fecha de publicación
  • Más votados
JokerSensei / 20 de marzo de 2013
Jugabilidad:
Gráficos:
Sonido:
Innovación:
7,4
Interesante

La venganza empieza donde la vida termina...

Last Rebellion es el último juego sacado por ahora, por parte de NIS y HitMaker en colaboración. Eso en sí mismo es suficiente para que muchos usuarios dejen de leer aquí, y pasen olímpicamente del tema. Y no les culpo, ya que los trabajos anteriores de HitMaker, Aria Dragoneer, Blade Dancer, y A Witch's Tale, eran mediocres en el mejor de los casos. Y luego tenemos Last Rebellion. El tráiler de este juego ofrecía un rayo de esperanza de que, tal vez, con la ayuda de NIS, HitMaker podría mejorar la fama de su nombre y dejar el fango de la mediocridad en la que merodeaba. Así que la pregunta es, ¿realmente Last Rebellion es el bombazo que estaban buscando? Bueno, el juego tiene sus méritos y un montón de potencial, pero ofrece una experiencia que sólo un nicho selecto de jugadores realmente adorarán y sabrán apreciar, mientras que la mayoría de jugadores aborrecerán. Los jugadores explorarán el mundo de Last Rebellion con un hosco guerreo que respondo al nombre de Nine, y que tendrá que compartir, a regañadientes, su existencia con otro guerrero, o guerrera más bien, llamada Aisha, después de que ella sea testigo de un extraño incidente que, para resumir un poco los hechos, trata un poco de esto: Nine se mete en una fuerte discusión con su padre, y mientras que los dos están discutiendo, el hermano de Nine, Alfred, se cuela en dicha conversación, matando a su padre. Hace un discurso al más puro estilo "malo de la película", y luego resucita el cadáver de su padre para matar a Nine. Aisha entonces usa un hechizo prohibido para revivir a Nine, pero hay una trampa... ¿Habéis leído cómo en algunas historias tienen dos personas que compartir el mismo cuerpo? Bueno, pues aquí es algo parecido, ya que tenemos dos cuerpos que deben compartir una misma alma, por lo que los cuerpos de Nine y Aisha no pueden existir simultáneamente en el "mundo real", obligándoles así a cambiar periódicamente de cuerpo, intentando explicarlo de la manera más coherente que puedo. Por supuesto, el típico cambio se puede hacer fácilmente en cualquier lugar con sólo pulsar un botón, sin embargo, y dado que no hay ninguno de los típicos hostales para descansar, los HP (puntos de vida) o MP (puntos de magia) se repondrán dependiendo de quién esté en el campo, ya sea de batalla o explorando. Nine es el típico protagonista de J-RPG's lleno de angustia, ira, y apático hacia todo. Aisha es más normal, por así decirlo, y obviamente más inteligente que Nine, pero sólo se llega a ver su lado exasperado durante la mayor parte del juego, ya que está atrapada de forma constante con "un pesado, frío y petulante", que es el apodo tan cariñoso con el que se suele referir a Nine. Ninguno de los personajes son muy simpáticos al principio, y sólo en la parte final del juego se desarrollan un poco. Había potencial aquí para una historia de amigos entre Nine y Aisha que podría acabar siendo relación única, pero tristemente no se desarrolla lo que debería, y en su lugar tenemos un batiburrillo de clichés apresuradamente lanzados juntos de una manera abrupta, y a veces incluso sin sentido. He visto ejemplos mucho mejores en juegos de rol de la trama típica de "chico borde con problemas familiares aprende a llevarse bien con una chica exasperada que no lo soporta con el fin de vengarse contra su hermano, y tal vez ayudar a la chica para vengarse del hambre insaciable de poder de un dios que quiere destruir el mundo". Pero aunque estoy siendo muy crítico en esta parte, la verdad es que la historia en general cumple bien su función que es la de entretener, y mantenerte pegado en el sofá pensando qué ocurrirá a continuación. Simplemente quiero dejar claro que aquel que se espere una historia muy original y épica, puede seguir buscando otro juego, pero el que sólo quiera disfrutar de una buena historia sin más, le aseguro que le agradará más de lo que él cree. Siguiendo con la crítica hacia el argumento, el que sea tan cliché no sería muy malo si contara con una buena narración, o unos buenos diálogos que lo reforzaran. Desafortunadamente, el guión en ese aspecto también es algo trillado, y las voces cursis actuando sólo empeoran las cosas. Hubo un gran destello de potencial en la historia, especialmente teniendo en cuenta el ambiente oscuro que no suele verse en el promedio de los J-RPG, pero tristemente no la explotaron lo que podrían, y repitiéndome, la historia parece que termina justo cuando parece que va a comenzar, indicando una gran falta de esfuerzo (o de dinero, nunca se sabe). Nuevamente, también insisto que esto va de cara a aquel que busque un J-RPG especial, al que sólo busque entretenerse y divertirse, esto será algo que no le moleste en demasía, como fue mi caso. Los gráficos y la música en realidad no ayudan tampoco en el caso del Last Rebellion, pues parece que se asemeje más un título para PlayStation 2. Los fondos no estarían fuera de lugar en juegos como Wild Arms 5 o Final Fantasy XII, pero la resolución que tienen tanto enemigos como amigos podría haberse cuidado bastante más. El juego, eso sí, también obtiene unos cuantos puntos gracias al estilo de los diseños de sus personajes, bastante atractivos, haciendo mención especial a los retratos hechos por Ayaka Kato pintados a mano. Y no sólo eso, sino que el arte en las pantallas de carga corre a cargo de ilustradores invitados de la talla de Hyung-Tae Kim (serie Magna Carta), Haruhiko Mikimoto (serie Macross ), y más. La pantalla de carga que más me ha gustado sin duda es la que pertenece a Airi Hori. Por desgracia, las mazmorras y otras zonas explorables tienen un aspecto bastante soso, y la escasez casi absoluta de personas y pueblos hizo que el mundo parezca un páramo vacío, aunque en un punto de la trama al final del juego explica por qué el mundo es tan estéril, lo que consigue por nuestra parte que le cojamos mucho más cariño al mundo del juego del que teníamos en una instancia, terminando el juego con mucho mejor sabor de boca que con el que lo empezamos. El juego en si no se ve mal, y tiene toques de estilo como la atmósfera, pero no va a ganar ningún premio por gráficos de nueva generación, en lo absoluto, algo que tienen que tener claro aquellos para los que los gráficos tenga una relativa importancia. Si eres como yo y te dan igual, serán algo a no tener en cuenta, ya que valorarás más el diseño artístico que los gráficos mismamente. Tratando entonces la música, esta se compone principalmente de música electrónica minimalista en diversos lugares del juego. La música, dependiendo de la ubicación parece menos música y más como un montón de efectos de sonido al azar lanzados juntos de una manera disonante. De hecho, incluso hay alguna parte (como el tema Henil Cavern) que suena como uñas rascando en una pizarra. Las mejores piezas de música son, sin duda alguna, el tema de la pantalla de título, y los diversos temas de batalla y de algunos jefes, de los cuales evocan un leve ambiente a Yuki Kajiura. Los temas vocales del juego también están bien, y me gustó la canción vocal que suena en la penúltima batalla contra un jefe. Pero incluso con esas piezas tan frescas, el juego no se siente como si tuviera una escasez de buena música, sino que parece que tiene una escasez de todo tipo de música. Puesto que la música es un componente vital en mi disfrute de un juego de rol, esto fue una decepción, al igual que lo será para el que la música tenga su importancia, como ya he dicho, si es algo que a otro no le importe, disfrutará el juego igualmente. Bien, ahora que he hablado sobre todo de las cosas malas del juego, vamos a hablar acerca de la mejor parte de Last Rebellion: El sistema de batalla. ¿Alguno recuerda el sistema de zonas de daño en Xenosaga II donde había que dañar unas partes específicas de un enemigo en una cierta secuencia para infligir un daño mayor? Pues bien, el sistema de combate por turnos en Last Rebellion funciona de manera similar. Los jugadores pasan mucho tiempo en la batalla, e incluso batallas normales requerirán tiempo, paciencia y esfuerzo, especialmente cuando la lucha se sitúa de cara a múltiples enemigos. Al igual que con las batallas en Xenosaga II, algunas personas se refieren a las batallas del Last Rebellion "estratégicamente deliciosas", mientras que otros las ven como aburridas. Ahora, antes de salir corriendo diciendo: "Etto... ¡No, gracias", tened en cuenta que no me gustaba demasiado el sistema de Xenosaga II, pero sí me encantó y divirtió la de este Last Rebellion. Por lo tanto, los que no sean simpatizantes del Xenosaga II podrán quedarse tranquilos. Durante la batalla, cada turno permite a los jugadores seleccionar las partes del cuerpo de los enemigos que quieren atacar, y en qué orden. Atacar las partes del cuerpo en la secuencia correcta produce un daño a modo de combo más grande, tal y como lo demuestran las palabras "BINGO" que aparecen en pantalla si se obtiene parte de la secuencia correcta. También se puede atacar usando "sellos" las partes del cuerpo que aparecen con un círculo diseñado con los colores del arco iris para que los ataques mágicos de los personajes puedan golpear las susodichas partes marcadas con daños potencialmente mayores. HP, MP y CP (que son el número de puntos que determinan cuántos ataques "sello" normales se pueden hacer en la batalla) se comparten entre Nine y Aisha, que podremos cambiar si lo deseamos en los combates después de cada turno. Hay que tener cuidado, sin embargo, ya que los efectos negativos de estado también se comparten entre los dos, así que los efectos de estado como "aturdido" realmente puede cambiar el rumbo de la batalla en tu contra. Después de un par de mazmorras, otro indicador llamado "MF" entra en juego, que funciona como el clásico "Limit Break", un medidor se llena al recibir daño, y que una vez que esté completo, una invocación se desata. El sistema de batalla es profundo, no hay ninguna duda al respecto, y es de largo lo mejor y más adictivo de todo el juego. Hay incluso un mecánica donde los enemigos una vez que han sido derrotados, Aisha debe "sellar" sus cuerpos, o si no revivirán con toda su fuerza, teniendo que empezar el combate de nuevo desde el principio. Además de que con Nine tenemos otra mecánica parecida (que es genial también, por cierto, ver cómo una historia y elementos de juego tienen un sentido contextual como es en este caso), que nos permitirá apropiarnos de los enemigos, también cuando hayan sido vencidos. No obstante, Aisha puede sellar también a enemigos significativamente más débiles, imposibilitando así que escapen (que también es una posibilidad dentro del videojuego), pero que para enemigos de mayor nivel necesitaremos usar a Nine casi por obligación para conseguir dicha meta. Fuera de las batallas, sin embargo, el juego se tambalea un poco. Se trata básicamente de seguir por mazmorras bastante lineales, alternando con lugares anodinos para explorar, la mayoría de los cuales son bastantes cortos, y que además se reciclan de cara a las misiones finales del juego. Lo mejor es que todas las áreas incluyen un mini-mapa bastante cómodo, puntos de guardado bastante frecuentes, y aunque también hay cofres que recoger y que incitan a la exploración, por regla general los escenarios siguen siendo demasiado pequeños, y esto sumado al gran número de batallas que tendremos que hacer puede llegar incluso a aburrir dependiendo del jugador, más aún cuando dichas batallas son largas. La falta de las ciudades también significa una falta de gente con quien hablar, por lo que el mundo parece muy árido, y tiene mucha menos participación que los mundos vibrantes de los J-RPG a los que estamos acostumbrados, aunque como comenté al principio, esto se explica hacia el final del juego, y gracias a dicha conversación apreciaremos mucho más el mundo por el que habremos paseado, y os aseguro que acabaréis mucho más contentos de los que esperaréis. Los enemigos, eso sí, pueden ser vistos en el campo de antemano, pero son difíciles de evitar, ya que te perseguirán si te ven y reaparecen muy rápidamente una vez derrotados. No hay ninguna ciudad para ir de compras, así que la única manera de adquirir artículos y habilidades consiste en matar monstruos para ello, o encontrando los cofres de los que hablaba antes. Los dos protagonistas son "pizarras en blanco", más o menos, es decir, que casi desde el principio tendrán las mismas estadísticas y habilidades, lo que deja al jugador un 100% de libertad a la hora de distribuir los puntos y habilidades entre ambos personajes de forma que beneficie al estilo de juego de quien posea el mando. Hablando ahora un poco de la dificultad, Last Rebellion no es un J-RPG para principiantes. Todas las batallas, incluso las del principio, requieren de estrategia y es casi seguro que veréis la pantalla de Game Over bastante debido a la formulación de estrategias descuidada, y la muerte barata ocasional. Es cierto que conforme avanzas el juego es mucho más fácil con el tiempo, concretamente cuando te pasas una zona llamada Henil Cavern, ya que para entonces te encontrarás muy familiarizado con los modos y mecánicas que tiene, sin embargo, sigue siendo un juego más orientado para los jugadores expertos de este género que para aquellos que no sean muy habituales. Una vez pasado el juego, se vuelve disponible en el menú una pequeña arena de batalla, en la que puedes enfrentarte contra unos cuantos jefes extra, que pueden tener un aspecto, digamos, peculiar, pero no dejes que te engañe su ternura. Son un dolor de muelas. Pero aparte, para el juego en cuestión también son un gran añadido, muy divertido y a tener en cuenta. Sobre todo para los fans de la saga Disgaea. No digo más. Aunque creo que Last Rebellion es el mejor juego bajo el sello HitMaker de largo, cae en la misma trampa de siempre, "toneladas de potencial que tristemente no es aprovechado". La naturaleza un tanto esotérica del juego tampoco ayuda mucho, así que sólo tiene un atractivo limitado. El sistema de combate es profundo, y tiene un ambiente muy característico a su favor, pero la trama, aunque entretiene, para aquel que busque algo más será una decepción, y la música y gráficos realmente es donde más duele. Lo admito, el juego creció conforme iba jugando para mí, y en realidad me gustó más de lo que esperaba para su duración de unas 20 horas, pero no es un juego que se pueda recomendar a precio completo, teniendo en cuenta los mejores y mayores títulos que hay a día de hoy. Dicho esto, actualmente la verdad es que, aunque es difícil, si se puede encontrar, será al precio de 15 euros de segunda mano, y 20 nuevo, por lo que en ese caso, sí que recomiendo su compra, ya que os entretendrá durante un par de semanas.
11 VOTOS
Pedir moderación
Escribe tu análisis
El análisis de los usuarios
Tienda
The Last Rebellion

¡No busques más! te ofrecemos el mejor precio.

The Last Rebellion
Tienda
Plataforma
Precio
PS3
19,99€
Valoración y estadísticas
Sobre el sistema de valoraciónEscribe tu análisis
7,4
Análisis lectores
(1 análisis)
Popularidad:
Inexistente
¿Qué es?
Ranking:28631 de 37625 juegos
En la comunidad:
Usuarios (44) | Grupos y clanes (0) | Más
Expectativas / Valoración (132 votos)
7,1
Tu voto:
12345678910
Foro del juego

Participa en el foro de este juego
Si eres un fuera de serie o todo un crack con “The Last Rebellion” de PlayStation 3, o simplemente quieres intercambiar tus trucos, guías o dudas sobre este juego, no lo dudes, pásate por su foro.

Y recuerda, si estás atascado en este videojuego puedes crear un tema de ayuda en su foro.
Suscríbete a nuestra newsletter:

Recibe un recopilatorio diario y/o semanal de las noticias publicadas:


Diaria (Recibe todas las noticias publicadas en las últimas 24h para no perderte nada)

Semanal (Recibe cada viernes las 10 mejores noticias publicadas desde el último viernes a modo resumen)


No es spam. No compartiremos su correo electrónico. Puede darse de baja en cualquier momento.