Assassin's Creed 4: Black Flag

Análisis - Assassin's Creed 4

31 de octubre de 2013 / Página 1 de 4
"La vida pirata es la vida mejor"

¡Piratas! El temido grito que atemorizaba los mares del siglo XVIII se convierte en la saga Assassin's Creed en una vía libre para la diversión. Black Flag nos lleva a la cuna de la piratería, el Caribe, y lo hace con un formato sensacional que recoge lo mejor de las entregas precedentes para convertirnos en un peligroso corsario. Azota los mares, explora islas, hazte de oro... ¡Sólo tú mandas!

Análisis Assassin's Creed 4: Black Flag
La historia de la serie Assassin's Creed es la del inconformismo. Una saga que episodio tras episodio ha ido reinventándose y cambiando, no sólo en cuanto a sus telones de fondo sino también haciéndolo con fuerza en cuanto a sus dinámicas jugables, haciendo dudar incluso a los más acérrimos críticos de la explotación anual de las grandes marcas. Lo cierto es que Ubisoft ha convertido a esta franquicia en su principal abanderado durante esta generación por méritos propios, ofreciéndonos una de las marcas más icónicas de este ciclo de máquinas gracias a episodios como el Black Flag que nos ocupa.

Tras la Revolución Americana que vivimos en el controvertido, pero genial para nuestro paladar, Assassin's Creed III, retrocedemos ahora en el tiempo hasta el siglo XVIII para experimentar el momento cumbre de la piratería. Un punto álgido del pillaje y la muerte en los mares del Caribe en el que, como siempre en la IP, somos sólo nosotros quienes trazamos nuestro camino. La franquicia se beneficia notablemente del cambio de aires que supone este nuevo contexto histórico, y descubre al mundo cómo el universo de los corsarios le sienta como anillo al dedo a su fórmula jugable. Obviamente el título dista de ser perfecto, y algunos problemas como la inteligencia artificial y el escaso desafío del combate le restan enteros para consolidar una de las grandes propuestas de los últimos tiempos como algo incluso más redondo, sin embargo, así como está, sigue siendo un título extraordinario y de consumo obligado para los fans de la acción-aventuras.

Assassin's Creed: Black Flag recoge lo mejor de entregas anteriores y consolida un fenomenal tótum revolútum en el que el mayor beneficiado es el aficionado. Sigue habiendo muchas de las actividades más clásicas de la saga como los asesinatos, la exploración, las atalayas, el parkour... Sin embargo la mayoría de ellas se expanden en muchas direcciones que, sin un período tan rico en posibilidades como el que nos ocupa, no podríamos haber vivido. Este título así pues tendrá, como viene siendo tradicional para la marca, tantos defensores acérrimos como detractores a ultranza. Y es que quien guste de elaborar sus juicios sobre la diversión o el entretenimiento de un producto en base a sus bugs o glitches volverá a tener motivos para odiar al nuevo Assassin's Creed por ello; sin embargo quien sepa abstraerse de esas incidencias que, le pese a quien le pese, no dejan de ser puntuales y a menudo innegociables en un sandbox, tendrá entre sus manos una joyita más con la que enriquecer uno de los géneros que más alegrías nos han dado en los últimos años: El de acción y aventuras.


El Terror de los Mares -La Historia-
Primero vino Altair. Después Ezio. Más tarde Connor. Y, ahora, Edward. Assassin's Creed sigue engordando su glosario de héroes con otro personaje emblemático contrastes, aunque definitivamente acreedor de una mucho menor exposición a nivel argumental que anteriores protagonistas. Donde la tercera entrega de la serie vino a regodearse, en exceso para algunos, en la vida previa a la madurez del nativo americano e incluso en personajes satélite de enorme poderío argumental para dotar de un estupendo fondo tridimensional al principal protagonista, Black Flag es mucho más directo. Las críticas a Ubisoft de parte de algunas voces no han caído en saco roto, y definitivamente en esta ocasión han dejado de lado los adornos de guión y la fuerza de los giros argumentales para centrarse en ofrecer una historia mucho más directa y en la que todo lo que deseamos de la experiencia jugable se abre lo antes posible.

La compañía gala no ha querido que, en esta ocasión, el núcleo jugable se haga esperar tanto, y apenas pasa poco más de una hora antes de que tengamos nuestro propio barco y nos movamos con libertad por las exóticas aguas tropicales, cuando en el anterior juego ya únicamente el exquisito prólogo protagonizado por Haytham coronado con aquel fenomenal golpe de efecto ya duraba unas cuantas horas más. Aquí los elementos de tutorial se integran perfectamente con el desarrollo de la campaña de forma muy orgánica, sin embargo da la sensación de que por el camino hemos perdido buena parte de la profundidad y fuerza de unos personajes que tienen en esta ocasión unas motivaciones y unas contradicciones menos apasionantes.

Assassin's Creed 4

Edward Kenway abandona un hogar estable por la vida pirata.

Que Edward Kenway resulte una personalidad algo más plana y que esté tratado con menos fuerza no quiere decir que su historia no esté bien. Todo lo contrario, el padre de Haytham Kenway tiene una vida fascinante, pero más por las peripecias que vive en primera persona que por su trasfondo. Su vida no se nos cuenta cronológicamente y se ciñe casi exclusivamente al período en que, por casualidad y por una serie de golpes del destino, acaba siendo capitán de un navío pirata: el Jackdaw, sin embargo hay suficientes flashbacks en momentos puntuales como algunas conversaciones con su esposa, por ejemplo, para que tengamos algo de información sobre los deseos de riquezas que le empujan a separarse de ella temporalmente para medrar en el universo pirata. Por el camino conoceremos a algunas figuras históricas que ya han sido ampliamente publicitadas por sus responsables en la fase promocional del producto, y que contribuyen a enriquecer algo más la textura de lo que se nos está contando.

Sin embargo si hablamos de trasfondo tenemos que referirnos una entrega más a Abstergo. Como los habituales de la franquicia ya saben de sobra, toda la parte histórica de Assassin's Creed es una simulación basada en recuerdos almacenados en el código genético de las personas, porque la realidad está ambientada en una era moderna que visitamos periódicamente durante las campañas. Si en el pasado lo hacíamos en el pellejo de Desmond y en un planteamiento en tercera persona, Ubisoft ya anunció su intención de cambiar está mecánica con este episodio para fijar la cámara en perspectiva subjetiva. Ahora la presencia contemporánea está reducida a la mínima expresión, dejando la alternativa de ampliar la exploración con interesantes posibilidades a los interesados en esta parte, pero facilitando la vía de que los amantes de la vertiente puramente relacionada con acción y aventuras les sea más fácil olvidarse de la era moderna. Estas zonas están bien escritas en cuanto a diálogos y son interesantes, con una sugerente premisa de la megacorporación centrando su interés en un entretenimiento basado en experiencias históricas del que conoceremos algunos secretos incómodos y que nos recordará algunos eventos del pasado.

El hecho de que la era moderna esté reducida contribuye a hacer de Black Flag un juego más compacto y con menos altibajos, puesto que las secciones protagonizadas por Desmond habitualmente gozaban de una calidad y de un acabado mucho peores. Ahora se limitan a breves interludios en los que echamos una ojeada a instalaciones e investigamos pequeños objetivos que nos van facilitando compañeros por el intercomunicador. El propio Desmond aparece como una referencia importante a algo que sucedió en Abstergo, pero no pasa de ahí, y nos relacionamos con todo lo que nos rodea con una suerte de tableta que cargaremos todo el tiempo en nuestra mano izquierda. Cuantas menos interrupciones haya en todo lo que tiene que ver con nuestra vida de desmanes piratas mejor, mientras nos perdemos a nuestro ritmo por las islas o llevamos a cabo misiones principales que en muchos casos tienen que ver una vez más con la continuación de la ancestral lucha entre asesinos y templarios.

Assassin's Creed 4 (PlayStation 3)

Las cinemáticas presentan un aspecto extraordinario y ayudan a contarnos la historia. La recreación de rostros está muy lograda.

El Jackdaw -Alta Mar-
El poco tiempo que Assassin's Creed pasa en los preliminares nos deja muy claro lo conscientes que han sido en Ubisoft de que las fortalezas del título que nos ofrece están claramente fijadas en su mundo abierto. Es sorprendente movernos por la versión virtual del Caribe con total libertad, y decidir qué hacer entre la vasta oferta de alternativas jugables que ofrece Black Flag. La idea, como ya ha quedado claro, es la de que somos el capitán de un buque pirata y que nos movemos a nuestro aire por los mares buscando nuestras propias aventuras, lo que significa que podemos hacer las clásicas misiones principales o sencillamente entretenernos haciendo cosas como saquear barcos o explorar las islas, las selvas y los secretos que encontraremos en nuestros viajes.

Si hemos jugado a Assassin's Creed III el manejo del Jackdaw nos va a resultar muy familiar, puesto que en esencia es el mismo sólo que con pequeños ajustes. En todo momento podemos caminar cuanto queramos por cubierta, por los camarotes, los mástiles o incluso lanzarnos al agua o a tierra firme. El barco es sólo nuestro vehículo, y como en cualquier sandbox podemos montarnos y bajarnos siempre que queramos. Estemos o no a bordo éste sólo se moverá si nosotros estamos al timón, acción para la que nuestra tripulación incluso nos recibirá con una sonora ovación. Por lo demás el manejo es tan arcade como esperábamos, con varias posiciones de velocidad a las que podemos acceder con el botón de aceleración y freno, y que se desarrollan en una perspectiva desde detrás del propio timón a excepción de la más rápida de ellas, que aparta la cámara varios metros por detrás del buque para aportarnos la mejor perspectiva posible.

Anímate y comparte tu experiencia con el resto de jugadores realizando tu propio análisis de Assassin's Creed 4. Tu artículo será publicado en la revista y leído por muchos usuarios, ¡Lúcete!

Sigue 3DJuegos en
Valoración y estadísticas
9,5
Valoración 3DJuegos
“Imprescindible”
9,0
Análisis lectores (148 análisis)
Popularidad:
Magnífica
¿Qué es?
Ranking:115 de 19352 juegos
Top10 Global:93 días como número 1
Top10 PS3:104 días como número 1
En la comunidad:
Usuarios (4523) | Grupos y clanes (53) | Más
Expectativas / Valoración (6126 votos)
9,3
Tu voto:
Tienda
Assassin's Creed 4
29,99  26,95 €

¡No busques más! te ofrecemos el mejor precio.

Oferta exclusiva: ¡Regalamos un mapa exclusivo y el contenido adicional el premio de Castaway!
Grupos y Clanes relacionados
Fans Assassins Creed

Grupo con 4893 miembros

[ ¡Propaga La Revolución! ]
Nacion Gamer

Grupo con 1324 miembros

Una Nacion Donde Las Reglas Las Pone El Juego
ADN Assassins

Grupo con 417 miembros

Nada es verdad, todo esta permitido
Todo Assassins Creed

Grupo con 251 miembros

La gente solo ve lo que esta entrenada para ver [2 años]
-ProGamers-

Grupo con 202 miembros

Muchos juegos, Una misma pasión
Gamer Week

Grupo con 110 miembros

Gamer durante toda la semana
Todos los grupos y clanes (53)
Foro del juego
Autor: SystemOfAGamer
Autor: Chiterino
Participa en el foro de este juego
Si eres un fuera de serie o todo un crack con “Assassin's Creed 4: Black Flag” de PlayStation 3, o simplemente quieres intercambiar tus trucos, guías o impresiones sobre este juego, no lo dudes, pásate por su foro.
Y recuerda, si estás atascado en este videojuego puedes crear un tema de ayuda en su foro.
Universo relacionado
Anuncios Google