Juegos
Warhammer 40,000: Dawn of War 2

Warhammer 40,000: Dawn of War 2

Fecha de lanzamiento: 20 de febrero de 2009
 · Plataforma

Análisis - Warhammer 40K: Dawn of War 2

18 de febrero de 2009 / Página 1 de 4
Análisis “Warhammer 40K: Dawn of War 2”

Relic lo ha vuelto a hacer. El estudio canadiense reinventa su propio concepto de Warhammer 40.000 con la segunda parte de Dawn of War, que tiene tanto de estrategia como de RPG y acción. Una de las citas ineludibles para el aficionado de Pc en este primer trimestre de 2009 ya está entre nosotros, y no decepciona en absoluto.

Por
131 comentarios
Quien no haya jugado al primer Dawn of War debe correr a comprarlo, y para esta recomendación no es óbice el querer hacerse con la segunda parte, cuyo análisis nos ocupa, puesto que son dos juegos tan distintos que su experiencia jugable es totalmente diferente. Para Relic hubiera sido tremendamente sencillo descuidar una secuela que podría haberse fundido con las incontables expansiones del original, sin embargo en esta ocasión plantea una revolución jugable de altura que modifica casi por entero todos los patrones de su predecesor.

Con el nuevo Warhammer 40.000 la licencia de Games Workshop vuelve a estar en primer plano de la actualidad, y lo hace de forma inmejorable, con otro título formidable. Relic salvó en 2004 una propiedad intelectual que parecía condenada a sufrir toda clase de subproductos en el campo de los videojuegos, para convertirla en una de las sagas más prolíficas y espectaculares de la estrategia reciente. No contenta con ello, y más de cuatro años después, retoma la franquicia para hacer de ella un videojuego inclasificable, que tiene tanto de estrategia como de rol, y tanto de táctica como de acción.

Dawn of War II es atípico en el mejor sentido de la palabra. En su campaña individual oferta un estilo directo y más similar a un Diablo o un Titan Quest en clave futurista; en la vertiente multijugador, por otra parte, apuesta por una vuelta a los orígenes, y sazona todo ello con una campaña cooperativa de auténtico escándalo. ¿Alguien da más?

Keep It Coming… -La Historia-
Como ya nos ha acostumbrado Relic con su saga Dawn of War, la campaña individual no es ni mucho menos el plato fuerte del videojuego. No obstante la atención que se le ha prestado en esta ocasión es mucho mayor que en el original, y esto se traduce en un Modo Historia mucho más trabajado en términos de narrativa, jugabilidad y desafío.

Warhammer 40K Dawn of War 2

De forma brillante y revolucionaria Relic desplaza la gestión de las unidades desde las bases al propio combate. Se acabó el construir edificios para desbloquear fases del árbol tecnológico, todo se hace ahora alrededor de nuestras tropas.

En Dawn of War II seremos un comandante de los Marines del Espacio que podremos bautizar como deseemos, y que será la gran esperanza de su bando para desequilibrar un conflicto en el que hasta ese momento no tiene demasiadas esperanzas. Como responsable comandaremos un pequeño grupo de tropas, y estaremos destinados a llevar a cabo misiones para nuestra facción que nos enfrentarán a los bandos Tiránido, Orco y Eldar. En total las cuatro razas de las que podremos disfrutar en el título.

Desde el primer encargo en Calderis para ayudar al comandante Davian Thule con una invasión Orca, hasta el último que cierra la campaña, superaremos las 54 misiones que componen el modo individual para obtener una experiencia que también supera en términos de duración a la del Dawn of War original. Este número de misiones puede sonar totalmente desorbitado, pero lo cierto es que su tamaño individual es mucho más corto y su planteamiento más directo, lo que nos reporta unos cometidos que no nos lleva más de 20 minutos superar y que no nos brindan más puntos de salvado que los del final de cada uno de ellos.

El título, por otra parte, también adopta un camino muy diferente en su forma de contarnos la historia. En la primera parte, recordemos, presenciábamos unas torpes escenas cinemáticas llevadas a cabo con el engine del videojuego en las que presenciábamos minutos y minutos de incesante verborrea en un planteamiento lineal y episódico. En esta ocasión la opción escogida por Relic es radicalmente opuesta, puesto que somos nosotros quienes escogemos la siguiente acción a llevar a cabo, el siguiente terreno a invadir o el siguiente jefe enemigo a asesinar, y los escasos intervalos argumentales se nos narran con formidables cinemáticas.

Warhammer 40K Dawn of War 2 (PC)

Al contario que en el primer Dawn of War, en la segunda parte la experiencia y las mejoras adquiridas por las tropas se mantienen de misión a misión.

Cruzada Aureliana –La Campaña-
Los primeros minutos del Modo Historia son ciertamente desconcertantes. Encarnamos a Tarkus y al comandante protagonista, y los llevamos de un punto al otro del escenario acabando con todo lo que encontremos a nuestro paso, y sin rastro de gestión de recursos, creación de edificios o cualquier tipo de macro gestión. Quien no haya seguido la amplia cobertura que desde su anuncio hemos ofrecido sobre Dawn of War II no sabrá que ha habido serios cambios en el planteamiento de la saga, aunque para quien se haya mantenido al tanto, estas radicales alteraciones no serán una sorpresa.

Se acabó el erigir edificios –al menos en la campaña-, y también el gestionar energía o cualquier tipo de materia prima. Éstos son factores que están presentes en el multijugador, pero que no lo están en el Modo Historia y en los que, por lo tanto, no entraremos de momento.

Si el primer Dawn of War era definido como un videojuego de acción y estrategia, habría que crear una nomenclatura nueva para la segunda parte, porque en ésta el guión jugable cambia de forma drástica para inclinarse todavía más hacia la acción. Está claro que sigue presente el componente táctico de forma fundamental, y que las coberturas siguen contando con un peso específico brutal, pero ahora la micro gestión gana puntos con respecto a otros elementos, y la experiencia y la adquisición de mejoras tienen mucha mayor importancia que en su predecesor.

Warhammer 40K Dawn of War 2

La posibilidad de cubrirnos tras muros debuta en Dawn of War II, y también lo hace la de fortificarnos dentro de construcciones.

Viendo Dawn of War II uno puede llegar a pensar que el primer título de Relic sobre la franquicia Warhammer 40.000 era una especie de prueba para llegar a lo que nos presenta en el año 2009. Todo lo que podíamos encontrar en el original está también aquí, pero pasado por un tamiz mucho más substancial y arriesgado, fomentando especialmente las partes que menos se caracterizaban por pertenecer al género de la estrategia en la primera parte.

Todas y cada una de las misiones de la única campaña que oferta Dawn of War II, la de los Marines del Espacio, empiezan con el despliegue de las tropas de las que dispongamos en un punto estratégico del campo de batalla, y con el encargo en forma de consecución de una meta. Las misiones son distintas en su planteamiento pero idénticas en su concepto, puede que se nos encargue limpiar una zona de enemigos, acabar con un comandante de una facción rival o ayudar a un compatriota en apuros, pero todas ellas pasan indefectiblemente por el asesinato implacable del enemigo y por la destrucción de sus instalaciones si lo creemos conveniente.

Controlaremos a los jefes de cada comando, así como a los héroes o personajes principales, y el número de unidades que manejaremos al mismo tiempo no será nunca excesivamente alto. Podemos emplear los clásicos atajos numéricos para acceder a sus acciones, y decidir dónde colocar estos grupos de soldados que oscilan notablemente en el número de efectivos de cada pelotón según la facción o el tipo de tropa.

Así pues avanzaremos por los mapeados pertrechándonos tras cada cobertura y ocupando cada edificio con nuestras tropas, siempre con la libertad total de correr directamente hacia nuestro objetivo o la de dar rodeos y explorar el lugar a fondo. Hay tres tipos de escenario –desértico, urbano y selvático-, y entorno a estas clases se desarrollan sus diferentes propuestas. No obstante todos ellos tienen en común una serie de patrones, y son precisamente los que aportan los matices jugables a Dawn of War II.

Anímate y comparte tu experiencia con el resto de jugadores realizando tu propio análisis de Warhammer 40K: Dawn of War 2. Tu artículo será publicado en la revista y leído por muchos usuarios, ¡Lúcete!

Más sobre Warhammer 40K: Dawn of War 2
 
Sigue 3DJuegos en
Valoración y estadísticas
9,3
Valoración 3DJuegos
“Magnífico”
Análisis lectores (32 análisis)
8,6
Popularidad:
Notable
¿Qué es?
Ranking:765 de 18130 juegos
En la comunidad:
Usuarios (642) | Grupos y clanes (9) | Más
Expectativas / Valoración (2707 votos)
8,1
Tu voto:
Tienda
Warhammer 40K: Dawn of War 2
49,95  46,95 €

¡No busques más! te ofrecemos el mejor precio.

Grupos y Clanes relacionados
Reyes de la Estrategia

Grupo con 308 miembros

Acá manda el Mouse
Wargamers 40k

Grupo con 141 miembros

For the emperor (or the darks gods)
Hardcore PC

Grupo con 88 miembros

Donde no necesitamos una consola...
--Warhammer--

Grupo con 32 miembros

Un gran juego
UAM-EPS Gamers

Grupo con 15 miembros

¡¡L@s Ingenier@s también Juegan!!
Warhammer 40000 fans

Grupo con 6 miembros

¡Por el emperador!
Todos los grupos y clanes (9)
Foro del juego
Autor: TheShadowCani
Autor: ToniPataponero
Participa en el foro de este juego
Si eres un fuera de serie o todo un crack con “Warhammer 40,000: Dawn of War 2” de PC, o simplemente quieres intercambiar tus trucos, guías o impresiones sobre este juego, no lo dudes, pásate por su foro.
Y recuerda, si estás atascado en este videojuego puedes crear un tema de ayuda en su foro.
Universo relacionado
Anuncios Google