Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Memorias Retro: Shenmue

Memorias Retro: Shenmue

Por  /  9 de septiembre de 2015       
106 comentarios
Recientes

Uno de los grandes anuncios del pasado E3, puede que el más emotivo de todos. ¿Cómo comprender tanto ruido para un videojuego que fracasó de forma estrepitosa? Bienvenidos a la que es una de las producciones más insólitas de la historia de la industria. Puede que también una de las historias más tristes jamás escuchadas. Un viaje por la construcción y derrumbamiento de un título y máquina irrepetibles. ¿Qué es Shenmue?

Puede que su ausencia en los últimos años haya hecho olvidar el puesto que Yu Suzuki tiene reservado en el olimpo del videojuego. El artista ha pasado muchos años a la sombra de SEGA, puede que demasiados. Aunque no llegó a abandonar la que es su casa, ya no hacía los videojuegos que nos tenía acostumbrados, era un guerrero desaparecido en combate. Más allá del éxito o fracaso de su nueva y arriesgada aventura, pensamos que el tiempo sanará las heridas y se acabará recordando todo lo que ha legado a los jugadores del mundo, incluyendo la pasión que imprimió en cada una de sus obras.


Suzuki supo llevar al extremo tecnológico cada juego de Sega en la década de los ochenta y noventa. Pensar en las recreativas como Space Harrier, Hang-On u Out Run y compararlos con los títulos de su misma época resulta un ejercicio interesante e ilustrativo para dibujar su talento. Suyo es uno de los saltos gráficos más capitales de Sega para el gran público: está tras una de las máquinas más importantes de la década de los noventa, Virtua Fighter. Una pieza irrepetible, uno de los mayores avances tecnológicos por los que ha pasado la industria desde que es industria.


Es por ello que el hecho de que Suzuki se encargase de un videojuego tan enorme era una cosa peculiar. No por sus indiscutibles galones, claro, pero sí por ser un desarrollo de una mente encargada de crear experiencias arcade más inmediatas, más ágiles. ¿Qué tenía Suzuki pensando para su gran videojuego? Básicamente, dejar a todos los aficionados con la boca abierta. Tecnología, tiempo y dinero tenía para ello, pero no dudó en ir más allá siempre que pudo con tal de superar cualquier obstáculo que se interpuso en su camino.



AVISO IMPORTANTE: Este vídeo contiene SPOILERS



LA HISTORIA DETRÁS DEL MITO
  • Fecha de lanzamiento: 24 de noviembre de 2000 (en Europa)
  • Plataforma: Dreamcast
  • Género: Aventura
  • Desarrollador: Sega AM2
  • Personal clave en su producción: Yu Suzuki, Keiji Okayasu, Masahiro Yoshimoto, Takenobu Mitsuyoshi y Yuzo Koshiro.

Yokosuka: un paraje irrepetiblePara comprender la grandeza de Shenmue hay que entender el contexto del año en el que se estrenó. La pretensión de Yu Suzuki y su equipo era la de crear un videojuego que haría historia. No dudó en contar con una selección incontable de artistas de Sega lejos de su AM2. Prácticamente cualquier estudio importante de Sega puso su granito de arena, de ahí que la cantidad de acreditados para el presente videojuego sea prácticamente inabarcable, quedando muchos fuera de los créditos.


¿Pero qué era Shenmue exactamente? Nos lleva a 1986 para conocer la historia de Ryo Hazuki, un joven japonés que ve morir a su padre en el dojo familiar a manos de Lan Di, un misterioso asesino que se convertirá en el motivo de existencia de Ryo. La mítica introducción nos muestra la última gran batalla de Hazuki-sensei, que perecerá sin remedio a manos de Lan Di. Ryo caerá inconsciente al primer intercambio de golpes con el villano. Cuando despierte será demasiado tarde. Desde ese preciso instante sabremos que la vida de Ryo ahora consiste en vengar la muerte de su padre.


¿Por dónde comenzar la búsqueda? En Yokosuka, la ciudad de Ryo. Las primeras pistas se deberán encontrar hablando con los ciudadanos de la ciudad, nuestros vecinos de siempre, que viven su vida mientras nosotros proseguimos con nuestra investigación. En el camino encontraremos obstáculos y personajes de todo tipo. Algunos nos ayudarán en nuestra travesía, otros intentarán frenar nuestro avance. Según prosigue la historia llegarás a la conclusión que el asesinato de tu padre no ha sido una mera venganza. Hay mucho más detrás.


Hablábamos de Yokosuka, y creemos que sería osado no centrarse en comentar sobre la ciudad que da origen a la historia de Shenmue. Si algo hace mágico al juego es la vida que se respira en ella. Imagina coincidir en la puerta con tu vecino, seguirlo hasta el trabajo, esperar hasta que acabe y acompañarlo a su casa una vez termina. La rutina es respetada por cada personaje que ves en pantalla, y el esmero con el que se construyó la ciudad artificial y el detalle que tiene es enfermizo. Nada de lo que veas es producto del azar.


Una construcción milimétrica y absurdamente ambiciosa. Han pasado muchos años desde entonces y podríamos decir que ningún artista ha conseguido crear un entorno tan creíble como el de Suzuki y su equipo. El mérito de la presente producción no hace más que crecer cuando tienes en cuenta la tecnología que había entonces y lo comparas con lo que se puede hacer hoy en día. No hace falta enfrentarse muchas horas a Shenmue para comprender dónde fue a parar el dinero de un proyecto que nació como un mero RPG de Virtua Fighter.


Excuse me, did you see…¿Y qué podemos hacer nosotros? Ryo tiene una serie de horas disponibles en las que examinar toda la ciudad en busca de pruebas. Puedes investigar y encontrar los motivos que han llevado a tu padre a la tumba, pero también tienes libertad para perder el tiempo con las muchas actividades que hay disponibles en Yokosuka. ¿Una de las más célebres? El salón recreativo, en el que puedes gastar tus monedas con algunos clásicos de Sega. No dudes en apostar con maleantes de los locales a partidas de dardos, algo que te ayudará a ganar dinero.


La economía es importante en Shenmue. Cada día recibirás una paga que podrás administrar de la forma que creas conveniente. Si necesitas más puedes ir a perder el tiempo con los dardos o trabajar, otro de los puntos míticos del juego. Los trabajos consisten en pequeños minijuegos que acaban deparando en tu bolsillo mayor o menor cantidad de yenes dependiendo de lo bien o mal que hagas tu labor. La economía de Ryo es vital, y puede que llegue un momento que necesites echar mano de tus ahorros por una buena causa, pero resulta inevitable resistirse a los encantos de Yokosuka.


Ryo no necesita comer, pero acabarás echando unas monedillas a la máquina expendedora. Sabes que no es una buena idea invertir el dinero que tanto te ha costado ganar en capsulitas con figuras de Sega, pero 100 yenes no te harán ningún daño. Una vez acaba la jornada de Ryo deberás ir a dormir y encarar un nuevo día con nuevas energías. Administrar bien las horas del día para que te dé tiempo de hacer todo lo necesario es vital en Shenmue: tanto como respetar los horarios que se te exigen en algunos momentos de la búsqueda.


Nuestro protagonista es un artista marcial experto y, obviamente, el creador de Virtua Fighter no te iba a dejar sin una ración de peleas marca de la casa. Puede que las batallas no hayan envejecido todo lo bien que se podría esperar, pero aún tiene su gracia el método de entrenamiento del protagonista. Al menos respira un romanticismo hoy perdido: la soledad de un aparcamiento mientras lanzamos golpes al aire y ensayamos los últimos movimientos aprendidos. Lan Di no será fácil de vencer: necesitaremos aprender mucho para encarar una batalla que, según avanza el juego, cada vez se ve más cerca. Nunca llegaría.


Lo mejor de Shenmue
  • Una tecnología única en la época.
  • Ambición por la realidad.
  • Una magnífica historia de artes marciales y venganza.
  • El sistema de batalla, con reminiscencias a Virtua Fighter.
  • Perderse por Yokosuka.
  • Echar unos Hang-On en los recreativos.


DISECCIÓN E INFLUENCIASMás allá de su trama, resulta complicado encontrar influencias en Shenmue. En Japón es muy habitual premiar a los artistas con viajes al extranjero en busca de nuevas influencias e ideas. Se sabe que Suzuki viajó a Europa en los ochenta y de su travesía nació Ferrari; es conocido por todos que el maestro nipón estuvo investigando las artes marciales más importantes de China en 1996 para el proyecto que acabaría fructificando en Shenmue. Más allá de sus viajes e investigaciones, es obvio que en el juego hay mucho de Virtua Fighter, la franquicia de lucha por excelencia de AM2.


Por otra parte, Shenmue tiene el honor de haber popularizado los Quick Time Event. Puede que a día de hoy parezca algo negativo, pero en su momento casaron perfectamente con las mecánicas de la obra. Podían suceder en cualquier momento y fallarlos nos llevaba a perder ocasiones valiosas. No era algo nuevo del título de Dreamcast: en los ochenta Don Bluth ya pensó en su recreación para su célebre Dragon's Lair. ¿Hay influencia de las aventuras de Dirk en la historia de Ryo? ¿Casualidad? Ni el juego del célebre animador ni el de Suzuki tienen la partida de nacimiento del concepto de QTE, pero son dos de sus más importantes exponentes.



El legado de ShenmueLa historia de Shenmue como obra de arte es una de las más tristes que ha deparado nuestra industria. Nadie en el proyecto merecía fracasar, pero lo hizo estrepitosamente. Es lógico y normal que muchos no comprendáis qué hay detrás de la presente producción, ya que las condiciones del lanzamiento no fueron las mejores y su acceso hoy es complicado y tortuoso.


Es fácil de entender: imagina que una de las obras de arte más célebres de la pintura, escultura o arquitectura no estuviese al alcance de cualquiera en un museo público. Imagina que su visionado estuviese limitado solo a la gente que lo pudo ver en su día. Todos hablan maravillas del proyecto de Yu Suzuki, pero pocos son capaces hoy de explicar qué llevó a una de las creaciones más ambiciosas que ha deparado la historia de nuestro ocio a fracasar de forma tan calamitosa. Permitidnos ser sinceros: la victoria de Shenmue 3 no es de todos los usuarios del videojuego; creemos que es de solo unos pocos.


Hemos ganado los locos y románticos que hemos deseado un bis durante más de una década y sabíamos que no era posible por las condiciones de la industria y la mente de un genio loco. Es lógico que muchos hoy os lancéis a un emulador e intentéis ver qué tenía de estupenda la aventura de Yu Suzuki y no comprenderlo: está fuera de su tiempo en muchos sentidos. Es un juego especial, que llegó en un momento único e irrepetible y que además se lanzó en la máquina de todos los cultos, Dreamcast. Demasiados elementos los que se conjugan en la presente ecuación, y parece que los que no están en la fiesta se molestan. No deberíais.


No se trata de una historia de pequeños y grandes o vencedores y vencidos: es la historia de una de las mentes más importantes de la historia del videojuego, Yu Suzuki, cayendo al abismo con un proyecto que nunca tuvo que fallar. Un juego que cambió la perspectiva de algunos pocos jugadores y creativos, pero que selló a fuego la desdicha de la familia Hazuki y la búsqueda de venganza de Ryo, el vástago que nunca llegó a culminar la muerte de su padre. El pesar de Ryo es compartido por jugadores de todo el mundo, que pensamos que nunca llegaríamos a ver una conclusión para la presente aventura. Debéis alegraros de que se haya hecho justicia.


Más allá de los colores o las marcas, hay que entender, primero, que el juego ni siquiera se ha descartado en plataformas de Microsoft y Nintendo, y que su aparición en la conferencia de Sony durante el E3 2015 responde más a pertenecer a la historia que a un punto a favor de los japoneses. Ellos le dieron la oportunidad a Suzuki de estar en el escenario más grande del mundo del videojuego, el E3, y el hecho de que estuviese en la orilla de PlayStation no importa mucho. Estamos convencidos de que el presente es un gesto amable de Sony como no se recuerdan en años. Lo que cuesta cada segundo de conferencia, regalado al mundo del videojuego. Les honra.


Tendremos que esperar a ver qué historia esconde la presente anécdota, pero nada habría cambiado si la presencia de Shenmue 3 hubiese estado en el equipo de Phil Spencer: lo importante, no lo olvidéis, es que los jugadores de Dreamcast y Xbox podrán gozar de un nuevo capítulo, y el que quiera adentrarse en la presente aventura es bienvenido, pero os garantizamos que el camino de la tercera parte va a estar minado: cuesta creer que el nuevo juego pueda estar listo en diciembre de 2017, y no somos pocos los seguidores de la serie que coincidimos que Shenmue 3, el actual, nunca será el Shenmue 3 que se planteó.


Pero no importa: puede parecer un pensamiento muy romántico, pero Dreamcast y sus usuarios se han anotado una victoria y debemos celebrarlo todos los que amamos el videojuego con mayúsculas.


¿Sabías qué?
  • El tiempo de Yokosuka está basado en la climatología y parámetros reales del año 1986.
  • La revista japonesa Famitsu regaló una demostración llamada What's Shenmue en la que se ofrecía datos, una pequeña demostración y contenido en vídeo para explicar y aclarar la intención de Shenmue ante su lanzamiento en Dreamcast.
  • Peter Moore convirtió la secuela en exclusiva de Xbox de Estados Unidos ante la caída de Dreamcast y la llegada de la plataforma de Microsoft al mercado. Algo que muchos usuarios estadounidenses aún no le han perdonado.


¿Cómo jugar hoy en día a Shenmue?Técnicamente no hay otra forma de jugar a Shenmue que con el hardware y software original. A pesar de las peticiones y las múltiples veces que se ha escuchado de la creación de ports en HD en varios círculos, según varias fuentes al alcance de 3DJuegos, dichos ports se han llegado a ver correr en consolas de pasada generación, pero nunca han sido editados.


Más allá del precio de hacerse con una Dreamcast y un Shenmue a día de hoy, hay un problema añadido: muchas de las consolas de Sega que hoy se venden en mercados y tiendas de segunda mano tienen un problema que resetea constantemente la plataforma. Es un problema de hardware relativamente fácil de solucionar, pero muchos jugadores desesperan ante la falta de opciones.


Shenmue no llegó a tener ningún port en consolas pretéritas. El único que tuvo port fue su segunda parte, que llegó a salir en Xbox, siendo retrocompatible con Xbox 360 (a pesar de algunos notorios errores gráficos y de carga). El juego de la primera máquina doméstica de Microsoft llegó a las tiendas con la película del primer juego, pero no había forma de jugarlo. Una auténtica lástima.


Comentarios (106)
Comentarios