Análisis de Contrast. Contrastes plataformeros

Análisis de Contrast. Contrastes plataformeros
Facebook Twitter Flipboard E-mail

Años veinte, clubs de cabaret y calles mojadas. Contrast nos muestra los contrastes de la noche en una aventura corta pero cargada de personalidad. Acompañamos a una niña y su amiga imaginaria en un viaje único y muy original entre sombras a ritmo del mejor jazz. ¿Te vienes con nosotros?

La aventura de desarrollar un videojuego siempre está llena de dificultades, pero de un tiempo a esta parte la proliferación de la industria "indie" ha puesto las cosas un poco más fáciles a pequeñas ideas con talento. Contrast es el enésimo ejemplo, un título multiplataforma (para PS3, PS4, Xbox 360 y PC) que por apenas 15 euros -actualmente sin coste adicional para los suscriptores de PS Plus- nos propone un experimento jugable nunca explosivo, pero sí atractivo e interesante para los paladares más selectos.

Desarrollado por Compulsion Games, un pequeño estudio de origen canadiense, el juego fusiona un marco a lo "film noire" con la combinación de dinámicas 2D-3D a través del uso de sombras. Algo que recuerda mucho a lo que vimos en La Torre de las Sombras (para Wii), sólo que ahora con lenguaje metafórico, la presencia de claroscuros y esas escenas nocturnas que han distinguido a uno de los géneros cinematográficos más populares: el del cine negro.

Contrast viene para traer todo eso de vuelta en un recorrido realmente corto (de apenas un par de horas), con una experiencia única que nos sumerge en los años veinte. Controlamos a Dawn, una misteriosa mujer que con su vestimenta de cabaret y habilidades plataformeras, acompañará a su amiga Didi en un mundo repleto de sombras. De hecho, ellas serán las únicas personas que veamos en su forma real dentro de un mundo marcado por los negocios turbulentos y otros peligros del escenario pernoctador puramente parisino al que nos arrojamos.

Cabaret plataformero

El título es para un único jugador, un viaje diseñado para disfrutarlo una vez, siendo nuestro objetivo movernos por un mundo tridimensional sin enfrentarnos a nadie más que a las situaciones y puzles que se nos plantean. Los decorados a recorrer son a veces amplios (las calles de una ciudad), en otras ocasiones cerrados (como el interior de un teatro), y siempre lineales, con una sucesión prefijada de los acontecimientos.

Esto no es negativo ni mucho menos, sobre todo si nos ceñimos al enfoque jugable adoptado, muy apoyado en combinar el acto de explorar en 3D de toda la vida con la superación en 2D de tramos que nos permitan continuar nuestro periplo. ¿Qué es lo novedoso? Pues que la parte bidimensional se desarrolla sobre las paredes, convirtiéndonos en sombras para desarrollar un estilo de juego donde las proyecciones de objetos y demás suponen nuestras plataformas y obstáculos.

Ahora bien, el acto de convertirnos en sombra no siempre es posible, así que parte de la magia estriba en encontrar los puntos de interconexión entre el mundo que todos conocemos y el de las sombras. Así se progresa, con una dificultad no demasiado elevada pero que nos coloca en la tesitura de saber lo que hacer en cada momento. Podría ser que necesitásemos interactuar con un foco y moverlo hasta crear la sombra que nos permita seguir, o bien jugar con las proyecciones de unos ascensores sobre una pared para subir de planta. La imaginación ha sido clave en el proceso de desarrollo.

La proyección de sombras sobre el decorado nos permite crear plataformas para llegar a lugares que de otra forma nos resultarían imposibles de alcanzar.
La proyección de sombras sobre el decorado nos permite crear plataformas para llegar a lugares que de otra forma nos resultarían imposibles de alcanzar.

Por desgracia, hay aspectos que no nos permiten hablar todo lo bien que nos gustaría sobre Contrast. El control está descuidado, con saltos donde cuesta calcular bien nuestra caída y una sensación de peso en el personaje prácticamente inexistente. Aparte, hay multitud de "bugs" y desajustes en el motor de colisiones, amén de una falta general de mimo y cuidado en lo que tiene que ver con el acabado final.

Otro aspecto a tener en consideración es que la duración es muy baja (incluso a pesar del bajo coste del producto). Al menos, no se nos penaliza con la pérdida de vidas -si nos caemos, reaparecemos al instante-, y hay una serie de coleccionables que aunque no incentivan a rejugar la obra sí que pueden motivarnos a explorar más concienzudamente el entorno.

El videojuego es conveniente aclarar que ocupa cerca de dos gigas en nuestro espacio de almacenamiento, y soporta 1080p. Detalle este último sin mucha trascendencia, ya que Contrast brilla más por su estilo artístico que por las técnicas gráficas empleadas (bastante rudimentarias). Así, tenemos una dirección que apuesta por el contraste entre las partes plataformeras 3D -vivas y repletas de color- y las secciones 2D -en blanco y negro-.

Cuando no estamos convertidos en sombra, podremos explorar con libertad 3D un amplio escenario que comprende la ciudad que podéis ver en la imagen.
Cuando no estamos convertidos en sombra, podremos explorar con libertad 3D un amplio escenario que comprende la ciudad que podéis ver en la imagen.

Siempre todo siguiendo, por supuesto, la estética del cine negro, que apuesta por los contrastes en un mundo nocturno marcado por luces de neón. Nos ha resultado muy original la perspectiva adoptada por Compulsion Games, aunque todavía más el trabajo invertido en el plano musical, con temas de jazz que consiguen crear un acertado aura de misterio.

No podemos decir lo mismo de los efectos de sonido, y no porque resulten muy genéricos, sino principalmente debido a que el audio no está bien sincronizado. Como consuelo, nos queda el hecho de que la obra nos llegue con subtítulos en castellano, estando las voces muy bien interpretadas en la lengua de Shakespeare. No se trata de un videojuego en el que se hable mucho, ni que tampoco tenga largas secuencias, pero el poco contenido que hay es de respetable calidad.

En definitiva, Contrast es uno de esos viajes únicos e irrepetibles que gustarán sobre todo a los amantes de lo diferente, de ese tipo de apuestas que hoy en día es muy difícil ver en proyectos AAA. Le ha faltado algo más de trabajo para llegar más alto, pero es un oasis fugaz, muy nocturno, y a ritmo de jazz, que podría interesar a los amantes de los plataformas y seguidores de lo innovador en particular.

Interesante

Sin sello
Contrastes plataformeros

Contrast

Por: El equipo de 3DJuegos
Sin sello

El cine negro y los ritmos jazz se combinan para darnos una aventura nocturna con cabarets de fondo. Exploración 3D y plataformas 2D se fusionan en un recorrido de sombras y contrastes en el que destacan aspectos tan positivos como la innovación pero desfallecen otros tan determinantes como la duración o el control. Compulsion Games necesitaba más para conseguir el título que esperaban, pero como pequeño oasis de originalidad, los jugadores de más selecto paladar podrían encontrar aquí justo lo que buscaban.

Comprar Contrast
  • Interesante fusión entre mecánicas 2D-3D.
  • Puzles no muy complejos pero sí bastante satisfactorios.
  • La dirección artística, heredera del cine negro.
  • El control no está todo lo ajustado que se desearía.
  • La duración es escasa, apenas dos horas.
  • Con más dedicación podría haber llegado mucho más alto.
Jugadores: 1
Idioma: Textos en español y voces en inglés
Duración: 2 horas
Ver requisitos del sistema
Comentarios cerrados
VÍDEO AVANCE

14.006 visualizaciones

Ya HEMOS JUGADO a HELLBLADE 2, el GRAN EXCLUSIVO de XBOX en 2024 - NUEVO GAMEPLAY

En 3DJuegos ya hemos tenido oportunidad de probar Senua's Saga: Hellblade 2 de primera mano durante casi una hora en nuestra visita a las oficinas de Ninja Theory. Te contamos nuestras impresiones.