SWERY: "Yo no hago videojuegos sólo para japoneses"

SWERY: "Yo no hago videojuegos sólo para japoneses"
Facebook Twitter Flipboard E-mail

El creador de títulos como Deadly Premonition o D4 da algunas pinceladas sobre cómo ve la industria.


Hidetaka Suehiro, o como se le conoce más comúnmente en la industria del videojuego: SWERY, ha departido animadamente con el portal Gamasutra en una entrevista con varios responsables de videojuegos nipones a la que puedes echar un vistazo y de la que hemos rescatado algunas interesantes declaraciones.

"La gente en Europa no sabe muy bien lo que sucede en el mercado japonés, pero os voy a contar básicamente cómo van las cosas. No hay garantía de que ningún juego vaya a vender ni tan siquiera en el mercado doméstico (…), o si de vas a lograr alcanzar una determinada cantidad dentro de tus fronteras. La gente hace los presupuestos para los proyectos en base a eso. Hay algunos creadores que, sencillamente, buscan alcanzar esos números mínimos locales mientras que otros emplean plataformas como Steam para llegar a una masa mundial. No sé si las cosas cambiarán. Sólo espero que la gente se compre lo que yo hago para poder seguir haciendo videojuegos para ellos".

"Nunca he hecho un videojuego sólo para japoneses… Lo siento. A veces se me ha pedido hacer un determinado tipo de juego y lo he hecho de una forma concreta, pero nunca he hecho un videojuego para Japón por mí mismo", especificó al ser consultado sobre las diferencias a la hora de plantear un título para dentro o para fuera de las fronteras niponas. "A nivel interno nunca ha habido nadie en la empresa que haya dicho que deberíamos vender más juegos a japoneses".

Comentarios cerrados
VÍDEO ESPECIAL

8.394 visualizaciones

Los 19 RETRASOS más POLÉMICOS en la historia del VIDEOJUEGO

Siempre es preferible que un juego llegue tarde pero que lo haga bien a que se estrene con prisas plagado de errores, o sin todo lo que prometió. Esta es una máxima que no pocos creativos en la industria del videojuego han repetido a lo largo de los años pero, ¿qué pasa cuando...