Análisis de Lysfanga. El arte de Hades y la acción de Hotline Miami se dan la mano en este juego de fantasía

Análisis de Lysfanga. El arte de Hades y la acción de Hotline Miami se dan la mano en este juego de fantasía

Lysfanga: The Time Shift Warrior es un juego desafiante que sabe cómo mantener alto el interés

1 comentario Facebook Twitter Flipboard E-mail
Lysfanga1

La escena independiente, a pesar de sus altibajos, siempre guarda las esperanzas de los jugadores a la hora de ofrecer títulos que arrojen nuevos sabores, ideas y mecánicas al panorama del videojuego. Lysfanga: The Time Shift Warrior es el nuevo ejemplo de que la creatividad nunca tiene fin. Apadrinado por Quantic Dream, y lanzado en su línea Spotlight destinada a desarrollos independientes, hablamos de un hack and slash cuyas inspiraciones artísticas no se corresponden con su particular jugabilidad. Si bien a primera vista, atendiendo a su perspectiva cenital y a su ambientación, parece que estamos ante un juego que toma como referencia al magnífico Hades, a los mandos poco tiene que ver con la propuesta de Supergiant Games. De hecho, uno de los aspectos más estimulantes de Lysfanga es que, a pesar de ser un juego de acción, no se me ocurre ningún ejemplo con el que compararlo de forma directa para explicaros su jugabilidad, y eso es maravilloso. Sin embargo, con vistas a picar vuestra curiosidad, os diré que estamos ante una especie de Hotline Miami de ambientación mitológica y en el que la planificación de los combates será más importante que su ejecución.

Lysfanga

Una mecánica original y desafiante

La historia de Lysfanga nos sitúa en el reino fantástico de Antala, donde nuestra protagonista Imë actúa como su protectora. Las ciudades del pasado quedaron atrapadas en el tiempo debido a un antiguo mal. Sin embargo, ahora han sido liberadas y los demonios llamados Raxes, que otrora las asolaron, campan a sus anchas por el mundo. Para hacer frente a esta amenaza, la diosa del tiempo nos ofrecerá su ayuda, otorgándonos un gran poder: la capacidad de retroceder en el tiempo y afrontar los peligros junto a nuestras réplicas del pasado, actuando de forma conjunta.

Lysfanga: The Time Shift Warrior es uno de esos títulos que, a partir de una mecánica única con un enorme potencial, consiguen retorcerla durante horas y horas añadiendo constantemente nuevas capas, para que se mantenga fresca hasta el final del juego y más allá. La obra de Sand Door Studio es un auténtico éxito a la hora de establecer esta original jugabilidad, optando por una estructura de niveles y un desarrollo muy lineal totalmente orientado a dar protagonismo a su mayor fortaleza, que son sus combates.

Lysfanga: The Time Shift Warrior

Estamos ante un juego de acción hack and slash en el que la estrategia prima sobre nuestra habilidad a los mandos, sin dejar por ello de ofrecer una jugabilidad frenética y adictiva con espíritu arcade capaz de engancharnos para que intentemos batir nuestros propios resultados más allá de la superación de su historia. Bajo una perspectiva cenital, recorreremos diferentes escenarios, que estarán divididos en dos partes: secciones de combate y los pasillos que las conectan entre sí, que permiten algo de exploración muy básica para que encontremos cofres y objetos opcionales. En los cofres puede haber nuevos trajes, runas para el combate o fragmentos que, cuando reunamos los suficientes, nos darán una copia nuestra más en las luchas.

La sensación de triunfo en Lysfanga tiene mucho más de "me encanta cuando los planes salen bien" que con las fantasías de poder

Hay muy pocos caminos que explorar mas allá de la ruta principal, y siempre con el objetivo de encontrar elementos opcionales. Tendremos una especie de hogar al que regresar, donde nos esperarán golems que iremos rescatando a medida que avanza la historia. Conforman el grueso de los secundarios del juego y nos proporcionarán servicios como darnos nuevos colores para la armadura o redecorar nuestra guarida con las ilustraciones del juego. Otros están más orientados a contarnos cosas del mundo de Lysfanga o a desbloquear nuevas habilidades cuando toque en el desarrollo de la trama. Este apartado del juego, junto con la propia historia, me han parecido sin duda los más flojos del título.

Un hogar central al que regresar tiene sentido en las propuestas roguelike como Hades, pero en un juego con un desarrollo tan directo como el que nos ocupa se siente fuera de lugar; sumado al hecho del nulo carisma con el que cuentan los golems, lo anecdótico de sus funciones en la base y que la propia trama tampoco resulta especialmente atractiva, da la sensación de que todo lo que rodea a su satisfactoria jugabilidad distrae más que aporta. Es una pena, porque se ve que han puesto esfuerzo en diseñar el lore que vamos desbloqueando en forma de texto a medida que cumplimos ciertos objetivos secundarios (de eliminación de un cierto número de enemigos, por ejemplo, como pasaba en Hades).

Quizás también tenga que ver con el hecho de que su apartado artístico tampoco me ha parecido que genere interés por su mundo, aunque esto es algo muy personal. Más allá del diseño de la protagonista y de algunas partes concretas de sus fases, no es un juego que llame particularmente la atención en lo estético. El hecho de que durante las conversaciones los personajes no cambien nunca su ilustración, o de que a nivel técnico estemos ante un título muy modesto tampoco ayuda a crear esa curiosidad por el marco que rodea su excelente jugabilidad. Por fortuna, su núcleo jugable es tan único y divertido que compensa con creces el resto de apartados.

Lysfanga: The Time Shift Warrior

"Me encanta cuando los planes salen bien"

Nuestra Lysfanga no solo contará con los poderes temporales a la hora de enfrentarse a los Raxes: encontraremos hasta tres tipos de armas (espada, chakrams y tridente, muy diferentes entre sí), runas para el combate y ataques finales. Podemos configurar estos recursos en la fase de planificación de cada desafío. Una vez llegamos a la arena donde tiene lugar el combate, podremos tomarnos el tiempo que deseemos para ver el mapeado del nivel, así como la localización y el número de los enemigos a derrotar.

Toda la información que podamos gestionar antes del combate nos va a ser muy útil, ya que hay una realidad importante a la que debemos enfrentarnos: es imposible superar ninguno de los retos del juego a la primera, utilizando una sola vida. Todos los combates son contrarreloj para eliminar a todos los rivales antes de caer derrotados, y no podremos hacerlo a tiempo nunca, a no ser que empleemos nuestros poderes temporales. Tenemos varios clones disponibles que funcionan a modo de vidas. Cuando se acabe el tiempo, volveremos a empezar desde el inicio con el cronómetro a cero, aunque con la enorme salvedad de que combatiremos junto a la versión de nuestra protagonista que acaban de vencer; ésta hará lo mismo que hizo en el anterior intento, yendo por los mismos lugares, haciendo los mismos ataques y derrotando a los mismos monstruos. Cada fase debemos plantearla teniendo en mente qué queremos que haga cada clon, debiendo planificar qué zonas queremos limpiar de rivales en cada intento, o incluso qué enemigos necesitan que dos o más clones trabajen de forma sincronizada para que caigan.

Lysfanga: The Time Shift Warrior

Aquí es donde entra en juego la gran capacidad del estudio para hacer que la fórmula permanezca fresca a lo largo de las aproximadamente diez horas que lleva completar el título, sin detenerse demasiado a batir marcas. Y eso sin sumergirte en demasía a intentar ciertos niveles con modificadores que aumentan la dificultad…. Para que empleemos todo el potencial de esta jugabilidad, se irán añadiendo nuevas variables a los escenarios y a los enemigos, con nuevos tipos o variantes más poderosas que nos harán devanarnos los sesos; ya os digo que muchas veces emplearemos más tiempo en la fase de planificación o haciendo pruebas, que intentando batir el nivel de forma activa. Por ejemplo, habrá monstruos cuyas vidas estén ligadas a los de otro que está en el otro extremo del nivel, siendo preciso que mueran a la vez; portales de teletransporte, barreras que se levantan al pasar, secciones que restan tiempo, enemigos con más vida de lo normal o que se esconden antes de caer son solo algunas de las variables. Es maravilloso ver la inmensa cantidad de posibilidades que se esconden bajo esta premisa.

Lysfanga: The Time Shift Warrior

Por supuesto, nuestras habilidades crecerán en consonancia, permitiendo un gran espacio para la creatividad a la hora de elegir cómo queremos superar los niveles gracias a las modificaciones de las runas; incluso podremos a veces realizar ciertas interacciones con los clones para potenciar nuestros ataques. Es cierto que como hack and slash puro se queda corto en cuanto a los recursos con los que cuenta Imë; necesitamos cierto nivel de habilidad para vencer a algunos rivales, pero tiene mucha más relevancia que contemos con una buena táctica. No esperéis combos complicados o necesidad de muchos reflejos, pues no es ahí donde está la salsa de Lysfanga: The Time Shift Warrior. La sensación de triunfo en Lysfanga tiene mucho más de "me encanta cuando los planes salen bien" que con las fantasías de poder comunes al género. Y es que es inmensamente satisfactorio ver cómo, tras haber planeado nuestras acciones para varios de nuestros clones, comenzamos la última ronda con un ejército de fantasmagóricas versiones nuestras que desatan la muerte por el mapeado en bella sincronía.

En resumen, si vienes buscando un derivado de Hades o un hack and slash al uso, aquí no lo vas a encontrar. Sin embargo, si te llamaba la atención esa mortal planificación necesaria para superar Hotline Miami, o disfrutas las propuestas indie que saben cómo explotar un recurso hasta las últimas consecuencias, Lysfanga: The Time Shift Warrior es un título muy recomendable. A pesar de que su historia, narrativa y apartado técnico no están al mismo nivel que su jugabilidad, si vienes buscando una experiencia desafiante con mucha capacidad para crecer y picarte batiendo tus propias marcas, aquí tienes una de las propuestas más interesantes de los últimos meses.

Acción táctica única

Recomendado
Lysfanga: The Time Shift Warrior análisis

Lysfanga: The Time Shift Warrior

Por: Alejandro Morillas
Recomendado

Lysfanga: The Time Shift Warrior invierte las convenciones del hack and slash con una jugabilidad única que sabe retorcer sin problemas durante horas, poniendo la planificación por encima de la ejecución.

Comprar Lysfanga: The Time Shift Warrior
5 cosas que debes saber:
  • Es uno de los juegos bajo el sello Spotlight, como el reciente Under the Waves
  • Nació como fruto de un proyecto estudiantil de Thibault Legouet.
  • A pesar de que se inspiraron en Hades para la ambientación, ambos juegos son muy diferentes.
  • Todos los niveles cuentan con una marca de tiempo opcional a batir, y podemos añadir modificadores a la dificultad
  • Tendréis una demo disponible del juego en el próximo Steam Next Fest, del 5 al 12 de febrero
Jugadores: 1
Idioma: Textos en español y voces en inglés
Duración: 10-15 horas
Ver requisitos del sistema
VÍDEO ESPECIAL

25.094 visualizaciones

20 MEJORES JRPGS DE 2024 Y MAS ALLA

Hace sólo unos días que publicábamos nuestro especial sobre los RPG, Action-RPG y CRPG que llegarán a lo largo del año 2024 y en el futuro todavía más lejano, y hoy toca el día de hacer lo propio con los videojuegos JRPG que más esperamos de los próximos tiempos...