Análisis de Sword Coast Legends. La sombra de Neverwinter Nights

Análisis de Sword Coast Legends. La sombra de Neverwinter Nights
Facebook Twitter Flipboard E-mail

Muchas promesas y un equipo con talento tras el proyecto, pero Sword Coast: Legends ha terminado quedando lejos de convertirse en esa gran aventura de rol que tantos ansiaban. Es un buen videojuego y gracias a sus herramientas de edición tiene vida para rato, pero la simpleza de su argumento, sistema de combate y el propio desarrollo de la acción lo alejan de los más grandes.

Había razones de sobra para esperar con ilusión el lanzamiento de Sword Coast: Legends, que no todos los días el director de Dragon Age: Origins se pone al frente de una nueva aventura de rol como las de antaño, y mucho menos usando de base el siempre atractivo mundo de los Reinos Olvidados. "¡El nuevo Baldur’s Gate!", gritaban algunos. "¡Va a ser como Neverwinter Nights!", decían otros. Pero no. Ni lo uno ni lo otro. Más bien nos encontramos ante un quiero y no puedo que está lejos de cumplir con las altas expectativas que había generado. Ni es bueno en lo narrativo, ni ofrece la libertad de acción de otros títulos del estilo, ni tampoco su sistema de combate es tan profundo y divertido como para hacernos pasar por alto tantos peros.

Aunque tal vez lo que más duela a los fans, y con razón, es el poco provecho que se le saca a esa ambiciosa idea de convertirnos en los Dungeon Master de nuestra propia partida, compitiendo contra cuatro jugadores a través de Internet. Sí, tenemos a nuestra disposición herramientas de edición para crear aventuras y compartirlas con otros aficionados; y sí, podemos encerrar a cuatro amigos en una mazmorra y castigarles una y otra vez con trampas, oleadas de monstruos y demás perrerías propias de todo Señor del Calabozo que se precie. Pero las opciones no son tantas como imaginábamos, así que al final lo que podría haberse convertido en una herramienta ideal para crear grandísimas partidas de rol, ha derivado en un sinfín de módulos centrados casi exclusivamente en la acción… pues tampoco hay mucho más donde rascar.


De buenos y malos va la cosa

Con un universo de fantasía tan apasionante como el de los Reinos Olvidados, donde hay tantas y tan buenas aventuras que contar, la verdad es que es difícil no sentirse decepcionado con la historia que narra Sword Coast: Legends. No por mala, que no es que lo sea, pero sí por esa falta de originalidad que desprende prácticamente de principio a fin. No tiene nada de especial. Ni sus protagonistas, ni los villanos, ni las situaciones que plantea… nada en la obra de n-Space se aleja de la manida lucha entre el bien y el mal tantas veces vista en otros títulos del estilo. Hay misterio, cierta intriga por descubrir las razones por las que nuestro gremio, el Albor Ardiente, se ha convertido de repente en el objetivo de tantos justicieros. Pero poco dura el interés.

En el campamento base podremos charlar con nuestros aliados para conocer a fondo sus historias personales. Lástima que estas no sean especialmente atractivas.
En el campamento base podremos charlar con nuestros aliados para conocer a fondo sus historias personales. Lástima que estas no sean especialmente atractivas.


La escritura del guión es algo torpe, muy simplona en la mayoría de ocasiones, con diálogos poco trabajados que no invitan a ahondar demasiado en la vida de nuestros aliados ni en la del resto de habitantes de la Costa de la Espada. Tampoco la obra plantea grandes decisiones morales que te hagan cuestionar tus actos como hemos visto en juegos más recientes; y cuando lo hace es igualmente demasiado simple, demasiado extremista. O eres bueno o eres malo. No hay punto intermedio, situaciones de esas que te mantengan durante varios minutos estudiando las opciones a tu disposición. Que para colmo no son muchas… y casi siempre centradas en la lucha. Lo que nos lleva a otro de los grandes problemas de la obra.

La sombra de Neverwinter Nights


Si lo comparas con otras aventuras de rol recientes, el juego de n-Space se asemeja más a un dungeon crawler como Diablo y no tanto a Baldur’s Gate

Aunque tenemos libertad para explorar el mundo que nos rodea ya sea buscando tesoros, superando misiones secundarias o buscando rutas alternativas, lo cierto es que Sword Coast: Legends es una aventura de rol demasiado limitada en su base jugable. O luchas o luchas. Hay pocas alternativas a la hora de superar los desafíos que plantea. Lo que ya supone una gran decepción. Pero si a esto le sumamos un sistema de combate simple, con pocas opciones estratégicas, el resultado es mortal. Intenso, sí, porque las batallas se desarrollan con gran ferocidad, pero carente de esa profundidad táctica que se le exige a un juego de estas características.

Las batallas se sienten más como una lucha de resistencia. Golpeas con todo lo que tienes y aguantas como puedes mientras se recargan de nuevo las habilidades especiales, pues los "golpes normales" son poco efectivos. Así que hay poca táctica y sí mucho "machaque de botones". En Sword Coast: Legends tampoco hay límite en el uso de ciertos conjuros o habilidades únicas, ni la resistencia de los aliados se ve afectada con el paso de las horas. Tomaos una poción y estaréis sanos como una roca. Si es que hasta es posible resucitar a los aliados ¡en cualquier momento y con cualquier clase de personaje! Lo que hace de este un título demasiado fácil.

La sombra de Neverwinter Nights


Cada clase de héroe puede especializarse en varios estilos de combate, pero la sensación es que hay muy pocas habilidades para elegir.
Cada clase de héroe puede especializarse en varios estilos de combate, pero la sensación es que hay muy pocas habilidades para elegir.


Y no, no estamos diciendo que podáis completar los desafíos más duros corriendo como locos. Hay que usar la pausa táctica y gestionar bien las habilidades de los héroes. Pero si lo comparas con otras aventuras de rol recientes, el juego de n-Space se asemeja más a un dungeon crawler como Diablo y no tanto a Baldur’s Gate, o cualquiera de las grandes aventuras de la época. Que no está mal, vaya por delante; pero no es lo que esperábamos. Aunque sí que hay que reconocer que Sword Coast: Legends es bastante divertido cuando se disfruta de su acción en compañía de tres amigos más.

Cada uno en su rol, atacando a los enemigos con todo lo que tienen encima, el multijugador cooperativo es una de las mejores excusas para disfrutar del juego. Lástima que no haya más arquetipos entre los que elegir, pues los presentes se nos antojan demasiado escasos. A saber: paladines, guerreros, clérigos, magos, pícaros y exploradores; cada uno de ellos con varias vías de especialización para que centren su combate en el uso de ciertas armas o habilidades especiales. Aunque tampoco son tantas las alternativas entre las que escoger. Así que… mal también en este punto.

La sombra de Neverwinter Nights


Dirigiendo la partida

Más allá del modo historia, que nos llevará completar unas 40 horas, desde un principio Sword Coast: Legends ha llamado la atención por esas herramientas de edición que incluye para que podamos crear nuestras propias aventuras de rol. ¡Igual que en su día el gran Neverwinter Nights! El problema es que las opciones disponibles actualmente no son muy altas, por lo que la mayoría de módulos que hemos visto se limitan a plantear como el propio juego un sinfín de combates y poco más. Se agradece la facilidad de uso de este editor, claro, pero de verdad se echa en falta más profundidad. Afortunadamente el equipo de desarrollo ya ha dejado claro que actualizarán el programa con nuevas opciones, así que todavía hay motivos para la esperanza.

Le falta profundidad jugable a todos los niveles, una historia más trabajada y batallas más estratégicas

Y lo mismo se podría decir del llamativo modo Dungeon Master, que básicamente nos propone convertirnos en el director de una partida de rol, enfrentándonos a los cuatro jugadores que encarnarán a los héroes de turno. Podemos fastidiarles con trampas y oleadas de monstruos, lo que es bastante divertido, pero también apoyarles con pociones, aliados controlados por la inteligencia artificial del juego y otros mecanismos más que hacen de este uno de los mejores reclamos de Sword Coast: Legends. De nuevo la opción está lejos de ser tan completa como imaginábamos, pero hay tan pocos títulos que incluyan algo así, que hay que reconocerle su mérito. Además, agradecemos que se pueda usar el héroe de la aventura principal en todos estos modos multijugador que, insistimos, son lo mejor que ofrece este título.

Considerada por muchos como una de las mejores aventuras de rol occidental de todos los tiempos, Neverwinter Nights sorprendió en su momento por incluir unas potentes herramientas de edición que permitieron a miles de aficionados crear sus propias aventuras virtuales. Corría el año 2002 y esto fue todo un espectáculo; sobre todo porque podíamos disfrutar de la acción rolera de la obra en compañía de otros jugadores. De ahí que Sword Coast: Legends suscitara tanto interés.
Neverwinter Nights, el gran inspirador - Considerada por muchos como una de las mejores aventuras de rol occidental de todos los tiempos, Neverwinter Nights sorprendió en su momento por incluir unas potentes herramientas de edición que permitieron a miles de aficionados crear sus propias aventuras virtuales. Corría el año 2002 y esto fue todo un espectáculo; sobre todo porque podíamos disfrutar de la acción rolera de la obra en compañía de otros jugadores. De ahí que Sword Coast: Legends suscitara tanto interés.


Hay grandes ideas y buenas intenciones en el desarrollo de la obra, pero con eso no basta. Nos gustan los puzles, que haya combates épicos contra enemigos poderosos, que Sword Coast: Legends incluya multijugador y que podamos incluso crear nuestras propias aventuras. Pero le falta profundidad jugable a todos los niveles, una historia más trabajada y batallas más estratégicas. Incluso en lo visual la obra de n-Space se queda corta. Técnicamente discreta, ni tan siquiera su apartado artístico contribuye a que queramos explorar a fondo esta nueva encarnación de la Costa de la Espada. Claro que hay paisajes llamativos, y muchas zonas por explorar, pero en líneas generales se nos antoja un juego visualmente demasiado típico; genérico. Incluso la interfaz de usuario se siente pobre, poco trabajada.

Mejores sensaciones nos deja la banda sonora, que ha sido compuesta por el veterano Inon Zur. Hay buenas melodías, algunas más ambientales, otras mucho más épicas. Y todas casas bien con la acción de esta aventura de rol. Lástima que los efectos de sonido no le anden a la zaga, con un acabado demasiado artificial, poco espectacular. A destacar eso sí que el juego ha sido traducido al español.

Regular

Sin sello
La sombra de Neverwinter Nights

Sword Coast: Legends

Por: El equipo de 3DJuegos
Sin sello

Con una buena faceta multijugador y un editor de contenidos que promete brindarnos alegrías en el futuro, Sword Coast: Legends no es ni de lejos esa gran aventura de rol que esperábamos. Demasiado simple en tantos aspectos, poco puede hacer frente a otros títulos de índole similar que brillan por la profundidad de sus combates, la libertad de acción, o la elegancia y brillantez en la escritura de su guión. Divertido cuando se disfruta en compañía de amigos, hay mucho potencial por explotar en esta obra. Lástima que se haya quedado a medio camino de conseguirlo.

  • Sin ser original, la aventura principal está bien. Cumple con lo esperado
  • El editor de niveles, aunque todavía tiene que aumentar sus opciones
  • El multijugador. Las incursiones en mazmorras son muy divertidas
  • Sistema de combate demasiado simple. Tampoco hay variedad en la acción
  • El argumento, la narrativa y la toma de decisiones. No es nada del otro mundo
  • Discreto en lo tecnológico, poco llamativo en lo artístico
Jugadores: 1-5
Idioma: Textos en español y voces en inglés
Duración: 30-40 horas (mínimo)
Ver requisitos del sistema
Comentarios cerrados
VÍDEO ESPECIAL

6.923 visualizaciones

Los 20 MEJORES JUEGOS de CIENCIA FICCIÓN

El género de la ciencia ficción nos ha regalado historias verdaderamente increíbles en videojuegos que marcan época, así que ya iba siendo hora de que dedicáramos un vídeo especial a los mejores juegos sci-fi que hemos disfrutado.