Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Zelda: Link's Awakening

Zelda: Link's Awakening es un clásico por muchas razones y una de ellas es su historia

Sus responsables aseguran que fue el origen de las aventuras de Zelda con una buena historia de fondo.

Por / 24 comentarios
The Legend of Zelda: Link's Awakening

Zelda: Link's Awakening tuvo una gran trascendencia en la evolución de la saga Zelda, o al menos es lo que piensan algunos de los trabajadores claves de Nintendo. En palabras del mismísimo Eiji Aonuma (máximo responsable actual de esta franquicia), "hasta la llegada de Link's Awakening los juegos de Zelda no tenían un argumento propiamente dicho".


Si hacemos memoria, Link's Awakening apareció en Game Boy en el año 1993. El único videojuego que podía compararse argumentalmente en cuestión de profundidad fue A Link to the Past, que apareció un par de años antes en Super Nintendo. Pero incluso así, el programador Toshihiko Nakago comentó en un Iwata Ask que aunque el clásico de SNES contaba con un argumento, no se desarrollaba a lo largo de todo el juego como ocurría en el caso de Link's Awakening.


Satoru Iwata añadió sobre este punto que efectivamente Takashi Tezuka (director de aquel lanzamiento para Game Boy) ejerció -gracias a esta novedad- bastante influencia sobre los siguientes videojuegos de Zelda, aunque hemos de puntualizar que el auténtico responsable de la trama fue Yoshiaki Koizumi, a quien conoceréis por ser actualmente la cara más visible dentro de la franquicia Super Mario, además de presentar algunos Nintendo Direct.


La historia del desarrollo de Link's Awakening es muy interesante, ya que nació como "una actividad extraescolar", tal y como os contamos en este avance en vídeo hace unos cuantos meses. Dentro de muy poco podréis conocer más, a través del análisis que estamos ultimando en la revista. Hasta entonces podéis echar también un vistazo a los detalles que sacamos durante nuestra última prueba.



Más sobre: The Legend of Zelda y The Legend of Zelda: Link's Awakening.